La Corte Suprema Dejó sin Efecto La Sentencia que Concedió una Cautelar de Suspensión del Decreto Reglamentario de la Ley General de Ambiente

by Dra. Adela Prat on diciembre 25, 2014

LA  CORTE  SUPREMA  DE  JUSTICIA  DE  LA  NACIÓN

DEJÓ  SIN  EFECTO  LA  SENTENCIA   QUE  CONCEDIÓ  UNA  CAUTELAR  DE

SUSPENSIÓN  DEL  DECRETO  REGLAMENTARIO  DE  LA  LEY  (G) DE  AMBIENTE

 

Deber  de  contratar  un  seguro  ambiental 

 

CSJ 219/2013 (49-F)  “Fundación  Medio  Ambiente  c/  EN  –  PEN  – dto. 1368/12 –

SSN – resol.  37.160 s/  Medida  Cautelar  autónoma”.  –   CSJN   –  08/12/2014.

 

La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  –  con  el  voto  de  los  Ministros  Sr. Dr.

Ricardo  Luis  Lorenzetti,  Sra.  Dra.  Elena  I.  Highton  de  Nolasco,  Sr.  Dr.  Carlos  S.

Fayt  y  Sr. Dr.  Juan  Carlos  Maqueda  dictaron  la  siguiente  SENTENCIA

Hacer  lugar  a  la  queja;

Declarar  procedente  el  recurso  extraordinario  interpuesto  por  la  demandada

Dejar  sin  efecto  la  sentencia  apelada.

Vuelva  la  causa  al  tribunal  de  origen  a  fin  de  que  se  dicte  un  nuevo  fallo.

 

– I – Sentencia  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones

La  Sala  II  de  Feria  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Contencioso

Administrativo  Federal  confirmó  la  resolución  de  primera  instancia  en  cuanto

concedió  una  Medida  Cautelar  de  suspensión  de  los  efectos  del  decreto

1.638/12   y  de  la  resolución  de  la  Superitendencia  de  Seguros  de  la  Nación

(en  adelante,  SSN)  37.169/12.

 

En  consecuencia, ordenó  a  la  SSN  a  adoptar  los  procedimientos  necesarios  para

requerir,  con  carácter  previo  a  la  emisión  o  comercialización  de  pólizas  en

los  términos  del  Art.  22  de  la  Ley  General  de  Ambiente  25.675,   la  conformidad

ambiental 1  y  la  acreditación  de  la  capacidad  técnica  para  remediar  mediante  la

presentación  de  contratos  suscriptos  con  operadores  debidamente  habilitados,  tal

como  se  venía  haciendo  con  anterioridad  al  dictado  decreto.

 

La  Cámara  afirmó  como  premisa  que,  “…  de  una  hermeútica  del  art.  22,  en  

conjunto  con  el  art.  28  de  la  Ley  General  del  Ambiente  25.675, cabe

interpretar  que  el  seguro  debe  cubrir  el  mandamiento  de  recomposición  del

daño,  la  instrumentación  de  acciones  de  reparación  tendientes  al   restablecimiento

al  estado  anterior.”

 

Asimismo,  afirmó  –a  propósito  de  la  provisionalidad  que  es  propia  de  este  tipo  de

medidas  que   “…el  diseño  del  sistema  lleva  a  establecer  un  régimen  en 

cabeza  del  asegurador,  la  obligación  de  adoptar  las  medidas  necesarias    

para  sartisfacer  el  deber  de  prevención  y  remediación.

 

Sostuvo  que  para  ello  debía  contratar  operadoras  que  se  encuentren  en  

condiciones  de  llevar  adelante  las  acciones  apropiadas  para  arribar  a

dicho  resultado.

 

La  Cámara  sostuvo,  finalmente,  que  el  deber  de  contratar  un  seguro  de

recomposición  ambiental –previsto  en  el  art.  22  de  la  Ley  25.675   General   del

Ambiente-,  genera  una  obligación  de  recomponer  en  cabeza  de  la   

aseguradora,  y  no  una  obligación  de  financiamiento  de  la  recomposición  del

daño  ambiental  colectivo.

 

-II-  Recurso  Extraordinario  interpuesto  por  el  Estado  Nacional

El  Estado  Nacional  (SAyDS  y  la  Jefatura  de  Gabinete  de  Ministros)  interpuso  

recurso  extraordinario  que,  denegado (fs. 228),  motivó  la  presentación  en  queja.

 

El  recurrente  sostiene  que  el  pronunciamiento  apelado  debe  ser  equiparado  a  una

sentencia  definitiva  toda  vez  que  es  susceptible  de  originar  perjuicios  de

difícil  reparación  ulterior.

Enfatiza  que  se  encuentra  configurado  en  el  sub  lite  un  supuesto  de  gravedad

institucional  en  tanto  que  la  medida  cautelar  ordenada  cercena  potestades

propias  de  la  Administración,  afecta  el  interés  público  comprometido  y

la  plena  vigencia  de  la  ley  general  del  ambiente.

Señala  que  el  tribunal  se  arrogó  facultades  que  no  le  corresponden  al  suspender

íntegramente  sin  distinguir  cuáles  artículos  debían  ser  cautelados–  el  régimen

dipuesto  por  el  decreto  1.638/12  y  su  reglamentación,  y  disponer  la  vigencia  de

esquema  normativo  anterior  a  su  sanción.

Ello,  sobre  la  base  de  una  interpretación  arbitraria  de  la  Ley  25.675  y  del

régimen  de  seguro  ambiental.

 

-III-  Fundamentos  de  la  Corte  para  revocar  la  sentencia  de  Cámara

 

Que  el  recurso  extraordinario  es  admisible  pues  se  observa  la  presencia

de  una  cuestión  federal   – en  la  medida  que  se  encuentra  en  tela  de  juicio  la

compatibilidad  entre  la  Ley  25.675  y  el  decreto  1638/12  reglamentario  del  seguro

ambiental  y  la  Res  SSN  37160/12-  que  aprobó  las  condiciones  generales  del

seguro  ambiental  obligatorio.

 

Que  no  se  advierte  que  se  configure  el  requisito  de  la  verosimilitud  del  

derecho  exigido  por  la  jurisprudencia  para  la  concesión  de  medidas  cautelares  de   

la  naturaleza  de  la  solicitada  y,  actualmente,  por  la  Ley  26.834(art. 13,  inc. b)  y  

precedente  CSJN  “Thomas”,  consid.  9º  del  voto  de  la  mayoría;  y  voto  de  la  mayoría  

en  el  precedente  CSJN  “BARRIK” (Fallos335:1213)“.

 

Que,  en  efecto,  si  se  contempla  la  presunción  de  legitimidad  del  que  goza  el  decreto

del  Poder  Ejecutivo  Nacional  1638/12,  y  la  consecuente  res.  SSN  37.160/12,  no  basta

para  sustentar  le  verosimilitud  del  derecho  la  dogmática  afirmación  que  realiza  la

Cámara  de  que  “el  diseño  del  sistema  lleva  a  establecer  un  régimen  en  

cabeza  del  asegurador,  la  obligación  de  adoptar  las  medidas  necesarias 

para  satisfacer  el  deber  de  prevención  y  remediación,  mediante  la   

contratación  de  operadores”. 

 

Que,  la  conclusión  de  la  alzada  carece  de  sustento  dado  que  el  Art. 22  Ley  25.675

instituye  el  seguro  ambiental  como  un  instrumento  financiero,  en  tanto   prevé

que   ese  contrato  se  constituye  “para  garantizar  el  financiamiento  de  la

recomposición  del  daño”.

 

Además,  dicha  argumentación  de  la  Cámara,  también  es  objetable,  porque  conculca  de

forma  manfiesta  el  “Principio  de  responsabilidad”  del  Artículo  4º  de  la  L25.675,

cuyo  enunciado  prescribe  que:”El  generador  de  efectos  degradante  del  ambiente,  

actuales  o  futuros,  es  responsable  de  las  acciones  preventivas   y  correctivas

de  recomposición”. Máxime  cuando  la  interpretación  y  aplicación  de  la  Ley  25.675  y

“de  toda  norma  a  través  de  la  cual  se  ejecute  la  política  ambiental”,  queda

sujeta  al  cumplimiento  de  estos  principios  de  política  ambiental“.

 

Que,  de  otro  lado,  la  Alzada  se  limitó  a  afirmar  la  existencia  de  peligro  en  la  

demora.  De  tal  modo  omitió  efectuar  la  estricta  apreciación  de  las  circunstancias

del  caso  que  impone  la  presunción  de  legitimidad  de  que  goza  el  decreto  1638

en  especial,  cuando   la  medida  cautelar  decretada  compromete  erga  omnes  la  aplicación

de  un  decreto  dictado  por  el  Poder  Ejectivo  de  la  Nación“.

 

Este  Tribunal  ha  destacado  en  un  reciente  pronunciamiento  del  19/3/2014  en  la

causa  C.59.XLIV.  “Claro,Miguel  Ángel c/Estado  Nacional  s/  apelación  medida  

cautelar” que  el  examen  del  recaudo  del  peligro  en  la  demora  que  se  exige  para

dictar    este  tipo  de  medidas,  se  requiere  una  apreciación  atenta  de  la

realidad  comprometida”.

 

Que  el  déficit  de  fundamentación  en  que  incurrió  la  Alzada  se  profundiza

si  se  considera  el  carácter  marcadamente  excepcional  que  tienen  las  Medidas  Cautelares

Innovativas,  en  tanto  altera  el  estado  de  hecho  y  de  derecho  existente  al  momento  de

su  dictado,  ya  que  configura  un  anticipo  de  jurisdicción  favorable  respecto  del

fallo  final  de  la  causa“.

Que  la  medida  cautelar  dispuesta  por  el  a  quo  aparece  como  un  remedio

desproporcionado  a  la  naturaleza  de  la  hipotética  ilegalidad  que  denuncia.

Ello  así  porque  en  la  tarea  de  ponderación,  la  Cámara  debió  haber  tenido  en  cuenta

una  cautelar   que  suspende  le  vigencia  del  decreto  1638/12,  tiene  una  significativa  

incidencia  sobre  el  principio  constitucional  de  división  de  poderes,  por  lo

la  procedencia  debió  ser  evaluada  con  criterio  estricto  que  la  Cámara  no  aplicó

(caso  Thomas“) 

 

Que  los  fundamentos  expresados,  imponen  la  descalificación  del  fallo  

 por  afectar   de  modo  directo  las  cláusulas  constitucionales  invocadas,

con  la  consecuente  necesidad  de  que  el  caso  sea  nuevamente  resuelto”.

___________________________________________________________

1. –Secretaría  de  Medio  Ambiente  y  Desarrollo  Sustentable-.

  2.-Comisión  Técnica  de  Evaluación  de  Riesgos  Ambientales– 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: