Por acoso moral y sexual sufrido por la trabajadora, determinan la responsabilidad civil de la empresa empleadora, daño moral y gastos por “tratamiento psiquiátrico”.

by Dra. Adela Prat on octubre 10, 2011

Tenemos hoy un caso de violencia laboral, específicamente de malos tratos dispensados por dos supervisores de la empresa “L. SA.” hacia empleados.

La trabajadora G., L.M. denunció acoso moral y sexual sufrido por ella y la falta de adopción por la empresa, de medidas para el cese de tales hostigamientos.

La Cámara Laboral entendió que en el caso era procedente declarar la responsabilidad civil de la empleadora y ordenó cuantificar los perjuicios,  el pago de la indemnización en concepto de daño moral y el pago de los gastos por ” tratamiento psiquiátrico “, con extensión de la condena solidaria a la ART.

Nos referimos a la Causa 2.778/08- SD 92.694. Autos caratulados: “G., L.M. c/ L. SA s/ ACCIDENTE – ACCION CIVIL “- CNTRAB –  SALA III- 24/08/2011, publicado por elDial.com – AA6F42 con fecha 30/09/2011.

Los Señores Doctores que integran la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, argumentaron que “como acoso en el lugar de trabajo hay que entender cualquier manifestación de una conducta abusiva y, específicamente, los comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica de cualquier individuo, o que puedan poner en peligro su empleo, o degradar el clima de trabajo ( Hirigoyen, Marie France;” El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana.” Paidós, Barcelona, 1999, pág. 19 )”

Los magistrados puntualizaron que de la prueba testimonial surge claramente que dos supervisores tenían un mal trato con los empleados, en especial, con la accionante, pues fueron contestes en describir el hostigamiento sistemático y recurrente con el que se le dirigían…

Además quedó fehacientemente acreditado que un supervisor acosaba sexualmente a la demandante.

¿Cómo definiríamos el acoso sexual? Según lo explica Francisco Abajo Olivares, en su obra “Acoso Psicológico en el Ambito Laboral”, 3ra edición, Abeledo Perrot, Bs As, 2010; el acoso sexual no es mobbing en sentido estricto, ya que las causas que pueden motivarlo y el objetivo u objetivos finales son diferentes a los que se presentan en el acoso psicológico.

No obstante, con relativa frecuencia – explica Abajo Olivares- incidentes de acoso sexual se transforman con posterioridad en supuestos de mobbing.

Así , es bastante probable que un episodio de acoso sexual, en el que el acosador ha visto frustrado su objetivo, se transforme – sobre todo en aquellos casos en que la víctima no se atreve a denunciarlo o no tiene pruebas suficientes- en un proceso posterior de hostigamiento y acoso laboral con todas las características del mobbing, de manera tal que el episodio de acoso sexual se convierte en el conflicto o disparador del ataque.

La Sala III dejó en claro que ” también con la testimonial aludida quedó acreditado que la demandada tenía conocimiento de los hechos acaecidos, y que nunca tomó medidas a fin de que sus subordinados cesaran con el hostigamiento, a menos, en relación con la actora “

En consecuencia los magistrados concluyeron: ” al haberse acreditado que la actora fue víctima de acoso moral y sexual, teniendo en cuenta las circunstancias personales de las partes y las características del caso, se considera que la suma fijada por el sentenciante de grado resulta exigua y, por lo tanto, se propicia elevarla a $ 14.500 en concepto de indemnización por daño moral con más los gastos irrogados por el “tratamiento psiquiátrico” que deberá realizar la trabajadora perjudicada”

Leave a Comment

Previous post:

Next post: