Un Caso Aislado: No Aplican la Presunción del Art. 23 de la LCT y Declaran que Existió un Contrato de Locación de Obra

by Dra. Adela Prat on febrero 9, 2015

UN  CASO  AISLADO:

NO  APLICAN  LA  PRESUNCIÓN  DEL  ART. 23  LCT

Y  DECLARAN  QUE  EXISTIÓ  EN  CONTRATO  DE

LOCACIÓN  DE  OBRA

 

Fallo Nº 222/14 – “S.A.I. c/ Coop. Agropecuaria  Centario LTDA.

s/  despido  por  otras  causales”  – CÁM.  de  APELACIONES  EN

LO  CIVIL,  COMERCIAL,  LABORAL  Y  DE  MINERÍA.  

(Neuquén)- SALA  II  –  15/12/2014.

La  Sala  II  de  la  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil, Comercial

Laboral  y  de  Minería  de  la  Prov.  de  Nequén,  resolvió:

I.  Confirmar  la  sentencia  de  grado,  e

II. Imponer  las  costas  al  recurrente  vencido.(Art. 68 CPCyCC)

 

Los  Jueces  de  Cámara,  Sr.  Dr. Federico  Gigena  Basombrio,  y  la

Sra.  Dra.  Patricia  Clérici, recordaron  que:

“La  recurrente  se  agravia  por  lo  que  entiende  un  incorrecta  valora-

ción  de  las  declaraciones  testimoniales  de  los  Sres.  G., D´A.  y  A.

D´A., ya  que  éstas  no  resultan  contestes  en  relación  al  actor.

Agrega, que  uno  lo  vió  reparando  una  pared,  en  tanto  que  el  otro

lo  vió  haciendo  una  pared.

Por  su  parte,  dice  el  recurrente,  la  demandada  reconoce  haber

contratado  al  actor  para `tirar  abajo  un  paredón  en  mal  estado´,  

por  lo  que,  las  declaraciones  testimoniales  no  sustentan  la  versión

de  la  accionada.

Sigue  diciendo `que  tampoco  valora  el  `a  quo´ la  declaración  del

testigo  B.,  quién  afirma  haber  visto  al  actor  una  o  dos  veces  

cuando  fue  a  comprar  al  comercio  de  la  demandada.

Se  queja,  porque  no  fue  valorado  el  Art.23, de  la  Ley  de  Contrato

de  Trabajo,  y   que  no  tiene  en  cuenta  el   reclamo  administrativo

ante  la  Subsecretaría  de  Trabajo.

 

Los  Jueces  de  Cámara  señalaron  que: “la  queja  de  la  actor  no

ha  de  prosperar“.

Ello  así,  pues  de  la  lectura  del  fallo  de  grado,  los  demandados

han  reconocido  que  el  actor  trabajó  para  ellos,  mediante  un  

contrato  de  locación  de  obra.

Este  contrato,  fue  celebrado  con  el  objeto  de  que  se  demoliera  

un  paredón  que  se  encontraba  en  mal  estado,  dentro  del  predio

donde  se  ubicaba  el  negocio  de  los  accionados  en  la  ciudad  de

Chos  Malal.

Agregan  los  accionados  que  finalizada  la  obra,  se  pagó  el  dinero

comprometido.

Por  ello,  y  conforme  lo  desarrolla  el  Juez  de  grado,  opera  la

presunción  del  Art. 23  de  la  LCT.

Es  la  demandaba  quién  debe  aportar  prueba  que  destruya  la

presunción.

Es  escasa  la  prueba  aportada,  pero  otorga  razón  a  la  postura

de  los  accionados.

Solamente  tres (3)  testigos  declaran  en  la  causa. El  testigo  B.

afirma  que `vió  al  actor  una  o  dos  veces,  cuando  fue  a  comprar

al  comercio,  pero  ignora  a  que  se  dedicaba  o  qué  hacía´.

Por  su  parte  el  testigo  G.  D´A.,  afirma  que  sabe  había  un

albañil, que  reparó  la  pared  del  Aeroparque  de  Chos  Malal, aun-

que   identifica  a  esa  persona  con  el  actor;

El  testigo  A. D´A.  señala  que  sólo  vió  al  actor  que  hacía  una

pared.

 

La  Sala  destacó  que: “Más  allá  de  las  diferencias  de  las  acciones

concretas (reparar  o  hacer,  o  demoler),  lo  cierto  es  que  los

testigos  relacionan  al  demandante  con  tareas  de  albiñería  y  con

una  pared,  diferentes  de  las  declaraciones  del  vendedor  que

invoca  en  la  demanda.

 

Más  adelante  afirmaron  que:”Es  importe  señalar  que  el  testigo

G. D´A.,  preguntando  sobre  qué  personas  trabajaban  en  el  local

de  la  demandada,  contesta:

 `Nunca  vi  a  alguien  trabajando  allí  que  no  fuera  de  la  familia.

Es  más,  no  siempre  estaba  abierto  el  negocio,  ya  que  ellos  via-

jaban  a  la  ciudad  de  Neuquén  y  cerraban  el  negocio. Doy  fe´.

 

En  parecidos  términos  se  exprexa  el  testigo  A. D´A.- Dijo:

`Era  un  negocio  familiar,  estaban  las  hijas  y  el  matrimonio.

Creo  que  estuvieron  como  mucho  6  meses  con  dicho  negocio

en  Chos  Malal,  luego  lo  cerraron.Incluso  cerraban  esporádica-

mente  porque  ellos  solían  viajar  y  dejaban  el  negocio  cerrado  

por  varios  días´.

 

Fuera  de  esos  testimonios  no  existe  prueba  relevante,  ya  que

las  actuaciones  ante  la  Subsecretaria  de  Trabajo,  fueron  iniciadas

por  el  actor,  no  encontrándose  probado  que  los  demandados,

estuvieran  notificados  de  la  citación.

Consecuentemente,  resulta  ajustada  a  derecho  y  a  las  constancias

de  la  causa  la  conclusion  del  `aquo´,  respecto  a  que  los

demandados  han  acreditado  que  los  trabajos  desempeñados  por

el  actor,  no  respondían  a  un  contrato  de  trabajo.

Dejaron,  así,  inoperante,  la  presunción  del  Art. 23  de  la  LCT.

 

La  Sra. Juez  de  Cámara  preopinante  propuso  al   Acuerdo

rechachar  el  recurso  de  apelación  y  revocar  la  sentencia  apelada,

con  costas  al  recurrente  vencido.

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: