Incidente de Nulidad Contra la Resolución Que Declaró Inadmisible el Crédito que Representa el 61% del Pasivo Insinuado. Hacen Lugar a la Medida Cautelar de Suspensión del Proceso Concursal.

by Dra. Adela Prat on octubre 26, 2014

AUTOS  CARATULADOS:  12.358/2014    Aradhana  S.A.  s/  CONCURSO  PREVENTIVO  s/  Indicidente  de  Nulidad

(promovido  por  Viña  Fundación  de  Mendoza  S.A.)    CNCOM  –  SALA  F  –  09/09/2014.

 

Buenos  Aires,  9  de  Septiembre  de  2014.-

Y  Vistos:

 

1.  Viña  Fundación  de  Mendoza  S.A.”,  promovió  demanda  autónoma  de  nulidad  de  Sentencia,  por  cosa  juzgada

írrita,   con  relación  a   la   resolución  dictada  a  su  respecto,  en  la  oportunidad  del  art.  36  LCQ – resolución  que

declaró  inadmisible  el  crédito -,  en  los  autos  Aradhana  S. A.  s/  Concurso  Preventivo“.-

 

Dijo,  que  oportunamente  cumplió  con  la  carga  de  insinuar  el  crédito“,  y  que  su  acreencia  representa  el  61%

del  pasivo  insinuado  tempestivamente,  quedando  –  con  la  declaración  de  inadmisibilidad  –  ilegítimamente

excluída  del  cómputo  de  las  mayorías.-

 

Alegó,  que  la  concursada  quien  no  instó  la  querella  y  la  demanda  de  nulidad  por  ella  incoada -,  logró  su

objetivo:  excluir  de  la  negocación  y  voto,  a  la  acreedora  más  importante  en  cuanto  al  monto  insinuado;  y

que  el  Tribunal,  víctima  de  engaño“,   receptó  todas  y  cada  una  de  las   argumentaciones  vertidas

por  aquélla,  en  su  observación  al  crédito.-

 

Insistió  en  que  su  crédito  comporta  el  61%  del  pasivo  de  la  concursada,  dato  suficientemente  relevante

para  comprender  que  ningún  Acuerdo  podría  ser  Homologado  y  extendido  al  resto  de  los  Acreedores,

si  no  cuenta  con  su  conformidad.

 

Precisó,  que  pese  a  hacer  iniciado  el  respectivo  Incidente  de  Revisión,  en  los  términos  del  art.  37  LCQ,

la  vía  que  intentaba  transitar,  venía  habilitada  a  partir  del  efecto  definitivo,

que  proyectaba  la  sentencia  impugnada,  en  torno  de  su  exclusión  para  el  cómputo  de  las  mayorías;

situación  ésta  que,  de  ser  mantenida,  redundaría  en  su  desmedro,  al  quedar  al  merced

de  lo  que  pudiesen  decidir  los  titulares  de  menos  del  40%  restante  del  pasivo.

 

“2.  La  sentenciante  de  grado,  en  fs. 66  rechazó  in  límine  la  acción,  en  tanto  sostuvo  que  al  haber  promovido

la  apelante  el  Incidente  de  Revisión,  ésa  era  la  vía  pertinente,  a  fin  de  obtener  resolución  verificatoria.

Paralelamente,  rechazó  la  Medida  Cautelar  solicitada  en  el  punto  VI  del  escrito  inicial.

Contra  tal  resolución,  la  actora  dedujo  Recurso  de  Apelación  en  fs.  67.  Sus  fundamentos  obran  en  fs. 70/71.

La  Señora  Fiscal  de  Cámara  se  expidió  en  fs.   103/104,  propiciando  la  desestimación  del  planteo  recursivo.

 

“3.   En  la  presentación  inaugural,  la  apelante  expuso  que  la  aquí  entablada,  es  una  acción  que  carece

de  regulación  legal;  pero  que  está  relacionada  con  el  derecho  del  acreedor,  a  participar  en  la  negociación

y  aprobación  de  la  Propuesta;  es  decir,  evitar  su  exclusión  para  el  cómputo  de  la  mayoría, que debe aprobar

el  Acuerdo.   Mientras  que  el  Incidente  de  Revisión,  no  es  la  única  vía  recursiva  para  atacar  la

declaración  de  inadmisibilidad  de  su  crédito.  De  modo  que,  claramente  diferenciados  los  objetos  de  ambas

pretensiones,  no  existen  motivos  para  que  el  trámite  de  una  de  ellas  afecte  a  la  otra,  debiendo  tramitar

en  forma  independiente.

 

Ciertamente,  las  particularidades  fácticas  que  rodean  el  presente  caso  y  que  fueron  reseñadas

precedentemente,  cobran  relevancia  significativa,  a  los  efectos  de  la  decisión  que  se  adoptará.

Es  que  en  el  contexto  que  presenta  el  ordenamiento  concursal,  no  se  halla  regulado  específicamente,

ningún  mecanismo  de  impugnación  que  permita  modificar  el  cómputo  de  las  mayorías  que  se  deriva

en  el  pronunciamiento  verificatorio  del  art.  36  LCQ.”

 

Con  lo  cual,  desde  esa  perspectiva  aparece,  cuanto  menos,   prematuro   descartar  la  vía

de  la  acción  autónoma  de  nulidad,  como  medio  idóneo  para  revertir  tales  efectos,  y  precaver  un  posible

manejo  abusivo  y/o  fraudulento  del  proceso  concursal.-

 

Repárese  que,  de  no  admitirse  el  recurso  podría  configurarse  una  situación  en  la  que  los  acreedores

que   representan   menos  del  40%  del  capital,  tuvieran  la  posibilidad  de  considerar  una  Propuesta  que,

en   el  caso  de  aprobarse  y  de  ser  también  admitida  la  Revisión  del  Art.  37  LCQ,  luego  le  sería  oponible

a  aquella  que  representa  más  del  60%   de  la  deuda  de  la  concursada;  pudiendo  verse  alterado  el  principio

de  universalidad,  como  el  régimen  de  mayorías  que  rige  el  ámbito  concursal  (v.  fs.  85 vta./86).-

 

Vinculado  con  ello,  la  facultad  de  proveer  el  rechazo  in  límine  de  la  acción,  debe  ser  ejercida  con  suma

prudencia,  limitándola  a  los  supuestos  de  manifiesta  inoponobilidad,  a  punto  tal,   que  su  gravedad  impida

constituir  un  requerimiento  revestido  del  grado  mínimo  de  seriedad,  que  debe  tener  toda  actuación  ante

la  justicia,  por  cuanto  el  rechazo  de  oficio  cercena  el  derecho  de  acción,  vinculado  con  el   derecho

constitucional  de  petición  (cfr.  Gozaíni,  O.,  Código  Procesal  Civil  y Comercial  de  la  Nación,  Ed. La  Ley,

Bs.  As.,  2002,  t. II  p.  243/244;  íd.  Falcón,  Enrique  M.,  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación,

Abeledo  Perrot,  Bs.  As.,  1983,  T. II,  pág.  648/9).-

 

Justamente,  debe  evitarse  cualquier  posible  cercenamiento  de  la  garantía  constitucional  consagrada  en  el

Art.  18  de  la  Constitución  Nacional,  en  cuanto  ésta  requiere,  que  no  se  prive  a  nadie  de  una  adecuada  y

oportuna  tutela  de  los  derechos  que  pudieran  eventualmente  asistirle,  sino  mediante  un  proceso  conducido

en  legal  froma  que  concluya  con  el  dictado  de  una  sentencia  fundada (Fallos,  310: 1819;  CNCom.,  Sala  F,

01/12/09,  Unión  de  Usuarios  y  Consumidores  c/  American  Express  Argentina  S.A.  s/  sumarísimo“;  íd.,  Sala

E  integrada-,  14/04/09,  “Glensol  S.A.  c/  Chimera,  Domingo  Francisco  s/  Ordinario“,  entre  muchos  otros).-

 

Ha  sido  dicho  en  este  mismo  cauce,  que  la  repulsa  liminar  de  la  demanda  debe  contraerse  a  los  supuestos

de  manifiesta  improponibilidad  e  insubsanable  violación  de  las  reglas  del  art.  330  CPCC,  a  punto  tal   que

su  gravedad  impida  constituir  un  requerimiento  revestido  del  grado  mínimo  de  seriedad  que  debe  tener

toda  actuación  ante  la  justicia.  Haciendo   análoga   aplicación  de  los  principios  generales  del  derecho,  se

trata  de  mantener  vivo  el  acto  antes  de  pronunciar  su  invalidez  e  ineficacia  (v.  CNCom.,  Sala  D,  2/3/09,

Acosta  Juan  Ignacio  c/ Caja  de  Seguros  SA  s/ diligencia  preliminar“).-

 

Así,  un  planteo  como  el  que  nos  ocupa  necesita,  mínimamente,  una  sustanciación  que  permita  luego  de

escuchadas  las  partes  interesadas  y  los  argumentos  o  prueban  de  que  intenten  valerse  –  que  podrá  ser

pertinentes  o  no  arribar  a  una  conclusión  que  dirima  definitivamente  la  cuestión  (cfr. esta Sala Fintegrada-,

Vargas  Lerena  Álvaro  c/ Cadeba  País  Producciones  Publicitarias  SA  s/ ordinario“,  del  30/06/2011).-

 

“4.  En  cuanto  a  la  medida  cautelar  pretendida  (v. fs. 64)  es  necesario  referir  las  siguientes  circunstancias

particulares:

En  primer  término,  que  ella  se  endereza  a  impedir  la  continuación  del  trámite  del  proceso  concursal  –

formulación  de  la  propuesta  y  eventuales  aprobación  y  homologación  mientras  no  se  defina  la  suerte  del

crédito  insinuado  por  la  aquí  recurrente,  Viña   Fundación   de   Mendoza   SA,    que   representaría   una

importante  participación  en  el  total  del  pasivo  computable   61%,  según  cálculos  de  la  insinuante,  fs.

59 vta.  in  fine-.-

 

En  segundo  lugar,  que  en  el  expresado  contexto,  la  medida  tiene  estrecha  vinculación  con  la  materia

objeto  en   este   juicio   de   nulidad.

 

En  tercera  instancia,  y  esto  es  lo  relevante  aquí, en  los  términos  de  su  proposición,  la  solicitud  dautelar

de  suspensión,  guarda  directa  relación  de  instrumentalidad  con  el  trámite  principal  del  concurso  preventivo  y,

en  particular,  con  el  derecho  de  la  acreedora  insinuada  de  participar  en  la  aprobación  de  la  propuesta  del

acuerdo,  no  obnstante  que  su  crédito  fue  declarado  inadmisible,  en  oportunidad  de  dictarse  la  resolución  del

art. 36  LCQ.

 

Precisado  lo  anterior,  es  en  este  último  marco  que  se  justifica  disponer  la  medida  cautelar  de  suspensión;

ello  así,  pues  amén  de  la  verosimilitud  en  el  derecho  que  pudiere  alcanzar  la  pretensión  verificatoria  de  la

apelante  (lo  que  se  aprecia  prematuro  juzgar  en  este  estado),no  parece  un  hecho  menor  la  circunstancia  de

que  en  oportunidad   de   presentarse   en   concurso   preventivo,   la   propia   deudora   denunció   la   acrrencia  en

cuestión  por  la  suma  de  $  5.506.080,30,  lo  cual  sin  perjuicio  de  la  posterior  actitud  procesal  asumida  en  el

momento  de  la  LCQ: 34  no  ha  de  ser  dejado  de  lado  a  los  fines  que  aquí  nos  interesa.  Todo  ello,  según  se

desprende  del  informe  individual  (art. 35)  extraído  del   sistema  intranet.

 

A  su  vez,  en  el  informe  individual  el  funcionario  sindical,  si  bien  por  un  monto menor  (de $  1.129.897,73)

aconsejó  declarar  admisible  el  crédito  que  nos  ocupa,   habiendo   desaconsejado   (en  otros  importes)   la

suma  de  $  5.506.080,31  precisamente  denunciada  por  la  concursada  argumentado  que  se  trató  de  un

saldo  impago  de  una  factura  cuya  entrega  y/o  exportación  no  había  sido  acreditada  por  la  insinuante.-

 

Y,  por  otro,  el  peligro  en  la  demora  lo  conforma  la  posibilidad o  probabilidad  de  que  de  denegarse  la

suspensión  pedida,  el  deudor  formule  su  propuesta  quedando  circunscripto  el  derecho  a  su  aprobación  a

acreedores  que  representan  una  participación  menor  de  que  resultaría  el  pasivo  total.-

 

Dicho  lo  anterior,  obsérvese  que  el  pasivo  verificado  y/o  declarado  admisible  con  carácter  quirografario

alcanza  la  suma  de  $  6.123.223,05   según   surge  del  informe  general  (v.  fs.  85vta),   representando   el

47,34%  del  capital  computable.-

 

En  este  esquema,  a  criterio  de  este  Tribunal,  los  fundamentos  antes  expuestos,  apreciados  con  la

precariedad  y  estrechez  propia  de  toda  cognición  cautelar,  confirma  la  conveniencia  del  dictado  provisorio

de  la  medida  solicitada  en  fs.  64,  reiterando  el  carácter  instrumental  entre  la  misma  y  el  aspecto  sustancial

del  proceso  concursal.  Tal  suspensión  habrá  de  mantenerse  hasta  tanto  la  Juez  de  primera  instancia  dicte

decisión  en  el  incidente  de  revisión  que  promovió  la  insinuante  para  lograr  la  verificación  de  su  crédito  y,

en  su  caso,  de  admitirse  la  revisión,  se  pronuncie  sobre  el  derecho  de  la  acreedora  de  participar  en  la

aprobación  de  la  propuesta,  que  es  en  definitiva  la  pretensión  contenida  en  ls  solicitud  cautelar  (cfr.  arg.

esta   Sala   F  –integrada   en   el   fallo   ya   citado,     Vargas   Lerena   Álvaro   c/   Cadena   País   Producciones

Publicitarias  SA  s/ ordinario“,  del  30/06/2011).-

 

5.  Corolario  de  lo  expuesto  y  oída  la  Sra.  Fiscal  General  ante  este  Tribunal,  se  resuelve:  hacer  lugar  al

recurso  de  la  actora  y  revocar  el  rechazo  de  la  acción  decidido  en  fs. 66.-

Disponer  la  medida  cautelar  pretendida  en  fs.  64,  con  los  alcances  que  surgen  de  decurso  de  la  presente.

 

Notífiquese,  y  a  la  Sra.  Fiscal  General  en  su  público  despacho.  Cumplido,  requiérase  a  la  Mesa  General  de

Entradas   devolver   los   autos   a   esta   Sala   para   hacer   saber   la   presente   decisión   a   la    Dirección    de

Comunicación  Pública  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  (cfr.  Ley  nº  26.856,  art  4  Ac.  nº  15/13

y  Ac.  nº  24/13).  Verificada  la  publicación  pertinente,  remítanse  a  la  instancia  de  grado.-

Fdo:  Rafael  F.  Barrreiro    Alejandra  N.  Tevez  –  Juan  Manuel  Ojea  Quintana.

María  Julia  Morón:  Prosecretaria  de  Cámara.

elDial.com AA8A66

Publicado  el  06/10/2014.

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: