Protección del Derecho a la Intimidad de los Usuarios de Internet en la Ciudad de Buenos Aires.

by Dra. Adela Prat on octubre 18, 2014

PROTECCIÓN  del  DERECHO  a  la  INTIMIDAD  de  los  USUARIOS  de  INTERNET  

en  la  CIUDAD  de  BUENOS  AIRES.            DERECHO  al  OLVIDO.

 

El  Sr. Juez,  Dr.  Marcelo López  Alfonsín,  titular  del  Jugado 18  en  lo  Contencioso,  Administrativo  y

Tribuario,  emitió  un  fallo en  el  que  otorga  un  plazo  de  180  días,  a  la  Dirección  General  de  Defensa  y

Protección  del  Consumidor”  del  GCBA  –Gobierno  de  la  Ciudad  de  Buenos Aires -, para  que  exija

“a  los  buscadores  de  Internet  –  con  domicilio  en  la  Ciudad  de  Buenos  Aires  -,  la  implementación de un

 “Protocolo  interno”  de  protección  al  derecho  a  la  Intimidad  de  los  Usuarios  de  Internet (derecho  al

 olvido).

 

El  fallo  responde  a  una Acción  de  Amparo  presentada  por  el  abogado  Andrés  Gil  Domínguez, quién informó

a la prensa  – de  circulación  en  todo  el  territorio  nacional,:“incorporamos  el  concepto de`Habeas Internet´

más  abarcativo  que  el  `derecho  al  olvido´,  que  se  aplica  en  Europa.  Porque  aquí  se  contemplan  los

`datos  sensibles´ de  cada  persona  ( sus  ideas  políticas,  religiosas,  su  condición  sexual),  y  el  historial  

 que  pueda  encontrar  en  la  Web,  con  informaciones  personales  u  opiniones  que  la  persona  considere  

 inexactas,  o  que  dañan  su  reputación”.

 

Así,  esta  herramienta  online  debería  permitirle  a  los  ciudadanos que  habitan la  Ciudad  de Buenos Aires

exigirle a  Google,  Microsoft  o  Yahoo,  la  eliminación  de  links  (en  los  resultados  de  búsquedas específicas

 con  contenidos – que  consideran  que  afectan  su  derecho  a  la  intimidad,  privacidad,  seguridad  o

 dignidad.

 

 Para  la  eliminación  de  links  referidos,  deberán  aportar  pruebas  de  que  eso  es  así,  y  quedará  en  el  

buscador  correspondiente,  decidir  si  los  quita  o  no.  De no ponerse de acuerdo, deberán recurrir  a  la Justicia.

No  afecta  a  páginas  en  sí,  sólo  a  los  resultados  de  una  búsqueda.

 

Este  fallo  sigue  la  doctrina  del  fallo  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil,  que  ordenó  algo  

  similar,   en septiembre/2014,  al  Secretario  General  de  la  Universidad  de  La  Matanza.

 

Esta  cuestión,  forma  parte  de  un  debate,  muy  vigente  en  Europa  este año 2014,  y que  tiene que ver,  con

la  memoria  eterna  e  incompleta  de  Internet:  una  búsqueda  en  Internet  puede  dar  como  resultado

principal,   páginas  que  dan  información  parcial  sobre  una  persona (deudas,  procesamientos  judiciales,

 acusaciones  varias),  pero  no  la  resolución  de  esos  hechos.

 

Cómo  Funciona  el  Derecho  al  Olvido  en  Europa

 

El  derecho  al  olvido  europeo,  comenzó  a  funcionar  en  mayo/2014,  a  pedido  del  TJUN – Tribunal  de  

 Justicia  de  la  Unión  Europea -, como  una  forma  de  permitir  que  ciertos  aspectos  públicos  sobre  una  persona,

 (sobre  todo,  antiguos),  dejen  de  prevalecer  por  sobre  otros,  cuando  se  hace  una  búsqueda  en  Internet.

 

El  caso  paradigmático  es  el  que  motivó  la  decisión:  un  español,  que  aparecía  mencionado  como  moroso,

en  una  página  creada  en  1988,  y  que  había  saldado  sus  deudas  impositivas  poco  después,  dato  que  no

figuran en  la  Web.

 

La  decisión  europea  ordena  la  instrumentación  la  instrumentación  de  una  herramienta,  que  permita,

que  una  persona  pueda  pedir  la  remoción de  ciertas  páginas  Web -,  de  los  resultados  de  un  Buscador.

 

 

No  alcanza  a  las  páginas  en  sí  –que  siguen  disponibles  para  quien  tenga  la  dirección– pero  las  quita

de  los  resultados  de  la  búsqueda  de  una  persona.
Google  es  el  más  afectado  en  todo  esto  (aunque  no  el  único),  y  ha  tenido  serios  problemas  para  lograr

un  balance,  entre  lo  que  pide  la  Justicia  Europea  y  lo  que  muchos  consideran,  la  reescriitura  de  la  historia,

y  una  forma  de  censura.

 

De  hecho,  varios  medios  europeos,  han  creado  sitios  especiales  para  marcar  qué  páginas, 

 han  sido  quitadas  de  los  resultados  de  las  búsquedas.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: