Responde Civilmente el Frentista y la Gobierno de la Ciudad por los Daños Causados a Una Persona que Sufrió Una Caída Por Una Baldosa de la Vereda Que Se Encontraba en Desnivel Respecto del Resto.

by Dra. Adela Prat on mayo 16, 2014

DAÑOS  Y  PERJUICIOS.   RESPONSABILIDAD  OBJETIVA.  “Caída   en  vereda  de  Entidad   Bancaria”.   Existencia   de   prueba   que   acredita   que   la   caída   de   se   produjo   con   una   baldosa   que   se   encontraba   en   desnivel   con   el   resto   de   la   vereda.   Responde   el   Frentista :   Banco   de  la   Nación   Argentina   y   la   Municipalidad    el   Gobierno   de   la   Ciudad   de   Buenos   Aires,  que   tiene   obligación   de   controlar   el   estado   de   las   veredas.

 

Se   acreditó   la   `ausencia´   de   Culpa   de   la   Víctima.   Art.   1113,   2º   párr.,   Cód.   Civil.   Obligación   de   los   `Frentistas´   de   mantener   en   buen   estado   las   veredas.   Ordenanza   33721,   Municipalidad   CABA.

 

Obligación   del   Gobierno   Municipal   de   `controlar´   el   estado   de   las   aceras   y   de   las   veredas.   Ley   11.445.   Cuantificación   de   Incapacidad   sobreviniente   y   Daño   moral.

 

Esta   cuestión   fue   abordada   en   la   Causa   nº   10252/2008   –   “K.  S.  B.  c/   Banco   de   la   Nación   Argentina   y   Otro   s/   Daños   y   Perjuicios”  –   CNCIV   Y   COMFED   –   SALA   II   –   30/12/2013.   Publicado   el   16/05/2014   por   elDial.com AA8707.

 

La   Sala  II   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil   y   Comercial   Federal     integrada   por   los   Jueces   Dra.   Graciela   Medina   y   Dr.   Alfredo   Silverio   Gusman     resolvió:

Confirmar   la   Sentencia   apelada,   en   cuanto   `condenó´   a   pagar   al   Gobierno   de   la   Ciudad   Autónoma   de   Buenos   Aires   y   al   `Banco   de   la   Nación   Argentina´,   y   rechazó   la   acción   respecto   del   tercero   citado   por   la   GCBA  –  Edenor   S.A. -;

Asimismo,   confirmó   el   resto   del   fallo   en   todo   lo   demás   que   fuera   motivo   de   agravios,   `con   excepción´   de   los   rubros   Incapacidad   sobreviniente   y   Daño   moral   que   fijó   en   la   suma   de   $   35.000   y   $   20.000   respectivamente,   quedando   firme   la   suma   de   $  3.000   por   reintegro   de   gastos   de   traslados,   medicamentos  y   otros;   y

Modificó   el   plazo   de   pago   contra   el   Gobierno   de   la   Ciudad   Autónoma   de   Buenos   Aires,   aplicando   el   CCAyT   Código   Contencioso   Administrativo   y   Tributario   de   la   Ciudad   de   Buenos   Aires   aprobado   por   Ley  189 –  conforme   el   art.   395   in   fine   de   ese   ordenamiento.   En   consecuencia,   hasta   el   importe   equivalente   al   doble   de   la   remuneración   que   percibe   el   Jefe   de   Gobierno,   la   demandada   debera   cumplir   con   la   condena   de   pago   dentro   de   los   30   días   de   notificada   y,   respecto   del   saldo si   lo   hubiere-,   la   ejecución   de   sentencia   debe   llevarse   a   cabo  según   el   régimen   dispuesto   por   el   art.   398   y   siguientes   del   CCAyT   Ciudad   de   Bs  As.

Por   último,   se   imponen   las   costas   de   Alzada   a   las   accionadas   vencidas,   por   aplicación   del   principio   objetivo   de   la   derrota   (art.   68,   1º   parte   del   CPCCN)   `con   la   salvedad´   de   la   relación   procesal   entablada   entre   la   actora   y   Edenor,   que   se   distribuyen   en   el   orden   causado  (Art.   68,   segundo   párrafo  del   Código   Procesal),   ponderando   que   la  parte   actora   no   solicitó   la   intervención   en   juicio   de   Edenor.

 

Intereses.   Quedó   firme   la   Sentencia   de   grado   que   al   haber   fijado   el   monto   de   condena   según   los   valores   que   rigieron   a   la   fecha   del   dictado   del   pronunciamiento,   se   estableció   que   los   intereses   debían   ser   computados   a   la   tasa   del   6%   anual.   En   relación   al   punto   de   partida     de   cálculo,   lo   fijó   el   día   del   hecho  :  16/04/2007,   que   fue   cuando   los   daños   quedaron   como   definitivos.   Luego,   a   partir   de   la   fecha   del   pronunciamiento   y   hasta   el   pago   cancelatorio,   dispuso   que   los   intereses   debían   ser   liquidados   a   la   tasa   activa   que   cobra   el   Banco   de   la   Nación   Argentina   en   sus   operaciones   de   descuento   a   30   días.

 

El   caso   planteado

La   actora   relata   que   el   día   16/04/2007,   mientras   caminaba   con   su   amiga   B.M. de M.   por   Av.   Cabildo   casi   esquina   Congreso   –   en   la   acera   correspondiente   al   Banco   de   la   Nación   Argentina,   Sucursal   Nuñez,   sito   en   Av.   Cabildo,   la   actora   tropezó   con   una   baldosa   que   se   encontraba   en   desnivel   respecto   del   resto   de   la   vereda   y   cayó   sobre   el   suelo   de   la   misma.

Había   sido   asistida   inicialmente   por   su   amiga   y   por   un   efectivo   policial,   quien   procedió   a   llamar   al   911.   Fue   trasladada   en   ambulancia   al   Hospital   Pirovano   juntamente   con   la   Dra.   C.   donde   fue   atendida  por   un   médico   traumatólogo.

Tal   circunstancia   le   ocasionó   diversas   lesiones,   la   de   mayor   trascendencia   generó   la   necesidad   de   la  operación   quirúrgica (09/05/2007)   en   la   que   le   colocaron   una   placa   metálica   anterior   de   sostén,   cuatro   tornillos   proximales   y   una   clavija  de   esteloides   radial   debido   a  la   `fractura   en   el    hueso   radio´   de   su   muñeca   izquierda   y   su   posterior   rehabilitación   kinesiológica   entre   los   meses   de   junio/2007   y   mayo/2008.

Respecto   al   estado   de   la   vereda   en   cuestión,   la   Escribana  Pública   B. T.   certificó   las   fotos   tomadas   contemporáneamente   a   los   hechos.

Con   el   fin   de   obtener   el   resacirmiento   de   los   daños   sufridos,   promovió   este   juicio   en   el   año  2.008   contra   el   Banco   de   la   Nación   Argentina   y   el   Gobierno   de   la   Ciudad   de   Buenos   Aires.

 

Fundamentos   de   la   Sentencia   de   condena   de   Cámara   confirmatoria   de   la  dictada   en  anterior   instancia,   salvo  en  dos  aspectos.

 

  • “…es   necesario   reunir   prueba   acerca   de   las   circunstancias   del   hecho   que   demuesten   los   `Motivos´  de   la   caída   y   su  `Vínculo   Causal´   con   alguna   obligación   de   los   encartados.” (frentista   Banco   Nación;   Gobierno   de   la   Ciudad   de   B.A.   o   tercero   citado   por   el  GCBA,   Edenor“)  .  Sin   embargo,   ello   se   encuentra   suficientemente   probado   en   la  Causa   en   la   medida   que   contemporáneamente   a   los   hechos   (05/07/2007),   en   el   área   circunscripta   del   accidente,   la   Escribana   Pública   certificó   las   fotos   que   `muestran´   el   estado   de   la   vereda  (…)   Asimismo,   destaco   la   Constatación   realizada   en   la   zona   del   hecho   por   el   Oficial   de   Justicia   el   16/09/2009   (…)   lo   que   da   cuenta   del   deterioro   general   que   presenta   la   acera   en   esa   fecha.”

 

  • No   medió   culpa   de   la   víctima. Las   demandadas   alegaron   que   medió   culpa   de   la   víctima,  porque  caminaba   distraída   por   el   lugar. No   existe   norma,   ni   principio   razonable,   que   impida   a   una   persona   transitar   a   pie   y   a   marcha   normal   por   lugares   destinados   a   ese   fin,   como   son   las   veredas,   ocupando   su   mente   en   cosa   distinta.   Ello   así,   porque   el   tránsito   peatonal   por   sitio   permitido,   no   puede   causar   daño   a   nadie   que,   a   su   turno,   respete   ese   lugar   de   tránsito.   Y   al   desplazarse   por   la   vereda,   aún   cuando   lo   hubiese   hecho   distraída,   la   actora   no   violó   ningún   derecho   jurídico   de   cuidarse;   por   el   contrario,   fueron   las   demandadas   las   que   en   el   caso  violaron   el   deber   jurídico   de   mantener   la   cosa   en   condiciones   de   no   ser,   por   su   estado   defectuoso,   la   causa   de   daño   a   terceros.”

 

  • Art.   1113   del   Código   Civil. En   la   primera   parte   del   segundo   párrafo   de   la   norma,   se   alude   a   daños   ocasionados   `por   cosas´   por   cualquier   causa   que   no   sea   su   riesgo   o   vicio;   mientras   que   en   la   segunda   parte   se   trata   de   daños   causados  `por   el   riesgo   o   vicio´   de   la   cosa.” (conf.   Kemelmajer   de   Carlucci,   en   BelluscioZannoni,   Código   Civil   Comentado“,   T.  5,  p.  458)

 

  • Interpretación   del   art.   1113   del   Cód.   Civil.   “Corresponde   a   la   víctima  `probar´   la   existencia   del   daño   y   la   intervención   de   la   cosa   con   la   que   se   produjo,   presumiéndose   que   aquél   se   ha   generado   por   riesgo   de   la   misma.   Admitir   lo   contrario,   importaría   un   retroceso   en   la   interpretación   del   art.  1113,   y   desconocer   su   sentido   en   cuanto   a   que   la   culpa   del   dueño   o   guardián   va   presumida,   tanto   en   los   daños   causados   con   las   cosas   como   en   los   derivados   del   riesgo   o   vicio.”   (conf.   K.   de   Carlucci,   en   Belluscio Zannoni,   ob.   cit.,   pág.  581).

 

  • “El   daño   invocado   por   la   actora   ha   sido   producido   como   consecuencia   de   la   caída   al   tropezar   con   una   baldosa   desnivelada   existente   en   la   acera,   esto   es,   una   cosa   inerte,   cuya   responsabilidad   de   mantener   en   buen   estado   les   corresponde   a   las   codemandadas.   Las   cosas   `inertes´,   o   sea   objetos   que   por   su   naturaleza   están   destinados   a   permanecer   quietos,   pueden   tener   normalmente   un   peligro   estático (…). Una   escalera   que    es   inerte   puede   excepcionalmente   tener   un   peligro   estático   si   los   escalones   fueran   resbalosos  o   se   hallaren   en   mal   estado   de   conservación.  Lo   mismo   puede   decirse   de   la   calzada   o   vereda.” (conf.   Bustamante   Alsina,  Jorge,  “Teoría   General   de   la   Responsabilidad   Civil“,  p.   316).

 

  • ..el   Municipio   (hoy   Gobierno   de   la   Ciudad   de   Buenos   Aires),   posee   la   titularidad   de   las   aceras   y,   por   otro   lado,   pone   a   cargo   de   los   propietarios   frentistas   su   conservación,   así   como   a   las   Empresas   Prestatarias   de   Servicios   Públicos   la   reparación   si   el   deterioro   fuera   resultado   de   trabajos   emprendidos   por   ellas.   Dicha   circunstancia   no   puede   obviar   la   obligación   del   Estado   de   vigilar   el   estado   de   las   calles   y   aceras,   (…)   la   que   debe   traducirse   en   advertencias   y   requerimientos   a   los   propietarios   a   efectos   de   que   procedan   a   ejecutar   las   reparaciones   correspondientes.” (conf.   Brebbia,  Roberto,  Responsabilidad   por   el   daño   sufrido   por   el   peatón   a   consecuencia   del   mal   estado   de   la   acera“,   LL   1988 E 507).

 

  • Ley   Nº   11.545.   “…la   Ciudad   es   propietaria   de   las   aceras,   siendo   éstas   de   Dominio   Público   de   la   misma (conf.   arts.  2339,   2340   inc.   7º,   2342   del   Cód.  Civil),   y   las   distintas   Municipalidades  tienen   la   obligación   de   construírlas   y   conservarlas   en   buen   estado.”

 

  • Ordenanza   33.721,   art   1º.   “La   Comuna   `ha   delegado´   por   medio   de   la   Ordenanza   33.721,   art.  1º,   la   responsabilidad   primaria   y   principal   respecto   de   la   construcción,   mantenimiento   y   conservación   de  las   veredas   al   propietario   frentista,   estableciendo   en  forma  enunciativa   en   su   art.   2º,   los   casos   que   quedan   comprendidos   dentro   de   los   conceptos   de   reconstrucción   y   reparación,   entre   los   que   enumera :   el   desgaste   por   el   uso   normal   originado   por   la   circulación   peatonal   o   vehicular   en   los   accesos   a   tal   fin,   deterioros   que   se   originan   como   consecuencia   del   uso   específico   de   la   acera,   determinado   por   la   actividad   desarrollada   por   los   ocupantes   del   inmueble  (Banco   en   este   caso),    arreglos   dispuestos   por   el   propietario   no   correspondientes   a   servicios   públicos,   incorporación   de   instalaciones   privadas   de   cualquier   índole   o   por   modificaciones   a   la conformación   original   de   la   acera,  etc.   (conf.   Cám.  Civ.,  Sala  C,  Mollo  Ana   M.   vs.   Aguas   Argentinas   S.A.   y  otros   del   28/07/2005).

 

  • Edenor  S.A.   “..`no   se   da´   este   supuesto   de   excepción   que   alega   el   Banco   Nación,   toda   vez   que   no   se   ha   acreditado   que   a   la   fecha   del   accidente,   se   hubiere   realizado   en   el   lugar,   obra   alguna   por   parte   de   la   Empresa   de   Servicio   Público   de   Energía   Eléctrica  (Edenor  S.A.).  Lo   decidido   en   Primera   instancia   es   correcto,   porque   en   su   carácter   de   frenstista   `no´   formuló   la   denuncia   por   el   deterioro   de   las   baldosas,   cuando   estas   representaban   un   peligro   para   las   personas   que   transitaban   por   la   vereda.   Por   ello   corresponde   confirmar   la   exoneración   de   responsabilidad   del   tercero   citado   citado   a  juicio   (Edenor  S.A.)   y   atribuirle   dicha   responsabilidad   al   B.N.A.”

 

  • Incapacidad  parcial   total   y   permanente   del   31,95%   conforme   Perito   Médico  Traumatólogo.  Las   secuelas   que   padece   la   actora   consisten   en   la   incapacidad   para   apoyar   el   peso   del   cuerpo   sobre   la   mano   izquierda   sobre   un   plano   horizontal,   y   realizar   movimientos   para   exprimir   la   ropa.  El   Perito   utilizó   el  Baremo   considerado   en   el   Decreto   659/96  y   el   Baremo   General   para   el   Fuero   Civil   de   los   Dres.   Altube   y   Rinaldi.

 

  • Menoscabo   Psicológico.  Perito   Psicólogo   dictaminó   que   la   Sra.   K.   posee   un   notorio   conflicto   vinculado   al   accidente   de   autos,   que   le   ocasionó   un   Trastorno   Adaptativo   que   ha   afectado   todas   las   áreas   de   su   vida,   padeciendo   de   una   Incapacidad   Parcial   y   permanente   del   10%.

 

  • Condiciones   personales   de   la   actora.   Contaba   al   día   del   accidente   con   44   años   de   edad,  casada,  madre   de   3  hijos,  ama   de   casa,  estudios   secundarios   completos.

 

  • Daño   estético.  La   CSJN   ha   sostenido   que   no   es   autónomo   respecto   del   daño   moral   o  material,   sino   que   integra   uno   u   otro   de   o   ambos  (Fallos:  305:2098;   321: 1117)

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: