Deniegan la Ejecución de Cuatro Pagarés Firmados Por un Clérigo Titular de Una Parroquia y Otros Dos Como Representante Legal del Colegio

by Dra. Adela Prat on febrero 20, 2015

DENIEGAN  LA  EJECUCIÓN  DE  CUATRO  PAGARÉS

FIRMADOS  POR  UN  CLÉRIGO  TITULAR  DE  UNA  PARROQUIA,

COMO  REPRESENTANTE  LEGAL  DEL  COLEGIO  Y

OTROS  DOS  COMO  REPRESENTANTE  DE  LA  PRIMERA

-acto  de  administración  extraordinaria-

falta  de  autorización  del  Obispo  Diocesano

-falta  de  consentimiento  del  Consejo  de  A. L y E

falta  de  consentimiento  del  Colegio  de  Consultores

3813/2006 – “P., D. P. c/Colegio  Santo  Domingo  de  Guzman-

-Obispado  de  Quilmes- y  otros  s/ ejecutivo” – CNCOM –  SALA E –

– 20/11/2014. (elDial.comAA8D37)

La  Sala  E  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial,

con  motivo  de  este  juicio  dictó  la  siguiente  SENTENCIA:

“Con  referencia  a  los  bienes  propios  de  la  Iglesia, no  son  las  normas

civiles,  sino  las  de  la  legislación  canónica, las  que  resultan  aplicables

a  la  relación  juridica  de  que  se  trate  en  cada  caso“.

“En  el  ordenamiento  jurídico  argentino, es  posible  alegar  y  obtener

judicialmente  el  reconocimiento  de  la  especifidad  jurídica  de  todo

vínculo  que  ligue  a  unn  fiel  católico clérigo,  laico  o  religioso, con

la  Iglesia, en  tanto  que  persona  jurídica  pública, cuando  se  trate

de  adecuaciones  referidas  a  bienes  eclesiales.

 

“Las  personas  jurídica  públicas  comprometen  a  la  propia  Iglesia

en  su  actividad  doctrinal,  patrimonial  o  jurídica  en  general;  y  este

compromiso  afecta  directamente  la  persona  jurídica  superior.

Por  esta  razón,  el  control  de  la  Autoridad  sobre  las  personas  jurídicas

pública  es  inmediato  y  estrecho,  y  están  sometidas  directamente  al

derecho  canónico  general.

“Las  personas  jurídicas  privadasgozan  de  una  notable  autonomía,

ya  que  sólo  han  de  rendir  cuentas  de  su  actividad  ante  la  Autoridad

para  comprobar  su  fidelidad  a  las  finalides  aprobadas;  su  normativa

es  principalmente  estatutaria.(el  derecho  canónico  común  actúa  en

forma  subsidaria)  y  sus  bienes  no  son  considerados  como  bienes

eclesiáticos“.

“En  materia  de  contratos  de  contenido  patrimonial,  el  derecho  canó-

nico  remite  al  derecho  civil  de  cada  territorio;  el  cual  debe  aplicarse

siempre  y  cuando  no contradiga  el  derecho  divino  o  se  disponga

otra  cosa  en  el  derecho  canónico“.

“Cuando  la  Iglesia  remitepara  una  materia  determinada  a  la  ley

civil  de  cada  lugar,  está  adoptando  como  ordenamiento,  es  decir  con

fuerza  de  ley  canónica,  las  disposiciones  de  la  Ley  civil  de  cada  país.

Esta  posibilidad, es  llamada  habitualmente  canonización  de  la  ley 

civil  de  este  lugar.-

De  esa  manera,  la  Ley  Civil  se  convierte  en  Ley  Canónica,  con  los

mismos  efectos  que  cualquier  otra  Ley  de  la  Iglesia“.

“Esta  remisión,  sin  embargo,  no  es  absoluta  ya  que  el  derecho

canónico  regula  otras  materias  o  ciertos  aspectos  de  los  contratos

vgr.  establece  algunas  disposiciones  sobre  contratos  que  comporten

enajenación  de  bienes-,  que  debe  aplicarse  siempre  que  al  menos

uno  de  los  contratantes  sea  una  persona  Eclesiástica“.

“La  suscripción  por  parte  del  Párroco  de  dos  pagarés,  constituye

un  acto  de  administración  extraordinaria,  que  requería  para  su  

validez  la  autorización  escrita  del  Obispo  Diocesano  y  el  consenti-

miento  del  Consejo  de  Asuntos  Económicos  y  el  Colegio  de  Consultores.

Como  consecuencia  de  ello,  la  Excepción  de  Inhabilidad  de  Título

con  sustento  en  la  Falta  de  Legitimación  Pasiva  de  la  codemandada

procede.-

Ello, en  razón  de  que  la  Firma  de  los  Pagarés  en  ejecución, debió

estar  integrada  con  la  Autorización  escrita  del  Obispado  Diocesano

y  el  consentimiento  del  Consejo  de  Asuntos  Económicos  y  el  Colegio

de  Consultores,  para  obligar  cambiariamente  a  la  Parroquia“.

“Las  personas  jurídicas  privadas  no  se  encuentran  afectadas  por

las normas  del  derecho canónico, que  imponen  limitaciones  para  la

enajenación  de  bienes.

Ello,  pues, sostener  que  estas  limitaciones  son  de  aplicación 

a  todas  las  personas  jurídicas, importaría  desconocer  la  legítima

autonomía  que  el  Código  Canónico  vigente  otorgó,  a  las  personas

jurídicas  privadas  y  el  hecho  de  que  su  Libro  V  se  dirige  genérica-

mente  a  regular  los  Bienes  Eclesiásticos  de  las  personas  jurídicas

públicas,  salvo  indicación  contraria“.

“Los  bienes  del  Colegio  no  son  bienes  eclesiáticos, por  lo  que  las

limitaciones  establecidas  en  los  cánones  1291  a  1295  no  le  son

aplicables, como  así  tampoco  el  cánon  1277  para  los  actos  de

administración  extraordinaria“.

“Al  tratarse  la  presente  de  una  accion  ejecutiva  cuya  base  la

constituyen  títulos  de  crédito-pagarés-,  suscriptos  por  el  represen-

tante  legal  de  una  persona  jurídica  privada, resulta  de  aplicación  el

derecho  vigente  en  el  lugar  y  tiempo  en  el  que  se  celebró  el  acto“.

—————————————————————————————

CÓDIGO  CANÓNICO

DEL  25  DE  ENERO  DE  1.983

ESTA  REVISIÓN  ESTÁ  VIGENTE  DESDE  EL  26  DE  NOVIEMBRE

DE  2.009.-

TÍTULO  III-.
DE  LOS  CONTRATOS,  ESPECIALMENTE  DE  LA  ENAJENACIÓN.

1290.Lo  que  en  cada  territorio  establece  el  derecho  civil  sobre  los

contratos,  tanto  en  general  como  en  particular,  y  sobre  los  pagos

debe  observarse con  los  mismos  efectos  en  virtud  del  derecho  canónico

en  materias  sometidas  a  la  potestad  del  régimen  de  la  Iglesia,

salvo  que  sea  contrario  al  derecho  divino  o  que  el  derecho  canónico

prescriba  otra  cosa,  quedando  a  calvo  el  cánon  1547.

1291 Para  enajenar  válidamente  bienes  que  por  asignación  legítima

constituyen  el  patrimonio  estable  de  una  persona  jurídica  pública  y

cuyo  valor  supera  la  cantidad  establecida  por  el  derecho,

se  requiere  licencia  de  la  Autoridad  competente  conforme  a  derecho.

1292

1. Quedando  a  salvo  lo  prescripto  en  el  cánon  638.3,  cuando  el  valor

de  los  bienes  cuya  enajenación  se  propone,  se  halla  dentro  de  los

límites  mínimo  y  máximo  que  fije  cada  Conferencia  Epicopal  para  su

respectiva  región,  la  Autoridad  competente  se  determina  por  los  propios

estatutos,  si  se  trata  de  personas  jurídicas  no  sujetas  al  Obispado

diocesano; pero,  si  le  están  sometidas,  es  competente  el  Obispo  diocesano,

con  el  consentimiento  del  Consejo  de  Asuntos  Económicos  y  del

Colegio  de  Consultores  así  como  el  de  los  interesados.

El  Obispo  diocesano  necesita  también  el  consentimiento  de  los  mismos

para  enajenar  bienes  de  la  Diócesis“.

2. Si  se  trata,  en  cambio,  de  bienes  cuyo  valor  es  superior  a  la  cantidad

máxima,  o  de  ex votos  donados  a  la  Iglesia,  o  de  bienes  preciosos  por

razones  artísticas  o  históricas, se  requiere  para  la  validez  de  la

validez  de  la  enajenación  también  Licencia  de  la  Santa  Sede.

3.  Si  la  cosa  que  se  va  a  enajenar  es  divisible,  al  pedir  la  Licencia

para  la  enajenación  deben  especificarse  las  partes  anteriormente

enajenadadas,  de  lo  contrario,  es  inválida  la  Licencia.

4. Quiénes  deben  intervenir  en  la  enajenación  de  bienes  con  su  consejo

o  su  consentimiento,  no  han  de  darlos  si  antes  no  se  les  informó

exactamente,  tanto  de  la  situación  económica  de  la  persona  jurídica

cuyos  bienes  se  desea  enajenar,  como  de  las  enajenaciones  realizadas,

con  anterioridad.

1293

1. Para  la  enajenación  de  bienes,  cuyo  valor  excede  la  cantidad

mínima  determinada,  se  requiere  además:

 1. causa  justa,  como  es  la  necesidad  urgente,  una  evidente  utilidad,

la  piedad,  la  caridad  u  otra  razón  pastoral  grave;

 2. tasación  de  la  cosa  que  se  va  a  enajenar,  hecha  por

peritos  y  por  escrito.

2. Para  evitar  un  daño  a  la  Iglesia  deben  observarse  también

aquéllas  otras  cautelas  prescriptas  por  Legítima  Autoridad.

1294

1. Ordinariamente  una  cosa  no  debe  enajenarse  por  un  precio  menor

al  indicado  en  la  tasación.

2.  El  dinero  cobrado  opor  la  enajenación  debe  colocarse  con  cautela,

en  beneficio  de  la  Iglesia,  o  gastarse  prudentemente  conforme  a  lo

fines  de  dicha  enajenación.

TÍTULO  II.

DE  LA  ADMINISTRACIÓN  DE  LOS  BIENES.

1275. La  masa  de  bienes  proveniente  de  distintas  Diócesis  se

administra  de  manera  que  obtengan  eficacia  ante  el  ordenamiento

civil.

http://noticias.jurídicas.com/base_datos/Admin/cdc.15t3.html

 

 

 

 

portaría  desconocer
E

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: