La SCBA se Pronuncia en Contra del Tope a la Indemnización por Antigüedad Respecto de ocho Trabajadores que Dedujeron Incidente de Revisión en la Quiebra de la Empresa Empleadora

by Dra. Adela Prat on septiembre 30, 2014

QUIEBRA.  INCIDENTE  de  REVISIÓN.  Fallo  de  la  SCBA.

 

TOPE  INDEMNIZATORIO  Indemnización  por  Antigüedad   Art.  245 LCT .

 

Resolución  1050/1996  del  MTEySS (reglamentaria  del  Art.  245 LCT) en  función  del  Laudo 1/1975.

 

La  SCBA  “revocó”  la  Sentencia  de  la  Cámara  de  Apelación  Civil  y  Comercial  de  Mar  del  Plata.

 

Causa  (…)  –  “Castiñeiras,  Víctor  Omar  y  ot.  contra  Frigorífico  Mellino S.A.  Quiebra – Inc. de  pronto  pago  y  verif.  tardía”   –   SCBA   –  10/09/2014.  Publicado  por  elDial.com   AA8A5C,  el  30/09/2014.

 

La  Suprema  Corte  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires,  resolvió:

Rechazar  el  Recurso  Extraordinario de Nulidad  interpuesto,  con  costas  a  los  recurrentes  vencidos (conf. arts. 68  y  298, in fine   del  C.P.C.C.).

Asimismo,  por  mayoría,  hacer  lugar  al  Recurso  Extraordinario  de  Inaplicabilidad  de  Ley,  interpuesto  por  los  Incidentistas,  y

Revocar  la  Sentencia  de  la  Sala  I  de  la  Cámara  Primera  de  Apelación  Civil  y  Comercial  de  Mar  del  Plata,  debiendo  volver  la  causa  al  Tribunal  de  origen  para  que,  con  nueva  integración,  dicte  una  nueva,  de  acuerdo  con  la  presente. Costas   de  todas  las  instancias,  incluída  esta  sede  casatoria,  deben  ser  soportadas  por  su  orden (art.  68,  2a  pte,  y  289, C.P.C.C.)

 

I.    El  caso  planteado

 

En  la  quiebra  de  Frigorífico  Mellino  S.A.”,  ocho  (8)  trabajadores,  por  medio  de  apoderado,  iniciaron  Incidente  de  Revisión,  sosteniendo   la  inconstitucionalidad  de  la  Resolución 1050/1996  del  Ministerio de Trabajo,  Empleo  y  Seguridad  Social  de  la  Nación  y  del  Laudo  Arbitral  1/1975,  que  `imponía´ un  tope  indemnizatorio, y  que  les  había  sido  aplicado,  para  determinar  el  valor  de  sus  respectivas  Indemnizaciones  por  Antigüedad,  lo  que  entendían,  vulneraba  los  Arts.  14  y  14  bis  de  la  C.N.

 

Destacan  que  la  remuneración  principal  de  ellos,  es  un `porcentaje´ de  producción  de  la  Empresa;  pero  por  otro  lado,  se  limita  o  aniquila  cuando  existe  despido arbitrario,  porque,  no  lo computaron,   para  calcular   la  Indemnización  por  Antigüedad  Art.245 LCT.

 

En  efecto,  las  Indemnizaciones  por  Antigüedad  fueron  liquidadas  con  el  tope,  representado  por  el  Laudo  1/1975.  Así,  por  ejemplo,  un trabajador  cuyo  promedio real  de remuneraciones  alcanzaba a  $ 1.581,73;  al  calcular  la  Indemnización  por  Antigúedad  con  el  tope del  Laudo 1/1975,  arrojaba  $ 10.056,69.  Y  sin  tope  alcanzaba  a       $ 26.889,41.

 

De  manera  que  la  Indemnización  por  Antigüedad,  calculada  con  el  tope,  impuesto  por  la  Resolución  ministerial  y   el  Laudo  respectivo,  constituye  para  cada  uno  de  los  trabajadores,  una  quita  superior                  al  33%  de  la  mejor  remuneración  mensual,  normal  y  habitual  del  trabajador, a que se  refiere el Art. 245 LCT.

En  suma  el  art.  245  atacado,  es  el  redactado conforme  el  Art. 153  de  la  Ley  24.013,  (Ley Nacional de Empleo)

Los  ex  trabajadores  de  la  Empresa  fallida,  desarrollaban  su  actividad,  a bordo de  buques  pesqueros                de  altura.

 

II.    La  Sentencia  de  la  Cámara  de  Mar  del  Plata   revocada   por  la  SCBA.

La  Sala  I  de  la  Cámara  Primera  de  Apelación  Civil  y  Comercial  del  Departamento Judicial  de  Mar del Plata,   confirmó  la  sentencia  que,  a  su  turno,  había  desestimado  los  planteos  de  los  incidentistas,  referidos            a   la  inconstitucionalidad   de  los   decretos  que   establecen “topes”  indemnizatorios,  al  crédito  laboral,       que  se  verificara  en  el  proceso  principal.

 

En  otras  palabras,  la  Cámara  provincial,  rechazó  el   pedido   de  inconstitucionalidad“,  que  en  la  Quiebra  del                     epígrafe,   formularon   ocho  (8)  empleados,  respecto  de  la  Resolución  1050/1996  del  MTEySS  de la Nación,        que  establece  el  “tope  indemnizatorio  para  el  personal  marítimo,  con  arreglo  al  Art. 245 LCT,  incluída                   modificación  dispuesta  por  la  Ley  24.013 (Ley Nacional  de  Empleo).

Sí,  declaró  la  inconstitucionalidad  del  Art.  245  de  la  LCT.

 

Teniendo  en  cuenta  los  parámetros  consignados  por  la  CSJN,  en  el  precedente  “Villarreal  c/  Rommers“,   interpretó  sobre  la  base  de  las  conclusiones  sentadas  en  el  Informe  Pericial  Contable   que  “…el  monto  indemnizatorio  verificado  oportunamente  por  los  incidentistas,  producto  de  aplicar  el  tope  fijado                     por  el  Art.  245  LCT,  no  conduce  a  resultados  irrazonables,  por  lo que  no  advirtió  la  vulneración  de  los             Arts.  14  y  14  bis   de   la   Constitución   Nacional.”

 

–  Recursos

El  letrado  apoderado  de  los  ocho  (8) Incidentistas,  impugnó  dicho  pronuciamiento,  mediante  Recurso    Extraordinario  de  Nulidad   y   de   Inaplicabilidad  de  Ley.  En  este  último,  invoca  la  infracción  de  los             Arts.  14,   14  bis,    18,   28  y  99  inc.  2  de  la  C.N.;  39,  168  y  171  de  la  Constitución  provincial,  y  Art. 16  del      Código Civil;   Arts. 34  inc. 4,    163  inc.  6,    255  inc. 5,   474  del  C.P.C.C.,  y  245  de  la  LCT .

 

Alega  que  el  fallo  en  crisis  `no  se  expidió´ sobre  inconstitucionalidad  de  la  Res. Gral.  1050/1996 del  MTEySS    de  la  Nación,  que  al  reglamentar  el  Art. 245  LCT,  determina  un `tope´ en  la  indemnización  del  trabajador.

 

Bajo  este  enfoque,  enumera  los  ítems  que  juzga `omitidos´:

a)  El   tope  propuesto  por  el   Síndico  y  aplicado  por  la Cámara  establecido  en  la  Res.  ministerial  en   función  del  Laudo  Arbitral  1/1975,   que  vincula  al   S.O.M.U.   (Sindicato  de  Obreros  Marítimos  Unidos) con    la  Cámara  de  Armadores  de  Buques  Pesqueros  de  Altura,  “no  computa”  el   salario  de  producción, que  el  Laudo  estipula.

Y  establece  un  salario  menor  al  mínimo  vital  y  móvil,  que  es  el  salario  constitucional.

 

b)  La  Sindicatura  realizó  pagos  de  Indemnizaciones,  dentro  de  la  Quiebra,  sin  computar  el  tope  de    la Resolución  1050/96 ,  infringiendo   el   principio  de  la  pars  condicio  creditorum,  para otros  trabajadores  de      la  misma categoría.

 

c)  A  raíz  de  ello,  la  Res.  MTEySS  1050/96  deviene  inconstitucional,  en  su  parte   pertinente,  por  violación  de     los   Arts.  14,   14  bis,   28  y  99  inc.  2,  de  la  C.N.

 

III.    Voto  por  unanimidad  en  la  Sentencia  de   SCBA.  Rechazo  del  Recurso  E. de  Nulidad

 

La  Resolución  MTEySS    –  expuestas  las  razónes  por  las  que  la  Cámara  considera  improcedente  el  planteo de  inconstitucionalidad  –  no  debía  el  recurrente  rebatir  analizar  cada  uno  de  los  argumentos  invocados  por  los  peticionantes  de  tal  declaración,  siendo  suficiente  que  la  pretensión  articulada  sea  resuelta“.

 

Bajo  este  prisma,  se  torna  aplicable  la  doctrina  de  esta  Corte,  en  cuanto  señala,  que  el  Art. 168  de  la  Constitución  provincial,  apunta  a  la  omisión  de  una  cuestión  `esencial´,  y  no  a  la  forma  como  fuere  resuelta“.

 

Por  ello,  corresponde  el  rechazo  del  Recurso  Extraordinario  de  Nulidad,  porque  los  temas  cuya  preterición  se  denuncia,  fueron  abordados  por  la  Alzada,  y  los  argumentos  que  se  alegan,  se  vinculan  más  al `mérito´de  la  decisión,  que  a  la  ausencia  de  su  tratamiento,  siendo  `ajeno´ al  ámbito  del  presente  Recurso,  tanto  el  acierto  con  que  se  haya  analizado  el  asunto,  como  la  forma  en  que  fuera  encarado.”

 

IV.     Voto  de  la  mayoría  de  la  SCBA  que  hace  lugar  al  Extraordinario  de  Inaplicabilidad  de  Ley

 

Se  hace  lugar  el  Recurso  de  Inaplicabilidad  de  Ley  interpuesto,  y  se  revoca  la  Sentencia  de  Cámara, debiendo volver  la  causa  al  Tribunal  de  origen  para  que,  con  una  nueva  integración,  dicte  una  nueva,  de  acuerdo  con la  presente.”

 

Para  decidir  en ese  sentido,  el  Dr.  Pettigiani   afirmó  surge  entonces  que  la  indemnización  determinada  conforme  al  tope  impuesto  por  la  Resolución  del  MTEySSN  conforme  el  Laudo  Arbitral  1/1975,            constituye  para  cada  uno  de  los  actores excepto  uno  de  ellos   una  quita  superior  al  33%  de  la  mejor  remuneración  mensual,  normal  y  habitual,  del  trabajador,  a  la  que  se  refiere  el  primer  párrafo, del  Art.  245.”

 

Concluyó  su  voto  puntualizando  “por  razones  de  celeridad  y  economía  procesal,  resulta  prudente  hacer operativa  la  doctrina  acuñada  por  la  CSJN  al  respecto,  y  resolver  que  `corresponde´  aplicar  la                limitación  a  la  base  salarial  prevista  en  los  párrafos  segundo  y  tercero  del  Art. 245  LCT,  sólo  hasta  el                       33%  de  la  mejor  remuneración  normal  y  habitual  computable (cons.  12)

 

 Voto  del  Dr.  Héctor  Negri

 

Estimo  que  asiste  razón a  los  recurrentes,  en  cuanto  plantean  que  el  tope  a  la  base  salarial  que,  confirmando      la  Sentencia  de  Primera  Instancia,  aplicó  la  Cámara,  con  apoyo  en  el  Art.  245  de  la  LCT  y  en  la  Res.  1050/1996  del  MTEySSN  resulta  `inconstitucional´,  por  lo  que  no  debe  ser  utilizado  en  perjuicio  de  los          actores  (ver  mis  votos  en las  causas  L. 75.293,  “Ludueña“,  sent.,  27/12/2002;   L. 74.564, González  Vitela“, sent.  del  29/10/2003;   L.  76.376,  Montero“,  sent.  01/04/2004;   L.  87.782, “Leoni“,  sent.  08/11/2006;   L. 85.181,  Varano“,   sent.  23/05/2007;   L. 98.497,  “Giménez“,  sent.  13/07/2011;   L. 102.173,  Dickson“,  sent.  30/11/2011;   L. 94.532, “Zerbo“,  sent.  29/02/2012;   L. 99.257, Díaz“,  sent.  11/04/2012;   L.  99.621,  “Kieczur“,  sent.  16/05/2012,  entre  muchas  más)

 

“En  la  especie  resulta `confiscatoria´ la  aplicación  del  tope  máximo  establecido  en  el  Art.  245  LCT (texto  según  Art.  153  Ley  24.013),  en  cuanto  a  la  base  que  refiere  en  su  primer  párrafo,  tornándose  violatoria  de     los  principios  consagrados  en  los  Arts. 14  bis  – que  establece  la  protección  contra  el  despido  arbitrario  y  17  – que  consagra  el  derecho  de  propiedad  de  la  Constitución  Nacional  (conf. L. 79.366, sent.  28/06/2006)

 

En  consecuencia,  al  resultar  inconstitucional  la  aplicación  del  tope  indicado,  la  indemnización  debe  ser  calculada  tomando  como  la  mejor  remuneración  mensual,  normal  y  habitual,  devengada  por  el  trabajador,  a  la    que  hace  referencia  el  primer  párrafo  del  Art. 245 LCT,  sin  reducción alguna (conforme  mis  votos  en  las   Causas  citadas  y  lo  expuesto  recientemente  en  la  C.  94.734,  Soto  Paredes“, sent.  16/04/2014).

 

– Voto  en  disidencia  del  Dr.  Soria

 

Consideró  – al  igual  que  el  Dictamen  de  la  Procuración  General,  firmado  por  el Dr. De  Oliveira  que  el  Recurso  de  Inaplicabilidad  de  Ley   fue `mal  concedido´ en  la  instancia  de  origen.

Para  así  concluír,  partió  de  considerar,  la  doctrina  legal   imperante  en  torno  a  la  interpetación  del  Art.  278  del  C.P.C.C.,  según  el  cual,  la  determinación  del  monto  del  juicio en  relación  a  la  admisibilidad   del  Recurso  en  análisis   en  los  supuestos  de  litisconsorcio  activo  facultativo,  debe  considerarse  el  importe  reclamado  individualmente  por  cada  uno  de  los  accionantes,  y  la  decisión  favorable  a  su  concesión,  estará  dada  por  la  circunstancia  de  que  el  valor  del  litigio considerado  para  alguno  de ellos,  supere  el  monto  mínimo,  previsto  en  la  normativa  procesal  de  referencia.

 

Finalmente  añadió  que  “el  valor  de  lo  cuestionado  por  cada  uno  de  los  integrantes  del  litisoconsorcio  activo   facultativo,  representado  por  la  diferencia  existente  entre  los  montos  de  las  acreencias  verificadas  en  concepto de  despido,  con  arreglo  al  tope  indemnizatorio  previsto  en  el  Art.  245  LCT,  según  reforma  introducida  por  el  Art. 153  de  la Ley  24.013,  mediante  los  guarismos  que  arroja  la  Resolución  1050/96,  con  relación  al  Laudo  Arbitral  1/1975,    y  los  pretendidos  sin  el  tope,  alcanza  y,  mucho  menos,  excede  la  restricción  económica,  a  que  alude  el  Art. 278  LCT. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: