Temeridad y Malicia Procesal-La CSJN Revoca La Medida Que La Impuso A La Parte Actora y A Sus Letrados-Fundamentos-

by Dra. Adela Prat on agosto 24, 2019

La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  en  el  marco  de  una  pretensión  de

que  se  aplique  la  sanción  por  “temeridad  y  malicia  procesal  a  la  parte  actora

y  a  sus  abogados,  en  los  términos  del  articulo  45  del  Código  Procesal  Civil  y

Comercial  de  la  Nación,  resolvió  revocar  parcialmente  la  sentencia  dictada  por

la  Cámara  Nacional  de Apelaciones  en  lo  Civil  (Sala  L), que los había condenado

a  abonar  a  la  parte  demandada,  la  suma  de  ($ 800.000)  bajo  apercibimiento

de  ejecución  y  carga  de  intereses.

 

Asimismo, les  había  impuesto  las  costas  de  alzada  y  las  derivadas  de  la

incidencia  planteada  con  motivo  del  pedido  de  sanciones  formulado  por

la  parte  demandada.

 

La  Corte  acoge  el  planteo  de  arbitrariedad  de  la  sentencia  con  sustento

en  su  doctrina  en  esta  materia.

 

Sostiene  que  la  sentencia  impugnada  debió  demostrar  la  imputación 

maniobra  procesal-,   que  sustenta  la  medida  que  ordena  –multa-.

 

Por  otra  parte,  argumenta  que  la  sola  circunstancia  de  que  la  tesis  jurídica

defendida  por  los  letrados  –que se pretende sancionar-,  no  haya  sido  admitida

por  los  Jueces  de  la  causa,  no  constituye  suficiente sustento  de  la  sanción

contemplada  en  el  art. 45  del  Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

 

A descarta  el  argumento  de  la  Cámara  basado  en  que  los  letrados

no  debieron  asesorar  el  inicio  de  una  causa  que  no  iba  a  progresar.

 

Se  trataba  de  un  contrato  de  cesión  de  crédito, cuyo  monto  aumentaba

sensiblemente  en  la  demanda  judicial,  que  la  Sala  atribuyó  sin  prueba

alguna,  a  un  negocio  gremial – jurídico – judicial.

 

La  sanción  procesal  por  temeridad  y  malicia,  quedó  revocada.

 

 

CIV  110007/2012/CS2

Autos  caratulados:

“Oyola,  Rodolfo  Eduardo  c/ Obra  Social  del  Sindicato  de

Mecánicos  y  Afines  del  Transporte  Automotor  y  otro  s/

cobro  de  sumas  de  dinero”

Tribunal: –Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación–  

Fecha:   22/08/2019

Cita: –página  web  institucional–  

 

-Sumario-  

Temeridad  y  malicia  en  el  pleito    Multa

impuesta  al  actor  y  a  sus  abogados  

Improcedencia    Sentencia  arbitraria  

Exigencia  de  que  el  órgano  con  facultades

para  sancionar  demuestre  la  imputación

que  sustenta  la  medida  que  decreta  –

La  sola  circunstancia  que  la  tesis  jurídica

defendida  por  los  profesionales  no  fuera

admitida  por  los  jueces  de  la  causa  no

constituye  suficiente  sustento  de  la

sanción  del  art. 45  del  CPCCN  –

Se  revoca  parcialmente  la  sentencia  

 

 

-CORTE  SUPREMA  DE  JUSTICIA  DE  LA  NACIÓN-  

 

Buenos  Aires,  22  de  agosto  de  2019.

 

Considerando:

) Que  la  Sala  L  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil,

al  revocar  parcialmente  el  fallo  de  primera  instancia,  condenó  al

actor  y  a  sus  abogados  a  pagar  –en forma solidaria   a la demandada

una  multa  de  $ 800.000,  bajo  apercibimiento  de  ejecución  y  carga

de  intereses,  conforme  con  lo  dispuesto  por  el  art.  45  del  Código

Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación.

 

Asimismo,  impuso  al  actor  y  a  sus  letrados  las  costas  de  alzada  y

las  derivadas  de  la  incidencia  planteada  con  motivo  del  pedido  de

sanciones  formulada  por  la  parte  demandada.

 

Que  para  adoptar  esa  decisión  el  tribunal  a  quo  consideró  que

los  letrados  debieron  asesorar  a  la  parte  acerca  de  las  inexistentes

posibilidades  de  progreso  de  esta  acción  en  función  de  los  antece-

dentes  con  los  que  contaban  y  que  si  bien  no  tenía  claro  de quién

era  este  negocio  gremial jurídico judicial,  estimaba  que  en  el

caso  se  había  pergeñado  una  maniobra  con  plena  conciencia  de

la  sinrazón  y  que  el  actor  era  un  mero  presta  nombre  de  otros

individuos.

 

) Que  expresó  que  la  demanda  nunca  debió  promoverse  y que los

letrados  actuantes,  debieron  desaconsejar  el  inicio  del  reclamo  o

al  menos  no  actuar  como  letrados  en  el  pleito.

 

Afirmó que  existían  ciertas  coincidencias que generaban suspicacias:

los  abogados intervinientes  eran  los  letrados  de  los  “supuestos”  ce-

-dentes  y  el  actor  apoderó  a  los  Dres.  M.J.C.  y  S.B.B.,  casi  al  mis-

-mo  tiempo  y  ante  la  misma  escribanía  en la que aquellos vendieron

al  actor  por  $ 50.000  un  crédito  que  después  se  vio  multiplicado

en  sede  judicial,  pues  allí  se  reclamó  la  suma  de  $  3.786.000.

 

) Que,  finalmente,  la  Cámara  señaló  que  no  se  podía  admitir  que

se  utilizara  a  los  tribunales  para  realizar  semejante  maniobra,  pues

los  titulares originarios  del  crédito  habían   acordado  que  si  se  cum-

-plía  con  el  cronograma  de  pagos  pactado  el  05072005  y  se  abo-

-naban  las  sumas  que  habían  sido  reconocidas  en  ese  acto  como

adeudadas,  aquellos  no  tendrían derecho  a  formular  reclamo  al-

guno  por  ningún  concepto.

 

En  esas  condiciones,  añadió  el  tribunal,  que  mal  se  podía  reclamar

después  por  saldos  o  “ajustes”  por  Coeficiente  de  Variación  Salarial

(CVS)  adeudados,  cuando  en  el  convenio  de  pago  se  había  estable-

cido  la  forma  en  que  se  iba  a  cancelar  la  deuda, sin  que  se  previe-

ra  ninguna  cláusula  de  reajuste.

 

) Que contra  esa  sentencia  tanto  el  actor  como  sus  abogados dedu-

-jeron  recurso  extraordinario  federal  en el que se invocaron existencia

de  arbitrariedad  por  tratarse  de  una  sentencia  sustentada  en  meras

afirmaciones  dogmáticas,  estar  plagada  de  subjetividades  y  haberse

utilizado  pautas  genéricas  o  de  excesiva  latitud  para  encuadrar  la

conducta  de  los  afectados  dentro  de  la  figura  de  temeridad  y  mali-

cia  procesal  contemplada  por  el  art. 45  del  ordenamiento  procesal,

lo  que  vulneraba  la  garantía  del  debido  proceso,  el derecho de pro-

piedad  y  afectaba  el  adecuado  ejercicio  profesional  de  la  abogacía.

 

) Que  esta  Corte  en  una  decisión  anterior–  declaró  la  nulidad de

la  resolución  dictada  a  fs.  439/440  y  la  aclaratoria  de  fs.  443/443

vta.  mediante  las  cuales  se  había concedido parcialmente  el  recurso

extraordinario  deducido  a  fs. 404/423, y dispuso  que  se  devolvieran

las  actuaciones  al  tribunal  de  origen  a  fin  de  que  se  dictara  un

nuevo  pronunciamiento  sobre  el  punto  (fs.  505/506) .

 

) Que,  en  primer  término,  cabe  señalar  que  si  bien  lo  relativo a la

aplicación  de  sanciones  disciplinarias,  así  como  lo  atinente  a  la  va-

loración  de  la  conducta  de  las  partes  y  de  sus  letrados,  constituyen

materias  reservadas  a  los  jueces  de  la  causa  y  ajenas  a  la  instancia

extraordinaria,  corresponde  hacer  excepción  a  tal  doctrina  cuando,

como  ocurre  en  el  caso,  resulta  irrazonable  la  solución  impuesta

por  el  a  quo  con  apoyo  en  el  art.  45  del  Código  Procesal  Civil  y

Comercial  de  la  Nación,  que  también  ha  sido  mencionado  para

fundar  la  decisión  (*)  .

 

) Que,  en  efecto,  ello  es  así,  pues  la  alzada  pone  en  duda  la

existencia  de  una  cesión  correctamente instrumentada  y  presume  la

existencia  de  una  maniobra judicial  orquestada  por  personas  que

estarían  “atrás  del  demandante,  sin  precisar  quiénes  serían  ni

pruebas  que  avalen  este  aserto.

 

El  hecho  de  que  no  se  haya  admitido  una  pretensión  de  reajuste

prevista  en  el  contrato  originario que se sustentaba en la existencia

de  cláusulas  contractuales  que  disponían  un  nuevo  cronograma de

pagos  no  importaba  “quita,  espera  ni  novación  de  la  deuday que

el  contrato  de  cesión  suscripto  el  411  mantenía  plena vigencia

en  todo  aquello  que  no  hubiera  sido  modificado  por  el  presente

instrumento“,  no  constituye  motivo  suficiente  para  imponer  una

sanción  disciplinaria  por  temeridad  procesal  en  los  términos del

art. 45  del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación

 

) Que  es  doctrina  del  Tribunal  que  el  órgano  con  facultades  para

sancionar  debe  demostrar la  imputación  que  sustente  la  medida

que  decrete.Lo  contrario  importaría  admitir,  como  único  fundamen-

-to  de  la  sanción,  la  absoluta  discrecionalidad  de  aquel  (**) .

 

La  tesis  jurídica  defendida  por  los  profesionales,  no  demuestra  por

sí  sola  la  existencia  de  una  conducta  temeraria  o  maliciosa,     pues

el  hecho  de  que  no  fuera  admitida  por  los  jueces  de  la  causa   no

constituye  suficiente sustento  de  la  sanción  dispuesta,  dado  que

el  contrato  vinculante  permitía,    aunque  de  una  manera  opinable

darle  diversos  alcances  a  lo  que  las  partes  habían  acordado.

 

10) Que,  así  descartada  la  existencia  de  temeridad  o  malicia,  la  de-

-sición  carece  de  fundamentación  suficiente  y  constituye  una  seria

ofensa  a  la  garantía  de  defensa  en  juicio, pues configura un reproche

por  el  solo  hecho  de  litigar,  insuficiente  como  fundamento  de  la

sanción  impugnada.  Ello  justifica  la  revocación  de  la  medida  sobre

la  base  de  la  doctrina  de  la  arbitrariedad  (***)  .

 

Por  ello,  se  declara  procedente  el  recurso  extraordinario,  se  revoca

parcialmente  la  sentencia  apelada  y  se  deja  sin  efecto  la  multa  de

$  800.000   impuesta  a  la  parte  actora  y  a  sus  letrados  en  los

términos  del  art.  45  del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la

Nación,  como  así  también  la  imposición  de  las  costas  de  alzada

y  las  generadas  por  el  incidente  referente  a  la  aplicación  de  la

multa  a  los  letrados  del  demandante  (art. 16, ley  48). Las  costas

por  la  interposición  del  recurso  extraordinario  de  fs.   404/423,

serán  distribuidas  en  el  orden  causado  atento  haber  existido

vencimientos  parciales  y  mutuos   (art. 68,  segunda parte,  y  71

del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación) .

De  forma.

 

CARLOS  FERNANDO  ROSENKRANTZ.

ELENA  I.  HIGHTON  DE  NOLASCO.

RICARDO  LUIS  LORENZETTI.  

 

Referencias

(*)  Cfr.  Ver doctrina  de  Fallos:  311: 1851;  312: 607;  315: 882

y  2363;  319: 1586  y  323: 1488,  entre  otros.  

 

(**)  Cfr.  Fallos:  315: 882  y  1668.

_________________________________________

Artículos relacionados...

Previous post:

Next post: