Mala Praxis Médica Error de Diagnóstico y Operación Quirúrgica Innecesaria Que Ocasiona la Muerte de Un Paciente Sostén de Familia. Daño Material y Moral. La Mujer Conviviente Tiene Derecho a Daño Moral.

by Dra. Adela Prat on agosto 22, 2014

MALA  PRAXIS  MÉDICA. Intervención  quirúrgica.  Fallecimiento  del  paciente.  Complicación  en  el  postoperatorio.  Responsabilidad 

del  Médico.

 

Rechazo  de  la  demanda  contra  el  Jefe  del  Servicio  de  Terapia  Intensiva.  RESPONSABILIDAD  de  la  CLÍNICA.  Deber  de  seguridad

 

Daño  Material  para  el  Hijo  del  fallecido.  Daño  Material  y  Daño  Moral  par  la  Mujer  que  convivía  en  aparente  Matrimonio. INCONSTITUCIONALIDAD  del  Art.  1078  del  Cód.  Civil.

 

La  víctima  tenía  54  años  de  edad  a  la  fecha  de  su  muerte.  Era  sostén  del  hogar  con  sus  ingresos  de  chofer  de  la  Empresa  “Nueva  Chevallier  S.A.”  Su  hijo  tenía  a  esa  fecha  la  edad  de  un  (1)  año.

 

Autos:  “M.,  A.  K.  E.  c/  Clínica  Pergamino  S.A.  y  Otros  s/  Daños  y  Perjuicios  del./cuas.  (EXC  USO  AUT.  Y  ESTADO)”  –  Cámara  de  Apelación  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Pergamino  (Buenos  Aires)    06/06/2014.  Fallo  publicado  por  elDial.com  AA8939,  el  20/08/2014.

 

La  Cámara  de  Apelación  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Pergamino  –  con  el  voto  de  los  Jueces  Sra.  Dra.  Graciela  Scaraffia  y  Sr.  Dr.  Roberto  M.  Degleue   dictó  la  siguiente  SENTENCIA:

1)  Hacer  lugar  parcialmente  al  Recurso  de  Apelación  deducido  por  la  Parte  Actora  y  Asesor  de  Incapaces  sólo  en  relación  a  los  Importes  de  

DAÑO  MATERIAL  fijándolo  en  la  suma  de  $  350.000  para  el  Menor  y  de  $  150.000  para  A. K. M.;

DAÑO  PSICOLÓGICO  y  GASTOS  de  TRATAMIENTO  para  la  Sra.  A. K. M.  los  que  se  `incrementan´ a  la  suma  de  $  20.000  y  $  7.200,  `desestimándose´ los  demás  planteos  traídos;

2)  Rechazar  el  Recurso  de  Apelación  de  la  Parte  Demandada,  Confirmando  en  todo  lo  demás  la  Sentencia  de  Primera  Instancia.

3)  Costas  de  la  Alzada  a  la  Parte  Demandada  (Art.  68  del  C.P.C.C.)

 

Sentencia  de  Primera  Instancia  confirmada  por  la  Cámara 

 

El   Sr. Juez  de  Primera  Instancia  hizo  lugar  a  la  Demanda  instaurada  por  la  Sra.  A. K. E. M.  por  sí  y  en  representación  de  su  Hijo  Menor  A.  G.,

condenando  a  la  Clínica  Pergamino  S.A.,  a  los  médicos  G. H. C.,   F. M.,  y  a   TPC  Compañía  de  Seguros  S.A.  a  abonarle  a  los  primeros  las  sumas  de   $  200.000   y  $  142.880,  respectivamente.

Sólo  los  montos  fueron  modificados  en  Cámara.

Recursos

Apelan  la  Actora,  el   apoderado  de  Clínica  Pergamino  S.A.1  y  TPC  Compañía  de  Seguros  S.A. – citada  en  garantía – ;  apelan  los  codemandados  G. H. C.  y  F. M..

Asimismo  apela  la  Asesora  de  Incapaces.

 

Agravios  de  la  Parte  Actora

1)  La  falta  de  acogimiento  de  responsabilidad  en  el  hecho  del  Dr.  H. D. B.  en  su  calidad  de  Jefe  de  la  UTI  de  Clínica  Pergamino  S.A.”

2)  La  consecuente  exoneración  de  responsabilidad  de  las  Aseguradoras  que  daban  Cobertura  a   dicho  profesional.

3)  Los  Montos  fijados  en  concepto  de  “Daño  Psicológico”  y  “Valor  Vida”  a  los  que  tacha  de  exiguos  y

4)  La  falta  de  condena  de  Intereses  sobre  las  Sumas  otorgadas,  por  omisión  de  pedido  expreso  de  los  mismos  en  la  Demanda.

 

La  Sentencia  de  la  Cámara  de  Apelación.  Fundamentos

I.  Responsabilidad  de  los  Médicos

Los  Jueces  de  Cámara  dejaron  claro  que  la  actuación  profesional  de  G. H. C.   y  de  F.M.  se  asienta  sobre  un  factor  de  imputación `subjetivo´  tal  como  la  culpa  (Arts.  512,  901,  902,  1109  del  Cód.  Civil).

De  la  Prueba  Instrumental,  Documental  y  Pericial  surge  acreditado  que  el  Paciente  era  atendido  por  el  Dr.  G. H. C.,  por  una  dolencia  en  el  brazo  izquierdo“,  que  el  galeno  le  indicó  una  “intervención  quirúrgica”,  que  llevó  a  cabo  en  la  Clínica  Pergamino  S.A.  el  02/08/2006,  entre  las  13.20  hs.  y   16.30  hs.

Su  muerte  se  produjo  al  día  siguiente   a  las  18.30  hs.  en  la  Sala  de  Terapia  Intensiva.

Se  acreditó   un  “error  de  diagnóstico”  del  Médico  G. H. C. (hernia  de  disco  cervical  con compromiso  medular)

En  la  Pericia  de  Parte  brindada  por  el  Dr.  V.,  el   experto   señala  que  “el  paciente  no  reunía  la  sintomatología  y  la  signología   acordes  con  una   patología  comprensiva  de  la  `médula  espinal´  a  nivel  cervical.”

Tampoco  el  paciente  presentaba  síntomas  de  compresión  y  piramidalismo  El  Perito  Dr. D.  indicó  “…  no  existía  la  compresión  de  la  médula  espinal  cervical  de  acuerdo  con  la  RMN”

El  Perito  Dr.  D.   señaló  ya  que  al  paciente `no´ se  le  dejó  el  drenaje,  debió  haber  tenido  por  ello  un  control  `más  estricto´  de  la

observación  del  cuello  y  en  relación  a  la  signo  sintamotología  que  presentó  el  paciente  en  el  “postoperatorio”,  de  haberse  advertido  tempranamente  que  el  paciente  estaba  haciendo  una  complicación  hemorrágica  en  el  cuello,   en  donde  normalmente  la  sangre  pasa  a  formar  coágulos  muy  profundos,  la  intervención  temprana  del  neurocijano  hubiera  podido  resolver  esta  complicación  y  salvarle  la  vida.”

 

I.1  Obligación  de  medios  y  no  de  resultado

Siguiendo  la  doctrina  nacional,  la  Cámara  de  Pergamino  sostuvo  que  “la  obligación  que  asume  el  Médico  `no  es  de  resultado´  sino  de  medios,  es  decir  que  se  compromete  a  atender  al  paciente  con  la  prudencia  y  diligencia  adecuadas

 

No  obstante  afirmó  que  quedó  acreditado,  que  los  servicios  Profesionales  prestados  por  C.  y  M.  fueron  ejecutados  `sin  la  necesaria  diligencia  y  prudencia  que  le  era  exigible  en  relación  a  las  reglas  del  arte  de  curar.”

Ello  quiere  decir  que  cuando  el  profesional  omite  las  diligencias  correspondientes  a  la  naturaleza  de  su  prestación  –  ya  sea  por  impericia,  imprudencia  o  negligencia  –  falta  a  su  obligación,  y  se  coloca  en  la  posición  del  deudor  culpable  (Art.  512  Cód. Civil)

“…  si  ese  obrar  está  en  relación  de  causalidad  adecuada  con  el  daño  experimentado  por  el  paciente,  demostrándose  también  que  los  procedimientos,  diagnósticos  y  tratamientos  implementados  por  los  profesionales,  no  fueron  apropiados  a  la condición  clínica   del  paciente,  por  ello  debe  responder.”

 

II.  La  responsabilidad  de  la  Clínica

Esta  responsabilidad  deviene  –  conforme  sostiene  la  Cámara  de  Pergamino    de  la  efectivización  de  la  garantía  emergente  de  la  obligación  de  indemnidad  en  la  salud  del  paciente  –  accesoria  de  la  tácita  obligación  de  seguridad  y  con  ello  su  consecuente  reproche  civil  por  las  causales  exógenas  del  acto  médico (cfr.  Responsabilidad  de  los  Médicos  y  Entidades  Asistenciales  por  Carlos  Ghersi,  en  JA  T  1988 IV,  citado  en  el  Acuerdo  67.908  de  la  SCBA   Suprema  Corte  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires   en  la  Causa:  Olm  Juan”

 

La  Dra  Kogan  de  la  Corte  Provincial  en  la  Causa  C  105.772  de  fecha  09/06/2011  ha  señalado: “…  esta  Corte  ha  indicado la  obligación  tácita  de  seguridad  de  naturaleza  objetiva  del  Sanatorio,  sea  éste  privado  o  público,  puede  referirse  a  obligaciones  de  medios  o  de  resultados,  según  se  trate  de  la  responsabilidad  de  la  Clínica  por  actos  puramente  médicos  realizados  por  su  personal  profesional,  en  el  primer  caso,  o  si  el  perjuicio  emana  de  actos  extraños  al  quehacer  puramente  médico  o  bien  han  sido  ocasionados  por  las  cosas  utilizadas  rebasando  el  acto  puramente  médico ( cf.  doct.  C  100.800,  sent.  del  15/04/2009;    C  101.294,  sent.  del  15/04/2009).

 

En  efecto,  “para  atribuir  responsabilidad  a  la  Clínica,  la  prueba  de  la  culpa  del  médico  es  indispensable,  porque  la  demostración  de  aquella  culpa,  es  la  prueba  de  la  violación  del  deber  de  seguridad,  que  como  obligacion  tácita  se  halla  comprendida  en  el  Contrato  Asistencial,  y  cuya  omisión  genera  la  responsabilidad  directa  de  la  Entidad,  además  de  la  concerniente  directa  y  personalmente  al  profesional.”  (Cfr.  C  98.767;  C  101.294,  entre  otros.)

 

III.   Legitimación  activa  de  la  Mujer  Conviviente  para  reclamar  Daño  Moral

Los  agravios  de  la  codemandada  en  cuanto  controvierten  la  legitimación  activa  de  la  concubina,  en  el  reclamo  del  Daño  Moral,  “no  pueden  ser  atendidos”

La  Cámara  comparte  los  fundamentios  dados  por  el  Juez  de  Primera  Instancia  para  decretar  la  inconstitucionalidad  del  art.  1078  del  Código  Civil.

En  tal  sentido  ha  dicho  que  el  Art.  1078  del  CC  es  inconstitucional,  toda  vez  que  viola  la  protección  integral  de  la  familia,  ya  que  en  el  mundo  de  hoy,  se  considera  familia  aunque  las  personas  `no  se  encuentren  unidas  por  matrimonio.”

También  se  viola  la  igualdad  en  la  reparación  de  los  daños,  la  que  debe  ser  integral,  toda  vez  que  el  Art.  1079  del  C.C.,  posibilita  la  legitimación  activa  a  todos  los  damnificados  indirectos  con  respecto  a  los  daños  materiales  y  el  Art.  1078  se  limita  a  algunos  legitimados.

El  Art.  1078  del  Código  Civil es  inconstitucional  en  cuanto  `limita´  la  acción  resarcitoria  por  daño  moral  a  los  damnificados  directos  de  la  víctima.  “La  concubina  tiene  igual  derecho”, sentenció  la  Cámara  de  Pergamino.

 

IV.   No  corresponden  Intereses

El  pedido  de  los  intereses  que `no´ fueron  reclamados  ni  por  la  actora   en  su  demanda,  ni  por  el  Asesor  de  Incapaces,  no  puede  prosperar.”

 

“Si  bien  el  principio  de  reparación  integral,  que  consagran  los  Arts.  1078  y  1083  del  Código  Civil,  importa  que  la  condena  del  capital  se  integre  con  los  intereses  correspondientes,  desde  la  fecha  en  que  aquél  se  hizo  exigible,  ello  es  así  siempre  que  el  reclamo  de  intereses  se  ha  formalizado  en  la  demanda”  SCBA  Ac.  54.314  y  otros  en  el  mismo  sentido   SCBA  I  3268  S,    2885  S,    3498  S,    2854  S,   2523 S.

 

Conclusión

La  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Pergamino   (Prov.  Bs.  As. )  eleva  el  Monto  de  Condena  por  Responsabilidad  Civil,  condenando  a  los  dos  Médicos  –  salvo  al  Médico  Jefe  de  la  Unidad  de  Cuidados  Intensivos,  cuya  responsabilidad  no  fue  acreditada  – .

Coincidiendo  con  la  Doctrina  y  Jurisprudencia  Nacional  dejo  claro  que  la  Responsabilidad  del  Médico  no  es  el  del  tipo  objetivo“,  y  no  es  una  obligación  de  resultado  por  la  que  se  compromete,  sino  simplemente   una  obligación   de  medios.

Esto  significa  que  su  conducta  puede  ser  culpable  por  negligencia,  imprudencia  o  impericia,  a  la  luz  de  las  normas  contenidas  en  los  Arts.  512,  902  y  1.109  del  Código  Civil.

Debe  demostrarse  la  omisión  de  diligencias  correspondientes  a  la  naturaleza  de  la  prestación  médica  (impericia,  negligencia  o  imprudencia)  y  que  ese  obrar  está  en  relación  de  causalidad  adecuadada  con   el  daño  experimentado  por  el  paciente,  demostrándose  también  que  los  procedimientos,  dignósticos  y  tratamientos  implementados  por  los  Profesdionales  `no  fueron  apropiados´ a  la  condición  clínica  del  paciente   (como  sucedió  en  el  presente  caso).

Para  ello  existe  el  Perito  que  designa  la  Parte  damnificada  (Perito  Médico  de  parte)  y  el  pedido  de  Prueba  Pericial  Médica.  En  el  caso  que  hemos  visto  ambos  Profesionales  coincideron  en  la  existencia  de  un  error  de  diagnóstico  que  condujo  a  una  intervención  quirúrgica  innecesaria,  que  sumada  a  la  falta  de  cuidados  apropiados  en  el  postoperatorio, ocasionó  la  muerte  del  paciente,  que  pudo  haberse  evitado.

La  Sentencia  reviste  importancia  en  cuanto  declara  la  “inconstitucionalidad  del  Art.  1078  del  Código  Civil“.  Aplicando  la  letra  de  la  norma,  la  concubina  no  tiene  derecho  a  reclamar  Daño  Moral.  De  esta  forma,  pudo  ser  compensada  por  sufrimiento  espiritual.

También  es  correcto  que  no  condene  a  los  responsables  a  pagar  intereses  desde  la  fecha  del  hecho  (2006),  porque  no  fueron  reclamados  en  la  demanda  –  escrito  de  inicio   ni  por  la  parte  actora,  ni  por  la  Asesoría  de  Incapaces. La  condena  no  incluye  el  concepto  de  intereses,  motivo  por  el  cual,  la  indemnización  se  ve  licuada  y  no  es  representativa  para  el  destinatario.

La  responsabilidad  de  la  Clínica  es  correctamente  encuadrada.  Como  una  falta  al  deber  de  seguridad  y  a  la  obligación  de  indemnidad  de  la  salud  del  paciente.

También  es   responsable  el  Sanatorio  o  Centro  Asistencial,  público  o  privado,  aunque  los  Médicos  no  sean  culpables  del  daño  ocasionado,  si  el  perjuicio  emana  de  actos  extraños  al  quehacer  puramente  médico.

La  Jurisprudencia  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  y  de  la  Corte  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires,  es  muy  rica  y  abundante,   favorable  al  damnificado.  Igualmente  sucede  con  la  Doctrina  más  autorizada  en  la  Materia.

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: