Percepción de Bonos de Consolidación en virtud del Régimen de Conversión de Quebrantos en Créditos Fiscales No Constituyen Renta Sujeta al Impuesto a las Ganancias. La Corte de Justicia de la Nación Revocó la Sentencia y Falló a Favor de la Empresa Contribuyente.

by Dra. Adela Prat on septiembre 19, 2014

IMPUESTO  a  las  GANANCIAS.  Percepción   de  BONOS  de  CONSOLIDACIÓN …  

…en  virtud  del  RÉGIMEN   de  CONVERSIÓN   de  QUEBRANTOS   IMPOSITIVOS  en

    CRÉDITOS  FISCALES.

 

La   CORTE   SUPREMA   de   JUSTICIA   de   la   NACIÓN   “revocó”   la   SENTENCIA   que  consideró

que   constituían   RENTA    “sujeta”   al   IMPUESTO  a   las   GANANCIAS.

 

Autos:  S.  480.  XLVIII.   “Siat  S.A.   (TF  22.133-I)   c/   DGI”   –   CSJN   –   01/07/2014.

 

La  Corte   Suprema   de   Justicia   de   la   Nación    con   el   voto   de   los   Ministros   Dr.   Ricardo   Luis   Lorenzetti,   Dra.   Elena   I.   Highton   de   Nolasco,   Dr.  Carlos   S.   Fayt,   Dr.   Enrique  S.  Petracchi   y   Dr.   Juan   Carlos   Maqueda   –  decidió :

 

Habiendo    dictaminado    la    Sra.    Procuradora    Fiscal,    se   declara   formalmente   procedente   el   Recurso

Extraordinario,   y   se  “REVOCA”   la   SENTENCIA   apelada.

 

Las  costas  se  distribuyen  por  su  orden,  en  atención  a  la  notoria  COMPLEJIDAD  del  CASO,    puesta   en

evidencia    en   los  sucesivos  pronunciamientos  dictados   en   estos   autos.  (…)  y  vuelvan  las  actuaciones  al  Tribunal  de  origen  a  fin  de  que,  por  quien  corresponda,  dicte  NUEVO  FALLO   con  arreglo  a  lo  decidido  en  la   presente.”

 

I.    El   caso

La  Empresa   “Siat  S.A.”   recibió   Bonos   de  Considación   `antes´  de  la   entrada   en  vigencia   de  la   Ley   24.463.

Cabe   recordar   que   la   citada   Ley,   `modificó´  el   Art.   33   de   la   Ley   24.073/92.

La  Ley  24.463/95   dispuso    al  modificar  el  citado  Art.    que   los  créditos  fiscales   se  considerarán  deudas  del  Estado   Nacional    “…   a   partir   del   ejercicio   fiscal,   en   el   que   hubiera   correspondido   su   deducción   de   ganancias   sujetas   al   Impuesto,   y   hasta   el   importe   imputable   a   cada   ejercicio.

No  obstante,  el  Organismo  Recaudador  determinó  de  oficio,  Impuesto  a  las  Ganancias,  intereses,  y  le  impuso  una  multa.

El  Tribunal  Fiscal  de  la  Nación  consideró  que  no  eran  rentas  gravadas  y  falló  a  favor  de  la  Empresa  contribuyente.

La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  CAF,  revocó  la  sentencia  del  Tribunal  Fiscal  y  mantuvo   la  declaración  de  oficio  efectuada  por  el  Fisco.

Una  vez,  en  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación,  Siat  S.A  obtuvo  Sentencia  favorable,  pues  el  Alto  Tribunal  revocó  la  Sentencia  de  Cámara  y  en  el  mismo  sentido  que  el  Tribunal  Fiscal,  sostuvo  (conforme  precedente  Bagley“)  que  la  percepción  de  Bonos  de  Consolidación  por  parte  del  contribuyente,  en  virtud   del  Régimen   de  conversión  de  quebrantos  impositivos  en  créditos  fiscales    establecido  en  las  Leyes  24.073/1992  y  Ley  24.463/1995    no  constituye  una  renta,  ni  beneficio  que  se  encuentre  gravado  por  el  Impuesto  a  las  Ganancias.

 

II.    Sentencia  de   la  Cámara   Nacional   de  Apelaciones   “revocada”   por   la   CSJN.

 

La   Sala   II   de   la   CNACAF   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Contencioso   Administrativo   Federal     al   revocar   la   Sentencia   del   Tribunal   Fiscal   de   la   Nación  –  MANTUVO    la   DETERMINACIÓN    de   OFICIO   efectuada   a   la  Empresa  “Siat   S. A.”,   en   el   Impuesto   a   las   Ganancias,   intereses   y   multa  por  el  período  fiscal  1997.

 

La  Cámara   juzgó,   que   los  bonos   de  consolidación   recibidos   por  “Siat”     en   los   términos   del   Art.  31   de   la   Ley   24.073     en   “compensación”   por   sus   quebrantos   originados   en   ejercicios   cerrados  antes   del  31/03/1991,     `constituían   renta   sujeta   al   Impuesto   a   las   Ganancias.

 

Ello   así,   debido   a   que   el   MONTO    de   tales   quebrantos,   EXCEDÍA   el   IMPORTE   de   los   que   resultaban   COMPENSABLES    con   las    GANANCIAS   GRAVADAS,    obtenidas    en    los    Ejercicios    posteriores.

 

Recurso

Contra   tal   Sentencia,  “Siat   S.A.”   interpuso  Recurso   Extraordinario  –  concedido  por   la  Cámara     excepto   en   lo   referente   a   la   causal   de   arbitrariedad  invocada   por   la   Firma.

Tal   denegación  `parcial´,   dio   motivo   al   Recurso   de  Queja.

 

III.    Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Corte  de  la  Nación  para  revocar  el  pronunciamiento  de  la  Cámara.

 

 III1.     Resulta   aplicable   al   caso   la   solución   del   precedente   “Bagley”   (Fallos:   330 : 1325)

 

En   tal   precedente,   la  Corte   sostuvo   que   la   percepción   por   parte   del  Contribuyente,  de  Bonos   de  Consolidación   en    virtud   del   Régimen   de   conversión    de   quebrantos   impositivos   EN   créditos   fiscales       establecido  por   las    Leyes   24.073   y   24.463     `no   constituye´  una   renta,   beneficio   o   enriquecimiento,   que   se   encuentren    gravados   por    el   Impuesto   a  las   Ganancias.”  (confr.,   en    el   mismo   sentido,   Molinos  Río  de  la  Plata  S.A.   c/ DGI“,    CSJN,    scia.   del   14/04/2009)

 

El   Alto   Tribunal   sostuvo  que   “no  obsta   a   ello,   la   circunstancia  de   que,   en  este  caso,  –   a   diferencia   de  Bagley      los   bonos   recibidos   por   Siat   con   motivo   de   los   quebrantos,   `excedieron´  las   ganancias   de   los   ejercicios   posteriores,   que   hubiesen   podido   ser   compensadas   con   los   referidos   quebrantos,    según   las    normas   de  la   Ley   del   Impuesto

 

2.   Precedente   “Banco  de  Mendoza”  (Fallos:  324 :  1481)

 

En   esta   oportunidad,   la  Corte  Suprema   estableció    que,   el  citado   Art.  3o  de  la  Ley   24.463,     había   hecho   `explícito´  el   sistema   establecido  en  la   Ley   24.073 …

pues,   aún   si   se   prescindiera   de   lo   prescripto  por   aquella,   en   cuanto   supedita   el   crédito  fiscal   a   la   existencia    de   Ganancias  sujetas   al   Impuesto   en    ejercicios   posteriores,   era   evidente   que   –   de   no   concurrrir    dicha   circunstancia  –   “ninguna   razón   habría   para   justificar   dicho   crédito  por   la   mera   acumulación   de  Quebrantos.”

 

En  suma,    en   el   citado   precedente,   la   Corte   dejó   establecido  que   “en   el   régimen  de   convertibilidad   de   quebrantos   en   créditos   fiscales,   resultaba   exigible  –   aún   con   anterioridad   a   que   lo   dispusiera   la   Ley  Nº 24.463  –  el   recaudo   de    que    el   contribuyente   `acreditara´   la    existencia    de    ganancias   gravadas    en    ejercicios   posteriores,   a    las    cuales    hubiera   podido   imputar   los   quebrantos.

 

En   el   considerando   8º,   el   Máximo   Tribunal,    advierte    que   en   Banco   de   Mendoza   puso   de   relieve   que,   la   “nueva   Ley “    en   referencia   al   último   apartado   del   Art.   30  de  la   Ley   24.463   “dejó   a   salvo  la   situación   de   quienes   YA    hubieran   percibido   los   Bonos   de  Consolidación“.

 

Tal   solución   legislativa,   fue   considerada  `explicable´  por   la   Corte,   porque   respecto   de   estos   últimos,   es   decir,     quienes    habían    percibido   los   bonos   con   anterioridad    a   la   sanción   de   la   Ley   24.463,   habían   concluído   definitivamente    su   relación   con   el   Estado   Nacional,   y   el   Legislador   consideró   inadecuado   la   reapertura   de  la  cuestión     (considerando   22    de   Banco   de   Mendoza“)

 

Conclusión

De   lo   expuesto   se   sigue,    que   los   bonos   entregados   por   el   Estado   Nacional    con   anterioridad   a   la   sanción   de   la   Ley   24.463,    tambn   fueron   adjudicados   en  razón   del   régimen   de   sustitución    de   quebrantos   instituído   por   la   Ley   24.073   y,   además,   que   a   su   respecto    por   expresa   disposición   del   Legislador   quedó   excluída  toda   posible   controversia   atinente   a   la   discriminación   en   los  quebrantos,   en   función    de   la   existencia   o   inexistencia   de   rentas   gravadas,   en   los   sucesivos   ejercicios   fiscales.

 

Por   lo   tanto,   como   se   señaló   al  comienzo  de   esta   entrada,   no   obstante   la   peculiar   situación   presentada   en  este   caso,   la  Corte  Suprema   resolvió    que    corresponde    estar    a   la   solución    establecida   en   el   precedente   “Bagley”.

 

En  consecuencia,   la   Corte   Suprema   de   Justicia   de   la  Nación,  decidió   revocar   la   Sentencia   de   la   Sala   IIde  la  CACAF   en   tanto    mantuvo   la   determinación   de   oficio   en   el   Impuesto   a   las   Ganancias,   más   intereses   y   multa,  por  el  período  fiscal  1997.

El  Alto  Tribunal  falló  a  favor   de  la  Empresa  contribuyente,  al  considerar  que  la  percepción  por  parte  del  contribuyente   de   Bonos   de  Consolidación,  en  virtud  del  régimen  de  conversión  impositivos  en  créditos  fiscales  –  establecidos  en  las  Leyes   24.073/92  y  24.463/95,  NO  constituyen  una  renta  que  se  encuentre  gravada  por  el  Impuesto  a  las  Ganancias.

Impuso  las  costas  en  el  orden  causado  por  la  complejidad  de  la  cuestión,  y  remitió  la  causa   al  Tribunal  de  origen,    para  que  por  donde  corresponda,  DICTE  NUEVO   FALLO  de  acuerdo   con  la  Sentencia  de  la  CSJN.

 

_____________________________________________________________________________NORMATIVA

Ley  24.463.  “Otras  Disposiciones”

Artículo  30  de  la  Ley  24.463 (del  23/03/1995).  “Modifícase   el  Art.  33  de  la  Ley  24.073,   que  quedará   redactado   de   la   siguiente   forma:

Los   créditos   fiscales  a   que  se  refiere  el   presente  Título,   se   considerarán   deudas   del  Estado  de  la  Nación   al   31  de  marzo   de  1.991  (31/03/1991),   una   vez   conformado   su   importe   por   la   DGI,   a   partir   del   ejercicio   fiscal   en   el   que   hubieran   correspondido  su   deducción   de   ganancias   sujetas  al  Ley  del  Impuesto   y  hasta   el   importe   computable   a  cada   ejercicio.

Tales   deudas  serán  abonadas   mediante   la  entrega  de  Bonos   de  Consolidación   en   Moneda   Nacional   a  16   años,   creados  por   la   Ley   23.982,   siendo   de  aplicación   dicha   norma  legal  y  su  reglamentación en  cuanto  no  se  oponga   a   lo   previsto   en   este   Título

“Vencido   el   plazo   que   establezca  la   Dirección   y   que   no  será   menor  a  180  días,   los   créditos,   se  considerarán   de  oficio,   controvertidos   y   los   reclamos   correspondientes,    se   deberán   realizar   según   los   procedimientos   de  la  Ley  23.982.

“La   modificación   del   Art.  33   de  la  Ley   24.073,   dispuesta   en  el  primer  párrafo   de  este   Artículo,   no   será   de  aplicación   a  los   contribuyentes   que   –  al  tiempo  de   sancionarse   la  presente  Ley –  ya   hubiesen   recibido  los  Bonos  de  Consolidación,   en   el  marco   de   los  artículos   31   a   33  de   la   Ley   24.073.

 

Ley   24.073  (08/04/1992)   Modificaciones   al   Impuesto  a  las  Ganancias   (…)

Título  VI.   Quebrantos anteriores   al   31/03/1991

Artículo  31.  “Todos   los   quebrantos   a  que  se  refiere  el  Artículo  19  de  la  Ley  de  Impuesto  a  las  Ganancias   (t.o.  1.986)  y  sus  modificaciones,  que  a  la  fecha  de  vigencia  de  la  presente  Ley,  no  resultaran  compensables,  o  no  hubieran  sido  ya  compensados  con  ganancias  de  ejercicios  siguientes,  cerrados  hasta  el  31/03/1992  y  que  tengan  su  origen  en  ejercicios  fiscales  cerrados  hasta  el  31/03/1991,   serán  transformados  en  créditos  fiscales,  conforme  se dispone  en   este  Título.

Lo  dispuesto  precedentemente,  no  alcanza  a  los  contribuyentes  que  hubieran  sido  declarados  en  quiebra  (…)  (conforme  texto  Decreto  879/92).

 

Artículo  32.  Los  sujetos  pasivos  que  tengan  derecho  a  la  obtención  del  crédito  fiscal  a  que  se  refiere  el  artículo  anterior,  deberán  presentar    hasta  la  fecha,  que  al  efecto  fije  la  DGI  una  Solicitud  de  Reconocimiento  y  una  DD JJ –  Declaración  Jurada   en  la  que  consigne  el  monto  de  los  quebrantos  no  compensados  y  la  fecha  de  origen  de  los  mismos.

El  aludido  monto,  se  actualizará  – conforme  las  disposiciones  de  la  Ley  del  Impuesto  –  hasta  el  31/03/1991,  y  el  VEINTE  POR  CIENTO   (20%)  de  dicho  importe,  constituirá  el  monto  del  crédito  fiscal.”

 

Artículo  33.  Los  créditos  fiscales –  a  que  se  refiere  el  presente  Título -,  se  considerarán  deudas  del  Estado  Nacional  al  31/03/1991,  una  vez  conformado  su  importe  por  la  DGI,  a  partir  del  ejercicio  fiscal  en  el  que  hubiera  correspondido  su  deducción  de  ganancias  sujetas  al  Impuesto  y  hasta  el  importe  imputable  a  cada  ejercicio.” 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: