La Corte de la Nación Revocó la Sentencia Que Eximió de Responsabilidad al Banco de Corrientes S.A. Por la Deuda Tributaria que Voluntariamente Asumió del Banco Iberá SA Inversiones y Mandatos

by Dra. Adela Prat on abril 27, 2015

CSJ  658/2.011  (47-D)  /CS1

“D.G.I.  c/  Iberá  S.A.  Inversiones  y  Mandatos  s/ Cobro  de  Pesos” –  CSJN  –

 21/04/2.015.-

Buenos  Aires,  21  de  abril  de  2.015.-

VISTOS  los  autos:  “D.G.I.  c/  Iberá  S.A.  Inversiones  y  Mandatos  s/  Cobro  de  Pesos“.

CONSIDERANDO:

————————

1º)  Que,  la  ex  Dirección  General  Impositiva  demandó  por  Cobro  de  Pesos  contra  el

ex  Banco  del  Iberá  S.A.  –hoy  Iberá  S.A.  Inversiones  y  Mandatos  por  las  sumas  pro-

-venientes  de  Retenciones  Indebidas  de  Tributos  recaudados  por  el  demandado,  en

el  marco  del  Convenio  de  Recaudación  suscripto  entre  el  Organismo  Recaudador  y

dicha  Entidad  Bancaria.-

En  el  proceso  se  dispuso  la  citación  como  tercero,  en  los  términos  del  Art.  94,  del

Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación,  del  Banco  de  Corrientes  S.A.,  en  su

condición  de  Adquirente  Parcial  de  los  Activos  y  Pasivos  de  aquél.-

2º)  Que, la  Cámara  Federal  de  Apelaciones  de  Resistencia,  al  desestimar  los  recursos

de  apelación  interpuestos, confirmó  la  sentencia  de  primera  instancia  que  hizo  lugar

a  la  demanda  entablada  y  condenó  al  Banco  de  Corrientes  S.A. Inversiones  y  Mandatos

a  quién  liberó  de  Responsabilidad  por  la  deuda.-

Para  decidir  de  ese  modo,  el  a  quo  consideró,  en  relación  al  recurso  deducido  por

el  Banco  de  Corrientes  S.A.,  que  éste  había  sido  correctamente  citado  como  tercero

en  la  causa  y  que  era  improcedente  mantenerlo  al  margen  cuando,  tanto  el  actor

que  destacó  su  probable  responsabilidad  ante  la  Transferencia  de  Activos  y  Pasivos

de  su  inicial  deudora–  como  el  demandado,  en  su  contestación  de  demanda, habían

entendido  que  la  controversia  le  era  común.-

Puso  de  relieve  que,  las  fechas  consideradas  en  la  instancia  anterior  como  de  inicio

del  Proceso  de  Transferencia  y  su  Perfeccionamiento,  resultaban  claramente  referen-

-ciales  a  la  luz  de  las  cláusulas  de  los  Convenios  suscriptos,  de  las  conductas  de  las

partes  y  de  las  pruebas  rendidas  que,  constituyeron  el  Factor  Determinante  del  alcance

de  la  responsabilidad  del  Tercero  citado,  en  la  inteligencia  de  habérsele  Transferido

la  totalidad  de  la  deuda  reclamada  por  el  Fisco.-

Para  ello,  sostuvo,  que  resultó  dirimente  la  Fecha  en  que  se  celebró  el  Convenio

entre  la  D.G.I.  y  el  Banco  del  Iberá  S.A.  referido  exclusivamente  al  “Sistema  Dos

Mil-Grandes  Contribuyentes-,  es  decir,  el  31. 3. 87.  y  que  fue  prorrogada  hasta

Mayo  de  1.995  coétamente  con  el  Cese  de  la  Actividad  Bancaria  de  éste.-

En  función  de  ello,  entendió  que  cabía  dar  por  cierta  la  exclusiva  responsabilidad

del  Banco  de  Corrientes  en  relación  a  la  deuda  reclamada.-

Señaló  que,  en  cumplimiento  de  las  condiciones  fomuladas  en  la  Cláusula  4, punto

b,  del  Contrato  del  31. 3. 95.,  se  solicitó  la  Autorización  del  B.C.R.A.  para  la  transferen-

-cia  Parcial  de  Activos  y  Pasivos,  la  que  se  concretó  mediante  la  Resolución  216/95

que  fue  debidamente  publicada  mediante  la  Comunicación  B  5.787  de  la  Autoridad

Monetaria.-

Estableció  que  también  se  efectuó  un  control  exhaustivo  de  éstos  mediante  la

Auditoría  Externa  Contratada,  cuyo  informe  consignó  el  rubroOtras  Obligaciones

por  Intermediación  Financiera  que,  determinaría  la  existencia  de  las  deudas  de

origen  Tributario  asumida  por  el  Adquirente  sin  objeciones.

Destacó  que  si  bien  de  ello  no  surgía  claramente  cuáles  habían  sido  los  Pasivos

Transferidos,  debían  sumarse  las  restantes  constancias  que  daba  cuenta  de  la  existencia

de  un  Único  Deudor  y  que  consistieron  en  los  eficaces  Pagos  efectuados  por  el

Banco  de  Corrientes  S.A.  a  la  D.G.I.  e  ingresados  a  su  Tesorería  a  favor  de  la  deuda

del  Banco  del  Banco  del  Iberá  S.A,  sin  condicionamiento  ni  restricciones,  lo  que  obstaba

a  que,  con  posteriorioridad,  por  medio  de  la  Resolución  de  Directorio  10,  del 3.10.95,

se  pretendiera  excluír  en  forma  unilateral  y  retractiva  al  12.5.95.  el  rubro: “Otras

Obligaciones  por  Intermediación  Financiera“,  Cuenta  Nº  321.154.

Consideró  que  este  accionar  evidenciaba  las  condiciones  inicialmente  pactadas  y

aprobadas  por  la  Autoridad  de  Control  mediante  la  Resolución  216/95,  en  virtud  de

lo  dispuesto  por  la  Resolución  10/95,  de  la  citada  Entidad  Bancaria,  y  que  carecía  de

virtualidad  para  eximirlo  de  la  responsabilidad  por  la  acreencia  demandada.-

En  tal  sentido,  subrayó  que  el  intento  de  devoluciónexclusión  unilateralmente  decidida,

únicamente  se  justificaba  si  los  Pasivos  que  se reclamaban  hubieran  sido  preventiva-

-mente  asumidos.-

Con  respecto  a  la  apelación  deducida  por  la  actora  el  tribunal  a  quo  desestimó  el

agravio  referido  a  la  Aplicación  de  la  Ley  de  Transferencia  de  Fondos  de  Comercio

al  caso,  habida  cuenta  los  términos  del  Convenio  del  31.3.95,  el  que  exclusivamente

instrumentó  una  Transferencia  parcial  de  Activos  y  Pasivos.-

Señaló,  que  la  Resolución  216/95  del  B.C.R.A.  explicita  que  los  pasivos  que  asume

el  Comprador  con  exclusivamente  los  detallados  sin  que  deba  considerarse  extendida

responsabilidad  alguna  por  otras  deudas  de  iguales  o  distindos  Acreedores.-

Y  que  de  igual  modo,  en  su  punto  2.6,  dicha  resolución  consigna  que  el  Banco  de

Corrientes  S.A.  no  asume  ningún  riesgo  ni  responsabilidad  en  relación  a  los  créditos

laborales  del  Iberá.-

En  consecuencia,  entendió  que  se  trataba  de  un  Contrato  complejo,  pero  que  no

resultaba  asimilable  a  la  transferencia  de  un  Fondo  de  Comercio.-

3º)  Que,  contra  tal  decisión,  el  Banco  de  Corrientes  S.A.  y  la  A.F.I.P.-D.G.I.  dedu-

-jeron  sendos  Recursos  Extraordinarios,  los  que  fueron  concedidos  en  lo  referente

a  la  interpretación  de  la  normativa  federal  en  juego  y  desestimados  en  lo  relativo

a  la  Arbitrariedad  aducida,  sin  que  hubieran  interpuesto  las  pertinentes  quejas.-

4º)  Que, los  agravios  de  la  Entidad  Bancaria  condenada,  suscitan  cuestión  federal

bastante  para  justificar  la  intervención  del  Tribunal  por  cuanto  se  halla  en  tela  de

juicio  la  aplicación  e  interpretación  de  Normas  Federales Ley  Nº  21.526  y  sus

modicatorias  Leyes  Nros.  24.485  y  24.627, Comunicaciones  dictadas  por  el  Banco

Central  en  su  consecuencia  y  Resolución  216/95  de  la  Entidad  Rectora  y  la

decisión  ha  sido  contraria  al  derecho  que  en  ellas  sustentó  la  recurrente.(Art. 14,

inc. 3º  de  la  Ley  48,  Fallos:  320 :  955,  319 1873,  entre  otros).-

Por  otra  parte,  al  estar  en  cuestión  la  interpretación  que  cabe  asignarle  a  normas

federales,  este  Tribunal  no  se  encuentra  limitado  en  su  decisión  por  los  argumentos

de  las  partes  o  del  a  quo  disputado  (doctrina  de  Fallos:  308 :  647,  312  :  2254,

318  :  630,  y  321  :  2683,  entre  otros).-

5º)  Que,  la  transferencia  de  Activos  y  Pasivos  que  involucra  al  Banco  del  Iberá  S.A.,

y  el  Banco  de  Corrientes  S.A.  se  inició  con  el  Acuerdo  celebrado  para  la  Transferencia

Parcial  de  Activos  y  Pasivos  suscripto  el  31.03.95,  a  la  luz  de  lo  dispuesto  por  la  Ley

21.526  y  la  Normativa  vigente  en  ese  entonces: CREFI  2,  Capítulo  I,  Sección  2, Instala-

-ción  Fusión  y  Transformación  (Comunicación  A  2.241,  del  2. 9. 94,  del  BCRA)  conforme

la  cual,  “la  fusión  que  convenga  una  Entidad  Financiera  con  otra  u  otras  Entidades

de  igual  o  distinta  clase,  quedará  sujeta  a  la  autorización  del  Banco  Central.  En  este

Convenio  deberá  constar  Autorización  del  Banco  Central.  En  ese  Convenio  deberá

constar  que  es  `ad  referendum´ de  las  correspondientes  Asambleas  Generales  de

Accionistas  y  de  la  Autorización  de  este  Banco (Capítulo  2.1.1.).

En  tanto,  dicho  trámite  se  complementó  con  el  Acuerdo  del  07.09.95  y  finiquitó  con

el  Acuerdo  del  17.7.96,  resultan  aplicables en  lo  pertinente  las  disposiciones  de  las

Leyes  24.485  (B.O.:  18.04.95)  y  26.627  (B.O.:  18.03.96),  en  especial,  el  Art. 2º  de

esta  última  en  cuanto  prevé  que  las  modificaciones  dispuestas  en  la  presente  Ley,  

se  aplicarán  a  las  Entidades  actualmente  en  proceso  de  reestructuración,  en  los

términos  del  Artículo  35  bis,  así  como  a  las  ex  Entidades  en  proceso  de  cese  de  

actividad  reglada  o  autoliquidación  judicial  o  quiebra,  sin  alterar  las  etapas  preclui-

-das,  salvo  respecto  de  aquéllas  en  las  cuales  se  mantenga  la  vigencia  de  la  Ley  de

Entidades  Financieras  (redacción  conforme  a  las  Leyes  21.526  y  22.529)  de  acuerdo

con  lo  dispuesto  por  el  Artículo  8  de  la  Ley  24.144“.

6º) Que,  como  se  dijo,  ambas  Entidades  Financieras  sometieron  a  la  autorización  del

B.C.R.A.  el  Acuerdo  celebrado  para  la  Transferencia  Parcial  de  Activos  y  Pasivos,

suscripto  el  31.03.95  complementado  luego  con  los  Acuerdos  del  07.09.95  y  17.07.96-,

y,  como  consecuencia  de  ello,  la  Autoridad  de  Contralor  dictó  la  Resolución  216,  del

20.04.1995,  autorizando  dicha  transferencia,  con  precisión  de  los  Activos  y  Pasivos

detallados  en  el  Anexo  I.

Concluyó  que  el  Pago  parcial  efectuado  por  el  Banco  de  Corrientes  S.A.  de  los  Pasivos

del  Banco  del  Iberá  S.A.  a  la  A.F.I.P.  obró  como  un  Reconocimiento  Tácito  en  los

términos  del  Art. 721,  del  Código  Civil.-

las  que  pudiere  determinar  la  Inspección  de  este  Banco  Central  en  curso,  en  un  plazo

mínimo  de  10  Meses  a  partir  de  Abril  de  1.995,  en  las  proporciones  propuestas  en  el

cronograma  adjunto  a  la  Solicitud  de  esta  Franquicia“.-

7º)-  Que,  en  el  marco  del  Proceso  de  Contralor  de  la  transferencia,  el  Banco  Central

objetó  ciertas  Partidas  del  Activo  obligatorio  al  Banco  de  Corrientes  S.A. a  su  calificación

como  irrecuperable  y  a  previsionarlas  en  un  100%  (Memorando  2  del  22.  9.  95.).

En  consecuencia  de  ello,  el  Directorio  de  éste  dictó  la  Resolución  10  del  3. 10. 95, mediante

la  cual, a  los  fines  de  equilibrar  esas  dos (2)  Cuentas.(Cfr.  Art.  35  bis,  ap.  II,  inc.  c), 

introducido  por  la  Ley  Nº  24. 485), excluyó  Pasivos  por  un  Importe  equivalente,  que  

comprende  el  crédito  aquí  reclamado.-

A  tales  efectos,  resulta  relevante  lo  expuesto  en  el  Memorando  12  del  BCRA del  que  se

infiere  que  la  Autoridad  Monetaria  habría  convalidado  lo  decidido  por  la  Resolución  10,

del  Directorio  del  Banco  de  Corrientes  S.A.-,  y  la  Cláusula  4  del  Tercer  Convenio  del  17.

o7. 1.996,  por  el  que,  se  dio  finiquito  la  transferencia, en  los  términos  de  loa  Convenios

antecedentes  y  de  la  mencionada  Resolución/10,  del  Banco  de  Corrientes  S.A.,  del

03.10.1.995.- 

Del  mismo  modo,  cabe  tener  en  cuenta  la  respuesta  brindada  por  la  Entidad  Bancaria,

adquirida  a  dicho  requerimiento.-

Ello  no  aparece  debidamente  desvirtuado  en  la  causa, ni  por  la  Actora  ni  por  la  deman-

-dada  principal  y  no  puede  ser  soslayado.-

8º)- Que  esta  Corte  ha  sostenido  que  la  regulación  de  la  actividad  Financiera  y  Bancaria,

asumida  por  el  Estado  Nacional,  delega  en  el  Banco  Central  el  llamado Poder  de  Polícía

Bancario,  con  las  consiguientes  atribuciones  para  aplicar  un  Régimen  Legal  Específico,

dictar  normas  reglamentarias  que  lo  complementen  y  ejercer  funciones  de  Fiscalización

de  las  Entidades  (Fallos:  319 : 110)y  que,  en  ese  marco, resulta  inaceptable  la  aplicación

de  normas  del  derecho  común,  en  demedro  de  aquéllas,  de  neto  corte  publicístico, que

regulan  específicamente  la  actividad  Bancaria  y  Financiera,  con  olvido  de  la  peculiar

naturaleza  que  reviste  esta  actividad.  (Fallos:  325 : 860).

9º).-  Que,  por  ende,  no  correspondía  que  el  a  quo  prescindiera  de  aplicar  la  citada

normativa  Federal,  ni  que  se  apartara  de  lo  actuado  por  el  BCRA, como  Autoridad

de  Contralor  del  Sistema  Financiero,  para  concluír,  con  sustento  argumentativo  de

su  decisión,  que  el  Pago  Parcial  efectuado  por  el  Banco  de  Corrientes  S.A.  implicó 

la  asunción  de  toda  la  Deuda  que  mantenía  con  el  ex  Banco  del  Iberá  S.A.  con  la

D.G.I.  por  recaudaciones  de  Tributos,  en  base  a  lo  establecido  por  el  Art. 721,  del

Código  Civil,  cuando  el  proceso  de  transferencia  de  Activos  y  Pasivos  entre  dichas

Entidades  Bancarias  no  había  finalizado  y  estaba  aún  siendo  supervisado  por  la

Autoridad  Monetaria.-

10)  Que,  la  excepcionalidad   del  mecanismo  destinado  a  la  Reestructuración  de

Entidades  Financieras  surge  de  la  propia  Ley  Nº  21.526,  y  se  aplica  a  las

Instituciones  que  estén  en  condiciones  de  que  se  revoque  su  Autorización

para  Funcionar,  mencionadas  en  el  Art. 44,  del  referido  cuerpo  normativo, que  en

aras  de  proteger  intereses  de  orden  público  económico  vinculados  a  la  regularidad

del  Sistema  Financiero  establece  un  régimen  que  exhorbita  el  derecho  común.-

11)  Que,  con  tal  comprensión,  la  conclusión  de  la  Cámara  en  el  sentido  que:

“…en  autos  ha  operado  el  traspaso  de  la  deuda,  y  el  mecanismo  y  sus  consecuencias

no  están  regulados  legalmente,  sino  que  dependen  de  lo  expresamente  convenido  por

las  Partes…”,  omite  considerar  el  régimen  especial  que  contempla  la  normativa  federal

citada  y  la  actuación  del  organismo  que  tiene  a  su  cargo  la  aplicación  de  ese  cuerpo

legal,  con  todas  las  facultades  acordadas  en  la  regulación  y  fiscalización  comprendida

en  el  Art. 2º de  la  Ley  Nº  21.526,  lo  cual  descalifica  el  fallo  apelado.

12)  Que,  por  su  lado,  la  Actora  persigue  que  se  deje  sin  efecto  dicha  sentencia  en

cuanto  libera  de  responsabilidad  por  el  pago  de  la  deuda  al  ex  Banco  del  Iberá  S.A.,

al  considerar  que  con  ello  se  restringe  el  cobro  de  la  renta  Fiscal  sin  sustentación

normativa  suficiente.-

Ello  así,  pues,  el  crédito  de  autos,  al  provenir  del  cobro  de  una  renta  Fiscal  es

inderogable  por  voluntad  de  las  partes  y  ningún  Acuerdo  entre  ellas  podría  dejarla

sin  efecto,  en  tanto  no  es  potestad  del  Fisco  “liberar”  (desobligar)  a  un  Deudor.  En

este  sentido,  no  puede  pasarse  por  alto  que  la  AFIP  carece  de  facultades  para  disponer

de  las  rentas  públicas.-

14)  Que,  en  razón  de  lo  expuesto,  corresponde  revocar  la  sentencia  apelada  pues,  la

Cámara  sustentó  su  decisión  en  una  inadecuada  inteligencia  de  las  normas  Federales

en  juego,  y  con  apartamiento  del  derecho  vigente,  con  arreglo  a  las  circunstancias.-

En  virtud  de  la  solución  a  la  que  se  arriba,  resulta  innecesario  el  tratamiento  de

los  restantes  agravios  esgrimidos  por  los  Apelantes.-

Por  ello,  oída  la  Sra.  Procuradora  Fiscal  Subrogante,  se  declaran  procedenctes  los

Recursos  Extraordinarios  deducidos  y  se  deja  sin  efecto  la  Sentencia  apelada  de

fs. 1475/1490,  con  el  alcance  indicado  en  la  presente.-  Con  costas  a  la  vencida.-

(Art. 68  del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación).

Vuelvan  los  autos  al  Tribunal  de  Origen  a  fin  de  que,  por  intermedio  de  quién

corresponda,  se  dicte  una  Nueva  Sentencia  con  arreglo  a  lo  expresado.-

Fdo:  Ricardo  Luis  Lorenzetti.-  Elena  I.  Highton  de  Nolasco.-

Juan  Carlos  Maqueda.-  Carlos  S.  Fayt.-

_______________________________________________________________

NORMATIVA:

Artículo 44 Ley Nº 21.526/1.997.-LEY  DE  ENTIDADES  FINANCIERAS

El  Banco  Central  de  la  República  Argentina  podrá, resolver  la  revocación  de  la  autorización

para  funcionar  de  las  entidades  financieras:

a)  A  pedido  de  las  autoridades  legales  o  estatutarias  de  la  Entidad,

b)  Por  afectación  de  la  solvencia  y/o  liquidez  de  la  Entidad  que, a  juicio  del  B.C.R.A., no

pudiere  resolverse  por  medio  de  un  plan  de  regularización  o  saneamiento,

c)  En  los  demás  casos  previstos  en  la  presente  Ley.

Al  resolver  la  revocación  de  la  autorización  para  funcionar  o  durante  el  período  de  sus-

-pensión  transitoria  de  una  Entidad  Financiera,  el  B.C.R.A.  podrá  ordenar  que  se  efectivice

el  pago  de  los  acreedores  laborales  previstos  en  el  inciso  b)  del  Art.53, y  a  los  depositantes

con  privilegio  general  previsto  en  los  aparatdos  i  e  ii  del  Art. 48,  respetando  el  orden  de

prelación  respectivo  y  distribuyendo  los  fondos  de  los  que  disponga.

La  Entidad  pagará  a  prorrata  entre  los  acreedores  de  igual  rango,  cuando  fueren

(Reformado  por  la  Ley  Nº 25.786/B.O.:  08/09/2.010)

Artículo  8º,  Ley  Nº  24.144/1.992.-  BANCO  CENTRAL  DE  LA  REPÚBLICA  AR-

-GENTINA:

-CARTA  ORGÁNICA-

No  podrán  desempeñarse  como  miembros  del  Directorio:

a) –  Los  empleados  o  funcionarios  de  cualquier  repartición  del  Gobierno  Nacional,  y  los

que  tuvieren  otros  cargos   o  puestos  rentados  o  remuneración  en  cualquier  forma,  que

dependiesen  directa  o  indirectamente  de  los  Gobiernos  Nacional,  Provinciales o Municipales,

incluidos  sus  poderes  legislativo  y  judiciales.  No  se  encuentran  comprendidos  en  las

disposiciones  de  este  inciso,  quiénes  ejercen  la  docencia,

b) –  Los  accionistas,  o  los  que  forme  parte  de  la  dirección,  administración,  Sindicatura,

o  presten  servicios  a  las  Entidades  Financieras  al  momento  de  su  designación,

c) –  Los  que  se  encuentren  alcanzados  por  las  inhabilidades  establecidas  en  la  Ley  de

Entidades  Financieras.-

___________________________________________________________________

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: