Caducidad De Los Derechos Del Asegurado-Confirman Sentencia Que Rechazó La Demanda Tendiente a Obtener La Cobertura Del Siniestro De Hurto Del Automotor Más Daños y Perjuicios-

by Dra. Adela Prat on enero 16, 2018

La Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial,

resolvió  confirmar  la  sentencia de primera instancia  que  había

rechazado  la  demanda  por  entender  que  se  produjo  la  cadu-

cidad  de  los  derechos  del  asegurado.(Ley Nº 17.41836º).

 

En  concreto, el  asegurado  no  comunicó  el  siniestro  a  la

empresa  de  localización  vehicular.Sí  lo  hizo  la  Cía  Asegu-

radora,pero  ello  no  justifica  la  negligencia  del  asegurado.

 

En  consecuencia,  el  asegurado  perdió  la  cobertura  del

siniestro.Debió  comunicar  al  prestador  del  sistema  de

rastreo,  en  forma  inmediata  de  haber  conocido  el

siniestro.

 

 

-Autos  caratulados:

“Ibaquez, Lucas  Damián c/ Paraná  S.A.  de  Seguros  

s/Ordinario”

-Tribunal:  –Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial

-Sala:  – D

-Fecha:  01/06/2017.

 

 

-CÁMARA  NACIONAL  de  APELACIONES  en  lo  COMERCIAL-

Sala  D

Buenos  Aires,  6  de  junio  de  2017.

 

El  Sr. Juez  de  Cámara, Pablo  Heredia  dijo:

 

I.La sentencia de primera instancia -(Juzgado Nº 14, Secretaría Nº 28)-,

rechazó  la  demanda  que  pretendía  el  cobro del seguro instrumentado

a  través  de  la  póliza  nº  3.528.235  que  cubría  el  riesgo de hurto del

vehículo  marca  Renault, modelo 11 TS, y  los  daños  y  perjuicios 

que el  actor  dijo  haber  padecido,como  consecuencia  del  hecho.

 

El  aquo  impuso  las  costas  del  pleito  al  actor, porque  este  último

según  estimó-, no  había  denunciado  el  hurto  del  rodado  a 

la  empresa  de  localización  vehicular Lo Jack“,lo cual tenía el

carácter  de  carga  a  cumplir  por  el  asegurado,  cuya  omisión 

provocaba  la  exclusión  de  cobertura,extremo  que  era  conocido

por  el  asegurado  pese  a  no  haber  sido  acreditada  la  entrega  de

la  póliza  a  él.

 

II.Contra  esa  decisión  apeló  el  actor  (fs. 215).

 

Cuestiona  los  fundamentos  de  la  sentencia  apelada  bajo  la  premi-

sa  de  que  fue  erróneamente  ponderada  la  prueba  rendida  y  desa-

certada la forma en que  se  resolvieron  las  cuestiones  controvertidas.

 

Entiende  que  el  fallo  omitió  valorar:

 

(i) Que  el  peritaje  contable  evidenciaba  que  la  demandada  no  en-

tregó  copia  de  la  póliza  en  la  que  constaba  la  cláusula  (de  exclu-

sión) referente a  la  operatividad  del  sistema  de  localización;

 

(ii)  Que  la  prestadora  del  servicio  de  rastreo  vehicular  informó

que  la  denuncia  del  siniestro  fue  efectuada  por  la  Aseguradora;

 

(iii) Que  no  se  aplicó  debidamente  las  normas  de  la  ley

de  defensa  del  consumidor.

 

A  fs.257 la representante del Ministerio Público ante esta Cámara de

Apelaciones  entendió  que  no  era  de  su  incumbencia  dictami-

nar.

 

III.”La  demandada  declinó  pagar  el  siniestro  denunciado, in-

vocando  la  cláusula  3.1.  de  la  pólizapor  aplicación  de  la  cadu

cidad  de  los  derechos  del  asegurado,  que  deriva  del:

 

(i)Incumplimiento  a  la  carga  de  comunicar  al  prestador

del  sistema  de  rastreo,  en forma inmediata“, de haber cono-

cido  el  siniestro,  robo  o  hurto  del  vehículo  asegurado;

 

(ii) Verificar  en  tiempo  y  forma  el  correcto  funcionamiento

del  dispositivo  instalado (carta  documento  que  obra  a  fs. 66).

 

“Tal  cláusula  especial  se  inserta  en  las  Condiciones  Generales

de  la  póliza  en  cuanto  dispone:  “El  incumplimiento  de  las  obli

gaciones  y  cargas  impuestas  al  Asegurado  por  la  Ley  de  Segu-

ros  y  por  el  presente  contrato,  produce  la  caducidad  de  los  /

derechos  del  Asegurado  si  el  incumplimiento  obedece  a  su   cul-

pa  o  negligencia, de  acuerdo  con  el  régimen  previsto  en  el  ar

tículo  36  de  la  Ley  de  Seguros” (fs. 57).

 

“No hay prueba en el expediente que corrobore que la Aseguradora

entregó al actor  la  póliza  de  seguros  continente  de  las  reseñadas

cláusulas  contractuales“.

 

No obstante, coincido con la Sra. Juez  aquo en que no  es  creíble

ni  aceptable  que  el  actor  desconociera  los  términos  del

instrumento referidocomo lo pactado  en  orden  a  la  operatividad

del  sistema de  localización  y  cargas contractuales  que  ello  impo-

nía.

 

Es que la invocación de la póliza en la demanda a los fines de reclamar

el monto  máximo  asegurado  y  destacar el  debido cumplimiento por

su parte de todas las cláusulas,evidencia su efectivo conocimiento.

 

Si bien la póliza constituye el instrumento probatorio por excelencia

del Contrato de Seguro, en general en la materia contractual,el com-

portamiento observado por  las  partes  con  posterioridad  a su cele-

bración es también fuente de prueba e interpretación de la relación.

 

En tal sentido la instalación de un servicio de rastreo satelital

para la cual necesariamente debe prestar su colaboración el asegura-

do posteriormente  a  la  celebración  del  contrato  de  seguro,  no

puede  sino  obedecer  al  conocimiento  que  tenía  de  las  cláu

sulas  pertinentes  de  la  póliza.(*)

 

Así pues,no es creíble ni aceptable que el actor desconociera la carga

de  conducta  de  la  cláusula  3.1.  que  lo  obligaba, asimismo, en los

términos que pueden leerse en la Tarjeta de Circulación provista por

la Aseguradora demandada,en  cuanto  precedida  del  vocablo:

“IMPORTANTE se anoticiaba que el incumplimiento  de las obli-

gaciones  y  cargas  impuestas  al  asegurado  produce  la  caduci

dad  de  los  derechos  del  asegurado“.

 

IV. En las condiciones expuestas,no resulta reprochable la conducta

de la Aseguradora en autos,pues  si  como  lo  ha  destacado esta

Cámara,resulta  válido  rechazar  la  cobertura  cuando el  ase-

gurado  activa  tardíamente  el  sistema  de  seguimiento  sa

telital  del  rodado (**),     con  mayor  razón  debe  ser  así

cuando, como ocurre en el casoel  asegurado  no  hizo  nin

guna  comunicación “directa”  a  ese  efecto  a  la  empresa

de  rastreo  satelital.

 

No  resulta  óbice  a  tal  conclusión, el hecho de que la aseguradora

después  de  recibir  la  denuncia  del  siniestro  del  actor,  hubiera

asimismo,  a  su  vez,  comunicado  el  hurto  del  rodado  a  la  

empresa  “Lo Jack”.

 

Esto es así,  pues tal comunicación de la Aseguradora a la empresa de

rastreo  no  puede  entenderse  como  un  sucedáneo  de  la  comunica-

ción  que  a  título  de  carga  contractual, debió hacer el asegurado a

Lo Jack   sin  intermediación,  directamente“,  e    inmediata

mente”  según  lo  exigía  la  cláusula  3.1.(***)

 

V.A la luz de lo expuesto,importa  recordar  que  los  presupuestos  de

admisibilidad  de  la  caducidad  convencional  por  inobservancia  de

cargas  como  la  descripta,  establecida  para  ser  cumplidas  por  el

asegurado  después  del  siniestro,  son  los  siguientes:

 

(i)Que  el  incumplimiento  tenga  lugar  por  culpa  o  negligencia

del  asegurado;

(ii)Que el incumplimiento de la carga  haya  influido  causalmente

en la extensión de la obligación asumida por el asegurador.(iv)

 

“Ambos presupuestos concurren en la especie, pues  el  actor fue

negligente en el cumplimiento de la cláusula  3.1.  y  ello   influyó

en  la  responsabilidad  de  la  Aseguradora.

 

-CONCLUSIÓN-

 

Es  por  demás  evidente  que  un  vehículo hurtado  equipado  con  un

sistema  de  rastreo  satelital,tiene  mayores  posibilidades  de  ser  lo-

calizado  y  recuperado  que  uno  que  no  cuenta  con  dicho  servicio

o  que  teniéndolo  no  es  activado  oportunamente; y si bien el servi-

cio  en cuestión no  reduce  la  probabilidad  de  que  el  rodado  sea

hurtado,  su  pronta  activación  aumenta  la  chance  de  frustrar el

delito  mediante  el  recupero  del  bien, que  es  lo  que  justifica

cláusulas  como  la  indicada.

 

En suma, por  las  razones  expuestas, que no son desplazadas por

las  desnudas  citas  de  preceptos  de  la  Ley 24.240,  juzgo que  no

hay  razones  para  revocar  la  sentencia de primera instancia,

en  cuanto  rechazó  la  demanda.

 

VI.Por lo expuesto, propongo confirmar la sentencia de primera

instancia.Las  costas  de  alzada  se  imponen  al  actor  (art. 68,

primera  parte,  del  Código  Procesal).

 

El  Sr. Juez de CámaraDrGaribotto  adhiere  al  voto  que

antecede.

 

Concluida la deliberación, los Sres.Jueces de Cámara acuerdan:

 

(a) Confirmar  la  sentencia  de  primera  instancia.

(b) Imponer  las  costas  de  alzada  al  actor.

(c) Honorarios.

 

Notifíquese  y  una  vez  vencido  el  plazo  del  art. 257  del

Código  Procesal, devuélvase  al  Juzgado  de  origen.

 

Cúmplase  con  la  comunicación  ordenada  por  la  Excma.

Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación (Ley 26.856  y

Acordadas  15/13  y  24/13).

________________________________________

 

 

 

 

 

 

 

 

-Citas-

(*)cfr.CNCom.,Sala A, 22.03.2013,”Asem,Jorge Oscar c/Paraná SA

de Seguros sOrdinario“.

 

(**)cfr.CNCom.,Sala C, 01.03.2011,”Rodamet S.A.C.I. c/Ace Seguros

S.A. s/ ordinario“.

 

(***)Cabe  aclarar  que  habiendo  sucedido  el  hurto  entre  el  5  y  el

6 de  agosto  de  2013 (acta  policial)el  actor  realizó  la  denuncia  de

siniestro  a  la  aseguradora  recién  el  08.08.2013.

 

(iv) Cfr. Halperín, I. “SegurosExposición Crítica de la Ley 17.418“,

págs. 231/232, Buenos Aires, 1972.

 

(v) Cfr. esta Sala, 12.07.2016,”Fortaleza de la Frontera S.A. c/Renault

Argentina S.A.  y  otros  s/ ordinario“;  11.11.2014,”Budani, Carlos M.

c/BMW de Argentina S.A.y otros s/ordinario“; 30.06.2011,”Goñi, H.

Jesús c/ Ing  Bank N.V. s/ ordinario“.En similar sentido: CSJN,  del

19.05.2010,”Contreras Hnos. S.A. c/ Yacimientos Petrolíferos Fisca-

les  Soc. del  Estado  s/cobro de sumas de dinero“.

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: