Deciden que Tras una Licencia por Enfermedad el Banco Debió Asignar al Empleado Otras Tareas Compatibles con su Capacidad Residual.

by Dra. Adela Prat on junio 4, 2014

LICENCIAS   LABORALES.   Actividad   bancaria.   LICENCIA  POR   ENFERMEDAD.   Alta   Médica   –   para   prestar   tareas   sin   mantener   contacto   con   el   público -.   Incumplimiento   de   la   Empleadora   del   “DEBER   de   OTORGAR   OCUPACIÓN   EFECTIVA,   en   función   de   la   Capacidad   Residual   del   Trabajador

 

Despido   Indirecto.   Justificación   del   Despido   decidido   por   el   empleado.   Jornada   Laboral:   Decreto   2289/1976    Horario   a  cumplir   por   el   Personal   de   Entidades   Financieras

 

Expte:   36.073/2011  (F.I.   1-9-2011)  –  “Z. J. E.  c/   Banco   Santander   Río   s/   Cobro   de   Salarios”   –   CNTRAB   –   SALA   II   –   31/03/2014.   Publicado   por   elDial.com AA8767,   con   fecha   30/05/2014.

 

La   Sala   II   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo  –   integrada   por   los   Jueces   Sr.  Dr.   Miguel   Ángel   Pirolo   y   Sr.  Dr.  Miguel   Ángel   Maza     resolvió :

1)   Modificar   la   Sentencia   de   Primera   Instancia   y   `elevar´  el   monto   diferido   a   condena  en   favor   del   actor   a   la   suma   de   $   77.63554,   que   deberán   ser   abonados   por   la   demandada,   con   más   los   intereses   fijados   en   el   pronunciamiento   de   grado:   tasa   de   interés   activa   fijada   por   el   Banco   de   la   Nación   Argentina   para   el   otorgamiento   de   préstamos.  (Acta   Número 2357/2002   CNAT)

2)   Dejar   sin   efecto   lo   dispuesto   en   materia   de   costas;

3)   Imponer   las   costas   de   ambas   instancias   a   la   demandada   por   haber   resultado   vencida   en   los   aspectos   sustanciales.

 

El   caso.   Intercambio   Telegráfico.

Con   fecha   01/06/2011   el   actor   remitió   al   “Banco   Santander   Río”   una   comunicación   en   los   siguientes   términos :  “Ante   su   negativa   a   recepcionar   el   `Certificado   Médico´   emitido   por   mi   Médico   Tratante   (Dr.  L. D. P.  MN…)   pongo   el   mismo   a   su   disposición.   Al   propio   término   le   informo   que   si   bien   he   sido   de   Alta,   dicho   profesional   `desaconseja´   que   me   sean   asignadas   tareas   que   me   obliguen   a   mantener   contacto  con   el   público,   tal   como   he   venido   haciendo   hasta   diciembre   ppdo,   motivo   por   el   cual  `solicito   se   me   otorguen   tareas  `acordes   a   esa   limitación…”

 

Banco   Santander   Río   respondió   mediante   Telegrama   Nrodel   07/06/2011    en   los   siguientes   términos :  Rechazamos   su   TCL   Nro.  ..   en   todas   sus   partes,   por   improcedente,   falso   y   malicioso.   Negamos   los   hechos   y   el   derecho   invocado,   en   especial,  negamos   terminantemente   supuesta   enfermedad,   de   la   que   dice   estar   dado   de   Alta,   por   lo   que   la   Empleadora   carece   de   posibilidades   de   ejercer   su   Derecho   de   Control,   menos   aún   que   la   misma   tuviera   relación   alguna   de   causalidad    con   las  tareas   realizadas   en   esta   Entidad.   Asimismo   negamos   que   le   hubiera   sido   aconsejado  por   un   médico   el   cambio   de   tareas   y   que   hubiera   pretendido   entregar   Certificado   alguno,   menos   aún,   que   el   mismo   no   le   fuera   recibido   por   el   Banco…intimaciones   que   formula   carecen   de   todo   sustento   legal.  Damos   por   cerrado   intercambio   epistolar

 

El   actor,   por   Carta   Documento    del   09/06/2011   intimó   a   su   Empleadora   a   fin   de   que   se   expida   respecto   de   lo   peticionado   y   sin   embargo   el   Banco   Empleador    nuevamente   el   15/06/2011,   volvió   a   rechazarla   y   ratificó   los   términos   del   Telegrama   remitido   el   07/06/2011.
El   Actor   `insistió´   por   CD   del   16/06/2011   que   la   Empleadora   le   asigne   tareas   conforme   posibilidades   psicofísicas   Bajo   Apercibimiento   de   considerarse   Injuriado   y   Despedido   y   la   accionada por   CD   del   27/06/2011   volvió   a   rechazar   la   comunicación   y   ratificó   las   anteriores.   Asimismo   `negó   silencio   y   `negativa   de   tareas.   Expresamente   sostuvo :  Una   vez   más  `negamos   supuesta   enfermedad,   menos   aún   que   esté   dado   de   alta   y   que   corresponda   asignarle   tarea   diferencial   alguna.   Intimaciones   que   formula   carecen   de   todo   sustento   legal“.

 

Ello   dio   lugar   a   que   por   CD   del   04/07/2011   el   actor   se   considerara   despedido   en   los   siguientes   términos :   Manteniéndose   vuestro   Injurioso   silencio  a   mis   reiterados   pedidos   de   tareas   acordes   a  mi  estado   de   salud,   le   notifico   que   hago   efectivo   el   Apercibimiento   dispuesto   en   mis   anteriores   comunicaciones   y   me   considero   injuriado   por   vuestra   exclusiva   culpa.”

 

Sentencia   de   Primera   Instancia

La   Sentencia   de   Primera   Instancia   hizo   lugar,   parcialmente,   a   las   pretensiones   deducidas   en   el   escrito   inicial   y   condenó  a   la   demandada   a   abonar   al   accionante   algunos   rubros   indemnizatorios   reclamados.

 

La   Sra   Juez   de   Grado   concluyó   que   de   los   registros   de   la   demandada  `resulta   que   el   Actor   se   Encontraba   Gozando   Licencia   por   Enfermedad   con   Control   Médico   desde   Diciembre   de   2010   hasta   Junio   de   2011,   por   lo   tanto   la   manifestación   del   empleado   acerca   de   su   Alta,   `colocaba´  al   Empleador   en   la   obligación   en    corroborar   lo   afirmado   y   en   su   caso  `proporcionarle   tareas   acordes´ (Art.   212    LCT)

 

Fundamentos   de  la   Sentencia   de   Cámara

El   Sr.   Juez   de   Cámara   preopinante,   Dr.  Miguel  Ángel   Pirolo   señaló   que   “la   recurrente  (el  Banco)  `se   limita´   a   indicar   que   `no   guardó   silencio´  ante   los   requerimientos   cursados   por   el   trabajador   y   que   fue   éste   quien,   con   su   actitud,   provocó   la   ruptura    (…);   lo   cual   sólo   denota   una   mera   discrepancia   con   lo   resuelto,   ya   que   `no   aporta   documento   alguno´  que   intente   rebatir   la   conclusión   de   la   sentenciante,   en   torno   a   que   quedó   demostrado   que   el   Actor   luego   de   haber   gozado   de   Licencia   por   Enfermedad,   contaba   con   alta   médica   para   prestar   tareas   sin   mantener   contacto   con   el   público   y,   sin   embargo,   la   demandada   no   controló   dicha   invocación,   ni   respondió   al   requerimiento   con   una   justificación   razonable,   lo   cual,   evidentemente,   trasunta   por   parte   de   la   Empleadora   una   conducta   incompatible  con   el   deber   de   otorgar   ocupación   efectiva   en   función   de   la   aptitud   residual   del   trabajador  que   atravesó   un   lapso   de   inhabilidad   temporal   total  (Arts.   78  y   212   de   la   LCT)

 

Destacó   el   camarista,   coincidir   con   la   Sentenciante   de   grado   “en   cuanto   a   que   el   actor  contaba   con  `alta   médica   para   prestar   tareas   que   no   implicaran   mantener   contacto   con   el   público   y   que   la   demandada  (…)   se   limitó   simplemente   a   negar   la   enfermedad     de   la   que   tenía   conocimiento   por   vía   de   control   médico  (…)”

 

La   Empleadora   se   sustrajo   injustificadamente   a   sus   obligaciones

Continuando   con   la   argumentación,   el   Dr.   Pirolo   puso   de   manifiesto   que   resulta   evidente   que   la   Empleadora  `no   sólo   se   sustrajo   injustificadamente   a   sus   deberes   esenciales   (Arts.   10,  62,  63,  78   y  212  LCT)   `sino   que,   además,   no   tenía   la   más   mínima   intención   de   cesar   en   ese   grave   incumplimiento;   por   lo   que,   en   tales   condiciones,   creo   indudable   que   existía   una  `injuria´  patronal   que   `no  admitía´  el   mantenimiento   del  vínculo.”   (Art.   242,  LCT)

 

Denegatoria   del   Rubro   Horas   Extras

Respecto   del   rubro   horas   extras   el   Sr.   Juez   de   Cámara   votante   en   primer   término   entendió   que   “correspondía   al   trabajador   acreditar   ese   rubro”.   Mientras   que,   el   Dr.   Miguel   Ángel   Maza   sostuvo   lo   contrario.

 

Así,   el   Dr.   M. A. Pirolo   manifestó   que   “no   existe   elemento   de   juicio   alguno   que   acredite   en   forma   fehaciente   que   la   prestación   del   actor   haya   superado   el   máximo   diario   que   establece   el   Decreto   2289/76   (B.O.   05/10/1976)   para   la   Actividad   Bancaria,   como   para   considerar   que   ha   mediado   trabajo   en   tiempo   suplementario.”

 

Añadió   a   lo   antedicho   que   “al   tratarse   de   una   condición   extraordinaria   de   labor   (la   que   supone   la   prestación   en   tiempo   suplementario),  `no   basta   con   saber   a   qué   hora   ingresaba   el   trabajador   y   a   qué   hora   se   iba,  `sino   que   es   menester   que  `demuestre   acadamente   el   tiempo   en   el   que   realmente   estuvo   a   disposición   del   Empleador   (descontados   los   lapsos   que   no   resultaran   computables,   tales   como   los   destinados   a   almuerzo,   refrigerio,   etc.),   porque   sólo   ese   teimpo   es   computable   a   los   fines   de   establecer   su   jornada   de   labor.”

 

La   Postura   del   Sr.   Juez   de   Cámara   Dr   M. Á.  Maza   sobre   el   Reclamo   de   Horas   Extras

Considero   necesario   dejar   expresamente   aclarado   que   no   comparto   sus   consideraciones   (del  Dr. Pirolo),   acerca   de   la   necesidad   de   que   se   demuestre   acabadamente   la   cantidad   de   tiempo   en   que   el   dependiente   está   efectivamente   a   disposición   del   principal,  durante   el   horario   que   permanece   dentro   del   Establecimiento,   puesto   que   tal   exigencia   probatoria   constituiría,   a   mi   juicio,   una   exigencia   no   solamente   excesiva   para   el   trabajador,   sino   casi   de  `cumplimiento   imposible´  por   las   carcaterísticas   de  la   dinámica  laboral.

 

Por   otra   parte   –   sostuvo   el   Dr.   Maza    `a   mi   juicio,   al   trabajador   le   basta   con   demostrar   a   qué   hora   ingresó   al   Establecimiento   y   cuál   se   retiró,   debiéndose   presumir   –  salvo   prueba   en   contrario   de   cualquiera   de   las   partes  –  que   durante   tal   lapso   estuvo   a   disposición   del   principal,   con   la   única   excepción   del   supuesto   de   trabajadores  que   se   desempeñan   fuera   del   ámbito   material   del   Establecimiento   del   Empleador.”

 

Conclusión

La   Sala   II   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo   consideró    justificado   el  despido    decidido   por   el   empleado   por   incumplimiento   de  la   Empleadora   del   deber   de   otorgar   ocupación   efectiva   en   función   de   la   aptitud   residual   del   trabajador   como   lo   exige   el   art.   212   de   la   Ley   de   Contrato   de   Trabajo.

 

En   consecuencia,   la   Sala   condenó   al   Banco   Santander   Río   a   abonar   al   empleado   la   suma   de   $   77.435,54   con   más   los   intereses   calculados   a   la   tasa   activa   Banco   Nación   Argentina   para   operaciones   de   préstamos   (Acta   2357/2002  CNAT)   e   impuso   las   costas   a   su   cargo.

 

La   suma   que   constituye   el   monto   de   condena   está   integrada   por  indemnización   por   antigüedad   (Art.  245  LCT),   omisión   de   preaviso   y   SAC   sobre  dicha   suma;   e   integración   mes   de   despido   con   SAC   sobre   ese  rubro   (Arts.   232   y   233   de   la   LCT),   más   incremento   indemnizatorio   art.  2º   Ley   25.323,   multa   art.   80   LCT   y   la   suma   en   concepto   de   vacaciones/2011   con   incidencia   del   SAC.

___________________________________________________________________________________________  1.   Artículo   212   LCT.   Parte   pertinente.  Reincorporación.   Vigente   el   plazo   de   conservación   del   empleo,  si   del   accidente   o   enfermedad   resultare  una   disminución   definitiva   en   la   capacidad   laboral  del   trabajador   y   éste   no   estuviere   en   condiciones   de   realizar   las   tareas   que   anteriormente   cumplía,   el   Empleador   deberá   asignarle   otras   que   pueda   ejecutar   sin   disminución   de   su   remuneración.”

(…)

Si   estando   en   condiciones   de   hacerlo   no   le   asignare   tareas   compatibles  con   la   aptitud   física   o   psíquica   del   trabajador,   estará   obligado   a   abonarle   una   indemnización   igual   a   la   establecida   en   el   Art.   245   de   la   LCT  (indemnización   por   antigüedad)

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: