Responsabilizan Empresa Empleadora por Daño Moral y Tratamiento Psicoterapéutico de la Empleada a Quién Denunció Falsamente -Acusación Calumniosa – Todo Acreditado en Causa Penal y Por Prolongación Indebida y Temeraria de la Misma.

by Dra. Adela Prat on mayo 1, 2014

DESPIDO.   DEMANDA   de  RESARCIMIENTO   CIVIL   por   “FALSA   DENUNCIA”   de   Empresa  Empleadora   contra  Trabajadora.   Despido   Arbitrario.   Imputación   a   la   trabajadora   de   irregularidades   administrativas   en   el   desempeño   de   sus   funciones.   CAUSA   PENAL.  Trabajadora  “Sobreseída”.   La   Cámara   Nacional   Civil   y   Comercial   Federal   revocó   la   Sentencia   de   grado   e   hizo   lugar   parcialmente   a   la   demanda   por   Daños   y   Perjuicios   causados   a   la   Empleada   por   “Falsa   Denuncia”,   condenando   a   la   Empresa   demandada   a   abonarle   un   resarcimiento   por   la   suma   de   $  60.800,   con   intereses.

 

Un   caso   donde,   asimismo,   se   presenta   una   prolongación   indebida   la   Causa   Penal.    Se   acredita   la  “negligencia   temeraria”   de   la   Empresa   empleadora   demandada.

 

Esta   cuestión   se   abordó   en   los   autos :   “N. M. M.  c/  “N. A.   S.A.”   s/ daños   y   perjuicios”   –   CNCIV  y  COMFED   –   SALA   I   –   05/12/2013.   Fallo   publicado  por   elDial.com  –  AA86B8,   con   fecha   30/04/2014.

 

El   caso.

La   Sra.   M. M. N.   promovió   demandada   contra   “N. A.   S.A.”   por   resarcimiento   de  `daños   y   perjuicios´   que   adujo   haber   sufrido   con   motivo   de   la   Denuncia   ilícita   presentada   en   el   Fuero   Penal   por   el   Apoderado   de   la   Empresa   demandada     Empleadora –   a   raíz   de   irregularidades   detectadas   administrativamente   en   la   `División   Remuneraciones´,   donde   ella   se   desempeñaba.

La   trabajadora   afirmó   que   su   Empleadora –   (de   capital   estatal   en   un   99%   y   el   1%   restante   pertenecía   a  una   Empresa   controlada   íntegramente   por   el   Estado   Nacional),   cuyos   Directores   estaban   asimilados   a   Funcionarios   Públicos  –   sabían   en   todo   momento   que   `no´  hubo   perjuicio   cometido   por   la   Sra.   N.   contra   la   Administración   Pública,   pues   `todo   el   dinero   erronéamente   retenido´  –   en   defecto   o   en   exceso   de   las   normas   legales  –   fue   depositado   en   la   AFIP.

Cabe   añadir   que   la   trabajadora   se   había   desempeñado   desde   1981   en   la   “Comisión  Nacional  de  Energía   Eléctrica   y   fue   transferida   en  1994   a   la   Empresa   que   ahora   demanda.

A   pesar   de   que   `no   era   Contadora,   fue   asignada   a   la  Sección   de   Liquidación   de   Haberes   del   Personal“,   y   en  el   año   2.000  –   al   ser   ascendido   su   Jefe  (Contador  M.)   -,   ella   quedó   al   frente   de   la   “División   Remuneraciones”,   bajo   la   superivisión   del   citado   Contador.

Nuevas   Autoridades   designadas   en  la   Empresa   en   el   año   2.001   dispusieron   una   Auditoría   Interna,   cuyo   resultado   se   conoció   el   31/05/2001.   Allí   se   verificaron   irregularidades   en   la   Liquidación   de   Haberes,   a   raíz   de   `equivocadas´ retenciones   del   Impuesto   a   las   Ganancias,   en   algunos   casos   por   exceso,   y   en   otros   casos   por   defecto.

Por   Resolución   del   26/07/2001   y   con   sustento   en   los   Informes   de   Auditoría   Nº  (…),   el   Presidente   de   la   Empresa   Empleadora,   decidió   ordenar   la   instrucción  de   un   SUMARIO   Administrativo   a   fin   de   esclarecer   los   hechos   y   dispuso   la   “Suspensión   Preventiva”   de   la   Sra.   M. M. N.   para   favorecer   el   trámite   de   la   investigación.

La   Sra.  N.   fue   “Suspendida”   en   Julio/2001.   El  Directorio   de   la   Empresa   Empleadora   resolvió   por   Acta   Nº 158   del  09/08/2001   formular   Denuncia   Penal   a   fin   de   que   se   investiguen   los   sucesos   irregulares.   La   Denuncia   fue   formulada   por  el   Apoderado   de   la   Empresa   el   30/08/2001   y   fue   caratulada   como   “incertam   personae”  (“N.N. sInfracción  Ley  24.769“).

Despido

La   Empresa   “N.A.   S.A.”   despidió   a   la    Sra.   N.   con   fecha   15/03/2002.   Un   año   más   tarde,   el   13/03/2003,   la   afectada   por  el   despido   promovió   Juicio  Laboral   de   resarcimiento   de   Daños  y  Perjuicios   por   Despido Arbitario  

La   Sentencia   de   Primera   Instancia   fue   favorable   a   la   pretensión   de   la   actora,   `pero  esa   decisión   fue   `revocada   en   Cámara  –  Sala  IV   de  CNAT     fallo   de   fecha   10/04/2007.    Esta   Sentencia   definitiva   y   firme   ponderó   que   las   irregularidades   y   deficiencias  en   el   desempeño   de   la   actora,   habían  sido   debidamente   constatadas   en   la   Auditoría   Externa,   lo   cual   configuraba   razón   suficientemente   razonable   para   el   despido.   RECHAZÓ   la   demanda   laboral.

 

En   el   presente   pleito   ante   el   Fuero   Civil   y   Comercial   Federal,  reclamó   daño   moral,   daño   psicológico,   gastos   de   tratamiento   psiquiátrico   y   pérdida   de   chance.

La   Denuncia   Penal   finalizó   por   Sobreseimiento   dictado   en   el   Juzgado   Nacional   en   lo   Criminal   de   Instrucción     33,   con   fecha   18/10/2006.

La   demanda   por   Daños   y   Perjuicios   en   este   Fuero   Civil   y   Comercial   Federal,    fue  `rechazada´,    con   costas,    por   el   Juzgado   Nacional   de   Primera   Instancia.

 

Configuración   de  la   Figura   contemplada   en   el   Art.   1090   del   Código   Civil.

La   configuración   de   de   Figura   contemplada   en   el   art.   1o90   del   Código   Civil   comporta   diversas   condiciones.   A   saber: a)   que   exista   denuncia   o   acusación,   siendo   innecesario   constituírse   como   querellante,   pues   basta  la   llamada   notitia   criminis   con   el   mínimo   de   idoneidad,   para   excitar   la   actividad   judicial;

b)   que   sea   efectuada   ante   Autoridad   Competente,   tanto   Judicial   como   Policial   o   Administrativa,   pues   lo   que   interesa   es   que   el   Sumario   pueda   concluír   con   una   derivación   a   la   Justicia   Penal;

c)   que   se   vincule   la   imputación   con   un   Delito   de   Acción   Pública;

d)   que   la   denuncia   sea   “falsa”;   y

e)   que   sea   efectuada   respecto   de   una   persona   determinada (conf.   Aída   Kemelmajer   de   Carlucci,   en   la   Obra   Belluscio Director -,   Código   Civil   y   Leyes   Complementarias,   comentado,   anotado  y   concordado“,   Tomo  5,   p.  255   y   ss:   esta   Cámara,   Sala   3,   Causa     8250/00   Zaguier   Alicia  Noemí   c/  Obra   Social   de   Ceramistas   s/ daños   y   perjuicios“,   del   18/10/2005)

 

La   Acusación   quedó   radicada   ante   el   Juzgado   Nacional   en   lo   Penal   Económico   Nº   6“,   y   posteriormente   fue   girada   al   “Juzgado   Nacional   en   lo   Criminal   de   Instrucción”,   debido   al   Dictamen   de   fecha   12/11/2002    del    Fiscal   en   lo   Penal   Económico.

El   Fiscal   en   lo   Penal   Económico   en   su   Dictamen   aseguró   que   las   equivocaciones   en   la   liquidación   por  `retenciones   en   defecto´  NO   configuraba   ningún   delito   penal,   sino   una   `infracción   tributaria´  (por   lo   cual   debía   oficiarse   a   la  AFIP  con   el   fin   de   establecer   la   situación   del   contribuyente);   y,   en   cuanto   a   las   `retenciones   en   exceso´  que   habían   sido   constatadas   en   el   Informe   de   Auditoría   Nº   51/2002,   correspondía   declararse   incompetente   y   girar   la   Causa   a   la   Justicia   Nacional   en   lo   Criminal   de   Instrucción   a   fin   de   que   investigar   el   posible   delito   del   Art. 173  Cód.   Penal   (Defraudaciones – Estafa),   recayendo   finalmente   en  el  Juzgado  de  ese  Fuero  Nº  33   y   la   Instrucción   fue   delegada   al   Titular   de   la  Fiscalía   Nº   40,   Dra.   E. A..

La   Fiscal,   Dra.   E. A.   relató   en   su   Dictamen   que   una   de   las   primeras   medidas   fue   la   citación   a   prestar   declaración   testimonial   al   Denunciante,   Sr.  C. D. M.,   quién   afirmó   ser   Asesor   Externo   de   la   Sociedad   Empleadora   y   dijo :     Creyendo   que   los   que   se   beneficiaron   fueron   todos   los   que   trabajaban   en   la   División   Remuneraciones,   entre   otros,   siendo   la   Jefa   de   tal   Sector   la   Sra.   M. M. N.

 

Testimonio   prestado   por   la   “Jefa   de   la   División   Impuestos   y   por   la   “Jefa   de   la   Unidad   Auditoría   Interna”.   Dictamen   Pericial   Contable   producido   por   el   Contador   L. E. S. B.  (quién   afirmó   que   no   surgía   que   la   Sra.   N.   se   hubiera   beneficiado   de   ningún   modo   con   ese   proceder   detectado   como   irregular).

 

Finalmente   la   Fiscal,   Dra.   E.  A.,   en   su   Dictamen   de   fecha   09/10/2006,   enfatizó   “la   irrelevancia   de   las   irregularidades,   desde   el   punto   de   vista   de   la   configuración   de   un   delito“;   en   su   opinión,   “existía   la   necesidad   de  dar   una   salida   definitiva   a   la   imputada,   habida   cuenta   de   que   se   estaría   vulnerando  garantías   que   hacen   al   debido   proceso.   En   consecuencia   dictaminó   el   SOBRESEIMIENTO   de   la   imputada   N.   por   considerar   que   el   delito   no   fue   cometido   por  ésta.

La   Sentencia   de  la   Sra.   Juez   de   Instrucción,   Dra.   Ana   Dieta   de   Herrero,   afirmó   respecto   de   M. N. N.:    “…   si   su   tarea   ha   sido   deficiente,   o   equivocada,   ello   ya   ha   sido   motivo   de   actuaciones   internas   que   llevaran   a   su   Despido  mas   ello   no   habilita   a   endilgarle   en   esta   sede,   una   conducta   delictiva,   `cuando   no   se   vislumbran   reunidos   los   extremos   de   la   pretendida   defraudación”.

La   Sentencia,   que   lleva   fecha   18/10/2006,   expresó   que   “no   restaban   medidas   probatorias   a   realizar   y   emitió   la   decisión   de   Sobreseimiento   en   orden   al   hecho   investigado,   dejando   expresa   constancia   que   la   formación   del   Sumario   no   afectaba   el   buen   nombre   y   honor   de   que   hubiera   gozado   la   Sra.   N. N.

 

¿Por   qué   el   Juez   de   Grado  rechaza   la  demanda  por   daños   causados  por   la   Falsa   denuncia?

La   Sentencia   de   fs   rechazó   la   demanda,   con   imposición   de   costas   a   la   actora.   Para   así   resolver,   el   Sr.   Juez   a quo,   estimó   que   que   la   figura   de   Acusación   Calumniosa   contemplada   en   el   art.   1.090   del   Código   Civil,   exigía   la   conducta   antijurídica   de   falsedad   en   la   denuncia   o   imputación   y   factor   de   atribución   de   dolo   o   culpa   grave.

En   tal   sentido,   ponderó   que   la   querella   se   había   iniciado   “in   incertam   personae”,   es   decir,   sin   una   imputación   precisa   a   la   Sra.   M. M. N.   y   que,   por   lo   demás,   las   irregularidades   reconocidas   por   la   actora   y   debidamente   comprobadas   en   la   Auditoría,   crearon   un   `marco   de   sospecha´  sobre   una   eventual   responsabilidad,   que   justificaba   el   deber   de   investigar   y   dilucidar   lo   que   parecía   ser   una   Estafa   contra   una   Sociedad   cuyo   capital   accionario   pertenecía   el   99%   al   Estado   Nacional.

En   tales   condiciones,   el   Magistrado   estimó   que   “no   se   configuraban   los   requisitos   para   admitir   una   responsabilidad   en   el   denunciante,   de   acuerdo   con   los   artículos   1.090   y   1.109   del   Código   Civil“.   Consecuentemente,   la   sentencia   rechazó   la   demanda   con   costas   a   la   vencida.

 

La   Excma.   Cámara   Revoca   la   Sentencia   y   admite   parcialmente   la   Demanda.   Fundamentos.

La   Sala   I   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil   y   Comercial   Federal   –   integrada   por   los   Jueces   Dra.   María   Susana   Najurieta,   Ricardo   Víctor   Guarinoni   y   Francisco   de   las   Carreras    para   revocar   la   Sentencia   de   grado   y   admitir   parcialmente   la   demanda,   se   basó   en   los   siguientes   fundamentos:

 

  • A   partir   del   traspaso   del   Expediente   Penal,   al   `Juzgado   Nacional   en   lo   Criminal     33´,   se   produce   la   insistencia   de   M.  en   convertirse   en   querellante;   y   las   declaraciones  prestadas  el   21/03/2003,   de   las   que   surge   un   elemento   que   él   debía   conocer   a   esta   altura   como   falso,   a   saber:   la   creencia   de   que   la   Sra.   N.  se   benefició   personalmente   con   la   maniobra   cometida,   conclusión   que   ya   estaba   descartada   en   el   Informe   de   Auditoría   de   2001.”

 

  • Lo   anterior  “motivó   una   serie   de   medidas   de   resultados   `triviales´,    pero   con   idoneidad   para   PROLONGAR   el   juicio   penal   desde   mediados   de   2.003   hasta   octubre   de   2.006.   Es   tan   evidente   esta   situación,   que   la   Sra.   Fiscal   sostiene   que   “si   no   se   define   la   situación   de   N.   se   estarían   violando   sus   derechos   constitucionales.

 

  • En   consecuencia,   desde   la   declaración   testimonial   de   marzo   de   2.003   en   sede   penal     que   resulta   concomitante   con   la   promoción   por   N.   del   reclamo   laboral   de   resarcimiento   por   despido   arbitrario,   que   concluyó   con   sentencia   adversa   para   la   actora   -,   el   representante   de   la   Empresa   demandada   y   empleadora   desplegó   una   conducta   que   debe   calificarse   de   negligente   y   temeraria,   pues   a   ese   momento   estaba   en   conocimiento   de   que   la   imputada  no   había   obtenido   ningún   beneficio   en   su   propio   patrimonio   a   raíz   de  su   equivocado   desempeño   laboral“.

 

  • “Se   configuraron   en   esa   oportunidad,   los   requisitos   faltantes:   `se   conocía   la   `falsedad   de   la   situación   sobre   la   que   se   creó   sospecha   y   `se   le   imputó   concretamente   un   beneficio   `inexistente   a   una   persona   determinada:     la   Sra.  M.M.N.”

 

  • “Esa   conducta   es   imputable   por   `ligereza   inexplicable  y   negligencia   temeraria   a   la   parte   demandada   y   guarda   relación   de   causalidad   con   el   daño   moral   provocado   a   la   actora   desde   mediados   de   2.003   hasta   octubre   de   2.006,   es   decir,   en   la   `prolongación´   del   sufrimiento   moral   durante   tres   (3)   años.”

 

  • Tal   como   se   desprende   de   lo   antedicho,   `encuentro   responsable   a   la   parte   demandada  por   daño   causado   por   `falsa   denuncia   `negligentemente   efectuada,   con   sustento   en   el   art.   1.109   del   Código   Civil.”

 

  • En   consecuencia,   estimo   procedente   admitir   el   resarcimiento   del   sufrimiento   moral   que   indudablemente   sufrió   la   Sra.  N,   pero   `limitado´   al   daño   por   la   prologación   indebida   de   su   proceso   penal     consecuencia   directa   de   la   desprensiva   y   negligente  conducta   de   la   demandada  –  que   determino     en   ejercicio   de   las   facultades   del   art.   165   in   fine   del   Código   Procesal    en   la   suma   de   $  50.000,   que   devengará   intereses   a   partir   del   traslado   de   la   demanda.

 

  • “El   total   de   la   indemnización   acordada  asciende   a   $  60.800,   atento   que,   a  los   anteriores   50.000   la   Cámara   añadió   $   10.800,   que   representan,   el   80%   del   gasto   futuro   que  el  tratamiento   psicoterapéutico   y   farmacológico   demande  (cfr. Dictamen   experta  Perito   Médica   Psiquiatra,   dignóstico:  trastorno   psíquico depresivo,  que   requiere   un   tratamiento   de   1  año   con   frecuencia   semanal,   de   un   costo   que   pondera   a   razón   de      $250   por   sesión,   arroja   un   totoal   de   $   13.000)   que   a  juicio   del   Tribunal   este   rubro   debe   prosperar   por  la   suma   de   $  10.800,   que   devengará   intereses   a   partir   de   los   10   días   de   notificada   la   presente   Sentencia.”

 

Conclusión

La   Sala   I   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil   y   Comercial   Federal   resolvió   revocar   la    Sentencia   dictada   en   Primera   Instancia   y   hacer   lugar   parcialmente   a   la   demanda,   “condenando”   a   la   Empresa   demandada,  a   abonar   a  la   Sra.   M. M. N.   en   concepto   de   resarcimiento   la   suma   de   $   60.800,   con   los   intereses   que   se   calcularán   a   la   tasa   que   cobra  el   Banco   de   la   Nación   Argentina,   en   sus   operaciones   de   descuento   de   documentos   a   30   días.

 

La   Sentencia   definitiva   y  firme   dejó   claro  que   la   actora   ha   reclamado   daños   que   NO   se   encuentran   vinculados   causalmente   a   la  conducta   antijurídica   reconocida.   En   efecto  la   angustia   por   la  pérdida   del   trabajo,   por   la   profundización  del   cuadro   depresivo   del   esposo,   sus   dificultades   en   la   reinserción   laboral     es   decir,   parte   de   lo   reclamado   por   daño   moral,   pérdida   de  chance   y   daño   psicológico -,   fueron  provocados   por   la   desgraciada   situación  vivida     la   constatación   de   irregularidades   de   las   que   la   actora   no   parecía   consciente,   el   despido   laboral   –   no   son   imputables   a   la  parte   demandada.

 

Por   tal   motivo,   la   Sala   estimó   procedente  admitir   el   resarcimiento   del   sufrimiento  moral,   PERO   `limitado´  al   daño   por   la   prolongación   indebida   de   su   proceso   penal.

 

En   cuanto   al   factor   de   atribución   si   bien   el   artículo   1.090   del   Código   Civil   se   refiere   exclusivamente   al   “dolo”,   la   Sala  I   consideró   responsable   a   la   demanda   pero   por   aplicación   del   art.   1.109   del   Código   Civil:   cuando   el   denunciante   ha   actuado   negligentemente  (conf.  Aída   K.  de  Carlucci,  obra  citada,  pág.   259;   Parellada   C.,  Responsabilidad   emergente   de   de   la   Denuncia   calumniosa   o   negligente“,  J.A.   1969 III– p694;   Pecach   Roberto,  “Responsabilidad   Civil   por   Denuncias  o   Querellas   precipitadas   o   imprudentes“,  J.A.,   T.  65  –  pág.  116/117)

Las   costas   del   litigio  se   distribuyeron   en   un   95%   a   cargo   de   la   parte   demandada   y   en   el   5%   restante   a   cargo   de   la   parte   actora   (artículos   71  y   68,   segunda   parte,  CPCC  de  la  Nación)

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: