La Cámara Nacional Comercial Declaró la Inconstitucionalidad de la Ley Provincial 14.432 de Vivienda Única y de Ocupación Permanente

by Dra. Adela Prat on enero 22, 2015

LA  CÁMARA  NACIONAL  COMERCIAL

DECLARÓ  LA  INCONSTITUCIONALIDAD  DE

LA  LEY  PROVINCIAL  14.432  DE  VIVIENDA

ÚNICA  Y  DE  OCUPACIÓN  PERMANENTE.
Habilitó  al  fallido  a  depositar  el  monto  de  los  créditos

verificados  y  gastos  del  concurso,  bajo  apercibimiento

de  continuar  con  los  trámites  de  la  subasta

 

La  aplicación  al  caso  de  la  Ley  Provincial  14.432

implicaría  la  violación  al  principio  de  irretroactividad

de  la  ley  (del  Artículo  3º  del  Código  Civil).-

 

43384/2004/2 – “E.  S.,  F.  s/  quiebra  s/  incidente  de  venta”-

-CNCOM  –   SALA  A.  –  11/11/2014. (elDial.comAA8CB4).

 

La  Sala  A  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial  –  integrada  por

los  Jueces  de  Cámara  Sr.  Dr.  Alfredo  A.  Kölliker  Frers,  Sra.  Dra.  Isabel  Míguez  y

Sra.  Dra.  María  Elsa  Uzal  –  resolvió: 

Hacer  lugar  al  recurso  interpuesto  por  el  fallido  con  el  alcance  y  fundamento

expresados  en  los  considerandos  3º,  4º  y  5º  de  la  presente,

Modificar  el  pronunciamiento  de  fs.  247  y  por  ende  modificar  la  resolucion  de

fs.  247,  otorgándose  al  apelante  la  posibilidad  de  depositar  en  la  quiebra  las 

sumas  de  dinero  necesarias  para  atender  los  créditos  verificados  y  los  gas-

tos  del  concurso,  bajo apercibimiento  de  continuar  con  los  trámites  inherentes  a  la 

subasta.

 

Poner  en  conocimiento  del  magistrado  de  grado  lo  manifestado  por  el 

Ministerio   Público  Fiscal  en  el  punto  6.)  del  dictamen  de  fs.  310/311.

Distríbuir  las  costas  en  el  orden  causado,  atento  las  especiales  circunstancias

que  rodean  el  caso  y  el  modo  en  se  resuelve.(Art. 68,  parrafo  segundo, CPCCN).

 

– I –  Sentencia  de  primera  instancia-

El  Sr. Juez `a  quo´ rechazó  el  pedido  de  declaración  de  inejecutabilidad  del

inmueble  cuya  subasta  fue  decretada  a  fs. 230/231,  conforme  lo  normado  por  la

Ley  14.432,  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires.

 

El  Sr.  Juez  estimó  inaplicable  al  caso  de  autos  la  previsión  de  esa  norma,  teniendo

en  cuenta  que  fue  sancionada  con  posterioridad  a  que  el  bien  en  cuestión,

ingresara  al  activo  falencial  y  formara  parte,  por  ende,  de  los  bienes  desapoderados

desde  la  fecha  del  decreto  de  quiebra.

El  Magistrado  señaló  que  declarar  ahora  la  inejecutabilidad  de  aquél  importaría  alte-

rar  la  garantía  de  los  acreedores  y  los  derechos  de  éstos  a  percibir  sus  acreencias

con  el  producido  de  los  bienes  desapoderados,  lo  que  se  encuentra  vedado  por  el

artículo  3º  del  Código  Civil.

 

– II –  Sentencia  de  la  Cámara  Nacional  Comercial-

Los  Jueces  de  Cámara  destacron  que:  “Señaláse  que  la  Ley  14.432,  establece  que

todo  inmueble  ubicado  en  la  Provincia  de  Buenos  Aires  destinado  a  vivienda  única

y  de  ocupación  permanente  es  inembargable  e  inejecutable,  salvo  en  los  casos  de

renuncia  expresa  de  su  titular (Art.  2º)

 

Acto  seguido  destacaron  que  “…las  relaciones  entre  acreedor  y  deudor  sólo  pueden

ser  objeto  de  exclusiva  legislación  del  Congreso  de  la  Nación,  en  virtud  de  la  dele-

gación  contenido  en  el  antiguo  art. 67,  inc. 11 (actual  art.75, inc.12)  de  la

Constitución  Nacional”.

 

A  lo  antedicho  añadieron  que: “Ello  alcanza  a  la  forma  y  modalidades  propias  de  la

ejecución  de  los  bienes  del  deudor. (…)  Esto  es  así,  porque  al  atribuir  la  Constitución,

al  Congreso,  la  facultad  de  dictar  el  Código  Civil,  ha  querido  poner  en  sus  manos  lo

referente  a  la  organización  de  la  familia,  a  los  derechos  reales,  a  las  sucesiones,  a  las

obligaciones  y  a  los  contratos,  es  decir,  a  todos  lo  que  constituye  el  derecho  común

de  los  particulares  considerados  en  sus  relaciones  privadas”.

 

Al  respecto  puntualizaron  que:”… las  Provincias  no  ejercen  el  poder  delegado  a  la

Nación  y  no  le  está  permitido  dictar  los  códigos  después  de  haberlos  sancionado  el

Congreso,  precepto  que  no  deja  lugar  a  duda  en  cuanto  a  que  todas  las  leyes  que

estatuyen  sobre  las  relaciones  privadas  de  los  habitantes  de  la  República,  sean

personas  físicas  o  jurídicas,  al  ser  del  dominio  de  la  legislación  civil  y  comercial,

están  comprendidas  entre  las  facultades  de  dictar  los  códigos  fundamentales  que  la 

Constitución  atribuye  exclusivamente  al  Congreso“.

 

En  tal  sentido  remarcaron  que:”Determinar  qué  bienes  del  deudor  están  sujetos  al

poder  de  agresión  del  acreedor -y  cuáles,  en  cambio, no  lo  están–  es  materia  de  la

legislación  común,  y  como  tal,  prerrogativa  única  del  Congreso  Nacional  lo  cual

imposible  concluir  que  no  corresponde  que  las  Provincias  incursionen  en  ese  ámbito.

Ese  poder  ha  sido  delegado  por  ellas  a  la  Nación  al  sancionarse  la  Constitución  y  

esta  distribución  de  competencias,  no  puede  alterarse,  sin  reformar  la  Ley 

Fundamental“.

 

“Aunque  se  considere  (como  hipótesis)  que  la  inembargabilidad  de  la  vivienda

fuera  un  tema  exclusivo  del  Derecho  de  la  Seguridad  Social,  la  legislación  que

también  estaría  comprendida,  por  su  materia, en  un  eventual  Código  “del  Trabajo

y  Seguridad  Social”  tendría  carácter  de  derecho  común,  que  es  aquel  que  sanciona  

el  Congreso  con  arreglo  a  la  delegación  del  art. 67,  inc. 11 (actual  art. 75, inc. 12)

de  la  Constitución  Nacional  y,  ajeno,  por  ende,  a  la  competencia  normativa  de  los

Estados  Provinciales“-(del  texto  de  la  sentencia)-

 

Entendieron  que:”…la  cláusula  constitucional  relativa  a  la  vivienda  digna (art. 14  bis,

C.N.)  no  importa  consagrar  un  derecho  individual  a  la  vivienda  a  costa  de  los  acree-

dores,  la  que,  se  encuentra  tutelada  por  la  Ley  Nacional  14.394 que  instituye  el  

bien  de  familia,  pues  de  lo  contrario  se  estaría  avanzando  por  parte  de  la 

Legislatura  local  sobre  una  materia  que  es  privativa  del  Congreso  Nacio-

nal,  en  franca  contradicción  con  el  principio  de  jerarquía  constitucional  que  estatuye

el  art. 31  de  la  Carta  Magna“.

 

-Ley  14.432-

Al  respecto  los  Magistrados  señalaron  que:”…la  cuestionada  Ley  Provincial  14.432,

al  disponer  la  inembargabilidad  e  inejecutabilidad  de  todo  inmueble  ubicado  en  la

Provincia  de  Buenos  Aires  destinado  a  vivienda  única  y  de  ocupación  permanente,

transgrede  la  delegación  de  ciertas  facultades  al  Estado  Nacional, lo  que

en  la  medida  en  que  una  Ley  del  Congreso  Nacional  no  modifique  el  Código  Civil

o  derogue  o  modifique  la  Ley  Nº 14.394 –que  regula  el  bien  de  familia-,  la    

inembargabilidad  e  inejecutabilidad   de  la  vivienda  familiar  debe  ser  juzgada

entonces  conforme  a  sus  prescripciones“. 1

 

Se  lee  en  la  sentencia  que:”Ello  no  implica  que  las  Provincias  no  puedan  mejorar

derechos  individuales  y  colectivos  previstos  en  la  C.N.,  pero  ello  de  manera  alguna

supone  que  al  obligarse  constitucionalmente  a  brindar  una  vivienda  digna  a  todos

sus  habitantes  lo  hagan  en  desmedro  de  los  legítimos  derechos  de  otros

ciudadanos   y  de  las  formas  dictadas  por  el  órgano  federal  competente”.

 

Por  lo  tanto, impedir  a  un  legítimo  acreedor  embargar  y  ejecutar  un 

bien  del  patrimonio  de  su  deudor, implica  un  menoscabo  al  derecho  de  

propiedad“.

 

Acto  seguido  manifestaron  que:”…en  la  medida  que  el  sistema  de  inembar-

galidad  e  inejecutabilidad  automática  o  de  inmunidad  de  la  vivienda

única  que  prevé  la  Ley  14.432,  difiere  del  voluntario  contenido  en  la  Ley  

Nacional  de  bien  de  familia  y  que  ésta,  a  su  vez,  cumple  con  los  estándares

de  la  Carta  Magana  y  de  los  instrumentos  internacionales,  corresponde

declarar  su  inconstitucionalidad”. 

 

A  lo  antedicho  añadieron  que:”…si  la  Constitución  es  una  ley  suprema,  cuando

existe  una  norma  en  pugna  con  ella  es  deber  del  Tribunal  proceder  –incluso  

de  oficio  a  su  revisión  judicial,  determinado  qué  es  y  qué  no  es  constitu-

cional  coordinando  los  derechos  a  fin  de  evitar  acciones  gubernamentales  y  leyes

que  puedan  violentar  la  Constitución,  desvirtuando  su  supremacía“.

 

Finalmente  concluyeron  que:”…como  necesaria  derivación  del  principio  de

supremacía  –consagrado  por  la  Constitución  Nacional-,  todos  los  Jueces  

de  la  Nación – cualquiera  sea  su  fuero  o  jerarquía–  y,  con  motivo  de  casos

concretos  sometidos  a  su  decisión,  están  habilitados  para  declarar  la  invalidez  

de  las  leyes  y  actos  administrativos  que  contraríen  el  texto  constitucional,  pues  en

la  medida  en  que  aquéllos  son  órganos  de  aplicación  del  derecho  vigente

y  en  que  éste  se  halla  estructurado  como  un  orden  jeráquico  subordinado  a  la

Constitución,  el  adecuado  ejercicio  de  la  función  judicial, lleva  ínsita  la  

potestad  de  rehusar  la  aplicación  de  normas,  que  se  encuentren  

afectadas  por  aquél  vicio”.

 

__________________________________________________________

   1. “Si  bien  lo  hasta  aquí  expuesto  resulta  suficiente  para  desestimar  el  planteo,

introducido  por  el  recurrente  en  su  memorial,  a  todo  evento  y  sólo  a  mayor  

abundamiento, puntualízase  que  encontrándose  fuera  de  discusión  en  esta

quiebra  y,  por  ende,  el  desapoderamiento  de  los  bienes  del   deudor,  se

concretó  con  anterioridad  a  la  sanción  de  la  Ley  14.432,  su  aplicación 

al  caso  de  autos,  vulneraría  el  principio  constitucional  de  irretroacti-

vidad  del  Art.  3º  del  C.  Civil”.

 

En  este  sentido,  no  es  dable  desatender  las  circunstancias  que  rodean  el

trámite  falencial,  –en  particular-,  que  el  Martillero  manifestó  que  el  inmueble

se  encuentra  habitado  por  el  quebrado,  su  cónyuge  y  sus  tres  hijos,

como  asimismo,  que  el  pasivo  verificado  asciende  a  $  19.354,58,

comprensico  de  sólo  dos  acreedores  -AFIP  y  Dirección  General  de  Rentas

de  la  Provincia  de  Buenos  Aires“.

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: