Bien de Familia. Consecuencias de la Ejecución de un Crédito de Fecha Anterior a la Inscripción del Beneficio, Obtenido por el Esposo Condómino en el 50%

by Dra. Adela Prat on julio 20, 2014

JUICIO   EJECUTIVO.   INMUEBLE  INSCRIPTO   como   BIEN   de   FAMILIA.  La   Cámara   Nacional   Comercial   confirmó   la   Sentencia   que   ordenó   desafectar   todo   el   inmueble,   sin   perjuicio   de   subastar  `sólo´   l    parte   indivisa   de   propiedad   del    coejecutado.

 

Rechazan  la  pretensión   de  la  cónyuge  y  condómina  en  un  50 %   indiviso  del   Inmueble.     Crédito   “anterior”   a   la   inscripción   como   Bien   de   Familia.

 

Beneficio  “inoponible”   al   acreedor   ejecutante.  Por  otra   parte,   no  es   concebible  la   ejecución   como   Bien   de  Familia   de   partes    indivisas

 

Autos  caratulados :  “S.,  J.  c/  F. M.  y  Otro  s/  Ejecutivo”  –   CNCOM   –  SALA  E   –  23/05/2014.   Fallo   publicado   por   elDial.com    AA882C,   con   fecha   11/07/2014.

 

La   Sala   E   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial  –   con    la   firma   de  los   Sres   Jueces   Dr.   Miguel   F.   Bargalló   y   Ángel  O.  Sala    resolvió :

Desestimar   los   Recursos   de   Apelación  deducidos   por   la   cónyuge   del   coejecutado   y   por  la   ex   cónyuge   del   coejecutado,  y,   en   consecuencia,   “confirmar”   las   resoluciones   apeladas.

Imponer   las  costas,   en  cada  caso,   a   las   respectivas   vencidas.

 

El   caso

La   Sra.  M.  M.,  cónyuge   del  coejecutado  F. M.,   apeló   el   pronunciamiento   dictado   en   la   anterior  instancia,  que   desestimó  su   planteo,  a   los  fines   de   que   se  deje   sin   efecto   la   subasta   del   50%   indiviso   de   propiedad   de   aquél.

Asimismo,   advirtió   a   la   Sala,  que   pende   el   tratamiento   del   Recurso   deducido   por   la   ex   cónyuge   del   coejecutado   A.D.A.,   concedido   con   efecto   diferido.

 

La   apelante   M. M.   sostuvo   que    siendo  “condómina”   en    un   50%,   del   Inmueble   perteneciente   a   su   esposo   F.M.,   cuya   porción   indivisa   es   objeto   del   remate   ordenado;   y   beneficiaria   del   Bien   de    Familia,   “no   corresponde   que   prosiga  la   ejecución   del   inmueble.”  (ubicado   en   esta  Ciudad   de   Bs.  As.)

En   tal   sentido,   solicitó   que   se   ordene   la   formación   de   un   Incidente    de   “….levantamiento   del   Bien   de   Familia,   respecto   de   mi   parte,    en   tanto   condómina  de   mi   50%   y   beneficiaria   en  el   50%   de   mi   cónyuge…”

 

Fundamentos   de   la   Sentencia   de   Cámara   para   confirmar   el   pronunciamiento   de   Primera   Instancia

Los   Sres   Jueces   de   Cámara  en   primer   término,   señalaron  que   “los   acreedores   de   cada   uno   de  los   condóminos   del  inmueble   afectado   pueden   solicitar   la  `desafectación´  y   `ejecución´  del   bien,   ya   que   no   cabe   enervar   su   garantía,   compuesta   por   el   patrimonio   de   su   deudor,   por   el  acto  de   afectación   realizado

 

A    lo   antedicho,   añadieron   que  “si   el   crédito   constituído   por   el   cotitular   del   bien,    `es   anterior´  a   la   inscripción   del   Bien   de   Familia    como   acontece   en   el   caso      el   acreedor   no   pierde   `ejecutabilidad´  sobre   el   mismo

 

“No   hay   razón   para   soslayar   la   previsión   legal  porque   haya   condóminos  `no   deudores ´;  lo   determinante   es   que   la   deuda  que   se   reclama,   es   de   fecha   anterior   a   la   afectación   del   Inmueble   como   Bien  de   Familia, afirmaron.

 

En   tal  sentido,   destacaron   que   “a   partir   de   la   inscripción   del   bien   al   Régimen   de   Bien   de  Familia,  `no   surge   un   derecho   de    propiedad   general   sobre   todo   el   inmueble,   sino   que   el   dominio   se   mantiene   en   forma   `independiente´,   en  cabeza   de   cada  uno   de   sus   copropietarios   instituyentes

 

Interpretaron   que   los   `beneficiarios´,  entonces,   “no   tienen   facultades   de   disposición   ni   de   administración,   respecto   de   la   porción   indivisa   que  `no   le   corresponde”

 

“Lo  contrario  implicaría     aseguraron  –  una   alteración  de   la  garantía   tenida   en   miras   por   el   acreedor   al   contraerse   la   obligación,   por   el   simple   hecho   de   que   el   deudor   comparta   la   propiedad   del   inmueble.” (en   el  caso,   con  su   cónyuge)

 

La   posterior  afectación   del   inmueble   como   Bien  de   Familia,  lo  fue   en  forma   íntegra.

En   efecto,   los   Dres   Bargalló   y    Sala,   tras   evocar   las   disposiciones   incluídas   en   la   la   Ley   14.394 :  34   y  ss.,   puntualizaron   que   “no   es   concebible  la   afectación   como   Bien   de   Familia,   de   partes   indivisas”

 

Indivisibilidad   del   Bien   de   Familia

Los   Magistrados   que   intregran   la   Sala   E  pusieron   de   relieve  que   la   indivisibilidad   del   Bien   de  Familia,   no   tiene   por   efecto   `mantener´   la   afectación   del   bien,   ante   la   ejecución   de   una   deuda   `anterior´   de   uno  de   los   condóminos,   pues :

“el   efecto   de   esa   indivisibilidad   es  `desafectar  todo   el   bien´  y   no   sólo   a   la   porción   indivisa   del   deudor.

 

Conclusión

La   Sala   E   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial   desestimó   el  Recurso   de   Apelación   deducido   por   la   cónyuge   Sra.   M.M.    del  coejecutado  F. M.  –  contra   la   Sentencia   que   desestimó   el  planteo   tendiente   a   que   se  deje   sin   efecto   la   subasta   del  50%   indiviso   de   propiedad   de   aquél.

Asimismo,   rechazó   el   Recurso   intepruesto   por   la   Sra.  C. B. A.  –  ex  cónyuge   del   otro   coejecutado  A. D. A   contra   la   resolución   que   desestimó   el   planteo  de   levantamiento   de   embargo   sin   tercería,   que   formuló   en   relación   a  ciertos   Bienes  Muebles   de   su   propiedad,   por   habérsele   impuesto   las   costas   generales   del   incidente   a   su   parte.

 

Respecto   al   primero   de   los   Recursos   referidos,   la   Sala   confirmó   el   pronunciamiento   de   Primera   Instancia    que   ordenó   la   desafectación   de   todo   el   Bien  de   Familia,   respecto   del  cual   la   recurrente   era   beneficiaria   y   condómina   del   50%   y   dispuso   la   subasta   del   50%   indiviso   de   propiedad   de  su  esposo.

Ello   así,   porque   el   crédito   del   ejecutante,  es   anterior  a  la  inscripción   del  Bien   de   Familia,   resultando   `inoponible´  al   acreedor   tal   beneficio.

Porque   el   dominio   en   cabeza   de   cada   uno   de   los   copropietarios   instituyentes,   es   `independiente´.

Y   porque   la   `indivisibilidad´  del   Bien   de   Familia   no   tiene  por   efecto   mantener   la   afectación   del   bien   ante   la   ejecución   de   una   deuda   anterior   contraída   por   uno  de   los   dos   condóminos:

sino   que   el   efecto   de   esa   indivisibilidad  es   “desafectar   todo   el   bien”   –   sin   perjuicio   de   subastar   sólo   la  cuota   parte   indivisa   de   propiedad   del   ejecutado   1

La   Sala   insistió   en   que   no   es   posible  –  de  acuerdo   con   la  finalidad   del   Régimen   de   Bien   de   Familia  –   mantener   la   afectación   de   una   porción   indivisa,   sin   perjuicio   de   que    además    podría   no   conservarse   el   requisito   del   vínculo  de   parentesco   entre   los  condóminos.

Ello   así,   porque   es   factible   que   un   tercero   adquiriese   esa   porción   en   la   subasta   por   realizarse.

 

En   consecuencia,   sólo  se   encuentra   comprometida   la   parte   indivisa   del   bien   correspondiente   al   coejecutado  F.,  y  resulta   irrelevante   para   soslayar   la   subasta,   la   existencia   de   condóminos   en   el   inmueble   y  finalmente,   no   es   posible   que   se   produzca   la   desafectación   del   Régimen   únicamente   en   lo   que   respecta   a   la  porción   del   deudor.2

 

 

Respecto   del   Recurso   interpuesto  por  la   ex   cónyuge   del  coejecutado   S.D.A.,   la   Sentencia   concluyó   que   el   pronunciamiento   recurrido,   en   cuanto   rechazó   un   planteo   de   levantamiento  de   embargo   sin   tercería,   es   `inapelable´ en    virtud   de   lo   prescripto   por   el   CPr.  104, último   apartado.3

Y   al  ser   inapelable   la   decisión  `principal´,   igual   temperamento   se   aplica   a   la   decisión  `accesoria´  de   las   costas.4

 

____________________________________________________________________________________________  1. Así   se   resolvió   por   la   Sala   D   de   la   CNCOM.,   en   los   autos   Caja   de   Crédito   Varela   Cooperativa   Ltda.  c/   La   Reposera   SRL   y   Otro   s/   Ejecutivo,   del   15/05/2000.

2.  Conforme  BelluscioZannoni,  Código  Civil…”,  1998,  T.  6,  p.  314;  y   Sala  B   de   la   CNCom.,   en   autos:  Vanoli,  Alberto  c/  Marcos,  Oscar   s/  Ejecutivo,   del   22/06/2005.

3.  Art.  104   del  C.P.C.C.N.  “El   tercero  perjudicado  por   un   embargo,   podrá   pedir   el  levantamiento   sin  promover  tercería  (…)

(…)

“La   resolución   es   `irrecurrible´  cuando  haga  lugar   al   desembargo.  Si   lo  denegara,  el  interesado  podrá  deducir  directamente tercería,  cumpliendo   los   requisitos   exigidos  por   el   Art.  98.”

Aunque  en  el  presente  caso,   el   pronunciamiento  recurrido   rechazó   el  pedido  de   levantamiento  de  embargo, corresponde  imponerle   las  costas  a   la   apelante  perdidosa   en   la   incidencia.  Ello   así,   porque   fue   la   apelante   quién  se   presentó   en   estas   actuaciones   como   parte   supuestamente   afectada  por   un   embargo   –   de   allí   su     –   y  formuló   un   planteo   que   dio   lugar   a   la   intervención   del   actor   (acreedor   ejecutante),  generánose   así  el  devengamiento de  costas  particulares  a  su  respecto.  En  consecuencia,  no  se   advierten  circunstancias   objetivas  que   obsten   a   la   imposición   de   costas   a   la   apelante  perdidosa   en  la  incidencia  (del  texto  de   la  Sentencia   de  Cámara)

4.   En  tal   sentido,  esta   Sala  E,   en   autos :   La   Leonesa  S.A.”,   del  06/09/1995;   íd.   I.B.M.  Argentina   S.A.”,   del   12/09/1991 .

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: