Desestiman Incidente de Revisión de Crédito Frente a la Ausencia de Prueba

by Dra. Adela Prat on mayo 13, 2014

QUIEBRA.   INCIDENTE  DE  REVISIÓN.  La   Sala   B  de  la  Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial,   rechazó   el   Recurso   de   Apelación   interpuesto   por   el   Incidentista,   quedando   firme   el    pronunciamiento  de   la   anterior   instancia,   en   cuanto   desestimó   su   pedido   de   revisión.

 

Autos :  “Solares   de   Tigre   S.A.   s/ quiebra   s/ Incidente   de   revisión   de   crédito  (Key  Largo  Trust)”  –  CNCOM  –  SALA  B –  03/04/2014.  Fallo   publicado   por  elDial.com AA86CD  el   13/05/2014.

 

La   Sala   B   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial    integrada   por   las   Jueces   Dra.   Matilde   E.   Ballerini,   Dra.   Ana   I.   Piaggi   y   Dra.   María   L.   Gómez   Alonso   de   Díaz   Cordero   –   resolvió   rechazar   el   Recurso   de   Apelación   interpuesto   por   el   incidentista   contra   el   pronunciamiento   dictado   por   el   Juez   a  quo   que   desestimó   el  pedido   de   revisión   de   su   crédito.

 

El   Incidentista   no   probó   el   crédito  que   pretendía   verificar  contra   la   fallida.

La   Sala   compartió   la   decisión   del   Juez   a  quo   de   rechazar   la   pretensión   del   incidentista,   quien   centró   sus   argumentaciones   y   pruebas   en   la   operatoria   de   `cesión´   a   través   de   la   cual   habría   recibido   del   Banco   originariamente   acreedor,  el   crédito   contra   la   fallida,   pero   según   la   Sala     “no   ilustró   ni   siquiera   mínimamente   al   Tribunal,   sobre   las   circunstancias   en   que   se   desarrolló   la   operatoria   que   dio   origen   a   la   “promissorynote”   suscripta   entre   el   Banco   cedente   y   la   fallida”

 

Las   Sras.   Jueces   de  Cámara   señalaron,   asimismo,   que   “ello   impide   conocer   siquiera   a   través   de   elementos   indiciarios   el   negocio   causal (1);   tampoco   se   explicó   claramente   el   negocio   que   sustentó   la   cesión   ni   la   causa   del   reconocimiento   de   deuda   adjuntado,   que   contiene   prestaciones   entre   cedente   y   cesionario   que   no   pueden   ser   examinadas.”

 

En   tal   sentido   destacaron   que   “resulta   también   poco   explícito     al   menos   desde   la   telésis   del   art.   32   LCQ    que   en   dicho   reconocimiento   de   deuda   (08/12/04)   se   mencione   la   cesión   del   crédito   suscripta   casi   cinco   meses   después

 

No   es   cuestión   menor,   a   los   efectos   que   aquí   interesan,   el   hecho   de   que   no   se   acreditó   el   oportuno   ingreso   del   dinero   a   la   fallida,   pues   la   redacción   del   `promissory   note´   refiere   a   `valor   recibido´,   ello   impide   conocer   el   tiempo   y   modo   de   tal   percepción“,  afirmaron,  tras   lo   cual   añadieron   que   “nada    obstaba    a    que    el    cesionario       aquí   incidentista     comprobara   este   extremo,   considerando   que   el   cedente   es   una   Entidad   Bancaria   que   debió   tener   tales   constancias.” (arg.  art.  918   Cód.  Civil)
Más   sobre   la   inexistencia   de   pruebas

La   Sala   insistió  en  que   “tampoco  resulta   evidente   el   modo   y   tiempo   de   pago   del   precio   de   la   alegada  `cesión´,   pues   del   documento   adjunto,   se   desprende   que   `será   cancelado   de   la   forma   que   las   partes   acuerden´”.

 

Las   Magistradas   que   integran   la   Sala   B   reconocieron   que   se   intentó   probar   dicho   extremo   mediante   prueba   testimonial,   sin   embargo     admitieron  –   “de   la   prueba    de   fs…  no   se  concluye   tal   cancelación.  Los   testigos   se  amparan   en   el   secreto   bancario,   y   no   resulta   suficiente   a   los   efectos   pretendidos,   su   afirmación   de   que    `Key   Largo  Trust   queda   liberado   de   sus   compromisos´,   pues   interpretar   que   esto   significa   que   tal   pago   existió,   resulta   como   mínimo   `forzado´ al   menos   frente   a   los   acreedores   de   la  quiebra.”

 

“Tales   extremos   impiden    como   se   dijo     tener   una   somera   idea   del   negocio   subyacente   del   préstamo,   máxime   considerando   que   la   pericial   contable,   tampoco   despejó   las   dudas,   en   tanto   sólo   refiere   a   la  `registración   de   un   crédito´,   mas   `nada´   respecto   del   ingreso   del   dinero,  ni   del   negocio   subyacente.

 

El   fondo   de   la   cuestión

Las   señoras   camaristas   hicieron   hicapié   en   que   “los   coacreedores,   la   Sindicatura   y   el   Juez  `necesitan   saber´   qué   pasó   entre   el   concursado   y   cada   acreedor   en   relación   con   el   origen   y   las   ulteriores   vicisitudes   del   crédito   cuya   verificación   se   solicita.”

 

Conclusión

La  circunstancia   de   que   el   incidentista   no   haya   brindado   una   explicación   somera   que   permita   inferir   la   causa   del   invocado   préstamo,   ni   el   marco   de   la   operatoria   que   lo   justifique,   sellan   la   suerte   adversa   de   su   pretensión,   pues   considerando   que   la   acreditación   de   la   `entrega´   del   dinero   a   la   concursada   debe   ser   apreciada   con   rigor,  en   casos   en   los   que   dicho   extremo   no   fue   asentado   en   la   letra   de   los   documentos   firmados   al   efecto.”

 

En   suma,   las   Dras   Ballerini,   Piaggi   y   Gomez   Alonso   de  Díaz   Cordero   sintetizaron   que   “en   autos   no  han   sido   explicadas   las   razones   para   celebrar   la   primigenia   operación   de   préstamo,   ni   los   vínculos   entre   cedente   y   cesionario,   y   no   se   ilustró   al   Tribunal   respecto   de   la   legitimidad   de   su   reclamo,   que   resulta   cuanto   menos  `dudoso´   por   tratarse   de   la   adquisición   de   un   crédito   litigioso   contra   un   deudor   moroso”.

 

En   consecuencia,    la   Sala   resolvió   desestimar   el   recurso   de   apelación   interpuesto   por   el   incidentista,   con   costas.  Así,  quedó   firme,   el   pronunciamiento   dictado   en   primera   instancia  que   rechazó   el   incidente   de   revisión   del   pretendido   crédito.

____________________________________________________________________________________________1(1) CNCom.,  esta  Sala  B,   in   re   Xerox  S.A.  s/  quiebra  s/  incidente  de  revisión   por  la   Sindicatura   contra   el   crédito   de  Sucesores   de   Ricadeneyra,   del   09/06/1994.

El   Art.   32  de  la   LCQ   impone   que   todos   los   acreedores  con   causa   o   título   anterior   a   la  presentación   del   concurso,   deben   solicitar   verificación   de   sus   acreencias,   indicando   montos,   causas   y   privilegios.   Este   Incidente   conforma   un   proceso   de   conocimiento   que   impone   la   carga   de   invocar   y   probar   los   hechos   constitutivos   del   derecho   invocado   en   sustento   de   su   pretensión   (LCQ   273  y   278;  CPCCN : 377)

El   Art.   36  de  la   LCQ   se   refiere   a  la   resolución   del   Juez   sobre   la   procedencia   y   el   carácter   de   las   solicitudes   formuladas   por   los   acreedores.   Cuando   existan   observaciones,   el   Juez   deberá   decidir   declarando   admisible   o   inadmisible   el   crédito   o   el   privilegio.

Artículo  37   LCQ   La   resolución   que   declara   verificado   el   crédito   y,   en   su   caso,   el   privilegio,   produce   los   efectos   de   la   cosa   juzgada,   salvo   dolo.

La   que   lo   declara   admisible   o   inadmisible,   puede   ser   revisada   a  petición   del   interesado,   dentro   de   los  20   días   siguientes   a   la   fecha   de   la   resolución   prescripta  en   el   art.   36.   Vencido   este   plazo,   sin   haber   sido   cuestionada   queda   firme   y   produce   también   los   efectos   de   cosa   juzgada,   salvo   dolo.”

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: