Acogen Parcialmente la Verificación del Crédito Por Ingresos Brutos del Gobierno de la CABA en un Concurso Preventivo.El GCABA Carece de Facultades Para Legislar en Materia de Prescripción del Crédito.Código Fiscal Contrario al Código Civil

by Dra. Adela Prat on abril 23, 2015

13.336/2.014 – “Acevey,  Lucía  Rosa  s/ Concurso  Preventivo  s/ Incidente  de

Verificación   (por  G.C.B.A.)” –  CNCOM  –  SALA  A  –  26/02/2.015.-

Buenos  Aires,  26  de  febrero  de  2.015.-

1)Apelaron  la  Incidentista  y  la  Concursada  la  decisión  de  fs. 196/199,donde se hizo lugar

parcialmente  a  la  pretensión  esgrimida  por  el  Gobierno  de  la  Ciudad  de  Buenos  Aires,

por  la  suma  que  surja  del  cálculo  que  deberá  efectuar  la  Sindicatura,  dentro  de  los

5  días  de  Notificado,  respecto  de  los  rubros  peticionados  y  en  los  términos  en  que

fuera  resuelta  la  prescripción.- 

El  a  quo,  señaló  que  la  promotora  de  esta  verificación  contaría  con  la  debida  legitima-

-ción  para  reclamar  Impuestos  que  se  encuentran  dentro  de  su  órbita (léase  Ingresos  

Brutos)  por  cuanto  la  actividad  desarrollada  por  la concursada  había  sido  derogar

plazos  establecidos  por  el  Congreso,  doctrina  que  sostiene  la  CSJN  in  re: Filcrosa S.A., 

pues  tratándose  de  créditos  emergentes  de  obligaciones  fiscales  cabía  aplicar  el  Art.  

4.027, inc. 3º  del  Código  Civil,  ya  que  las  Provincias  carecen  de  facultades  para   

establecer  normas  que  importan  apartarse  de  la  legislación  de  fondo.-

El  Magistrado  concursal,  con  tal  alcance, acogió  la  defensa  de  prescripción  que  opuso

la  deudora  y,  distribuyó  los  gastos  causídicos  por  su  orden,  en  virtud  de  la  existencia

de  vencimientos  parciales  y  mutuos.-

Los  fundamentos incontestados,  del  Gobierno  de  la  Ciudad  de  Buenos  Aires  obran

desarrollados  a  fs.  207/212.-

A  su  vez,  el  memorial  de  la  concursada  luce  en  fs.  216/219.-

2)Recurso  interpuesto  por  el  Gobierno  de  la  Ciudad  de  Buenos  Aires.-

La  recurrente  se  quejó  del  fallo  de  grado  que,  consideró  que  no  cabía  tomar  los  plazos

del  Código  Fiscal,  sino  los  indicados  en  el  Código  Civil (Art. 4.027 Código Civil). Adujo,

que  como  la  concursada  nunca  se  inscribió  como  contribuyente  del  Impuesto  a  los

Ingresos  Brutos,  se  procedió  a  inscribirla  de  oficio,  con  lo  cual,  de  acuerdo  con  lo

establecido  por  el  Código  Fiscal:  la  prescripción  sería  de  diez (10)  años (cfr. Art. 68, 

inciso  2º).

Invocó  la  facultad  de  su  parte  de  legislar  en  materia  tributaria  y  a  la  luz  de  los  argu-

-mentos  que  expuso  en  su  memorial  a  cuya  lectura  cabe  remitirse  en  este  acto,peticionó  

la  revocación  del  fallo  en  lo  pertinente, haciendo  lugar  a  la  verificación  por  el  monto

reclamado  ab  initio.-

2.2. En  este  contexto, cabe  recordar  que  la prescripción  resulta  una  figura  jurídica  que

contribuye  a  la  seguridad   y   firmeza  de  la  vida  económica,  satisfaciendo  un  fundamen-

-tal   interés  de  los  Negocios,  que  exigen  que  toda  relación  obligatoria  tenga  un  término

(conf.  Rezzónico,”Obligaciones, Tº 2º, pág. 1.105),  lo  cual  presupone  la  existencia  de

dos  (2)  requisitos:

1) La  expiración  del  plazo  legalmente  establecido, 2) La  inacción, inercia, negligencia  o

el  abandono (Art. 4.017 C. Civ.).

Sobre  el  particular,  tiénese  dicho  que  incumbe  al  Congreso  de  la  Nación  establecer  

las  normas  referentes  a  la  prescripción  de  las  acciones, a  las  cuales  se  hallan  sujetos

no  sólo  los  particulares,  sino  también  la  Nación  y  las  Provincias.(Arts. 31  y 75, inc. 12,

de  la  Constitución  Nacional).-

La  doctrina  jurisprudencial  elaborada  en  torno  al  tema  sometido  a  decisión  se  inclina

mayoritariamente  por  declarar  la  inaplicabilidad  de  las  Legislaciones  Provinciales  que

reglamentan  la  prescripción  de  los  Tributos  en  forma  contraria  a  lo  dispuesto  por  el

Código  Civil,  en  la  inteligencia  de  que  las  provincias  carecen  de  facultades  para  estable-

-cer  normas  que  importen  apartarse  de  la  aludida  legislación  de  fondo,  incluso  cuando

se  trata  de  regulaciones  concernientes  a  materias  de  derecho  público  local. (conf.  CSJN.,

30.09.03, “Filcrosa  S.A. s/ quiebra s/ inc.  de  verificación  de  credito  por  Municipalidad

de  Avellaneda“;  íd.,  19.08.04, “Verdini, Ulises  c/  Instituto  de  Seguridad  Social  de

Neuquén“).

Repárese  que  tal  imposibilidad  se  extiende  obviamente  a  la  Ciudad  de  Buenos  Aires,

cuya  autonomía  delegada  por  el  Art.129 CN, le  reconoce  facultades  exclusivas  y  exclu-

yentes  de  autodeterminación  y  autorganización,  cuyo  status  jurídico,  no  se  equipara

a  una  Provincia.(CSJN, in re: “Mondragón, Jesús  c/Gobierno  Ciudad  de  Bs. As.“).-

Obsérvese,  en  este  tema,  que  la  Ley 24.588, en  su  Art.2º  fija  que  la  Nación  conserva

todo  el  poder  no  atribuido  por  la  Constitución  al  Gobierno  Autónomo  y  es  titular  de

todos  aquellos  bienes,  poderes  y  atribuciones  necesarios  para  el  ejercicio  de  sus

funnciones.-

De  modo  que  la  autonomía  de  la  Ciudad  de  Bs. As.  nace  del  constituyente  nacional  

y,  en  ese  marco,  no  tiene  facultades  para  ejercer  atribuciones  conferidas  al  Gobierno

Nacional.(Arts. 75, inc. 12º  y  126,C.N.).-

La  cuestión  litigiosa  relativa  a  que  si  la  facultad  delegada  por  las  Provincias  – entre  las

que  se  debe  considerar  la  Ciudad  Autónoma  de  Bs. As.-  al  Gobierno  Nacional, incluye  

la  de  fijar  la  prescripción  de  los  Tributos,  ha  sido  resuelta  por  la  CSJN  en  varias

oportunidades,  en  las  que  se  declaró  como  ya  se  ha  señalado, que  las  legislaciones  

provinciales  que  reglamentaban  la  prescripción  en  forma  contraria  al  Código  Civil, 

eran  inválidas,  pues  aquéllas  carecen  de  facultades  para  fijar  normas  que  contraríen

la  legislación  de  fondo,  incluso  cuando  se  trata  de  regulaciones  concernientes  a  mate

-rias  de  derecho  público  local.(Fallos: 175 : 300,  176 : 115,  320 : 1344).

Es  de  señalar,  que  iguales  consideraciones  resultan  válidas  respecto  de  causales  de  sus-

-pensión  que  previstas  en  las  legislaciones  locales-,  resulten  contrapuestas  a  la  legis-

-lación  de  fondo,  como  se  ha  visto  en  el  sub  judice.-

Conclúyese, por  ende,  en  que  la  regulación  de  aspectos  sustanciales  de  las  relaciones

entre  los  acreedores  y  deudores  corresponde  a  la  legislación  Nacional,  por  lo  que  no

cabe  que  a  los  Gobiernos  locales  dictar  leyes  incompatibles  con  lo  que  los  Códigos  de

fondo  establecen  al  respecto,  ya  que,  al  haber  delegado  en  la  Nación  la  facultad  de

de  dictarlos,  han  debido  admitir  la  prevalencia  de  las  leyes  del  Congreso  y  la  

limitación  de  no  dictar  normas  que  la  contradigan, salvo  en  los  casos  de  ausencia  de

disposiciones  aplicables  a  las  obligaciones  análogas  en  la  legislación  Nacional  y  sin

contradicción  con  ésta.(Cfr.,CNCom. Sala A, “Frigorífico  Yaguané  s/ Quiebra“,  de 

fecha  12/06/07).

Por  estas  razones,  debe  concluirse  en  la  inaplicabilidad  del  Código  Fiscal  de  la  

Ciudad  de  Bs.  As., respecto  a  la  prescripción  que  nos  ocupa,  y,  desde  tal  sesgo,

habrá  de  confirmarse  la  resolución  en  tanto  no  resulta  pasible  de  reproche  en  la

materia  de  que  aquí  se  trata.-

4) Por  todo  lo  expuesto,  esta  Sala  RESUELVE:

I.- Rechazar  los  recursos  interpuestos,

II.- Confirmar  la  resolución  apelada  e

III.- Imponer  las  costas  de  esta  instancia  en  el  orden  causado.-

Fdo: Alfredo  A.  Kölliker  Frers.-  Isabel  Míguez.- María  Elsa  Uzal.-

Conclusión

La  prescripción  resulta  una  figura  jurídica  que  contribuye  a  la  seguridad  y  firmeza

de  la  vida  económica,  satisfaciendo  un  fundamental  interés  de  los  negocios, que  exigen

que  toda  relación  obligatoria  tenga  un  término,  lo  cual  presupone  la  existencia  de  dos

(2)  requisitos: 1) la  expiración  del  plazo  legalmente  establecido  y  2) la  inacción,  la

inercia,  negligencia  o  el  abandono.-

“Incumbe  al  Congreso  de  la  Nación establecer  las  normas  que  importen  apartarse  de

la  aludida  legislación  de  fondo,  incluso  cuando  se  trata  de  materias  de  derecho

público  local“.-

Tal  imposibilidad  se  extiende, obviamente, a  la  Ciudad  de  Buenos  Aires,  cuya  autono-

mía  delegada  por  el  Art. 129 C.N., le  reconoce  facultades  exclusivas  y  excluyentes  de

autodeterminación  y  autoorganización,  cuyo  status  jurídico,  más  allá  de  la  entidad

política  que  se  le  atribuye,  no  se  equipara  a  una  Provincia.-

La  Ley  Nº  24.588,  (Art. 2º),  fija  que  la  Nación  conserva  todo  el  poder  no  atribuido

por  la  Constitución  al  Gobierno  Autónomo  y  es  titular  de  todos  aquellos  bienes

poderes  y  atribuciones  necesarios  para  el  ejercicio  de  sus  funciones,  de  modo  que

de  la  simple  lectura  de  dicho  artículo  surge  que  la  autonomía  de  la  Ciudad  de  Buenos

Aires,  nace  de  la  voluntad  del  constituyente  nacional  y,  en  ese  marco,  no  tiene  

facultades  para  ejercer  atribuciones  conferidas  al  Gobierno  Nacional“.

“Las  legislaciones  provinciales  que  reglamentaban  la  prescripción en  forma  contraria

al  Código  Civil  son  inválidas,  pues  aquéllas  carecen  de  facultades  para  fijar  normas

que  contraríen  la  legislación  de  fondo,  incluso  cuando  se  trata  de  regulaciones  de

derecho  público  local. Es  de  señalar, que  iguales  conclusiones  resulta  válidas  respecto

de  causales  de  suspensión  que,  previstas  por  legislaciones  locales,  resulten  contra

ria  a  la  contrapuesta  Legislación  de  fondo“.

“La  prescripción  no  es  un  instituto  propio  del  derecho  público  local, sino  un  instituto

general  del  derecho, lo  que  ha  justificado  que, en  ejercicio  de  la  habilitación  conferida

al  legislador  nacional  por  el  Art. 75, inc. 12 C.N.,  éste  no  sólo  fijará  los  plazos

correspondientes  a  las  diversas  hipótesis  en  particular,  sino  que,  dentro  de  ese  marco,

establecerá  también  un  régimen  destinado  a  comprender  la  generalidad  de  las  acciones

susceptibles  de  extinguirse  por  esa  vía“.-

“En  tanto  modo  de  extinguir  las  acciones,  este  instituto  involucra  aspectos  típicamente

vinculados  al  derecho  de  propiedad, cuya  inclusión  dentro  de  la  delegación  referida  no

se  discute.-

Así  y  del  mismo  modo  en  que  esa  razón  ha  justificado  la  regulación  por  la  Nación  de

los  distintos  modos  de  extinción  de  las  obligaciones sin  que  ello  obste  a  su  aplicación

en  el  ámbito  de  las  materias  no  delegadas,  idéntica  solución  debe  adoptarse  respecto

de  la  prescripción,  desde  que  no  se  advierte  cuál  sería  el  motivo  para  presumir  que,

al  dictar  la  Constitución, las  Provincias  hayan  estimado  indispensable  presupuesto  de

sus  autonomías,  reservarse  la  posibilidad  de  evaluar  los  efectos  de  la  propia  desidia

que  esta  lleva  implícita.-

Del  texto  expreso  del  Art. 75, inc. 12, C.N. deriva  la  ímplicita  pero  inequívoca  limitación

de  los  gobiernos  locales  de  regular  la  prescripción  y  los  demás  aspectos  que  se  vinculan

con  la  extinción  de  las  acciones  destinadas  a hacer  efectivos  los  derechos  generados  por

las  obligaciones  de  cualquier  naturaleza.-

Y  ello,  pues,  aún  cuando  los  poderes  de  las  provincias  son  originarios  e  indefinidos  y

los  delegados  a  la  Nación  definidos  y  expresos (Fallos: 320 : 619, entre  otros),  es  claro

que  la  facultad  del  Congreso  Nacional  de  dictar  los  Códigos  de  fondo,  comprende  la

de  establecer  las  formalidades  que  sean  necesarias  para  concretar  los  derechos  que

reglamenta  y,  entre  ellas,  de  la  de  legsilar  de  manera  uniforme  sobre  los  aludidos

modos  de  extinción.-

_______________________________________________________________

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...