Derecho del Consumidor Reducen la Multa Impuesta a una Empresa por Publicidad Engañosa por la D.N.C.I Atento No Estar Fundamentada la Disposición, Resultando Irrazonable y Desproporcionada

by Dra. Adela Prat on octubre 20, 2014

REDUCEN  LA  MULTA  IMPUESTA  A  UNA  EMPRESA  POR  PUBLICIDAD  ENGAÑOSA

 

DERECHO  DEL  CONSUMIDOR.  SANCIONES  ADMINISTRATIVAS.

 

RÉGIMEN  DE  PUBLICIDAD.  ASEVERACIONES  INEXACTAS.  INDUCCIÓN  AL ERROR.

 

CUANTIFICACIÓN  INFUNDADA.  RAZONABILIDAD  y  PROPORCIONALIDAD.

 

Autos:    “A.    S.A..  c/ D. N. C. I.  –  Disp.  75/13”.  –   CNACAF   –  SALA  IV  –  26/06/2014.

 

La  Sala  IV  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Contencioso  Administrativo  Federal  –  integrada  por  el  Sr.    Juez   de  Cámata  Dr.  Luis  M.  Márquez  y  la  Sra.  Juez  de  Cámara  Dra.   María  Claudia  Caputi  resolvió:

I.  Revocar parcialmente la  Resolución  de  la  D.N.C.I. – Dirección  Nacional  de  Comercio  Interior -,y  reducir  la  sanción  a   la   suma  de   $  90.000. (pesos  noventa  mil ).

 

– I.   Resolución  Administrativa

Por  Disposición  Nº 75 dictada  el  19/03/2013  el  Subsecretario  de  Comercio  Interior, sancionó  a  la

  empresa   con   una    multa  de  $  150.000,   por  infracción  al  Art.  9º  de  la  Ley  22.802.

 

Para  imponer esa  multa,  consideró que,  por  medio de  la publicidad  aparecida  el  9/01/2011,  en  la  revista “7  

días”,  fue  promocionado   el  producto  denominado  Slender   Schaper“, resaltando determinadas características,

 sin   haber  sido  comprobadas  previamente, pudiendo  inducir  a  error,  engaño  o  confusión  en  cuanto  a  sus

propiedades,   calidades  y  usos,  poniendo  en `riesgo´ la  salud  de  los  potenciales  interesados.

 

– Recurso

Disconforme  con  lo resuelto  en  sede  administrativa,  la  empresa  sancionada  interpuso  Recurso  Directo  Judicial,

previsto  en  el  Art.  22  de  la  Ley  Nº  22.802.

Señaló  que  la  decisión  adoptada,  resulta  arbitraria (…)

Al  respecto  destacó,  que  erróneamente:

(i)   Se  interpretó  que  por  medio  del  AVISO,  se  caracterizó  el  producto,  con  resultados  en  la  salud.

(ii)  Se  invirtió  la  `carga  de  la  prueba´,  exigiéndole  que,  a  efectos  de  desvirtuar  la  imputación  formulada,

presentara  “documentación  médico – científica”,  que  avalara  los  efectos  que  el  producto  publicitado,

provocaría  en  la  salud  del  adquirente,  y  constancias  que  demostraran  su  registración en  el  A.N.M.A.T.

 

-II.  Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara

 

Los  Jueces  de  Cámara  coincidieron  que  toda  publicidad,  en  sí  misma,  tiene  como  fin  lograr  convencer  al

público  de  la  necesidad,  de  adquirir  un  bien  o  servicio,  mostrando  el  producto  o  servicio  en  forma `persuasiva´,

pero  debe  informarlo,  de  manera  tal  que  pueda  decidirse, con  conocimiento  de  los  bienes  y  servicios, de sus

cualidades,  atributos  y  posibilidades”.

Añadieron  que  el  consumidor  tiene  derecho  a  que  se  lo  informe  en  forma  veraz,  detallada,  eficaz,  y

suficiente,  sobre  las  características   esenciales de  los  bienes  y  servicios  que  le  son  ofrecidosArt.42C.N.  

y  Art. 1º  Ley  24.240;  fallo  de  esta Sala  IV,  en `Editorial La Página S.A. c/ D.N.C.I. – Disp. 701/11.´,14/3/13)

 

Los  Magistrados  remarcaron  que  “el  abuso  de  tales  técnicas sea  por  publicidad  incompleta,  tendenciosa  o

engañosa  vulnera  el  derecho  del  potencial  consumidor  o  usuario,  a  ser  debidamente  informado.”

“Dichas  prácticas  afectan  el  `consentimiento´  que  pueden  prestar  ese  consumidor, parte  débil  de la relación

 de   consumo“.

 

 

En  tal  sentido,  afirmaron  que “para  evitar  situaciones  de  abuso…,  las  leyes  de  Defensa  del  Consumidor  y de

Lealtad  Comercial,  imponen  a  quienes  oferten  bienes  y  servicios,  la  observancia  de  determinadas

 reglas”.

(conf.,  en  ese  sentido,  esta  Sala,  `Dominique  Val  S.A.  c/ D.N.C.I.  – Disp.  460/06´, del  24/7/2008,  y en  autos:

`Editorial  La  Página  S.A.´,  ya  referido).

 

Asimismo, transcribieron  el texto del  Art.  9º  Ley  22.802, que dispone:  se  encuentra  prohibida  la  realización,de  

cualquier  clase  de  presentación,  publicidad  o propaganda,  que  mediante  inexactitudes  u  ocultamientos  pueda

inducir  a  error,  engaño  o  confusión  respecto  de  las  características  o  propiedades,  naturaleza,  origen,  

pureza,   mezcla,  cantidad,  uso,  precio,  condiciones  de  comercialización  o  técnicas  de  producción   de  bienes

muebles,  inmuebles  o  servicios“.

 

Interpretaron  que  a  tenor  de  la norma  antedicha,  tal  recaudo  debe  ser  adoptado  pues,  caso  contrario,  de

verificarse  la  conducta  caracterizada  en  el  precepto  reseñado,  nace  la  responsabilidad  del  actuante,  sin  

requerir –  para  su  configuración  la  existencia  de  un `daño  concreto´,  sino  simplemente  el

incumplimiento  de  la  norma.

 

– II.1.   Se  trata  de  Infraciones  Formales

Este  tipo  de  infracciones,  conforme  el  criterio  de  la  Sala,  son  las  denominadas  formales.

“Se  trata  de  aquellos  ilícitos,  denominados  de  pura  acción”  u  “omisión  y,  por  tal  motivo,  su  apreciación

es  objetiva.”  (cfr.  esta  Sala,  caso  “Navitime  S.A.  c/  D.N.C.I. – Disp.  376/2012,  del  22/10/2013).

 

– II. 2.  Texto  del  Aviso  Publicitario

Panza  chata,  glúteos  firmes  y  piernas  esculpidas. Simple, rápido  y  efectivo!.  La  máquina  de  ejercicios

     más  revolucionaria  del  mundo. Slender  Shaper  quema  rápidamente  las  grasas,  tonifica  los  abdominales,

    deja  los  gúteos  más  firmes  y  estiliza   las  piernasAyuda  a  eliminar  la  grasa  corporal…Trabaja  y  esculpe   

    todo el  cuerpo.  Alivia  el stress,  tensión  en  espalda  y  dolores  musculares… Ayuda  a  mantener  una  

   buena  digestión  y  evita  el  estreñimiento….Único  con  motor  de  5.800  revoluciones  por  minuto…”.

 

– II.3.   Alusiones  a  mejoras  en  la  salud

De  una  simple  lectura  – puntualizaron de  la  publicación,  se  desprende  que,  efectivamente,  la  puesta  a  la  venta

del  producto,  incluye  expresiones  que  refieren  a  mejoras  en  el  campo  de la  salud  física,  provocadas  por  su uso.

 

“Es  que,  al  señalar  que  el  `Slender Shaper´  alivia  el  stres,  la  tensión  en  la  espalda  y  dolores  musculares,  ayuda

a  tener `buena´ digestión  y  evita  el  estreñimiento,  se  atribuyeron  ciertas  aptitudes  al  producto,  para    

cuanto  menos  eliminar,  disminuír y/o  prevenir  los  apuntados  malestares  y  patologías  – resultados  que  no

fueron  corroborados  ni  justificados  por  la  encartada,  pese  al  requerimiento  formulado  al  respecto,  por

el  Organismo  de  Control”,  enfatizaron.

 

Atento  que  la  Empresa,  al  recurrir  afirmó,  que  el  electroestimulador  no  tiene  propiedades medicinales,

y/o  terapéuticas  – y  por  lo  tanto  no  podría  exigírsele  que  estuviera  registrado  en  la  A.N.M.A.T. – la  Sala  destacó:

“El  aviso  no  debería  haber  incluído  las  afirmaciones `alivia  el  stess,  tensión  en  la  espalda  y  dolores 

musculares´ y  `ayuda  a  tener  una  buena  digestión  y  evita  el  estreñimiento´,  pues –de  lo  contrario – se estaría  

vinculando  al   producto  a  determinadas  aptitudes,  tendientes  a  prevenir  dolencias  físicas,  lo  que  no  fue

  demostrado,  pese  a  tener  la  carga  de  hacerlo“.

 

“Si  el  `Stender  Shaper´ no   tenía  propiedades  medicinales,  ni terapéuticas  tal  la  tesis  sostenida por el  

recurrente-,  no  debió  ser  promocionado  resaltando  su  aptitud  para  calmar  dolencias, (…) conceptos  de  neto 

 y   claro  contenido  y  efectos  en   materia  de  salud”.

 

Queda  claro  en  la  Sentencia  que  el  apartamiento  de  las  conclusiones  alcanzadas  por  los Organismos  Técnico

Administrativos,  con  facultades  jurisdicionales, –tal  el  caso  de  la  Dirección  Nacional  de  Comercio  Interior -,sólo

puede  justificarse  con  “la  demostración  de  que  ha  mediado  error,  omisión  o  vicio  con  entidad  suficiente

 para  invalidar  el  acto” (conf.  en  este  sentido,  esta Sala, “Unilever  de  Argentina  S.A.  c/  D.N.C.I. – Disp.  87/13,

del  13/03/2014),  lo  que  no  acontenció  en  autos”.

 

– II.4.  Presunción  de  Legitimidad  de  las  Sanciones  Administrativas

 

En  tal  sentido,  los  camaristas  evocaron  la  doctrina  que  sostiene  la  presunción de  legitimidad  de  la  actividad

de  la  Administración,  presunción  que  subsiste  en  tanto  no  se  declare  lo  contrario  -.

 

Mencionaron  jurisprudencia  casi  unánime  en  reconocer  tal  carácter  a  los  actos  administrativos  e  interpretaron

que   la  presunción  cede  únicamente  ante  la  demostración  de  los  vicios,  que  la  privan  de  validez.

 

En  otras  palabras cuando  la  decisión  adolece  de  vicios  formales  o  sustanciales,  o  ha  sido  dictada sobre la

base  de presupuestos  fácticos  manifiestamente  irregulares,  reconocidos  o  fehacientemente  demostrados”

(cfr.  Gordillo,  Agustín  y  Daniele,  M.  (Directores), Procedimiento  Administrativo. Decreto  Ley  19.549/1972,  y   

  Ley   de  Procedimientos  Administrativos  de  la  Ciudad  Autónoma  de  Buenos  Aires. Comentados  y  concordados“, 

 As., Lexis  Nexis,  segunda  edición,  pág.  160  y  esta  Sala,  con  otra  integración,  “Lan  Airlines  S.A.  c/ D.G.A. – 

 

 Res1.092/03  y  Resol.  75/07″,  del  30/07/2009),condición  excepcional  que  `no´ se  manifiesta  en  el caso

 

 

– II.5.   Graduación  de  la  Sanción

 

  Si  bien  la  graduación  de  la  sanción  es  – en  principio  resorte  primario  de  Administración,  constituyendo  una

potestad  propia  de  la  Autoridad  de  Aplicación,  destacaron  que  “No  hay  actividad  por  ella  realizada, ajena  

    al  control  judicial  de  legalidad  y  razonabilidad.” Tratándose  de  una  manifestación  de  potestades

    discrecionales,  éstas  en  ningún  caso,  pueden  resultar  contrarias  al  derecho,  porque  su  actuación  debe  

      ser  racional  y  justa”.

 

En  base  a  lo  antedicho  manifestaron  que  “el  hecho  de  que  la  Administración  obre  en  ejercicio  de  facultades

    discrecionales,  no  constituye  justificativo  de  su  conducta  `arbitraria´,  pues  es  la  razonabilidad

con  que  se  ejercen  tales  facultades,  el  principio  que  otorga  validez  a  los  actos  de  los  Órganos  del  Estado,

y  que  permite  a  los  Jueces,  ante  planteos  de  la  parte  interesada,  verificar  el  cumplimiento  de  dicho

    presupuesto”.

  (ver  C.S.J.N.,  en  Fallos:  304: 721;   305:1489;   306: 126   y  esta  Sala-  con  otra  integración-, Ballatore S.A.

    c/E.N. – Mº  de  Justicia  s/  Empleo  Público“,  del  13/06/1996).

 

En  este  sentido,  afirmaron  que  “lo  razonable  es  lo  opuesto  a  lo  arbitrario,  y  significa  –  conforme  a  la

    razón-,   justo,   moderado,   prudente,  en  arreglo  a  lo  que  dicte  el  sentido  común”. (conf.  Linares  

    Quintana,  Segundo  V.,  en  Reglas  para  la  Interpretación  Constitucional“,  Plus  Ultra, 1987,  pág. 122).

 

Los  Magistrados  admitieron  que  “la  cuantificación  de  la  sanción  no  ha  sido  concreta  ni  sustentada  en

 los  hechos  y  el  derecho  aplicable,  en  la  medida  que  la  Autoridad  Administrativa  no  ha  justificado  la  

razón  por  la  cual,  a  la  contravención  cometida,  le  corresponde  una  multa  de  $ 150.000.”

 

  – Conclusión

La  Sala  IV  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Contencioso  Administrativo  Federal,  según  resulta  de  

   lo  expuesto,  resolvió  que  ha  mediado  un  “exceso  de  punición”,  representado  por  la  ausencia  de  

proporcionalidad,   entre  la  medida  adoptada  y  la  finalidad  que  resulta  de  las  normas  que  otorgan las  

   facultades   sancionadoras  al  Organismo  emisor  (que  tienen  a  tutelar  los  derechos  de  los  consumidores);

lo  que  importa  una  transgresión  al  principio  contenido  en  el  inciso  f)  del  Art.  7º  de  la  Ley  19.549 (P.A.)

lo  que  conlleva  a  un  “ajuste”  del  monto  de  la  sanción  impuesta.

 

De  conformidad  con  lo  anteriormente  resuelto  por  la  misma  Sala  en  Sprayette S.A. c/ D.N.C.I. Disp.  455/10,

la  Sala  resolvió  reducir  a  $  90.000,  el  monto  de  la  multa anteriormente  fijada  en  $  150.000.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: