Cámara de Mendoza Hace Lugar a la Demanda De Despido Injustificado de Chofer Profesional Por No Haber Acreditado la Empresa Empleadora El Comportamiento Injurioso Imputado al Dependiente

by Dra. Adela Prat on febrero 17, 2015

CÁMARA  SEXTA  DEL  TRABAJO  DE  MENDOZA:

HACE  LUGAR  A  LA  DEMANDA  DE  DESPIDO

INJUSTIFICADO  DE  UN  CHOFER  PROFESIONAL

POR  NO  HABER  ACREDITADO  LA  EMPRESA  EMPLEADORA

EL  COMPORTAMIENTO  INJURIOSO  IMPUTADO

AL  DEPENDIENTE.

Expte. 26.839- “T.,J. I. c/ Transporte  El  Plumerillo  S.A.  

p/  despido” –  Cámara  Sexta  de  Trabajo (Mendoza)-

14/11/2014.-

(elDial.comAA8CBB)

La  Cámara  Sexta  de  La  Cámara  del  Trabajo  de  Mendoza con  el  

voto  de  la  Sra.  Presidente  de  Cámara  Dra.  Laura B. Lorente    

dictó  la  siguiente  SENTENCIA:

I. Hacer  lugar  parcialmente  a  la  demanda,

II. Condenar  a  Transporte  El  Plumerillo  S.A. a  pagar  al  actor

J.I.T., la  suma  de  resulte  de  la  liquidación  a  practicarse,

III.Condenar  a  la  misma  Empresa  a  pagar  los  intereses  legales

que  se  devengarán  hasta  su  pago  íntegro,  por  los  conceptos  de

indemnización  por  preaviso, indemnización  por  antigüedad,

en  el  plazo  de  CINCO  DÍAS  de  quedar  firma  la  sentencia,

IV. Imponer  las  costas  a  la  accionada  vencida,

V. Rechazar  el  rubro  indemnizatorio  del  Art.2º Ley 25.323,

e  imponer  las  costas  por  su  orden,  y

VI.Practíquese  liquidación  y  determinación  de  gastos  causídicos.

RESULTA:

Se  presenta  J.I.T. por  medio  de  representante  legal  e  interpone

demanda  ordinaria  contra  Transportes  El  Plumerillo S.A.”  por

el  reclamo  de  $ 45.981,67  o  lo  que  en  más  o  menos  resulte  

de  la  prueba  a  rendirse,  con  más  sus  intereses  y  costas.-

Expresa  que  trabajó  para  la  demandada  desde  el  10/09/2.007,

desempeñándose  como  “chofer  profesional  sin  guarda“.-

Relata  que  en  fecha  07/11/11  recibe  una  C.D. de  su  empleadora

que  comunica  un  despido  invocando  el  hecho  ocurrido  el  29/10/11

cuando  al  mando  de  una  Unidad  de  la  Empresa  colisionó  en  la

intersección  de  la  Calle  San  Rafael  y  Chaco  de  L. Heras  a  una

motocicleta  ocasionando  daños  materiales  no  sólo  al  vehículo  de

la  Empresa  sino  a  terceros,  por  su  propia  falta  de  cuidado  al

conducir  un  Vehículo  de  Transporte  de  Pasajeros  y  su  condición

de  chofer  profesional,  lo  que  configuraba  una  injuria  grave.1

Remite  T.C. de  09/11/11  negando  la  causal  de  despido  y  esgri-

miendo  que  la  moto  circulaba  sin  luz  a  las  21,00  horas.-

Y  circulaba  a  exceso  de  velocidad, por  lo  que  no  resulta  un

accidente  de  su  responsabilidad  sino  del  motociclista;  e  intima  el

pago  de  las  indemnizaciones  por  despido  injustificado  en  48  hs.-

Practica  liquidación. Ofrece  pruebas.-

Luego  se  ordena  el  traslado  de  la  demanda.-

Posteriormente  comparece  la  Empresa  demandada  y  contesta.-

Reconoce  la  relación  laboral  y  categoría  funcional.- Relata

que  en  fecha  29/10/11  el  actor,  cumpliendo  con  sus  labores,

como  chofer,  siendo  las  21,05hs. embiste  a  una  motocicleta

ocasionando  lesiones  al  conductor  de  ésta.-

Así  se  hizo  constar  en  el  parte  que  labró  la  Empresa  en

el  que  se  deja  constancia  de  la  “falta  de  atención“,  realizar

una  maniobra  peligrosa  que  provocara  el  accidente  que

ocasionó  lesiones.-

Ante  la  gravedad  del  hecho  la  empresa  resuelve  el  despido,

y  lo  comunica  por  C.D.  del  07/11/11,  siendo  rechazado  por  el

actor,  si  bien  en  la  misiva  reconoce  el  hecho  del  accidente.-

Esgrime  que  el  actor  no  cumplió  con  las  normas  de  tránsito,

amparándose  en  el  art. 14  inc. a, C.C.T.62/89  y  en  la  Ley  6.082.-

Invoca  los  antecedentes  disciplinarios  acompañando  pruebas  de

las  sanciones  aplicadas  al  actor.-

CONSIDERANDO:

PRIMERA  CUESTIÓN:Existencia  de  la  relación  laboral.-

SEGUNDA  CUESTIÓN: Rubros  reclamados.-

TERCERA  CUESTIÓN: Costas.-

A  la  primera  cuestión  la  Dra.  Laura  B.  Lorente  DIJO:

El  actor  invoca  en  sustento  de  lo  reclamado  en  autos, haberse

vinculado  con  la  accionada  mediante  un  contrato  de  trabajo,

ingresando  en  fecha  10/09/07  en  el  cumplimiento  de  tareas

tareas  como  “chofer  profesional  sin  guarda  conforme  al  C.C.T

Nº 62  de  1989.-

Estas  circunstancias  fácticas  constituyen  en  la  litis  extremos

legales  esenciales  y  fundantes  de  la  pretensión,  cuyo  peso

probatorio  recaen  en  el  mismo  (art. 45 C.P.L.).

La  firma  demandada  en  su  responde  reconoce  de  manera

expresa  tales  extremos,  razón  por  la  cual  no  existe  controversia  

sobre  los  mismos,  los  que  por  otra  parte  surgen  avalados  en  la

causa  a  través  de  las  constancias  instrumentales  incorporadas

a  la  misma,  y  lo  informado  por  la  pericia  contable.-

En  razón  de  ello,  concluyo  afirmativamente  en  el  sentido  de

que  la  relación  jurídica  que  vinculó  a  las  partes  configuró  un  

auténtico  contrato  de  trabajo, regido  durante  su  vigencia  por

la  Ley  Nº 21.297  y  en  especial  el  C.C.T. Nº 62/89, habiendo 

el  actor  revestido  la  categoría  de  “chofer  sin  guarda“.-

A  la  segunda  cuestión  la  Dra.  Laura  B.  Lorente  DIJO:

La  liquidación  formulada  por  el  actor  queda  integrada

exclusivamente  con  los  rubros  indemnizatorios  emergentes

del  despido  dispuesto  por  la  empleadora  y  que  aquél

reputa  injustificado  e  incausado.-

El  acto  jurídico  del  distracto, como  hecho  generador  de

derechos  a  favor  del  accionante,  por  reputarlo  éste  como

abusivo,  se  encuentra  acreditado  a  través  de  la  C.D.  de  fecha

7/11/11  en  la  cual  se  invoca  como  justa  causal  de  despido:

el  grave  hecho  ocurrido  el  29/10/11″,  en  que  T.  al  mando

del  interno  Nº 31, colisionó  en  la  Calle  San  Rafael  y  Chaco

de  la  localidad  de  Las  Heras,  a  una  motocicleta.-

Ocasionó  daños  a  la  empresa  y  a  terceros,  como  conse-

cuencia  de  la  falta  de  cuidado  al  conducir  la  Unidad  de

Transporte  Público  de  Pasajeros, constituyendo  este  accionar

una  injuria  grave  que  impide  la  continuación  de  la  relación

laboral  según  el  art. 242  de  la  L.C.T.-

Habiendo  asumido  la  empleadora  la  decisión  de  la

exclusión  de  T., del  grupo  de  trabajo  que  integraba  la  Unidad

de  Transporte  Público  de  Pasajeros  bajo  su  dirección, asume

la  carga  procesal  ineludible  de  acompañar  al  proceso  los

elementos  de  prueba  que  acrediten  los  incumplimientos  y  las

conductas  injuriosas  imputadas  a  aquél,  como  así  también

que  permitan  formar  convicción  al  Juzgador  sobre  la  entidad

suficiente  de  las  injurias  reprochadas  para  adoptar  la

medida  extrema.-

Tales  inconductas  que  se  reprochan  al  actor  se  relacionan

con  el  comentado  accidente  vial  protagonizado  por  el  actor  en  su

calidad  de  chofer  profesional”  y  cuya  autoría  se  le  imputa, como

consecuencia  de  una  falta  de  atención  y  haber  realizado  una

maniobra  peligrosa,  provocando  el  accidente.-

Este  comportamiento, denunciado  como  gravemente  injurioso

a  los  intereses  de  la  empresa  y  responsable  de  daños  materiales

y  físicos  ocasionados  a  terceros  (motociclista),  involucra  una

responsabilidad  subjetiva  del  chofer (art. 1.109 C.Civil) como  conse-

cuencia  de  un  accionar  negligente,   tipificante   de   una

culpa  calificada” (art. 512 C.Civil).-

“A  través  de  las  escasas  probanzas  rendidas  en  la  causa, se

puede  afirmar  la  total  inexistencia  de  elementos  de  prueba  que

sostengan  y  aporten  datos  en  relación  al  modo  en  el  que  se 

desencadenó  el  evento  dañoso,  las  circunstancias  de  tiempo  y  

lugar  que  rodearon  el  hecho  y  cuál  fue  la  intervención  que  tuvo

el  actor  al  mando  de  la  conducción  del  ómnibus  que  intervino

en  el  accidente,  para  quedar  habilitado  el  análisis  y  la  interpretación

que  justifique  y  soporte  la  existencia  de  una  conducta  gravemente

lesiva  a  las  obligaciones  asumidas  por  el  chofer  profesional“.-

“Esta  tarea  probatoria  insoslayable  que  debió  desplegar  la  

empleadora  a  los  efectos  de  poder  acreditar  el  comportamiento

injuriosoconducción  inadecuada, falta  de  atención  y  maniobra

peligrosa-, y  poder  así  evaluar  la  legitimidad  de  haberlo  calificado

como  gravemente  lesivo  a  la  continuidad  laboral  del  chofer,

imponía  una  carga  de  demostración  que  no  debía  dejar  margen

de  duda  en  este  proceso,  y  que  no  fue  cubierta  por  la  accionada“.

“… no  se  arrimaron  probanzas  que  permitan  verificar  la

presencia  de  una  conducta  desplegada  por  el  chofer  como  autor

de  un  comportamiento  reprochable antijurídico  y  entidad  lesiva

objetiva  determinante  de  una  falta  grave  a  sus  deberes

de  conducción“.

“No  se  desconoce  la  incidencia  y  el  rol  que  pudieron  cumplir

los  antecedentes  disciplinarios, pero  los  mismos  carecen  de  

virtualidad  en  la  valoración  de  la  entidad  de  la  conducta  injuriosa

que  desencadena  el  distracto sin  la  acreditación  de  esta  última,

falta  objeto  de  la  máxima  sanción“.

“Por  las  merituaciones  efectuadas,  análisis  probatorio  y

normativas  examinadas,  califico  el  distracto  como  una  decisión   

no  ajustada  a  derecho, naciendo  a  favor  del  trabajador  el  derecho

que  se  le  reconozca  la  totalidad  del  reclamo  indemnizatorio  que

deduce  en  esta  acción“.

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: