Resolución M.J y D.H. 177/15 Sociedades Ley 19.550 Elevan el Monto Máximo de la Multa a la Sociedad Directores y Síndicos

by Dra. Adela Prat on febrero 17, 2015

RESOLUCIÓN  M.J.  Y  D.H.  177/2015

Buenos  Aires,  10  de  febrero  de  2015.

Publicación  en  B.O.:  13/02/2015.

Sociedades-Ley 19.550-Fiscalización  Estatal-Sanciones-  

Multas  a  la  Sociedad, Directores  y  Síndicos.-

VISTO  el  Expediente  …/2014  del  registro  de  este  Ministerio,  la  Ley  de

Sociedades  Comerciales  19.550 (t.o.  en  1984)  y  sus  modificaciones  y  la

Ley  Orgánica  de  la  Inspección  General  de  Justicia  22.315,  y  la  Res.  ex-

Ss.J. 267, del  3  de  agosto  de  1990;  y

CONSIDERANDO:

Que  conforme  con  lo  dispuesto  en  el  art. 3º  de  la  Ley  22.315,  la  Ins-

pección  General  de  Justicia  tiene  a  su  cargo  las  funciones  atribuidas

por  la  Legislación  pertinente  al  Registro  Público  de  Comercio,  y  la

fiscalización  de  las  sociedades  por  acciones,  excepto  las  sometidas  a

la  Comisión  Nacional  de  Valores,  de  las  constituidas  en  el  extranjero

que  hagan  ejercicio  habitual  en  el  país  de  actos  comprendidos  en  su

objeto  social,  establezcan  Sucursales, Asiento  o  cualquier  otra  especie

de  representación  permanente,     de  las  sociedades  que  realicen

operaciones  de  capitalización  y  ahorro,  de  las  Asociaciones  Civiles

y  de  las  Fundaciones.

Que  asimismo,  dicho  plexo  legal  dispone  que  el  mencionado

organismo  estatal  aplicará  sanciones  a  las  Sociedades  por  Acciones,

Asociaciones  y  Fundaciones,  a  sus Directores,  Síndicos  o  Administra-

dores  y  a  toda  persona  o  entidad  que  no  cumpla  con  su  obligación

de  proveer  información,  suministre  datos  falsos  o  que  de  cualquier

manera,  infrinja  las  obligaciones  que  les  impone  la  ley,  el  estatuto

o  los  reglamentos, o  dificulte  el  desempeño  de  sus  funciones,

(conforme  art. 12),

Que,  por  otra  parte, la  Ley  19.550(t.o. en 1984)y  sus  modificaciones,

regula  el  funcionamiento  de  Sociedades  Comerciales  de  la

República  Argentina.

Que  el  art. 302  establece  que  la  Autoridad  de  Contralor, en  caso  de

violación  de  la  ley, del  estatuto  o  del  reglamento,  puede  aplicar

sanciones  de  apercibimiento,  apercibimiento  con  publicación  y  multa.

Que, de  tal  forma,  el  ordenamiento  jurídico  reconoce  a  la  IGJ  la

potestad  sancionadora, entendida  como  una  de  las  prerrogativas  que

se  le  acuerdan  a  la  Administración  Pública  para  que  pueda  cumplir

su  fin  último  de  satisfacer  el  bien  común.

Que  la  multa  constituye  la  sanción  más  gravosa  que  preve  la  norma

y  tiene  por  finalidad  ser  ejemplificadora  y  disuasoria  de  procederes

contrarios  a  las  normas  vigentes, estatutos  o  reglamentos  de  la

Sociedad.

Que  dicha  finalidad  ha  sido  receptada  por  la  Corte  Suprema  de

Justicia  de  la  Nación, (vgr. Comisión  Nacional  de  Valores

c/ Establecimiento  Modelo  Terrabusi  S.A.”, Fallos: 330:1855, del  24

de  abril  de  2007,  que  remite  al  Dictamen  de  la  Procuración  Gral

de  la  Nación).

Que  a  fin  de  preservar  esta  finalidad  y  desechar  cualquier  otro

planteo  que  pretenda  esgrimir  que  dicha  multa  posee  una  finalidad

resarcitoria,  los  legisladores  han  previsto  una  cifra  máxima  a

aplicar  en  dicho  concepto,  que  debe  ser  necesariamente  modificada,

pues  su  falta  de  renovación  en  un  lapso  prologado  implica  la  pér-

dida  de  su  principal  característica  como  sanción  ejemplificadora  y

disuasiva  de  actuaciones  ilegítimas  por  parte  de  Sociedades,  sus

integrantes, Administradores  y  Controlantes.

Que  a  la  luz  de  lo  resuelto  recientemente  por  la  CSJN  en  la  causa

Einaudi, Sergio  c/Direccción  General  Impositiva s/ nueva  reglamenta-

ción (Sentencia  del  16  de  septiembre  de  2.014), dicha  inteligencia

debe  ser  revisada.

Que,  en  la  citada  causa,  el  Tribunal  cimero,  al  analizar  la actualiza-

ción  del  monto  mínimo  para  interponer  Recurso  Ordinario  de

Apelación  conforme  Ley  Nº 4.055,  sostuvo: Que  la  selección  legal  de

aquellos  casos  con  mayor  relevancia  económica  y  la  consecuente  po-

sibilidad  de  diferenciarlos  0bjetivamente  del  resto  de  asuntos  cede  y

se  desvirtúa  frente  al  fenómeno  de  la  depreciación  monetaria.

El  consecuente  deterioro  de  valor  del  monto  contemplado  en  la  ley

(conf. Acordada  42/13),  al  cabo  de  períodos  más  o  menos  prolonga-

dos  abre  de  este  modo  el  camino  a  una  injustificada  extensión  de  la

competencia  apelada  de  la  Corte.

Tal  circunstancia  ha  llevado  a  la  necesidad  de  una  periódica  reformu-

lación  de  dicha  suma,  para  mantener  así  su  eficacia  como  indicador

de  los  casos  en  que  el  Patrimonio  de  la  Nación  se  ve  significativamen-

te  afectado  (según  la  expresión  de  Fallos: 324:1315, Considerando  9º).

Que,  asimismo,  agregó  que “…la  atribución  conferida  a  esta  Corte  por

el  mencionado  art. 4º de  la  Ley  21.708  se  encuentra  vigente,  aunque

con  algunas  restricciones  que  es  preciso  señalar  a  fin  de  establecer  el

recto  alcance  que  debe  ser  asignado  a  dicho  texto  normativo.

Es  cierto  que  la  derogación  genérica  dispuesta  en  el  art.10  de  la

Ley  23.928  -cuya  validez  constitucional  fue  declarada  por  esta  Corte

en  el  precedente  de  Fallos: 333:447- abrió  un  considerable  margen  de

incertidumbre  sobre  la  subsistencia  de  las  facultades  conferidas  a  este

Tribunal  por  el  art. 4 de  la  Ley  21.708, circunstancia  que  determinó

-entre  otras  razones-una  prolongada  abstención  en  su  ejercicio.

Sin  embargo,  el  tiempo  transcurrido  desde  que  fue  sancionada  la

Ley 23.928 – marzo  de 1991-, e  inclusive  desde  que  dicha  derogación

fue  mantenida  por  la  Ley  25.561 enero  de  2002 ha  puesto  en

evidencia  el  riesgo  asociado  a  una  progresiva  extensión  en  la  compe-

tencia  apelada  de  esta  Corte  como  resultado  del  creciente  número  de

causas  que  alcanzan  el  piso  económico  para  acceder  al  remedio,  frus-

trando  el  genuino  propósito  institucional  perseguido  por  el  Congreso

de  la  Nación  al  instaurar  -desde  1902  el  recurso  ordinario  de  que

se  trata  para  ante  el  estrado  más  alto  de  la  República.

En  razón  de  que, por  lo  dicho, el  Poder  Legislativo  no  ha  reasumido

la  potestad  de  fijar – por  sí  mismo-  el  monto  mínimo  para  la  proce-

dencia  del  recurso  ordinario, pese  a  la  señalada  necesidad  de  mantener

como  se  subrayó  en  Fallos: 324:1315, considerando  9la  exigencia  de

un  contenido  patrimonial  significativo,  la  inteligencia  asignada  por  el

Tribunal  al  art.4  de  la  Ley  21.708-tras  la  sanción  de  la  Ley  23.928

desde  una  visión  exclusivamente  literal que  ha  dado  lugar  a su  aplica-

ción  inercial  por  esta  Corte,  debe  ser  revisada.

En  efecto, una  comprensión  teleológica  y  sistemática  del  derecho  vi-

gente  indica  que  el  art.10  de  la  Ley  23.928 sólo  derogó  el  procedi-

miento  matemático  que  debía  seguirse  para  determinar  la  cuantía  del

recaudo  económico  de  que  se  trataindexación  semestral  según  la  varia-

ción  de  precios  mayoristas  no  agropecuarios-, pero  que  dejó  incólume

la  potestad  de  la  CSJN  para  adecuar  el  monto  y  de  este  modo  preser-

var  fielmente  el  propósito  perseguido  por  la  Ley  al  instituir  este  modo

de  impugnación“.

Que  el  razonamiento  jurídico  utilizado  por  el  Alto  Tribuanl  en  la  sen-

tencia  referenciada  resulta  plenamente  aplicable  a  la  facultad  estableci-

da  en  el  art.  302  de  la  Ley  19.550 y, en  efecto, el  art. 4  de  la  Ley 21.708

predica  que La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  actualizará

semestralmente  los  montos  de  los  arts. 1, 2, y 3  de  la  presente  ley, con

arreglo  a  índices  oficiales  de  precios  mayoristas  no  agropecuarios“,

mientras  que  el  art.  302  faculta  al  Poder Ejecutivo  para  que,  por  inter-

medio  del  ex  Ministerio  de  Justicia,  “…actualice  semestralmente  el

monto  de  las  multas  sobre  la  base  de  la  variación  registrada  en  el

índice  de  precios  al   por  mayor,  nivel  general….”

Que  ambos  dispositivos  legales  resultan  de  sustancial  analogía, por  lo

que,  siguiendo  los  lineamientos  esbozados  por  la  CSJN,  cabe  inferir

que  una  comprensión  teleológica  y  sistemática  del  derecho  vigente  in-

dica  que  el  art. 10  de  la  Ley  23.928  sólo  derogó  el  procedimiento

matemático  que  debía  seguirse  para  determinar  la  cuantía  del  monto

máximo  de  la  multa,  recaudo  económico  de  que  se  trata,  indexación

semestral  según  la  variación  de  los  precios  mayoristas,  pero  que  dejó

incólume  la  potestad  del  poder  Ejecutivo  por  intermedio  de  este  Minis-

terio  para  adecuar  el  monto  y  de  este  modo  preservar  fielmente  el

propósito  perseguido  por  la  ley  al  instituir  la  sanción  pecuniaria.

Que  a  tales  efectos  se  estima  prudente  fijar  el  monto  máximo  de

la  multa  prevista  en  el  inc.3  del  art.302  de  la  Ley  19.550 (t.o. en 1984)

y  sus  modificatorias  en  la  suma  de  pesos  cien  mil  ($ 100.000), en  la

inteligencia  de  que,  con  dicha  cantidad  queda  preservada  la  finalidad

de  la  referida  sanción,  destacándose  a  la  vez  que  ese  importe  resulta

similar  al  fijado  por  el  Decreto  1.331,  del  1  de  agosto  de  2012,  

como  capital  mínimo  de  las  Sociedades  Anónimas.

Que  la  Dirección  de  Asuntos  Jurídicos  de  este  Ministerio, ha  tomado

la  intervención  que  le  corresponde.

Que  la  presente  medida  se  dicta  en  el  ejercicio  de  las  facultades

conferidas  por  el  art. 302  de  la  Ley 19.550 (t.o. en 1984)  y  sus

modificaciones.

Por  ello,

EL  MINISTERIO  DE  JUSTICIA  Y  DERECHOS  HUMANOS

RESUELVE:

Artículo  1º.-  Fíjase  en  pesos  cien  mil  ($  100.000)  el  monto  máximo

de  la  multa  establecida  en  el  art. 302, inc. 3º  de  la  Ley  19.550

(t.o. en 1984)  y  sus  modificaciones.

Art. 2.- De  forma.-

http://z0741cponline.org.ar

———————————————————————————

Ley  19.550 (t.0  en  1984) B.O.: 30/03/1984.

Texto  ordenado  por  el  Decreto  Nº  841/1984.

Artículo  302: Sanciones. La  Autoridad  de  Control,  en  caso  de

violación   de  la  ley,  del  estatuto  o  del  reglamento,  puede  aplicar

sanciones  de:

1. Apercibimiento.

2. Apercibimiento  con  publicación.

3. Multa  a  la  sociedad,  sus  directivos  y  síndicos.  Estas  últimas

no  podrán  ser  superiores  a  pesos argentinos  ($a 6.000)  en  conjunto,

y  por  infracción  y  se  actualizará  según  la  gravedad  de  la  infracción

y  el  capital  de  la  sociedad

Cuand0  se  aplique  a  administradores  y  síndicos,  la  sociedad

no  podrá  hacerse  cargo  de  ellas.

Se  faculta  al  Poder  Ejecutivo  para  que,  por  intermedio  del

Ministerio  de  Justicia  actualice  semestralmente  los  montos  de  las

multas  sobre  la  base  de  la  variación   registrada  en  el  índice  de

precios  al  por  mayor,  nivel  general,  elaborado  por  el   mayor,

nivel  general  elaborado  por  el  Instituto  de  Estadísticas  y  Censos.

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: