Caso Lanata: La CSJN Invalidó la Sentencia en su Contra y Remitió el Expediente a la Cámara Civil para que Dicte Una Nueva

by Dra. Adela Prat on noviembre 20, 2014

 LA  CORTE  SUPREMA  DE  JUSTICIA  DE  LA  NACIÓN  INVALIDÓ  LA  SENTENCIA  EN  SU  CONTRA

Y  REMITIÓ  EL  EXPEDIENTE  A  LA  CÁMARA  CIVIL  PARA  QUE  DICTE  UNA  NUEVA.

 

 

K.  7.  XLXI.  “K.   de  C.,  A.  R.  c/  Lanata,  Jorge  y  otros  s/  Daños  y  Perjuicios”  –  CSJN  –  30/09/2014.

Los  Ministros  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  –  Sr.  Dr.  Carlos  S.  Fayt,  Sr.  Dr.  Juan  Carlos

Maqueda,  Sr.  Dr.  Jorge  Eduardo  Morán,  Sr. Dr.  José  Luis  Alberto  Aguilar  y  Sra.  Dra.  Cintia  G.  Gómez

dictaron  la  siguiente  SENTENCIA:

 

“Este  Tribunal  comparte  las  consideraciones  expuestas  por  el  Sr.  Procurador  General  en  el

dictamen  de  fs.  1318/1323,  a  las  que  cabe  remitir  por  razones  de  brevedad” 

 

“Por  ello,  se  declara  procedente  el  Recurso  Extraordinario  deducido  y  se  deja  sin  efecto  la

 sentencia  apelada”.

“Vuelvan  los  autos  al  Tribunal  de  origen  para  que,  por  quien  corresponda,  se  dicte  un  nuevo  fallo  con

arreglo  al  presente.  Con  costas  (Art.  68  del CPCCN)

 

Dictamen  del  Procurador  General

El   Procurador  General  Sr.  Dr.  Esteban  Righi  el  29/03/2012  emitió  el  siguiente  dictamen:

 

La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil  – Sala  D-  confirmó  la  sentencia  de  Primera  Instancia

que   había  hecho  lugar  a  la  demanda  de  daños  y  perjuicios  promovida  por  A. R. K.  de C.,  contra  el  periodista

J.  E.  L.,  la  Productora  “Flipper  Com  S.A.”  y  el  canal  América  TV  S.A.,  a  raíz  de  la  alegada  violación

de  su  honor  producida  por  los  siguientes  dichos  del  periodista  en  las  emisiones  de  TV  del  Programa – Día D

Clásico- difundidas  por  aquél  canal“.

emisiones  de  los  días  13  y  20  de  Junio  de  2.003

Asimismo  redujeron  el  monto  de  condena  a  la  suma  de  cien  mil  pesos  ( $100.000)  la  indemnización  de

doscientos  mil  pesos($ 200.000)

La  Sala  ordenó  la  publicación  de  un  resumen  de  la  sentencia  en  dos  (2)  diarios  de  mayor  circulación

nacional,  en  lugar  de  la  publicación  completa  que  había  ordenado  la  sentencia  apelada. 

Los  demandados  interpusieron  sendos  Recursos  Extraordinarios.”

 

– Admisibilidad  de  los  Recursos  Extraordinarios- “Son  formalmente  admisibles  los  Recursos  Extraordinarios.

 

Se  controvierte  la  inteligencia  que  la  Cámara  ha  dado  a  las  claúsulas  constitucionales  que  la  garantizan  la

libertad  de  expresión  (Arts.   14  y  32  de  la  C.N.)   

 Por  todo  lo  expuesto,  opino  que  cabe  “hacer  lugar”  a  los  Recursos  Extraordinarios”.

 

– Derecho  libertad  de  prensa  vs  derecho  al  honor- La  cuestión  principal  debatida  en  el  sub  examine  se

se  relaciona  con  el  alcance  y  los  límites  del  derecho  de  libertad  de  prensa  cuando  entra  en  colisión  con  otros

derechos  en  el  caso,  el  derecho  al  honor -.

 

–  Precedente  CSJN  Patitó –

La  investigación  periodística  sobre  los  asuntos  públicos,  desempeña  un  rol  `importante´ en  la

transparencia  que  exige  el  sistema  republicano (CSJN  “Patitó”)

Para  proteger  un  derecho  a  la  libertad  de  expresión  (…),  el  precedente  asegura  a  quien  difunde

información  de  relevancia  pública  que,  en  la  medida  en  que  la  información  puede  afectar  el  honor  o   la

estima  de  una  persona  pública,  ella  sólo  puede  dar  lugar  a  responsabilidad  jurídica, si  el  agraviado

en  su  honor,   prueba  la  falsedad  de  la  información  propalada..”

 

IMPORTANTE  ” En  mi  opinión  esa  doctrina `es´  aplicable  al  caso  (…)”

 

–  Precedente  CSJN  “Campillay” no  se  aplica-

Según  la  doctrina  de  este  fallo  de  la  Corte,  cuando  un  órgano  periodístico  se  limita  a  reportar  fielmente,

y  observando  ciertas  condiciones,  lo  dicho  por  otro,  los  daños  para  el  honor  que  puedan  derivarse  de  los

dichos  reportados,  no  pueden  generar  responsabilidad  jurídica  alguna  al  medio que  los  difunde”.

Esa  doctrina  `no´ es  pertinente  para  la  decisión  de  este  caso.”

 

Ello  así  porque  “el  periodista  demandado  `no´ se  limitó  a  reportar  los  dichos  de  los  denunciantes  o

los  datos  obrantes  en  los  documentos  (…),   sino  que  hizo  suya  la  información,  ratificándola  en  la  segunda

de  las  emisiones  en  cuestión  y  declarándose  seguro  de  su  certeza”.

 

En  cambio  en “Campillay   “protege  a  quien,  al  difundir  una  noticia  individualizando  su  fuente,

`no  se  hace  cargo´  de  su  veracidad,  no  la  hace  propia,  ni  le  agrega  fuerza  de  convicción“.

 

– Precedente “New  York  Times  v.  Sullivan”  citado por  la  CSJN-

En  este  caso  se  resolvió  las  afirmaciones  erróneas  son  `inevitables´ en  un  debate  libre,  y  éste  ha  de  ser

protegido  si  la  libertad  de  expresión  ha  de  tener  espacio  que  ella  necesita  para  sobrevivir  (Fallos:  331:

1530,  cons.  8)  (cf.  también  Fallos:  331 : 2079)  (1)

 

– En  qué  se  equivoca  la  actora-

Textualmente  el  dictamen   en  su  Cap.  V  expresa: “para  que  una  persona  pública  como  la  actora,  (…),

pueda  pretender  una  reparación  civil  por  los  daños  causados  por  la  difusión  de  una  información  falsa

o  inexacta   sobre  asuntos  de  interés  público  que  le  conciernen  directamente,  la  demandada  ha  de  acreditar:

 

  “el  carácter  falaz  de  la  información  difundida,  pues  (…)  el  estándar  constitucional  en   juego  presupone

la  existencia  de  información  falsa”  (Fallos:   316 :  2416, cons.  13…)

 

– Valoración  de  la  prueba  por  la  Cámara-

“La  prueba  valorada  por  la  Cámara  para  juzgar  la  veracidad  de  los  dichos  del  periodista  demandado,  da

cuenta  que  el  relato  impugnado  fue  incompleto,  en  el  sentido  que  dejó  de  lado  datos  `sensibles´

 en  particular  el  desenlace  procesal  de  las  denuncias  en  cuestión  y  la  respuesta  judicial  respecto  de

 uno  de  los  denunciantes–  que  habrían  servido  para  contrarrestar  un  posible  juicio negativo  que  el   televidente

podría   haberse  formando  acerca  de  la  actora  (…)

 

–  Conclusión  del  Dictamen-

“…  como  lo  he  sostenido  al  dictaminar  en  Fallos:  331 : 1530,  el  alcance  del  derecho  a  la  libertad  de  expresión,

de  quien  brinda  información  pública  relevante  que  afecta  a  personas  públicas, `es  tan  amplio´ que  sólo  deja

lugar  para  la  atribución  de  la  responsabilidad  civil   en  un  grupo  más  bien  excepcional  de  casos,  a  saber

 

– “Aquellos  en  los  que  la  información  propalada  es  probadamente  falsa  y  quien  la  emite,  lo  hace  a

sabiendas  de  su  falsedad  o  exhibiendo  un  desinterés   temerario  en  relación  con  su  probable  carácter  falso“. 

 

– “Para  los  otros  casos  en  los  que  la  circulación  de  información  inexacta,  parcial,  o   simplemente  falsa,

pueda  causar  daños  al  honor  de  personalidades  públicas,  la  doctrina  constitucional  establece  `en  cabeza  

lesionado´ un  deber  de  soportar  la  lesión  con  el  fin  de  asegurar  una  de  las  condiciones  fundamentales  del

gobierno  republicano:  la  circulación  libre  de  información  sobre  la  cosa  pública.” (cfr.  “Patitó”)

 

En  fin,  concluyo  que  las  omisiones  al  discurso  televisivo  del  demandado,  `no  muestran´ que  la

información  propalada  era  falsa  y,  por  lo  tanto,  `no  puede´ dar  lugar  a  responsabilidad  civil  en  un

cas0  como  el  sub  examine“.

 

– Dentro  de  la  conclusión,  doctrina  real  malicia-

En  efecto,  para  que  las  omisiones  que  la  Cámara  atribuye  al  periodista (…),  puedan  dar  lugar  a

responsabilidad  civil  por  daños,  la  actora  debería  probar  que  el  demandado `omitió´  dar  esa

información  a  sabiendas  de  que  no  mencionar  esos  datos  ofrecería  una  imagen  falsa  de  la  actora,

 –  la  así  llamada  “real  malicia”-,  o  al  menos  que  las  omisiones  se  debieron  a  un  desinterés  temerario

de  la  verdad  de  la  información  que  brindaba”.

 

En  este  sentido  `no  es  suficiente´ con  la  demostración  de  que  el  demandado  ha  sido  negligente,

al  difundir  la  información  inexacta”  (doctrina  de  Fallos:  310: 508,  cons.  10  a  14, …) para  la  imposición

de  responsabilidad  civil…”

 

“Opino,  en  definitiva,  que  la  interpretación  de  la  Sala  D  de  la  Cámara  Civil  según  la  cual  el  envío  de

una  `nota´ del  funcionario  agraviado  en  la  que  se  afirma  que  la  noticia  es  falsa  es  capaz  de  trasmutar

la  posible  negligencia  de  quien  ha  propalado  la  noticia  es  temerario  desinterés  o  “real  malicia”-  de  modo

que  la  noticia,  si  es  efectivamente  falsa,  genere  responsabilidad  civil  cuando  la  mera  negligencia  es

insuficiente  para  ella  implica  crear  un  recurso  sencillo  en  manos  del  funcionario  interesado  en

que  una  información  deshonrosa  no  circule,  para  que  la  actividad  informativa  se  retraiga“.

 

“Una  interpretación  así  es  `inconsistente´ con  el  fundamento  de  la  doctrina  de  V.E.  sobre  libertad

de  expresión,  lo   que  da  fundamento  a  mi  opinión  de  que `no´ puede  ser  mantenida.”

 

“Debe  revocarse  la  sentencia  de   Cámara”

_____________________________________________________________________________ (1 )  “New  York  Times  v.  Sullivan”·  376  US  254  (1964)  Corte  Suprema  de  los  Estados  Unidos.

La  Corte  Suprema  de  Estados  Unidos  consideró  inconstitucional,  por  violar  la  garantía  de  libertad  de  expresión,

una  regla  jurídica  del  Estado  de  Alabama  que  permitía  la  atribucn  de  responsabilidad  civil  “sin  necesidad

de  prueba”  de  una  lesión  indemnizable  y  por  montos  que  excedían  en  muchas  veces  las  multas  más  altas  que

podrían  imponerse  en  el  caso,  en  virtud  del  derecho  penal  aplicable.

 

Lo  que  un  Estado   no  puede  constitucionalmente  realizar  por  medio  de  una  ley  penal,  está  del  mismo  modo

más  allá  del  alcance  de  su  Derecho  Civil  de  Daños  por  difamación  o  injurias.”

El  temor  a  una  sentencia  civil  por  daños  y  perjuicios  bajo  una  ley  como  la  invocada  aquí  por  los  Tribunales

de  Alabama  puede  ser  marcadamente  más  inhibitorio  que  el  temor  a  persecusión  bajo  una  ley  penal

(376  us  254,  págs.  277  s.  ). 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: