Un Caso Concreto de “Mobbing” en la Empresa

by Dra. Adela Prat on octubre 18, 2014

VIOLENCIA  y  HOSTIGAMIENTO  LABORAL.  La  EMPLEADA  ACREDITÓ  “MOBBING”.

 

Vaciamiento  del  puesto  de  trabajo.

 

Enfermedad  Laboral.  Incapacidad  Psicólogica.  Daño  Moral  y   Daño  Psíquico. Tratamiento.

 

Resguardo  de  la  INTEGRIDAD  PSICOFÍSICA  de  los  DEPENDIENTES.

 

 

Autos:   “Z.,  I.  S.  c/  C.  E.  A.  M.  S.  d.  E.  s/  Despido”  –  CNTRAB  –  SALA  VII  –  18/07/2014.  Publicado  por

elDial.com  AA8ABO,  el  17/10/2014.

 

La  Sala  VII  de  la  Cámara Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Jueces  Dr.  Néstor  Miguel

Rodríguez  Brunengo,  Dra.  Beatriz  Inés  Fontana  y  Dra.  Estela  Milagros  Ferreirós  resolvió:

 

1)  Modificar  parcialmente  la  Sentencia  de  Primera  Instancia,  y  “elevar”  el  monto  de  condena,  a  la  suma  de

$  399.696  (trescientos  noventa  y  nueve  mil  seiscientos  noventa  y  seis  pesos ),  que  devengará  `intereses´,

conforme  lo  previsto  en  el  Acta  Nº  2.601,  conforme  Resolución  de  Cámara  del  21/5/2014,  y  lo  expuesto

en  el  Considerando  V. (Se  refiere  al  reconocimiento  de  los  rubros “daño moral”, “daño psicológico”  y gastos  de  tratamiento  psicológico“).

 

2)  Imponer  las  costas  de  ambas  instancias,  a  cargo  de  la  parte  demandada.

3)  Regular  honorarios  por  los  trabajos  cumplidos  en  la  primera  etapa,  a  la  perito  Psicóloga,(6%)  y  a

la  perito  Contadora: (6%); profesional   parte  actora (16%), y  profesional parte  demandada (12%) del  monto

de  capital  e  intereses,  de  condena.

4)  Confirmar  la  Sentencia,  en  todo  lo  demás  que  decide.,  y  fuera  materia  de  recruso.

5)  Fijar  los  honorarios  de  los  letrados  que  intervinieron  ante  esta  Alzada,  en  el  25%  de  lo  que  fue  regulado

en  por  su  actuación  en  primera  instancia.

 

–  I.       El   caso

 

La  actora  reclamó,  por  la  vía  del  derecho  común,  los  siguientes  rubros: (i) daño moral;  (ii)  daño psicológico,  y     (iii)  gastos  de  tratamiento.

En  el  caso,  la  empleada  trabajaba  en  el  “Departamento  de  Relaciones  Públicas” de  la  Empresa.

Quedó  acreditado  que  comenzó  a  sufrir,  un  incomprensible  hostigamiento laboral,

por  parte  de  sus  Superiores,  que  afectó  su  salud  psíquica.

 

Asimismo,  se  probó  que  el  cargo  de  Jefe  de División,  que  la actora  venía  reclamando  desde  hace  varios  años,  fue otorgado  a  otra  persona  –  V.H.  –;  y  a  partir  de  ese  momento,  comenzó  a  sufrir  un `vaciamiento´

  de  su  puesto  de  trabajo,  dentro  del  Departamento  de  Relaciones  Públicas“.

Concretamente,  ausencia  de  tareas,  o  encargo  de  tareas  menores. Todo ello, además del  desconocimiento  de  su  real categoría.

 

–  II.      Sentencia  de  Primera  Instancia 

 

En  el  fallo,  el  a  quo  hizo  lugar  a  la  demanda impetrada,  ya  que  consideró  que  prosperaban,  las  diferencias

salariales,  y  que  el  despido  indirecto  en  consecuencia,  resultó  legítimo.

No  obstante,  apeló  la  parte  actora,  atento  que  se  rechazó  el  reclamo  por  daño  moral,  daño  psicológico,

y  gastos  de  tratamiento.

 

-II.     Sentencia  de  Cámara  que  modificó  la  Sentencia  de  Primera  Instancia.

Los  Jueces  de  Cámara  valoraron  las  siguientes  pruebas:

 

-II.1.  Prueba  Testimonial.  Prueba Pericial  Psicólogica.

El  Sr.  Juez  preopinante  Dr.  Rodríguez  Brunengo  destacó:  “El  testigo  C.  manifestó  que  con  anterioridad  al   cambio  de  Superiores,   la  accionante  tenía  un  correcto desempeño  e  hizo  mérito  de  las  `cualidades´ favorables               de  la  actora,      contradiciendo  lo  expuesto  por  la  demandada.”

 

En  tal  sentido,  puntualizó:  “la  experta  Psicóloga,  dio  cuenta  de  la  existencia  de  una  `incapacidad´,  cuya  existencia  anterior  al  ingreso  a  las  órdenes  de  la  accionada,  no  ha  sido  acreditada.”

 

Añadió  que  la profesional en  psicología  – (perito  de  oficio)  informó: “la  incapacidad  se  generó, en virtud de     una  depresión  reactiva,  producto  de  vivencias  de  hostilidad,  provenientes  de  otros“.

 

Aseguró  que  la  perito psicóloga,  dictaminó: “esa  hostilidad  derivó  en  miedo  a  las  relaciones   interpersonales”.    “Su  incapacidad  es  del  25%  de  la  total  ordinaria (TO). Cuadro  de  depresión  reactiva.”

 

En  consecuencia,  el  Dr.  Rodríguez Brunengo, concluyó:  “Ha  sido  acreditada  la  conducta  denunciada,  y  en    consecuencia,   que  la  incapacidad   psicológica, – de  la  que  dio  cuenta  la  Perito competente ,  es  producto  de   tal   comportamiento”.

 

“Cabe  establecer afirmó -la  responsabilidad  que  le  corresponde  a  la  accionada,  por  ella

 

-II.2     La  Cuestión de  la  Responsabilidad  y  la  Relación de  Causalidad

El  Magistrado  votante  en  primer  término,  señaló  que en  el  caso, el  ambiente  de  trabajo de la  actora, no era el  adecuado  y  sin  lugar  a  dudas,  la  accionada  debe  responder  por  los  hechos  de  sus dependientes“. 

 

Ello   así  “por  ser  el  empleador,  quien  ostenta  el  poder  de  dirección  y  organización,  conforme  los  Arts. 64  y  65,    L.C.T.” (Ley 20.744  y modificatorias).

 

Interpretó  que  existe  “una  responsabilidad  extracontractual  que  debe  ser  resarcida,  atento  que  el  reclamo  se  basó   en  la   existencia   de   un   hostigamiento,  que  fue  acreditado.

 

Asimismo,  está  probado  en  forma  satisfactoria,   la  vinculación  causal   para  atribuír  responsabilidad   a  la  empresa,   pues  se  relaciona  el  relato  del  episodio  traumático,   efectuado  en  la  demanda,  con  los  daños  en  la  salud  verificados  por  la  perito  psicológa“. (Arts.  377  y  386  Código  Procesal Civil  y  Comercial  de  la  Nación)

 

– II.3       El  voto  de  la  Dra.  Fontana

Ha  quedado  suficientemente  acreditado, que  las  tareas  que  desarrolló  la  actora, fueron las  de `Jefe  de  División´,   y   en  dicha   inteligencia   ante  la  falta  de  reconocimiento  de  mismas  -,  le  asistió  el  derecho  a   considerarse      injuriada   y  despedida,   y  a  acceder   al  pago  de  las  diferencias  salariales  reclamadas“.

 

En  el  caso,  la  actora  ha  logrado  acreditar,   que  fue  víctima  de  violencia  y  hostigamiento  laboral,  encontrándose  afectada  psíquicamente,   por   dicha   circunstancia“. ( del voto  de  la  Dra.  Fontana)

 

La  obligación  derivada  del  principio  de  la  `buena  fe´  exigible,  de  un  buen  empleador,  que  surge  de  los  Arts. 62  y  63,  de  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo  20.744,  conlleva  la  obligación   de  tomar  medidas,  en  resguardo  de   la   integridad   de  sus  dependientes“.

 

Y  en  el  caso,  lejos  de  observar  dicha  conducta,  la  demandada  jamás  se  expidió  acerca  del  reclamo  de  categorización  laboral,  y  se  limitó  a  negar,  sin  siquiera  detenerse  a  investigar,  las  dolencias  padecidas  por  la   actora,   cuya   responsabilidad   se  le  endilgaba“.

 

–  Conclusión

Es  un  caso  típico  de  “mobbing”. El  peritaje  psicológico  – sólidamente  fundado  en  virtud  de  argumentos  científicos

indicó  en  sus  conclusiones,  que  “el  sufrimiento de  la  actora,  se  origina  en  que  no  comprende  por  qué,   en  el  Departamento  de  Relaciones  Públicas,  le  han hecho  el  vacío”. (sic)

Tampoco  comprende,  por  qué,  con su brillante  carrera,  su  intensa  preparación,  la  han  tratado  de  semejante  manera (fs…/…).

 

La  Comisión Médica   interviniente  en el  caso  -,  calificó  la  patología   padecida  por  la  actora: “Reacción  Vivencial     Anormal   Neurótica,  con   Manifestación   Angustiosa  Depresiva  Grado II“.

 

Los testimonios  valorados  por  los  Jueces de  Cámara, dieron cuenta  del  vaciamiento  de funciones  y  tareas,  como  relató  la  actora  al  inicio.

 

Especialmente,  fue  considerado  un testimonio  a  instancias  de  ambas  partes (C.).  Por  su  parte, el  testigo  P.  –  no  impugnado  dijo  que “la  empleada,  era  una  persona  alineada, coqueta, impecable en su  aseo,  predispuesta  al  trabajo“.

“Pero  cuando  pasó  a depender  de  otros  dos  jefes  (Sres.  M  y  R.),  la  vio  apagarse, cada vez  con  menos  funciones,   hasta   llegar   a   no  tener  funciones,   y  que  en  ese  período,  de  su  aspecto  personal  lo  único  que  conservó,   fue  la  higiene” . (Testimonio de  C.,  y otros,  ninguno  impugnado).

La  demandada  debió abonarle,  daño  moral  ($  80.000),  daño  psíquico ($ 50.000)  y  gastos  de  tratamiento ($  28.000). Todo  ello  con  intereses  desde  el  día  del despido  indirecto,  hasta  el  efectivo  pago,  a  la  tasa  que  surge  del  Acta  CNAT  Nº  2601,  conforme  Res  de  la  Cámara  del   21/5/2014,o  sea,  tasa  nominal  anual,  para  préstamos  personales  libre  destino  del  Banco  Nación, para  un  plazo  de  49  a  60  meses.

 

La  sumas  restante, hasta  llegar a  $ 400.000,   se  originó en las  indemnizaciones legales,  por despido indirecto declarado justificado -.  Diferencia  que  también  se  acrecentó  con  la  misma  tasa  de  interés,  aplicada  en  el  período  indicado:    desde  el  día  en  que  se  consideró  despedida  (despido  indirecto,  que  la  Justica  declaró  acertado),  hasta  el  efectivo pago,  más  las  costas  del  proceso – indicadas en  la  parte  resolutiva  de  la  Sentencia,  publicada  al  inicio-.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: