El Nuevo Régimen De Retribución De Los Administradores Sociales En España

by Dra. Adela Prat on abril 25, 2015

EL  NUEVO  RÉGIMEN  DE  RETRIBUCIÓN  DE  LOS  ADMINISTRADORES  SOCIALES,

EN  ESPAÑA

Fuente: www.expansion.com                        25/04/2.015

La  reforma  del  Régimen  de  Retribución  de  los  Administradores  operada  por  la  Ley  Nº 31/2.014,

para  la  mejora  del  Gobierno  Corporativo,  por  la  que  se  modifica  la  Ley  de  Sociedades  de  Capital

(LSC),  lejos  de solucionar  de  forma  defintiva  algunos  de  los  problemas  existentes  en  ESPAÑA,  sobre

otros  frentes  de  debate  por  la  indefinición  e  imprecisión  de  la  Norma.-

Si  bien  para  las  Sociedades  cotizadas  se  ha  reconocido  explícita  y  expresamente  la  existencia  de  DOS

(2)  clases  de  remuneraciones  distintas  e  independientes,  una  para  los  meros  Consejeros  o  Consejeros

ordinarios (“en  su  condición  de  tales  se  refiere  la  Ley),  y  otra  para  Consejeros  que  desempeñen

funciones  Ejecutivas.-

Esto  es,  para  los  Consejeros  Ejecutivos,  para  el  resto  de  Sociedades  de  Capital  (Anónimas  y  Limitadas),

aunque  se  ha  incluido  la  misma  diferenciación,  la  cuestión  ab  initio  no  parece  tan  clara.

Con  la  nueva  Norma  para  la  remuneración  de  los  Adminsitradores  únicos,  solidarios  o  mancomunados,

y  para  los  Consejeros  “ordinarios“,  por  su  función  deliberativa  y  de  supervisión  y  control,  se  sigue

exigiendo  su  previsión  en  los  Estatutos (la  llamada  Reserva  Estatutaria)  y  la  aprobación  por  la

Junta  General,  de  un  importe  máximo  para  el  conjunto  de  todos  los  Administradores,  mientras  que

para  los  Consejeros  Ejecutivos  se  requiere  la  necesidad  de  establecer  su  reumeración  en  un  contrato

aprobado  por  el  propio  Consejo,  con  una  mayoría  de  2/3  de  sus  miembros  (con  la  ausencia  y  abstención

de  los  Consejeros  afectados),  en  el  que  deben  precisarse  y  concretarse  todos  y  cada  uno  de  los  conceptos

por  los  que  el  Consejero  vaya  a  ser  retribuido  por  el  desempeño  de  sus  funciones  ejecutivas.-

Así,  se  desprende  de  los  Artículos  217  y  249  de  la  LSC , en  donde  del  literal  de  la  norma  parece  clara

la  atribución  en  exclusiva  al  propio  Consejo  de  Administradores,  de  la  facultad   y  competencia  para  fijar

y  establecer  la  remuneración  de  los  Consejeros  Ejecutivos,  al  margen  de  cualquier  previsión  estatutaria,

apartándose  de  las  reglas  generales  aplicables  al  resto  de  los  administradores  y  consejeros  ordinarios.-

En  consecuencia,  y  exclusivamente  para  Órganos  de  administración  social  estructurados  como Consejos

de  Administración, (Formas  de  organización  complejas),  parece  clara  la  superación  de  la  denominada:

Teoría  del  Vínculo  (no  así  para  las  formas  de  organización  simples),  que  se  basa  en  que,  no  cabe

-yuxtaponer  o  superponer  a  la  “relación  societaria  de  administrador,  una  “relación  contractual”  de

servicios  que,  reconozca  retribuciones  adicionales  a  las  estaturiamente  autorizadas.-

El  racional  que  sustenta  el  nuevo  sistema, se  basa  en  que  el  desempeño  de  la  función  ejecutiva  por  parte

de  los  Consejeros  Ejecutivos  no  pertenece  al  cometido  inherente  al  cargo  de  Consejero (ordinario),  y,

en  consecuencia,  su  retribución  no  está  sujeta  a  la  exigencia  de  cobertura  estatutaria  establecida  en  el

Artículo  217  de  la  LSC.-

El  Consejo  de  Administración  dispone,  pues,  de  competencia  legal,  de  acuerdo  con  el  Artículo  249  de  la

LSC,  para  fijar  las  retribuciones  por  las  funciones  ejecutivas  que  decida  encomendar  a  los  Consejeros

Ejecutivos.-

De  esta  manera,  la  retribución  que  el  Consejo  acuerde,  forma  parte  de  una  nueva  relación  que  se  esta-

-blece  con  los  Consejeros  Ejecutivos,  cuando  les  designa  para  desempeñar  la  gestión  ordinaria  de  la

sociedad  hallándose,  de  esta  manera,  vinculados  a  la  Sociedad  por  dos  relaciones  distintas  y  super-

-puestas,  esto  es,  una  “Relación  Societaria  de  Administración“,  y  una  “Relación  Societaria  de  Servicios“.-    

 

El  problema  que  se  plantea  con  la  nueva  Ley,  para  la  generalidad  de  Soeiedades  de  Capital, es  la  au-

sencia  de  mecanismos  obligatorios  que  garanticen  el  control  y  la  deseada  transparencia  de  los  socios,  

respecto  de  las  retribuciones  de  sus  Consejeros  Ejecutivos,  por  lo  que  se  están  alzando  voces  (algunas  

de  ellas  muy  reputadas)  en  donde  se  califica  de  inaceptable  el  nuevo  sistema  legal,  tal  y  como  se  

desprende  del  literal  de  la  Ley,  argumentando  que  ante  la  ausencia  de  una  Cláusula  estatutaria  de

retribución  o  previendo  incluso  los  Estatutos  que  el  cargo  de  Administrador  es  gratuito,  los  Socios 

podrán  encontarse  con  la  sorpresa  de  desconocidas  y  copiosas  remuneraciones  pactadas  en  los  Con-

tratos  de  sus  Consejeros  Ejecutivos, aunque  existan  mecanismos, establecidos  por  la  propia  LSC,  para

que  se  garantice  el  derecho  de  los  socios  de  conocer  las  retribuciones  de  sus  Consejeros  Ejecutivos.-

Pudiendo  ser  el  nuevo  Sistema,  hasta  cierto  punto,  discutible  o  criticable, lo  que  en  ningún  caso  puede

y  debe  interpretar  es  que  la  Ley  no  dice  lo  que  dice.

Es  cierto  que  la  norma  no  es  suficientemente  precisa  y  clara  en  algunos  puntos, pero  lo  que  sí  parece

evidente  es  que  tanto  la  diferenciación  entre  Consejeros  Ordinarios  y  Ejecutivos,  como  la  exclusión  de

la  retribución  de  los  Consejeros  Ejecutivos,  de  la  sujeción  al  principio  de  reserva  estatutaria  está  muy

claro  en  el  nuevo  texto  legal.-

Por  último,  señalar,  una  vez  más,  la  necesidad, en  aras  de  una  imprescindible  seguridad  jurídica  preven-

tiva,  de  disponer  de  textos  generosos  y  claros  con  poco  margen  para  la  interpretación.-

http://www.expansion.com/juridico/opinion/2015/04/23/

/553935b4e2704ead0d8b456a.html

______________________________________________________________________________

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: