Cómo Cobra el Despido Sin Causa el Gerente General de AESA que También Trabajaba en la ex Repsol YPF S.A.

by Dra. Adela Prat on mayo 4, 2014

DESPIDO  INJUSTIFICADO.  PERSONAL   JERÁRQUICO.   Alto   Ejecutivo.   “Comunicación   rescisoria :   imputación   de   supuestas   negligencias   genéricas   que   implican  una   revisión   global   del   desempeño   del   ejecutivo Esta   situación  vulnera   el   principio   de   contemporaneidad   de   la   sanción.

 

Cálculo   de   la   Indemnización   por   Despido.  Remuneración.  Base   del   Cálculo   Indemnizatorio.   Rubro   admitido:  “Fondo   de   Inversión   Mobiliaria”.

 

Rechazan   el   rubro   “Remuneración   variable”.   En  el   caso   es   “más   favorable”   el   Régimen   indemnizatorio   específico    expresamente   pactado,   que   el   Régimen   General  de   la   LCT.

 

 

Autos   caratulados :   “B.,  R.  A.  c/  Repsol   YPF  SA   y  otros   s/   despido”   –   CNTRAB   –  SALA   I  –  11/02/2014.   Publicado   por   elDial.com  –   AA86AD  con   fecha   30/04/2014.

 

La   Sala   I   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo  –   integrada   por   los   Jueces   Sr.  Dr  Julio  Vilela      Sra.  Dra.  Gabriela   Alejandra   Vázquez   –  resolvió:

a)   Revocar   parcialmente   la   Sentencia   y   elevar   la   condena   a   la   suma   de   $   994.319,81,   con   más   los   intereses   fijados   en   origen;

b)   Dejar   sin  efecto   lo   resuelto  en   materia  de   costas (Art 279CPCCN)   y   adoptar   nuevo   pronunciamiento,  imponiéndola   en   ambas   instancias,  a   cargo  de   las   demandadas   vencidas  (arg  Art.   68,  CPCCN).

 

I.   El   caso.

El  Sr.  B   se   desempeñó  a  las   órdenes  de   “Astra  CAPSA”   desde   el   14/03/1988,   como   Gerente   de   Auditoría  y   a  partir   del   mes   08/1991,  en   su   carácter   de   `Gerente   General´   de   Astra   Evangelista   S.A.”  (AESA),   y   también   lo   hizo   a   las   órdenes   de   “Repsol   YPF   SA”,   adquirente   del   paquete   accionario   de   AESA,   empleadora   del   demandante.

 

Explicó   que   la   actividad   de   AESA   consiste   en   la   construcción,   montaje   y   mantenimiento   de   Plantas   de  Tratamiento   y   Separación   de   Gas     Gas   líquido  de  Petróleo.

 

El  09/03/2003   el   actor   suscribió   un   contrato   con   “Repsol   YPF   S.A.”   en   virtud   del   cual   fue   designado   Directivo   del   Grupo,   además   de   su   desempeño  en   AESA.   Según   expusiera   la   demandada   el   actor   era   la   máxima  autoridad   de   AESA.

 

El   Contrato   suscripto   por   el   actor   con   “Repsol   YPF   S.A.”   remite   al   Estatuto   del   Personal   Directivo   Corporativo.

* Carta   Documento   de   Despido   Directo.

Fue   despedido   el   27/12/2004   (misiva   recibida   el   28/12),   en   forma   directa,   alegándose   que   se   habrían   “…detectado   graves   irregularidades   en   su   gestión   como   Gerente   General   de   la   Empresa   A Evangelista   S.A  habiéndose   negado   a   dar   explicaciones   con   relación   a   los   actos   de   su   gestión,   en   las   citaciones   que   se   le   efectuaran   los   días   21   y   22/12/2004  dichas   irregularidades   detectadas  consisten   en    graves   anomalías   y   violación   a   normas   de   procedimientos   de   contratación   de   obra   y   servicios   internas   de   la   Empresa …   al   Código   de   Conducta   Ética concretamente   se   destaca:  a)   denuncias   de   pago   de   gratificaciones   especiales   a   personal   fuera   de   los   circuitos   legales  para   su  efectivización;   b)   triangulación   de   operaciones   a   través   de   una   Empresa   Intermediaria   por   encontrarse   el   Proveedor   Original   en   Concurso   Preventivo   de   Acreedores;   c)   pagos   anticipados   a   Proveedores   sin  aplicación   de   descuentos.   Todo   ello   pone   en   evidencia   su   falta   de   diligencia  responsabilidad  colaboración  configurando   una   violación   a   lo   establecido   en   los   arts.   62,   63  84  85,   86,   87   y   cc.   de   la   LCT   y   los   procedimientos   internos   de   la   Empresa…   la   violación   al   deber   de   fidelidad   y   buena   fe….Pérdida  de   confianza…”

Todo    ello   fue   desconocido   por  el   recurrente.

 

II.    Sentencia   de   Cámara   eleva   el   monto   de   condena.

II.1.    La   comunicación   rescisoria   cumple  de  manera   limitada   con   el   art.   243   LCT

Los   Jueces  de   Cámara   interpretaron    que   la   invocada   violación   a   normas   de   procedimientos   de   contratación   de   obras   y   servicios   y   al   Código   de   Ética   de   la   Compañía  constituyen   alegaciones   genéricas,   al   igual   que   la   violación   a   la   normativa   explicitada   al   final   de   la   misiva.”

 

Se   especificaron   sólo   tres  puntos  –   (i)  denuncias   de   pagos   de   gratificaciones;     (ii)  triangulación   de   operaciones     y     (iii)  pagos   anticipados  a   proveedores   sin   aplicación   de   descuentos que  son   los   tres   puntos   que   deben   ser   probados,   ante   la   negativa   del   empleado,   para   luego      de   considerárselos   acreditados  -,  valorarlos   en   el   marco   de   lo   prescripto   por   el   art.   242   de  la   LCT  (injuria   laboral)

 

II.2.    Le   imputan   una  negligencia   genérica

Al   respecto  los   Magistrados   pusieron   de   manifiesto   que   “la   ley   exige   que   la   comunicación   del  `despido   motivado´   se   haga  por   escrito,   con   expresión   suficientemente   clara   de   las   causas   en   que   se   funda   la   ruptura  del   contrato   (art.   243   LCT),   pero   la   Carta  Documento   remitida   no   contiene  una   referencia   específica   a   los   `hechos´   determinantes   de   esa   imputación ni  `el   tiempo´   en   que   ellos   habrían   acontecido  ni   `fallas   concretas´   a   su   desempeño

 

II.3.    Vulnera   el   principio   de   contemporaneidad   de  la  sanción

Más   adelante,   se   lee   en   la   Sentencia   de   Cámara  “los   cargos  que   se   endilgan   al   actor,   referidos   a   supuestas   negligencias   genéricas,   implican   una  `revisión   global´   del   desempeño,   lo   que   no    sólo   vulnera   el  `principio   de   contemporaneidad   de   la  sanción´,   sino   al   desconocimiento   de   actos   consentidos  lo   que   revela   que   la   demandada    no   los   consideró   conductas   sancionables,   que   en   el   peor   de   los   casos,   no   revistieron   la   gravedad   que   se   le   atribuyen   en   la   cesantía (cfr.   esta   Sala   I,   “Di   Génova,   Hugo   c/   Colegio   Oficial   de   Farmacéuticos   y   Bioquímicos   de   la   Capital   Federal “   del   09/04/1991)

 

II.4.   Prueba   Documental   adjuntada   por   la   Empresa   demandada

La   Sala   consideró   que   la   documental   agregada  consistente   en   el   relevamiento   de   procesos  administrativos   y   de   control  con   Informe   de  `debilidades´  detectadas  –  que   le   habría   sido   notificado   en   julio   de   2003  –   constitutiva   de   una   Auditoría   que,   según   explica   la   demandada,   implicaba   un   requerimiento   de   explicaciones   a   los   Gerentes,  “no   hace   mella   en   la   trayectoria   del   demandante,   ya   que  una   vez   más,   `no´   se   efectuó   imputación   concreta   alguna.

 

El   Informe   hace   referencia   a   “debilidades”,   entre   las   cuales   pueden   mencionarse:   (i)  controles   manuales   en   lugar   de   utilización   del   sistema   informático;   (ii)  falta   de   transparencia   en   las   adjudicaciones  (podría   derivar   en   que   se   colocara   una   Orden   de   Compra   a   un  Proveedor   no   homologado   por   la   Empresa);    (iii)  falta   de   cumplimiento   de   los   procedimientos   de   cobranzas.

 

II.5.    La   Empleadora   no   obró   con  buena   fe:   tenía  intención  de  desprenderse   del  Gerente

Este   punto   es   justificado   por   los   camaristas   cuando   manifiestan  “el   cambio   dirigencial   producido   en   la   Sociedad,   poco   antes   del   despido,   y   las   medidas   tomadas   contra    el   trabajador,   evidenciadas   en   declaración   ante   Escribano   y   el   despido   dispuesto   antes   de   concluirse   la   Auditoría,   constituyen   serias   presunciones   sobre   la   intención   de   rescindir   el   vínculo,   sin   permitir   al   actor   ejercer   su   derecho   de   defensa,   desconociendo   los   antecedentes   favorables   de   su   desempeño   en   el   cargo   directivo   durante   muchos   años.

 

II.6.   No   se   acreditó   Justa   Causa   para   el   Despido

Tras   la   valoración   de  toda   la   prueba   producida   en   las   actuaciones  los   camaristas   concluyeron   que  en   definitiva,   no   se   acreditó   las   existencia   de   justa   causa   (art.   242   y   conc.,   LCT)   para   el   despido   del   actor,   en   la   medida   que   seguidamente   se   determinará.

 

Anteriormente   se   mencionó que  B.   –   en   atención   al   cargo   jerárquico   que   detentaba   en   la   estructura   empresaria  –   suscribió   el   contrato   el  09/01/2003,   destinado   a   regir   la   “relación   laboral   ordinaria   de   Dirección   entre   el   Grupo   Repsol  YPF   y   el  Directivo   (cláusula   primera)

 

Con   relación   a   una   eventual   desvinculación  la  cláusula   décimo  primera   prevé   la   posibilidad   del   despido   sin   justa   causa,   en   el   punto   1.3 (ii),   supuesto   en   el   cual   habiéndose   invocado   justa   causa…   el  despido   sea   declarado   improcedente  por   sentencia   judicial” –  situación   que   se   verifica   en   el  presente   caso    aseguró   la   Sala.

 

II.7.    Conformación   de   la  indemnización   por   despido   injustificado.

El   punto   1.3(ii)   de   la  cláusula   décimo   primera   del   Contrato,   dispone   que   en   caso   de   despido  considerado   sin  causa  por   sentencia   judicial,   el   Directivo   tiene   derecho   a   percibir   una   indemnización   a   calcularse   de   acuerdo   con   la   “Tabla   de   Garantía”   obrante   en   el   Anexo   Nº  3  a   cuyo   efecto   se   consideran   la   edad  y   la   antigüedad   del   Directivo   al   momento   del   distracto   –   en   el   caso   del   actor  58   años   de  edad   y   17   años   de   antigüedad  -.

 

Asimismo   se   establece   que   “la   remuneración   que   se   toma   en   cuenta   a   esos   fines   se   conforma  por   la   retribución   básica   correspondiente   al   año   de   la   extinción   del   contrato  más   la   retribución   variable  (vinculada   al  logro   de   objetivos,   calculada   en   un   porcentaje  sobre   la   básica   y   que   se   abona  una   vez   al   año),   y   el  incentivo  a   mediano   plazo,   rubro   también   variable  estructurado   en   base   a   un   Programa   de   opciones   sobre   opciones.”

 

A   los   fines   indemnizatorios,   corresponde   a   B.,   de   acuerdo   con   la  `Tabla   de   Garantía´,   una   anualidad   y   30   días   por   año,   es   decir  13   meses   (la   anualidad)   +   17   meses   en   función   de   su   antigüedad,   lo   que   totaliza   30   meses   de  salario   calculado   conforme   la   cláusula   contractual   de   referencia.

 

El   salario   base   del   cálculo   indemnizatorio   se   conforma   únicamente   por   la   remuneración   básica,   dado   que    como   se   explica   en   el   siguiente   punto  –  el   rubro   “remuneración  variable”   no   procede.

 

Cálculo

A   fin  de   determinar   su   cuantía,   se  tomará   el   `total   salarial   anual´   –   por   ser   éste   el   parámetro   pactado    ($   348.916,80   de   Básico   que   incluye   el   aguinaldo,  cfr.  pericia  contable  y    para   obtener   el   mensual  se   divide   ese   importe   por   13   “pagas”,   lo   que   arroja   un   salario   mensual   de   $   26.839,75.

 

De   acuerdo  con   la   cláusula   contractual   décimo   primera    punto  1.3   (ii),   la   indemnización   por   despido   asciende   a   la   suma   total   de   $  805.192,60,   conformada   por   la   anualidad   de   $ 348.916,80   con   más   17   meses   en   función   de   su   antigüedad,     $456.275,81.

 

II.8.    No  está  incluido  en  la  base   de  cálculo   el  rubro “remuneración  variable”

El   “bono”,   coincidente   con   el   rubro   denominado   “remuneración   variable”  correspondiente   al  año   2.004,   no  es   procedente,   dado   que   la   gestión   llevada   a   cabo  por   el   demandante  `no´   fue   aprobada   por   el   Directorio.

 

En   el   nivel   de   jerarquía   de   que   se   trata,   la   aprobación   del   Directorio   constituía   un   requisito   ineludible   para   acceder   a   esta   retribución   extraordinaria,   otorgada  por   la   empresa   en   función   de   variables   y   condicionamientos   que   no   se   verificaron   en   el   año   en   cuestión  a   resultas   de   la   Auditoría,   que   verificó   falencias   que  en   el   caso   del   actor,   pueden   vincularse   con   omisiones   de   control   que  si   bien   no   habilitan   el   despido,   tampoco  lo   tornan   merecedor   del   bono   solicitado

 

Ello   así  porque   el   bono    “se   trata   de   un   premio   que   se   vincula   directamente   con   su   desempeño,   el   que  no   fue   considerado   satisfactorio   por   la   Empresa   empleadora,   quien   no   se   vio   asistida   de   causa   justificada   para   cesantearlo  pero   sí,   para   no   verse   obligada  a   abonar   el   bono   reclamado.”

 

II.9.   “Fondo   de   Inversión   Mobiliaria”

El   objetivo   de   este   fondo   es   compensar   la   `permanencia´   en   el   grupo   empresario   y   la   `no   concurrencia´   futura   del   dependiente.

 

Si   bien   la   demandada   adujo   que   “no   se   verifican   los   requisitos   de   dicha   permanencia”,   la   Sala   tuvo   en   cuenta   que,  –  a  pesar   de   que  B   no   llegó   a   los   30   años   de   actividad   como   Directivo  ni   tampoco   a   la  edad   jubilatoria SÍ   se   verifica   otra   de   las   condiciones   que   lo   tornan   acreedor   a   este   rubro :  fue   despedido   sin   justa   causa,  supuesto   expresamente   previsto   en   las   condiciones   de   su   otorgamiento (“También   tendrá   derecho   al   importe   acumulado…”)

 

Los  Jueces   de   Cámara   resolvieron   “mantener   este  rubro”   que   fuera   objeto   de   condena   en   la   anterior  etapa.

 

IMPORTANTE.  La   demandada   alegó   que   se   trata   de    un   importe   depositado   en   una   Entidad   Bancaria   extranjera   y   que   es   esa   Entidad   quien   debe   entregar   la   cifra   al   demandante Dado   que   no   se   probó   que   así   lo   hubiera   hecho,  y   en   definitiva   se   trata   de   un   concepto   acordado   por   la   empleadora  por   lo   que   es   ella   quien   debe   responder   por   su   pago,   sin   perjuicio   de   las   acciones   que   pudieran   corresponderle   contra   terceros.

 

II.10.    Régimen  indemnizatorio   específico  y  más   favorable   que   el  General  (LCT)

Los   Magistrados   se   detuvieron   a   comparar   la   indemnización   convenida   con   la   resultante   del   art.   245   de   la   LCT,   concluyendo   que   la   primera   es   más   favorable   que   la   legal,  ya   que  si   aplicáramos  los   parámetros   del   art.   245   de   la   LCT,  sólo   podría   computarse   el  salario   mensual,   normal   y   habitual  (los   rubros   variables   que   percibía   B.   no   son  mensuales)  y   los   períodos   computables   también   serían   inferiores,  incluso   si   le   agregáramos   la   indemnización   sustitutiva   del   preaviso   y   la   integración   del   mes   de   despido (serán   20   períodos   en  total).

 

Fundamento.   Según   la   `cláusula   segunda´,   el   contrato   suscripto   es   “regulador   de   una   relación   laboral   ordinaria   para   el   ejercicio   de   funciones   de   dirección”     y   “se   regirá   …  por   la   voluntad  de   las   partes… recogida   expresamente   en  el   presente   contrato”.

También   la   extinción   del   contrato   de   trabajo,   está   expresamente   regulada   en   el   acuerdo   suscripto   por   las   partes,   por  lo   que  `no´   debe   remitirse   a   las   normas   de   la   Ley   de   Contrato   de   Trabajo   que   regulan   los   conceptos   indemnizatorios   esenciales   derivados   del   despido    arts   232   y   245  LCT  – .

El   actor,   alto   ejecutivo cuenta  con   un  régimen   indemnizatorio   específico,   expresamente   pactado   y  más   favorable   que   el   general,   lo   cual   lo   coloca   lejos   del   espíritu   legislativo   que   inspirara   estas   normas

 

II.11.    Le   deben   abonar   la  indemnización  prevista   en  el   art  80  LCT

La   demandante   `intimó´   en   el   marco   del   Dec.   146/01   y   la   demandada   acompañó  las   constancias cuya   firma   fue   certificada   fuera   del   plazo   legal   (24/06/2005,   y   el   despido   tuvo   lugar   el   28/12/2004)

En   consecuencia,   se   difirió   a   condena   la   suma   de   $   80.519,25   ($26.839,75  x 3)   por   este   rubro.

 

II.12.    Vacaciones   pendientes   de   períodos   anteriores   y   vacaciones   no  gozadas  con  su  correspondiente   SAC.

Este  rubro  fue   liquidado,   sin   embargo según   surge   de   ese   mismo   recibo,  se   descontó   igual   importe   al   liquidado   en   función   del   detalle   efectuado   en   la   columna   deducciones”,   por   lo   que   se   extrae  que   el   neto   a   percibir”  fue   nulo Por   esta   razón   la   Juez   de   grado   señaló   que   restan   a   favor   del   actor   $   42.123,05,   cuya   condena   confirmó   la   Sala.

 

III.     Total   a   abonar   al   accionante

De   acuerdo   con   las   modificaciones   efectuadas   en  la   Alzada corresponderá   percibir   al   Sr.  B.   la   suma   de   $   994.319,81  conforme   los   siguientes   parciales: (i)   indemnización  por  despido :  $ 805.192,60   (ii)  integración :  $  2.683,97;   (iii)  saldo   vacaciones   $   42.123, 05,   (iv)  art  80   LCT $ 80.519,25        (v)  fondo  de   inversión   inmobiliaria:  63.800,94,  todo  ello   con   más   los   intereses   fijados  en  origen.

 

IV.   Pluralidad   de   empleadores   pero   no   condena   solidaria

Si   bien   la   Juez   de   Primera   Instancia   decretó   la   condena   solidaria,   la   Sala   no   confirmó   ese  criterio   atento   que   la   contratación   fue   generada   por   las   tres  demandadas   y   el  Sr.  B  prestaba   servicios  para   todas   ellas.  El   contrato   fue   suscripto   por   YPF   SA   y   Repsol   YPF   SA“,   para   que   el   demandante Gerente   General   de   AESA,   pudiera   prestar  servicios   con   independencia   de   la   empresa”   de   que   se   trate siempre   en   los   límites   de   aquellas   que   conforman   el   grupo   empresario  (lo  dice  en  el  contrato  bajo  el  punto  titulado:  “objeto  del  contrato”)

 

En   consecuencia,  se   consideró   aplicable   el   art.   26   de   la   LCT.  Esta   relación   laboral   con   el   Directivo   se   rige   por   el   contrato   suscripto   y   no   por   la   Ley   20.744  y   modificatorias.

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: