La Corte de la Nación Dejó Sin Efecto la Orden a la ANSeS de Adecuar la Jubilación Hasta Alcanzar el Incremento Establecido en el Precedente “Badaro”

by Dra. Adela Prat on diciembre 11, 2014

DERECHO  PREVISIONAL.  REAJUSTE  DE  HABERES.  MEDIDA  CAUTELAR.

 

LA  CSJN  DEJÓ  SIN  EFECTO  LA  ORDEN  A  LA  ANSeS  DE  ADECUAR  LA  JUBILACIÓN

 

HASTA  ALCANZAR  EL  INCREMENTO  ESTABLECIDO  EN  LA  CAUSA  “BADARO”

 

 

M. 641. XLVII.  Recurso  de  Hecho  “Márquez,  Alfredo  Jorge  c/  ANSeS  y  otro  s/  Incidente”  – CSJN  –

20/08/2014.-

La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  –integrada  por  los  Ministros  Sr.  Dr.  Carlos  S.  Fayt,  Sra.  Dra.  Elena

I.  Highton  de  Nolasco,  Sr.  Dr.  E.  Raúl  Zaffaroni  y  por  ese  entonces  Sr.  Dr.  Enrique  S.  Petracchi     dictó   la

siguiente  SENTENCIA:

Por  ello,  oída  la  Sra.  Procuradora  General,  el   Tribunal  resuelve:

Declarar  procedente  el  Recurso  Extraordinario  deducido  por  la  ANSeS  y

dejar  sin  efecto  la  medida  cautelar  dictada.

 

La  Sala  II  de  la  Cámara  Federal  de  la  Seguridad  Social, en  el  marco  de  una  demada  de  reajuste  de  haberes

jubilatorios,  hizo  lugar  parcialmente  a  la  medida  cautelar  pedida   por  el  actor  y  ordenó  a  la  ANSeS

adecuara  la  prestación  hasta  alcanzar  el  incremento  establecido  por  esta  Corte  en  la  causa  “Badaro”

(Fallos: 329:3089  y  330: 4866),  a  partir  del  mes  siguiente  y  hasta  que  la  sentencia  definitiva  pasara  en

autoridad  de  cosa  juzgada.

 

Contra  ese  decisión  ANSeS  interpuso  Recurso  Extraordinario,  cuya  denegación  dio  origen  al  Recurso  de

Queja. ANSeS  se  agravia  por  entender  que  la  cautelar  fue  adoptada  sin  que  existan  los  presupuestos

necesarios  y   porque  ha  afectado  tanto  su  derecho  de  defensa,  como  la  asignación  de  recursos  financieros  del

sistema  previsional.

Impugna  finalmente  la  imposición  de  sanciones  conminatorias  al  Director  Ejecutivo  de  ANSeS.

 

Fallo  de  la  Corte  de  la  Nación

 

Los  Magistrados  en  primer  término  se  expidieron  sobre  la  procedencia  del  Recurso  Extraordinario.

En  tal  sentido  afirmaron:  “si  bien  es  cierto  que  resoluciones  sobre  medidas  cautelares, sea  que  las  ordenen,

modifiquen  o  levanten,  no  revisten  carácter  de  sentencia  definitiva  en  los  términos  que  exige  el  Art.  14  de

la  Ley  48,   para  la  procedencia  del  recurso  extraordinario  (Fallos:  327:5068;   329:440),  cabe  apartarse  de  tal

regla  en  el  presente  caso,  ya  que  la  disposición  tomada  por  el  a quo  – Juzgado  Nº 8 –   anticipa  

la  solución  de  fondo  sobre  la  base  de  interpretaciones  genéricas,  lo  cual  trasciende  el  interés  de  las

partes,  ya  que  establece  un  criterio  de  interpretación  del  régimen  de  la  medida  dispuesta,  que  conduce  a  su

desnaturalización“. 

 

 “Tal  conclusión  se  impone  por  cuanto  diversas  cuestiones  atinentes  a  la  fijación  del  haber  del  actor, 

 

han  sido  resueltas  en  un  proceso  anterior,   cuya  sentencia  se  encuentra  en  etapa  de  ejecución,  por  lo  cual  la

única  cuestión  debatida  en  autos  es  la  movilidad  que  corresponde  reconocer  en  el  período  examinado

en  el  precedente  “Badaro”,  cuya  aplicación  provisoria  es  el  objeto  de  la  cautela.  (consid.  4º)

 

“En  consecuencia,  procede  examinar  los  agravios  de  ANSeS  referentes  a  la  inexistencia  de  riesgo

alguno  derivado  del  tiempo  que  insume  el  trámite  normal  del  proceso,  ya  que  el  haber  del  jubilado

ha  sido  incrementado  en  cumplimiento  del  fallo  anterior  al  que  se  ha  aludido,  además  de  que  ha  percibido

una  suma  importante  en  concepto  de  diferencias  retroactivas. (consid.  5º )

 

Para  abordar  el  análisis  de  tal  objeción,  conviene  recordar  que  la  Corte  ha  señalado  reiteradamente  que

la  viabilidad  de  medidas  precautorias  se  halla  supeditada  a  que  se  demuestre  la  verosimilitud  del  derecho

y  el  peligro  en  la  demora,  y  que  entre  aquéllas  la  “innovativa”  constituye  una  decisión  excepcional,

porque  altera  el  estado  de  hecho  o  de  derecho  existente  al  tiempo  de  su  dictado,  lo  que  justifica  una  mayor

estrictez  en  la  apreciación  de  los  recaudos  que  hacen  a  su  admisión  (Fallos:  316: 1833;    319: 1069;  326:3729;

327:2490).

 

La  Corte  ha  destacado  también  que  medidas  como  la  requerida  se  dirigen  a  evitar  perjuicios  irreparables,

que  vuelven  impostergable  una  intervención  jurisdiccional  eficaz,  para  modificar  el  estado  de  hecho  en  

que  se  encuentra  el  peticionario  (Art.  232  del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación).

 

En  virtud  de  tales  restricciones,  correspondería  a  los  Magistrados  verificar  cuidadosamente  la  concurrencia  de

los  extremos  de  hecho  exigidos  para  la  procedencia  de  la  medida  solicitada,  valorándolos  con  la  prudencia

que  demanda  un  conflicto  entre  el  derecho  de  defensa  del  organismo  y  la  necesidad  expresada  por  el  actor.

 

Para  resolver  del  modo  en  que  lo  hizo,  el  a  quo  -por  mayoría-  puso  particular  énfasis  en  la  virtual  certeza

del  derecho  del  actor  a  obtener  una  recomposición  de  su  haber.  Empero,  respecto  del  peligro  en  la

demora  sólo  señaló  que  estaba  dado  por  la  edad  del  jubilado  y  por  el  mero  hecho  de  que  la  afectación

de  la  movilidad  había  comprometido  la  función  alimentaria  del  beneficio”.

 

En  consecuencia,  el  Tribunal  considera  que  le  asiste  razón  a  la  apelante  cuando  remarca  que  no  se  han

configurado  los  presupuestos  necesarios  para  acceder  a  lo  peticionado  por  el  actor,  por   lo  que

corresponde  dejar  sin  efecto  la  medida  cautelar  dispuesta,   solución   que  torna  innecesario  expedirse

restantes  impugnaciones   del  Organismo  Previsional“.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: