¿Es Legal la Publicación en Internet de Fotografías Tomadas en Discotecas?

by Dra. Adela Prat on enero 8, 2015

¿ ES  LEGAL  LA  PUBLICACIÓN  EN  INTERNET  DE  FOTOGRAFÍAS  TOMADAS  EN  DISCOTECAS ?

08.01.2015  -Miriam  García,  abogada  de  Legálitas-

 

El  incremento  del  uso  de  redes  sociales  entre  el  público  que  acude  a  discotecas  y  locales 

de ocio  nocturno  ha  fomentado  una  práctica  cada  vez  más  extendida:  la  toma  de  fotografías    

a los  clientes  que  se  encuentran  en  ellos  y  la  posterior  publicación  en  Internet.

 

De  hecho,  es  tan  habitual,  que  ya  existen  diversas  páginas  web  cuya  actividad  principal  consiste  en

promocionar  discotecas  y  alojar  en  ellas  las  fotografías  tomadas  durante  la  noche,  actividad  que

además  les  genera  ingresos  económicos.

 

Sin  embargo,  y  por  lo  general,  ni  la  captación  ni  la  difusión  posterior  por  Internet  que  estas  imáge-

nes  suele  contar  con  el  consentimiento  del  afectado. Aspecto  fundamental  para  evitar  la  vulneración  de

su  derecho  a  la  propia  imagen, máxime  cuando  estas  fotografías  se  difunden  por  Internet  y  se  utilizan

finalmente  como  reclamo  publicitario,  para  el  resto  de  los  usuarios  de  Internet.

 

Consolidada  jurisprudencia  viene  entendiendo  que  existe  un  consentimiento  tácitoválido  a  todos

los  efectos  a  la  captura  de  una  imagen  cuando  uno  posa  ante  la  cámara  para  ser  fotogradiado; o bien,

cuando  ve  que  le  van  a  tomar  una  fotografía  y  no  se  opone  a  ello, ni  manifiesta  tras  la  realización  de

la  misma  su  deseo  de  que  sea  borrada. Sin  embargo,  se  plantea  la  cuestión  de  hasta  qué  punto  el  consen-

timiento  proporcionado  implícitamente  por  una  persona  en  estado  de  embriaguez  es  realmente  válido  a

estos efectos,  por  poder  entenderse  que  existe  un  vicio  del  consentimiento  habría  que  examinar  el

caso  concreto.

 

En  cualquier  caso, el  consentimiento  habría  de  alcanzar  no  sólo  a  la  captura  de  la  imagen,  

sino  también  a  la  difusión  y  publicación  de  la  misma,  tal  y  como  recoge  el  art. 7.5  de  la  Ley  Orgá-

nica  1/1982  de  5  de  mayo,  sobre  protección  civil  del  derecho  al  honor,  a  la  intimidad  personal  o

familiar  y  a  la  propia  imagen. Es  con  este  segundo  consentimiento  con  el  que  no  cuentan  la  mayoría  de

los  fotógrafosya  sea  por  desconocimiento  o  por  desidia  que  suben  estas  imágenes  a  Internet.  Pero  es

más,  no  es  sólo  que  no  cuenten  con  el  consentimiento,  es  que  ni  siquiera  suelen  indicar  al  titular  del

derecho  qué  harán  con  las  fotografías  ni  a  qué  página  web  las  subirán.

 

Es  por  este  motivo  por  el  que  la  publicación  de  esas  fotografías  en  Internet  puede  considerarse

una  intromisión  ilegítima  al  derecho  a  la  propia  imagen, derecho  protegido  por  la

Constitución  en  su  art.  18  y  por  la  Ley  Orgánica  1/1982.  De  esta  manera,  la  persona  que  haya  visto

su  derecho  lesionado, puede  acudir  a  la  vía  judicial  para  poner  fin  a  esta  situación,  solicitando

una  indemnización  por  los  daños  morales  ocasionados.

 

Pero  es  que,  además,  esa  práctica  no  sólo  vulnera  el  derecho  a  la  propia  imagen,  sino  que,

dependiendo  de  lo  que  capte  la  fotografía,  también  podría  ser  una  intromisión  al  derecho  a  la

intimidad  personal,  protegido  también  por  el  Art.  18  de  la  Ley  Orgánica  1/1982,  para  el  caso  de

que  la  captura  y  posterior  difusión  de  la  imagen  implicase  una  intromisión  ilegítima  en  el  círculo

íntimo  del  afectado.  Y  es  que,  aunque  el  derecho  a  la  propia  y  a  la  intimidad  se  regulan  en  el  mismo

artículo  constitucional  y  en  la  misma  Ley  de  desarrollo,  son  dos  derechos  autónomos, por  lo  que  habrá

que  analizar  caso  a  caso  si  uno,  o  ambos  o  ninguno  son  vulnerados.

 

Asimismo,  la  imagen  de  una  persona  captada  en  una  fotografía  es  también  un  dato  personal  puesto

que  se  identifica  o  la  hace  identificable.  En  este  sentido  la  imagen  también  se  encontraría  protegida

por  el  art.  18.4.  de  la  Constitución, que  trata  sobre  la  limitación  del  uso  de  la  informática  para

para  garantizar  los  derechos  fundamentales,  por  la  Ley  Orgánica  que  la  desarrolla,  que  es  la  15/1999

de  13  de  diciembre,  de  Protección  de  Datos  de  Carácter  Personal  y  por  el  Decreto  1720/2007,  del  21

de  diciembre,  por  el  que  se  aprueba  el  Reglamento  de  desarrollo  de  la  Ley  Orgánica.

 

Por  esta  razón,  al  uso  de  imágenes  personales  por  terceros,  le  es  de  aplicación  también  lo  establecido, en

la  normativa  de  protección  de  datos,  según  la  cual  es  necesario  contar  con  el  consentimiento  inequívoco

de  la  persona  afectada  para  tratar  su  imagen,  y  además,  se  le  ha  de  informar  cuál  será  el  fin  que  se

dará  a  la  fotografía  tomada.

 

Por  lo  tanto,  y  por  lo  general,  cuando  a  alquien  se  le  hace  una  fotografía  y  se  pone  delante  del  objetivo,

o  bien  no  expresa  su  deseo  de  que  sea  borrada, está  consintiendo  implícitamente  la  captura  de  la

imagen.  Sin  embargo,  este  consentimiento  no  tiene  porqué  alcanzar  de  forma  automática,  a  la

publicación  y  difusión  de  la  imagen  en  Internet,  por  lo  que,  dado  el  caso,  el  titular  de  este  derecho,

podría  iniciar  acciones  legales  al  respecto.  Además,  el  hecho  de  que  no  se  indique  a  la  persona  qué

se  hará  con  su  imagen,  puede  suponer  también  una  vulneración  de  la  normativa  de  protección  de  datos,

en  cuyo  caso,  el  afectado  podrá  acudir  a  la  Agencia  Española  de  Protección  de  Datos,  órgano

administrativo  competente  en  esta  materia.

http://www.expansion.com/2015/01/08/juridico/1420743895.html

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: