Responsabilidad del Banco por Información Tardía al BCRA del Cese de la Situación de Usuario Bancario como Deudor Moroso. Debe Indemnizarlo por Daño Moral

by Dra. Adela Prat on agosto 27, 2014

RESPONSABILIDAD  BANCARIA.  CALIFICACIÓN  del  USUARIO  como  DEUDOR  de  RIESGO  en  los

Informes  Crediticios.  La  Cámara  CIV  y COMFED  “revocó”  la  Sentencia  y  “condenó”  al  BANCO  NACIÓN  a  indemnizarlo.

 

Existencia  de  una  CONDUCTA  NEGLIGENTE  por  parte  de  la  Entidad  Bancaria.

 

Imposibilidad  de  obtener  un  crédito,  para  la  compra  de  un  campo  reservado.  Pérdida  del  valor  de  la  reserva.  DAÑO MORAL.

 

Causa  8423/1999  –  “B.  L.  P.  c/  Banco  de  la  Nación  Argentina  s/  Daños  y  Perjuicios”  –  CNCIV  y  COMFED  –  SALA  I  –  24/04/2014.  Fallo  publicado  por  elDial.com  el  25/08/2014.

 

I.   Detalles  del  caso

El  Sr.  B. L. P.  era  cliente  del  Banco  de  la  Nación  Argentina,   y  solicitó  un  Préstamo  Hipotecario,  otorgado  en  el  año  1.993  por  U$S  100.000.

 

A  raíz  de  las  dificultades  en  afrontar  su  pago,  la  deuda  tuvo  `saldos  pendientes  de  pago´,  desde  la  cuota  Nº  1,  en  Septiembre  de  1.995,  hasta  la  Refinanciación  y  la  decisión  de  cancelación,  que  tuvo  lugar  el  20/12/1996.

 

Esa  situación  de  “morosidad” se  vio  reflejada  en  los  Informes  de  VERAZ  y  en  el  Informe  de  Fidelitas.

En  Diciembre  de  1.996,  el  Banco  de  la  Nación  remitió  información   al  BC  como  deudor  con  “alto  riesgo  de  insolvencia”.

Ambas  partes  han  coincidido  que  esa  deuda  fue  cancelada  por  el  actor  el  30/12/1996.

Un  año  más  tarde,  el  Sr.  B. L. P.  quiso  realizar  una  Operación  de  Compra  de  un  campo  al  propietario,  Sr.  G.  La  Operación  se  realizaría  por  U$S  500.000  y  B. L. P.  abonó  una  Seña  de  $  2.000,  mientras  gestionaba  el  crédito  por  Escribanía.

Cuando  el  prestamista,  Sr.  V.,  requirió  los  `antecedentes´  sobre  la  conducta  bancaria  de  B.,  las  Entidades  le  hicieron conocer  los  Informes  donde  aparecía  como  “deudor  de  alto  riesgo”.

En  esa  época  –  diciembre  de  1997/enero  de  1998  –  B.  había  “solucionado”  anteriormente  su  situación  de  morosidad  con  el  Banco  Nación  y  es  claro  –  así  lo  reconoció  la  demandada  que  esta  Entidad  `no  había  comunicado´ la  novedad  al  BCRA.

Los  Organismo  de  Información  –  Veraz,  Fidelitas  –  repitieron  los  datos  suministrados  por  el  Banco  Central,  los  que  no  habían  sido  actualizados  oportunamente  por  el  Banco,  una  vez  que  el  deudor  solucionó  la  situación  que  motivó la  calificación  negativa.

 

II.   La  Sentencia  definitiva  y  firme

La  Sala  I  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  Federal  –  con  el  voto  de  los  Jueces  Dra.  María  Susana  Najurieta,  Dr.  Ricardo  Víctor  Guarinoni  y  Dr.  Francisco  de  las  Carreras  –  resolvió:

Revocar  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  y  “hacer  lugar”  parcialmente  a  la  demanda,  “condenando”  

al  Banco  de  la  Nación  Argentina,  a  abonar  al  actor  L.  P.  B.  la  suma  de  $  22.000,  con  los  intereses  devengados. (Daño  Moral)

 

III.   La  Sentencia  de  Primera  Instancia  había  rechazado  la  demanda

La  Sentencia  de  Primera  Instancia  “rechazó”  la  demanda  promovida  por  el  Sr.  L.  P.  B.  contra  el  Banco  de  la  Nación  Argentina,  por  la  que  pretendía  el  cobro  de  una  Indemnización  por  Daños  Materiales  y  Morales  que  adujo  haber  sufrido,  como  consecuencia  de  una  `tardía´ notificación  al  Banco  Central,  del  cese  de  su  situación  como  deudor  moroso.

El  Sr.  Juez  a quo  estimó  que  Banco  Nación  había  obrado  en  cumplimiento  de  Normas  Reglamentarias  (la  Comunicación  “A”  2389  BCRA).

Adujo  que  la  situación  de  “deudor  moroso”  efectivamente  se  había  verificado  en  algún  momento  de  fines  de  1.996  y  que,  por  lo  demás,  el  actor  no  había  actuado  solicitando  la  rectificación  de  su  calificación  al  conocer  la  información  errónea,  al  tiempo  de  los  hechos.

Consecuentemente,  la  sentencia  desestimó  la  demanda  con  imposición  de  costas  a  la  parte  actora.

 

IV.Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Sala  I  de  la  Cám  NacCiv  y ComFed  para  admitir  parcialmente

la  demanda.

 

I.  Lapso  durante  el  cual  la  Información  fue  “verídica”

La  información  de  “deudor  con  riesgo  de  insolvencia”  o  “de  alto  riesgo”  fue  verídica  durante  el  período  que  culminó  el  20/12/96  y,  con  posterioridad,  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  debió  desplegar  la  diligencia  de  una  Entidad  Profesional  para  “notificar  el  cese”  de  la  situación  irregular  del  cliente  bancario  y  actualizar  la  Información  mes  por  mes  –  con  la  misma  rigurosidad  con  que  estaba  obligado  a  comunicar  las  morosidades  -,  máxime  tratándose  de  datos  que  `comprometen´ la  honorabilidad  y  la  solvencia  de  los  comerciantes.

 

II.  El  cliente  bancario  razonablemente  esperó  un  conducta  profesional  diligente  del  Banco

El  cliente  bancario,  es  un  consumidor  de  servicios  bancarios  frente  a  una  Entidad  Profesional,  de  la  cual  es  razonable  esperar  una  conducta  profesional  sólida  y  diligente,  que  cuente  con  pleno  conocimiento  de  las  Circulares  emitidas  por  el  Banco  Central  y  de  las  `consecuencias´ de  la  difusión  de  datos  inexactos  y  que  tienen  potenciales  proyecciones  negativas  en  la  vida  del  cliente.

 

Si  bien  es  cierto  que  el  Sr.  B.  pudo  averiguar  por  su  propia  iniciativa  cuál  era  su  calificación  en  el  Sistema  Bancario  antes  de  emprender,  a  fines  de  1997,  un  préstamo  extra – bancario  de  gran  envergadura,  también  lo  es,  que  no  pesa  sobre  el  cliente  la  obligación  de  transmitir  la  información  al  BCRA,  actualizada,  exacta,  fidedigna  y  periódica.

 

Por  lo  tanto,  la  Sala  consideró  antijurídica  la  la  conducta  negligente  y  desaprensiva  del  Banco  de  la  Nación  Argentina,  que  no  informó  el  cese  de  la  condición  de  deudor  moroso  del  acto,  en  enero  de  1998.

 

III.  El  Banco  responde   con  sustento  en  la  responsabilidad  subjetiva

La  difusión  de  los  datos  financieros  es  una  actividad  lícita  (Art.  3º  de  la  Ley  25.326);  pero  el  Banco  demandado  responde  con  sustento  en  los  principios  de  la  responsabilidad  subjetiva   (por  culpa  o  negligencia  en  los  términos  del  Art.  502,  512  y  902  del  Código  Civil)  o,  incluso,  si  correspondiera,  con  sustento  en  la  responsabilidad  objetiva (Art. 1.113  del  Código  Civil),  por  la  potencialidad  riesgosa  de  los  datos  que  difunde.

 

Así  lo  sostuvo  esta  Sala  en  la  Causa  nº  7816/05  Álvarez  Ogando  Oscar  Antonio  c/  Banco  de  la  Nación  Argentina“,  del  03/08/2010;   Sala  III,  Causa  5762/01  Pérez  Pérez  Benito  Delfín  y  otros  c/  Banco  de  la  Nación  Argentina,  fallada  el  29/09/2009.

 

IV.  Cuál  es  el  daño  que  guarda  relación  de  causalidad  con  la  conducta  antijurídica  del  Banco.

La  reserva  de  compra  fue  firmada  el  12/12/1997,  ad  referéndum  de  la  aprobación  del  vendedor,  que  debía  expedirse  hasta  el  17/12/97.  El  plazo  de  validez  de  la  Reserva  era  muy  breve  y,  en  esos  días,  el  prestamista  Sr.  V.   tomó  conocimiento  de  que  el  Sr.  B.  tenía  serios  problemas  con  el  Banco  Nación.

 

Por  lo  tanto,  no  es  el  vendedor,  sino  el  inversor,  quien  debía  prestar  el  dinero  al  comprador,  y  consideró  que  la  operación  era  riesgosa  y  decidió  su  cancelación.,  sobre  la  base  de  una  información  “equivocada”.  Ello  es  así  pues  en   diciembre  de  1997/ enero  1998,  había  transcurrido  1  año  desde  la  cancelación  de  toda  la  deuda  de  L. P. B.  con  el  Banco  demandado.

 

De  haber  obtenido  la  información  de  “cliente  bancario  regular”,  la  seña  no  se  hubiera  perdido. Ello  significa,  que  la  falta  de  actualización  del  dato  sensible  por  parte  del  Banco  demandado,  tuvo  relación  directa  con  la  pérdida  de  la  seña.

IMPORTANTE

Lo  anterior  no   asegura  la  suerte  del  reclamo  “pérdida  de  chance”  referido  a  la  compra  del  campo.  La  Escritura  Traslativa  de  Dominio,  estaba  prevista  en  90  días  y,  en  ese  lapso,  el  actor  hubiera   podido  aclarar  y  obtener  una  rectificación  de  su  calificación  financiera.

 

Sin  embargo,  para  decidir  la  no  realización  de  la  venta  por  $  500.000,  probablemente,  el  ánimo  del  vendedor  estuvo  influenciado  por  la  historia  del  comportamiento  bancario  del  comprador.  El  actor  tuvo  serios  problemas  en  devolver  un  préstamo  de  U$s  100.000  en  los  años  1995/1996  y,  a  principios  de  1998,  estaba  necesitando  la  disponibilidad  de  una  suma  mucho  más  elevada,  que  el  Banco  no  parecía  `poder  ofrecerle´.

En  consecuencia,  los  Jueces  de  Cámara  resolvieron  que  “no  existe  relación  de  causalidad  `entre  el  rubro  reclamado  como  pérdida   de  chance  y  la  conducta  del  Banco  de  la  Nación  Argentina,  que  se  ha  calificado  de  antijurídica.”

 

Conclusión

La  Sala  I  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo   Civil  y  Comercial  Federal,  resolvió  revocar  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  y  hacer  lugar  parcialmente  a  la  demanda.

 

Si  bien  los  camaristas  calificaron  de  antijurídica  la  conducta  del  Banco,  no  accedieron  al  reclamo  del  actor,  referido  al  rubro  pérdida  de  chance ,  con  fundamento  que  en  el  período  faltante  de  90  días  para  escriturar, el  actor  hubiera  podido  obtener  una  rectificación  de  su  calificación  financiera.

 

La  Cámara  accedió  a  reparar  el  Daño  Moral,  con  fundamento  en  que  el  actor  tenía  derecho  a  recuperar  su  buen  nombre  por  haber  saldado  la  deuda,  tanto  frente  al  propietario  del  campo  cuya  venta  no  se  realizócomo  también,  frente  a  la  comunidad  a  la  que  pertenecía.

 

La  Sentencia  reconoció   la  mortificación  de  permanecer   más  de  1  año  con  calificación  “equivocada”  en  un  plano  en el  que  se  juega  la  honorabilidad  de  las  personas.  Por  tales   razones,  en  uso  de  las  facultades  que  el  Art.  165  del  CPCCN,  otorga  a  los  Jueces,  estimaron   el   monto  de  $ 20.000  a  valores  actuales,  como  indemnización  razonable  por  ese  concepto.

 

Dicha  suma  “devengará  intereses”  desde el  día  de  notificación  del  traslado  de  la  demanda  y  hasta  transcurridos  10  días  de  la  notificación  de  esta  Sentencia  (de  fecha  24/04/2014),  a  la  tasa  del  6%  anual;  y

a  partir  de  esta  última  fecha,  los  accesorios  serán  liquidados  a  la  Tasa  Activa  que  utiliza  el  Banco  de  la  Nación  Argentina,  en  sus  operaciones  de  descuento.

Impuso  las  costas  en  un  70%  a  cargo  del  Banco  demandado  y  el  30%  restante,  a  cargo  del  actor,  parcialmente  vencido  (Art.  68,  segunda  parte  y  71  del  CPCCN)

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: