La Importancia del Deber de No Concurrencia del Empleado

by Dra. Adela Prat on junio 10, 2014

DESPIDO   JUSTIFICADO   decidido   por   el   EMPLEADOR.   DEBER   de   NO   CONCURRENCIA.   Art.  88  de   la   Ley   20.744  (LCT).  La   Cámara   Nacional   del   Trabajo  `revocó   la   Sentencia   de   grado   y  `rechazó   la   demanda   de  la   Empleada.

 

La   Empleada   “reconoció”  que   Simultáneamente   a   su   Trabajo   como   Diseñadora   Modelista   de   Pijamas   y   Camisones   al   Servicio   de   su   Empleador,   se   desempeñaba   por   Cuenta   Propia   como   Diseñadora   Modelista  de  Indumentaria   Femenina.

 

No   Acreditó   que   el   Empleador   la   haya   Autorizado   para   Realizar   dicha   Actividad.   Concurría  competitivamente  con  los   Intereses   de   Su   Empleadora.   Injuria   Laboral.   Rechazo   de   la   Demanda.

 

Autos   caratulados :  “S.  L.  V.  c/  Carli   S.A.   s/   despido”  –  CNTRAB  –   SALA  IX  –  28/02/2014.   Fallo   publicado   por   elDial.com  –  AA874E   con   fecha   29/05/2014.

 

La   demandada  `apeló   la   Sentencia   de   Primera   Instancia   en   cuanto  `hizo   lugar´   a   la   demanda   deducida   por   la   empleada.

Al   respecto,   los   Sres.  Jueces   de   Cámara   resaltaron   que   desde  el   relato   de   inicio   surge   reconocido   por   la   demandante   que   `simultáneamente   a   su   trabajo   de   diseñadora   modelista   de   camisones   y   pijamas   al   servicio   de   la   demandada,   se   desempeñaba   por  `cuenta   propia´   como   diseñadora   modelista   de   indumentaria   femenina,   y   que   para   Publicitar   sus   Servicios,   en   marzo   de   2011   armó   una   página   web   promocionando   su   Actividad,   ofreciendo   sus   Servicios   a   quien   quisiera   contratarlos  – de   boceto   y   moldelería,   exhibiendo   fotografías   de   productos   terminados.”

 

Asimismo,   los   Magistrados   relataron   que   se   agregó   en   el   Expediente,   un   Acta   de   Constatación   de   la   que   surge   la   referida   Página   Web,   pudiendo   apreciarse   que   no   sólo   se   exhibían   Productos   Terminados   sino   también   Bocetos   de   Moldería  con   Progresión   de   Talles,  y   entre   las   mismas,   se   encontraba   un   camisón   y   un   pijama,   cuya   producción   y   venta   constituye   el   objeto   de   la   actividad   de   la   Empleadora   demandada.”

 

También   se   Verifica   que   en   el   Listado   de   supuestos   Clientes,   la   actora   también   incluyó   a   la   propia   demandada   y   otras   Firmas   del   mismo   Sector “,  añadieron.

 

En   tal  sentido,  los   Sres.   camaristas   destacaron   que   “si   bien   la   `Exclusividad´ no   es   una   Nota   Dirimente   del   Contrato   de   Trabajo,   No  es   Menos   Cierto   que   Expresamente   la   L.C.T.   Previene   contra   la   Posibilidad   de   Intereses   Concurrentes   del   Trabajador   y   su   Empleador,   como   así   también,   que   el   Daño   Potencial   al   mismo,   forma   parte   de   los   Presupuestos   contenidos  en   el   Art.   88   de   dicho   cuerpo   legal

 

Recordaron   que   el   texto   del   Art.   88   de   la   LCT,   “Expresamente  Impone   al   Trabajador   el   `Deber   de   No  Concurrencia ´ especie   del   Deber   Genérico   de   Fidelidad   (Art.  85  de  la  LCT)   y  subespecie   del   de   Buena   Fe   (Art.   63   de   la   LCT)  –  identificándolo   con   negociaciones   por   cuenta   propia   o   ajena   ” …que   pudieran   afectar   los   intereses   del   empleador…”  

 

Los   Sres   Jueces   de   Cámara     Dr.   Roberto   C.   Pompa   y   Dr.   Álvaro   Edmundo   Balestrini  –   entendieron   que  para  que   se   configure   el   Incumplimiento  `no   resulta   ineludible   que   se   haya   producido   efectivamente   el   Daño,   siendo   suficiente   que   se   hayan   puesto   en   riesgo   los   legítimos   intereses   del   empleador.”

La   Normativa   bajo   examen   no   sólo   actúa   en   resguardo   del   patrimonio   de   la   empresa,   sino   También   Atiende   al   Contenido   Moral   o   Ético   de   la   Relación   Laboral,   a   la   Lealtad,   Probidad   y   Confianza   que   se   deben   las   partes,   derivada   de   la   Buena   Fe   que   regula   sus   conductas” 

 

A   lo   antedicho,   los   Magistrados   añadieron   que   se   puede   concluír   que   si   el   trabajador   concurre   deslealmente,   aunque   no   se   produzca   el   daño,   se   ha   apartado   del   deber   de   fidelidad   en   perjuicio   de   la   Empresa.”

 

Relativización   del  deber   impuesto   en   el   Artículo   88   de   la   L.C.T.

Al   respecto,   los   Jueces   que   integran   la   Sala   IX,   remarcaron   que   la   norma   admite   la   relativización   del   deber   sólo   en   el   supuesto   de   Mediar   Autorización   del   Empleador,   que   –   en   tanto   compromete   un   perjuicio   real   o   potencial   a   sus   intereses  –   se   entiende   debe   ser   expresa   y   merecedora   de   una   apreciación   restrictiva   dado   el   carácter  `excepcional´   del   supuesto.”

 

No   Hay   Prueba   que   Acredite   la  Autorización

“Ninguna   prueba   asertiva   se   produjo   a   fin   de   acreditar  en  el  caso   bajo  examen,   la   presunta   autorización   verbal,   que   según   la   demanda   le   transmitió   el   Gerente   de   la   demandada   a   la   Actora    afirmó   la   Sala   –

 

Valoración   de   la   Prueba

Se   lee   en   la   Sentencia   de   Cámara   que   en   el   marco   de   valoración   reservada   al   sentenciante   en   el   Art.   242   de   la   LCT,   en  el  caso   bajo   análisis,   el   Emprendimiento   que   la   Actora   Llevó   Adelante   concurría   Competitivamente   con   los   Intereses   de   su   Empleadora,   constituyendo   un   incumplimiento   al   deber   impuesto   en   el   Art.   88   de   la   LCT,   de   suficiente   gravedad   `injuriante´   como   para   impedir   la   prosecución   del   vínculo

 

Conclusión

La   Sala   IX   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo   sentenció  I.   Revocar   la   sentencia   dictada  en  la  anterior  Instancia   y   Rechazar   la   demanda,  en   cuanto   persigue   el   Reconocimiento   de   Indemnizaciones   derivadas   del   Despido.

La   Empresa   demandada  sólo   deberá   abonar   la   suma   de   $   2.615,02   con   más   intereses,   que   resulta   de   la   sumatoria   de   los   conceptos   de  diferencias   por   pago   insuficiente   de   S.A.C.   proporcional   ($  218,67)   y  vacaciones   proporcionales   más   S.A.C.    ($2.396,35)   que   arribaron   firmes   al   Tribunal   de   Alzada.

Asimismo,   la   Sentencia   impuso   a    la   actora,   las   costas   de   ambas   instancias.

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: