Revoca Sentencia Que Declaró De Oficio La Nulidad Absoluta Del Pagaré y Del Contrato De Mutuo y Ordena Se Tramite La Ejecución

by Dra. Adela Prat on noviembre 5, 2019

PAGARÉ  DE  CONSUMO

La  presente  consta  publicada  como  «Sentencia  Destacada«  de  Tribunales

Provinciales,  en  la  página  web  institucional   de  la  Suprema  Corte  de

Justicia  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires.

 

Se  recomienda  su  lectura,  en  particular  la  distinción  entre  nulidades

absolutas  y  relativas  y  todo  lo  atinente  al   Derecho  del  Consumidor

en  un  caso  de  operación de financiación  integrada  por  un  pagaré

y  un  contrato  de  mutuo  que  fueron  declarados  de  oficio  nulos  de

nulidad  absoluta,  cuestión  que  revoca  la  Cámara,  ordenando  

se  dé  trámite  a  la  ejecución.

 

 

Expediente PL 36894 /2019

Autos  caratulados:

«CFN  S.A.  c/ Rodríguez  Graciela  Esther  s/ Cobro Ejecutivo»

Tribunal:  –Cámara  de  Apelación  Civil  y  Comercial  de  San  Isidro-

Sala:  III

Fecha:  24/10/2019.

Orden  de  votación:  Soláns Mauri

Cuestiones: ¿Es justa la resolución apelada?

¿Qué  pronunciamiento  corresponde  dictar?

Cita:  –página  web  institucional  SCBA

 

-CÁMARA  de  APELACIÓN  en  lo  CIVIL  y  COMERCIAL  de   

SAN   ISIDRO-

Sala  III

San  Isidro,  24  de  octubre  de  2019

 

A  la  primera  cuestión  la  Sra.  Juez  Dra.  Soláns  dijo:

I. La  resolución  apelada.

La  resolución  de  fs.  23/29  declaró  de  oficio  la  nulidad  del  pagaré  de  fs. 9  y

del  contrato  de  mutuo  (fs8)  en  base  a  los  cuales  se  promovió  la  ejecución,

y  consecuentemente  rechazó  in  limine  la  acción  (art.  529  CPCC) .

 

Fundó  su  decisión  en  el  carácter  de  orden  público  que  ostenta  la  normativa

de  protección  al  consumidor,  y  en  el  hecho  de  que  en  el  caso  de  autos  se

había  configurado  una  situación  abusiva  en  virtud  de  la  duplicación  formal

de  la  deuda  (*),  a  la  vez  que  se  habría  violentado  el  procedimiento  de  con-

-formación  del  consentimiento  informado  del  usuario (arts. 4 y 36 LDC).

 

Además,  consideró  que  la  nulidad  de  los  actos  examinados  sería  absoluta,

al  contrariarse  normas  y  principios  de  orden  público,     circunstancia  que  la

habilita  a  declararla  de  oficio.  

 

II.La  articulacón  recursiva.

Apeló  a  fs.  31/36  el  letrado  apoderado  de  la  sociedad  ejecutante,  recurso

que  fue  fundado  en  el  mismo  acto  y  concedido  a  fs. 37

 

III. Los  agravios.

III.1. El  recurrente  sostiene  que  no  existe  en  el  caso  una  duplicación  obliga-

-cional,  sino  que  se  trata  de  una  deuda única  que  responde  a  una  misma

causa,  nacida  del  contrato  de  mutuo  y  garantizada  mediante  el  pagaré.

 

Explica  que  del  análisis  conjunto  de  los  instrumentos  (fs. 8/9)  se desprende

su  interrelación  y  el  cumplimiento  del  deber  de  información  hacia  el  consu-

midor  y  señala  que  ambos  satisfacen  los  requisitos  exigidos  por  la  regla-

-mentación  respectiva.

 

Afirma  que  la  falta  de  fecha  de  mora  en  el  pagaré  no  se  encuentra  vedado

por  el  ordenamiento  jurídico,  en  tanto  el  dec. ley  5963/65  presume  que  es-

-ta  modalidad  configura  un  mandato  tácito.

 

Partiendo  de  la  base  de  que  la  relación  causal  que  subyace  a  la  ejecución  es

un  contrato  de  mutuo,  sostiene  que  el  incumplimiento  del  deudor  tornó  ope-

-rativa  la  cláusula  contenida  en  el  art. 1529  del  CCyC,  que  lo  habilita  según

expone  a  ejecutar  el  total  de  la  deuda,  caducando  de  pleno  derecho  todos

los  plazos  no  vencidos.

 

Asimismo,  aduce  que  los  intereses compensatorios  que  se  pretenden ejecutar

son  los  expresamente  convenidos  en  el  contrato  de  mutuo  que  integra  el

pagaré,  habiéndose  dado  adecuado  cumplimiento  al  deber  de  información

dispuesto  por  la  normativa  consumeril.

 

Recuerda  que  los  intereses  pueden  ser  pactados  por  las  partes  de  acuerdo

con  las  disposiciones  del  CCyC, autorizándose  incluso  su  capitalización (art.

770  CCyC) .

 

III.2. Se  queja  de  la  nulidad  de  fondo  dispuesta  de  oficio,  que  alcanza  –

tanto  al  contrato  de  mutuo  como  al  título  de  crédito  de  fs.  9.

 

Argumenta  que,  lo  decidido  en  este  aspecto  excede ampliamente  las  constan-

-cias  de  la  causa.  Sostiene  que,  si  bien  es  cierto  que  la  LDC  es  de  orden

público,  ello  no  implica  que  la  nulidad  revista  el  carácter  de  absoluta, en

tanto  lo  que  está  en  juego  es,  en todo caso,  la  tutela  del  sujeto  determinado

que  padece  las  consecuencias  del  acto  supuestamente  viciado.

 

Entiende  que,  se  trata  de  un  caso  de  nulidad  relativa,  lo  que  se  hallaría

corroborado  por  la  redacción  del  art.  36  LDC       –en  el  cual  la  magistrada

funda  su  decisión-,  según  el  cual  es  el  consumidor  quien  debe  plantear  la

nulidad  del  contrato  o  de la  cláusula  en  cuestión.

 

Agrega  que,  de  acuerdo  con  la  LDC,  cuando  alguna  cláusula  deba  invalidar-

-se,  el  juez  integrará  el  contrato,  lo  que  responde  al  principio  general  de

conservación  del  acto.  

 

Alega  también  que  la  declaración  oficiosa  de  nulidad  significa,  en  el  sub lite

un  exceso  de  la  tutela  de  la  parte débil  en  claro detrimento de la  persecución

rápida  y  efectiva  del  cobro  de su  acreencia,  lo  que  afecta  al  mercado  en

general

 

IV. La  solución.

Liminarmente,  y  a  fin  de  dar  un  adecuado  tratamiento  a  las  cuestiones  so-

-metidas  a  la  consideración  de  esta  Alzada,  cabe  delimitar  precisamente  el

alcance  de la  resolución  apelada:  en  la  oportunidad  de  realizar  el  examen

preliminar  del  título  ejecutivo  en  los  términos  del  art. 529 CPCC  es decir

previo  a  despachar  la  ejecución-, la  magistrada  decidió  declarar de  oficio  la

nulidad  del  pagaré  ejecutado  y  la  del  acto  jurídico  subyacente  contrato  de

mutuo–  (arts. 389  y  cc.  del  CCyC),  y  rechazar  in  limine  la  acción,  por  la

inhabilidad  del  título  (art.  529  CPCC).  

 

Cabe  destacar  que  la  declaración  de  nulidad  de  un  acto jurídico dictada por

el  juez  decisión  que  en  el  caso  se  extiende  tanto  al  contrato de mutuo  (as-

-pecto  sustancial  de  la  relación  jurídica)  como  al  título  cambiario  dado  en

garantía  del  pago-, lo  priva  de  sus  efectos normales  en  virtud  de una  causa

originaria,  es  decir,  existente  al  momento  de  su  celebración  (art. 382  y  ss.

CCyC) (**), es  por  ello  que  la  consecuencia  propia  de  tal  declaración  es  la

obligación  de  las  partes  de  restituirse  mutuamente  lo  percibido   volver  al

estado  anterior  al  contrato–  (art.  389  CCyC).

 

En  tales  casos,  la  decisión  judicial  que  invalida  el  acto  reviste  el  carácter de

cosa  juzgada  material,  pues  se  expide  respecto  de  la  sustancia  del  negocio

jurídico  (su  eficacia).      Y  una  vez  firme  la  sentencia  respectiva,  la  cuestión

no  es  susceptible  de  ser  revisada  nuevamente  en  un  juicio  posterior

(doctrina  art. 18  CN).

 

En  la  especie,  la  juez  de  la  instancia  de  origen  declaró,  al  inicio  del  presente

juicio ejecutivo,  la  nulidad  del  pagaré de  fs. 9  y  del  contrato de mutuo negocio

causal  del  título-,  en  el  entendimiento  de  que  se  trata   de  un  supuesto  de

nulidad  absoluta,  extremo  éste  que  es  resistido  por  el  apelante  en  sus

agravios  (escrito del 28.6.2019).   Fundó  esta  decisión  en  el  carácter  de  orden

público  que  detenta el  estatuto  consumeril  (art. 65  LDC) .

 

Sentado  que  nos  hallamos  ante  una  relación  de  consumo  (art. 3 LDC)  y

considerando  los  fundamentos  del  fallo  en  crisis,  debe ponerse de relieve que

el  art. 386  del  CCyC dispone  nítidamente  el  criterio  de  distinción  según  el

cual  habrá  de  categorizar  las  nulidades  entre  absolutas  y  relativas  (***) .

 

Del  análisis  de  dicha  norma  se  desprende  que  cuando  el  acto viciado  afecte

intereses  generales  o  colectivos,  dados  por  el  orden  público,  la  moral  y  las

buenas  costumbres,  la  nulidad  será  absoluta.  En  cambio,  si  el  interés  afec-

-tado  es  particular,  individual  de  los  sujetos  del  negocio,  se  tratará  de  una

nulidad  relativa  (iv)  . 

 

No  abunda  apuntar  que,  sobre  esta  cuestión, ha  expresado  la  CSJN  que  la

calificación  de  nulidad  absoluta  o  relativa  se  definirá  por  el  sentido  y  la

gravedad  del  defecto  y,  en  consecuencia, por  el  interés  afectado  en  el  acto

alcanzado  por  la  sanción  de  ineficacia. Así, en  la  nulidad  absoluta  el  defec-

-to  es  sustancial  porque  afecta  los  intereses generales o colectivos,  mientras

que,  en  la  nulidad  relativa,  lo  que  está  en  juego  es  la  tutela  delos  sujetos

determinados  que  padecen  el  vicio  (v) .

 

Sobre  tales  premisas, deviene  necesario  remarcar  que  no  es  lo  mismo  pre-

-dicar  la  existencia  de  un  conflicto  con  el  interés público  que  con  leyes  de

orden  público.  En  estricto  rigor,  hay  normas  de  orden  público    (vgr.  las

referidas  a  la  capacidad)  que  al  ser  violadas  dan  lugar  a  nulidades  sólo

relativas,  porque  el  derecho protegido  es el privado  y  no  el  de  la  sociedad

en  general  (vi)  .

 

Ello  evidencia  que  el  tipo  de  ley  que  rige  el  caso  no  basta  para  calificar

la  nulidad,  sino  que  sólo  el  examen  del  fundamento  y  fin  de  una  disposi-

-ción legal determinada  permite  afirmar  si  el  acto  que  la infringe  está  afec-

-tado  de  nulidad  absoluta  o  relativa  (vii) .

 

Según  la  redacción  del  art. 36  de  la  LDC,  regulatorio  de  las  operaciones de

financiación  para  consumo  como  la  que  nos  ocupa-,  es  el  consumidor,  en

su  condición  de  sujeto  especialmente  tutelado  en  la  relación  de consumo

(art. 42  CN), el  que  tiene  la  facultad  de  demandar  la  nulidad  del  negocio,

(ya  sea total o parcial),  en  virtud  de  la  omisión  del  cumplimiento  de  los

requisitos  informativos  estatuidos  en  su  exclusivo  beneficio (arts. 4 y 36 Ley

de Defensa del Consumidor),  extremo  que  no  se  da  en  el  sub  lite.

 

Ciertamente,  en  la  especie,  no  sólo  la  consumidora  (demandada, quien es la

parte  en  favor  de  la  cual  se  instituye  esta  causal de nulidad art36),  no  ha

planteado  la  ineficacia  de  los  actos  jurídicos  examinados  –por  vía  de  acción

o  de  excepción  (art. 383  CPCC)-,  sino  que  aún  no  fue  citada  a  comparecer

al  presente  juicio  (arg.  arts.  540  y  cc.  CPCC) .

 

Este  encuadre  no  implica  desconocer  el  carácter  de  orden  público  que

expresamente  se  atribuye  a  la  LDC  (art. 65 LDC), sino  reconocer  que  el

propósito  del  legislador  ha  sido  tutelar  el  interés privado  del  consumidor

en  cabeza  de  quien  ha  puesto  la  acción  de  nulidad  total o parcial  en  caso

de  omisión  de  los  recaudos  impuestos  por  la  norma  (viii), lo  cual  guarda

correlación  con  el  régimen  general  de  las  nulidades relativas  previsto en el

código  de  fondo  (art. 388 CCyC).

 

No  debe  pasarse  por  alto  que  el  interés  individual  cuyo  resguardo  predica

esta  norma  es  de  carácter  netamente  patrimonial,  siendo  que  tal  clase  de

derechos  son,  una  vez  adquiridos  por  el  sujeto,  en  principio, renunciables

desde  que  no  se  encuentra  en  juego  el  interés  de  la  sociedad  (ix) .

 

Adviértase  que  la  nulidad  tal  como  fue  dispuesta  en  la  decisión  en  crisis

-sin  audiencia  de  la  demandada  (consumidora  y  libradora  del  pagaré)-,

tiene  como  efecto  el  deber  de  restitución  mutua  de  los  bienes recibidos

(art. 390 CCyC),  lo cual,  en el sub lite  se  traduciría  en  que  la  consumidora

se  viera  forzada,  sin  haber  tenido  la  posibilidad  de  manifestarse,  a devol-

-ver  el  dinero  percibido  a  raíz  del  contrato.

 

Consiguientemente,  el  no  ejercicio  de  la  pretensión nulitiva  por parte del

afectado  por  los  actos  jurídicos  supuestamente  viciados  en  cuyo  beneficio

está  sanción  fue  establecida– (ejecutada  demandada),  conlleva la  improce-

-cedencia  de  la  declaración  de  nulidad,  en  tanto  se  trata,  de  un  supuesto

de  nulidad  relativa,  careciendo  el  juez  de  facultades  para  declarar  la  nuli-

-dad  sin  pedido  de  la  parte,  pues  no  es  posible  encuadrar  la  omisión  de

alguno  de  los  contenidos  contractuales  que  exige  el  art. 36  de  LDC  como

una  cláusula  abusiva  o  prohibida,  supuesto  en  el  cual  podría considerarse

la actuación  judicial  de  oficio (arg. LDC: 36;  CCyC: 383, 388;  CN: 18 y 42;

cfr.  Paolantonio, Martín  E.  «Monólogo  de  fuentes:  el  caso  del  pagaré  de

consumo«,  La  Ley  10.05.2015, 1).

 

No  puede  obviarse  que  el  art. 36  LDC  prevé  la  integración  del  contrato

por  el  Juez  en  caso  de  que  declarara  la  nulidad parcial del  contrato  por

incumplimiento  de  alguno  de  los  requisitos  que  exige  la  norma,  que  el

art. 960  del  CCyC  faculta  a  los  jueces  a  modificar  las  estipulaciones  de

los  contratos  a  pedido  de  las  partes,  cuando  lo  autoriza  la  ley  o  de

oficio  cuando  se  afecta,  de  modo  manifiesto,  el  orden público,  todo  lo

cual  debe  ser  meritado  en  la  sentencia  y  no  en  esta  temprana  etapa

del  proceso  (art. 161 CPCC) .

 

Considerando  que,  como  regla,  debe  primar  la  conservación  del  contrato

ponderando  que  si  las  partes  han  contratado  es porque  han  buscado  pro-

-ducir  algún  efecto  jurídico,  el  cual  merece  protección  de  la  ley  (x),

corresponde  revocar  la  resolución apelada  y  ordenar  que  se  tramite  la

la  presente  ejecución.

 

Habiendo  emitido  opinión  la  Sra  Juez  de  grado,  las  actuaciones  deberán

pasar  al  magistrado  que  siga  en  orden  de  turno (art. 17  inc. 7  del  CPCC).

 

Las  costas  devengadas  ante  esta  Alzada  se  imponen  por su orden  por  no

haber  contradictor  (arts.  68  y  69  del  CPCC).

 

SENTENCIA

Por  ello,  en  virtud  de  las  conclusiones  obtenidas  en  el  Acuerdo  que  ante-

-cede,        a)  se  revoca  la  resolución  apelada  y  se  ordena  dar  trámite  a  la

presente  ejecución;   b)  se  dispone  el  pase  de  las  actuaciones  al  Juez  que

sigue  en  el  orden  de  turno; c) se  imponen  las  costas  de  ambas instancias

por  su  orden  por  no  haber  contradictor  (arts.  68  y  69  del  CPCC); d) se

difiere  la  regulación  de  los  honorarios  de los  profesionales  intervinientes

para  su  oportunidad  legal  (art. 31  de  la  ley  14.967);  e)  De  forma.

 

SILVINA  ANDREA  MAURI.  JUEZ  DE  CÁMARA.

MARÍA  IRUPÉ  SOLÁNS.  JUEZ  DE  CÁMARA.

Ante  mí:

ANA  MARÍA  BREUER.  SECRETARIA

 

Referencias

(*)  Cfr.  pagaré  de  fs.  9  y  contrato  de  mutuo  de  fs.  8.

 

(**)  Cfr.  Lorenzetti,  Ricardo  (dir.)  «Código  Civil  y  Comercial

de  la  Nación  Comentado«,  Tº  II,  pág.  504.

 

(***)  Cfr. Artículo  386  Código  Civil  y  Comercial  de  la  Nación.

«Son  de  nulidad  absoluta  los  actos  que  contravienen  el  orden

público,  la  moral  o  las  buenas  costumbres.      Son  de  nulidad

relativa  los  actos  a  los  cuales  la  ley  impone  esta sanción  sólo

en  protección  del  interés  de  ciertas  personas«.

 

(iv)  Cfr.  RiveraMedina (dirs.)  «Código  Civil  y  Comercial  de

la  Nación  Comentado«,  en  comentario  al  art.  386.

 

(v)  Cfr.  CSJN,  Fallos:  321: 277;  313: 17;  arg. art. 386  CCyC;

y  Lorenzetti,  ob.  cit.,  Tº  II,  págs.  517/521.

 

(vi)  Cfr.  Cám.  2º  Apel.  Civ.  y  Com.  Córdoba, 25.8.2015  in re

«Banco Hipotecario SA  c/ Carranza, Pablo Alejandro  s/ejecutivo

por  cobro  de  cheques,  letras  o  pagarés«.

 

(vii)  Cfr.  RiveraMedina,  obra  citada,  comentario  art.  386.

 

(viii)  Cfr.  Cám.  2º  Apel.  Civ.  y  Com.  Córdoba,   citada.

 

(ix)  Cfr.  de  la  Fuente,  Horacio  H. «Renuncia  de  Derechos  y

Defensa  del  Consumidor«,  J.A.  2009III,  p. 1278  y  ss.

 

(x)  Cfr.  Wajntraub, Javier  «Justicia del Consumidor» Santa Fe, 2014,

Ed.  Rubinzal  Culzoni,   pág206;   Mosset  Iturraspe,  Wajntraub,  J.

«La  Ley  de  Defensa  del  Consumidor«,  Santa Fe, 2009, ps. 199/200

citados en CCCI Sala  II  «Banco Provincia Buenos Aires c/ Casagrande

s/ cobro  ejecutivo«  del  03.10.2019  RSI  501/2019.

_________________________________

 

Artículos relacionados...

Previous post:

Next post: