YPF S.A. Despidó a la Empleada por Pérdida de Confianza Pero No Pudo Probar la Causal y Debe Abonarle $ 900.000 Más Intereses Tasa Activa

by Dra. Adela Prat on abril 9, 2014

DESPIDO  INJUSTIFICADO.   YPF  S.A.  despidió  a  una  empleada  por  “pérdida  de  confianza”;   pero  no  lo  probó.   Ahora,  tiene  que  pagarle   $  853.773,50   más  intereses  a  la  tasa  activa  fijada  por  el  Banco  Nación  para  el  otorgamiento  de  préstamos.  Costas  de  ambas  instancias  a  cargo  de  YPF  S.A.

 

YPF  S.A.  le  imputó  a  la  empleada  el  envío  de  información  a  un  Proveedor  en  el  marco  de  un  Proceso  Licitatorio  –  violación  a  los  deberes  de  fidelidad  y  no  concurrencia  -.  Uso  de  Herramientas  Informáticas  en  el  Trabajo.  Prueba  Pericial  Informática.  

 

 

La  Cámara  Nacional  del  Trabajo  revocó  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  y  resolvió  que  YPF  S.A.  “no  ha  logrado  probar”  la  conducta  endilgada  a  la  empleada,  para  disolver  el  vínculo  laboral.

 

Esta  cuestión  se  trató  en  los  autos  caratulados :  “C. A. D. B. I.  c/  YPF   S.A.  s/  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  X  –  09/12/2013.  Fallo  publicado  el  09/04/2014  por  elDial.com –  AA8634.

 

La  Sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  desestimó  la  demanda  entablada  por  la  empleada  de  YPF  S.A.,  al  entender  que  la  `decisión  rupturista´  adoptada  por  la  Empleadora  resultó  `justificada´  (conf.  art.  242  LCT  injuria  laboral)

 

Carta  Documento  de  Despido

Con  fecha  24/06/2011  YPF  S.A.”  despidió  a  la  actora  en  los  siguientes  términos:  “Ante  la  información  que  ha  llegado  a  nuestro  conocimiento,  que  Usted  ha  enviado  a  uno  de  los  Proveedores;  información  de  las  Ofertas  Técnicas,  Matriz  de  Evaluación  Técnica  y  Comentarios  Complementarios,  relacionados  con  la  Licitación  8….1   y  8 ….2, de  la  cual  era  participante  el  destinatario  y  en  la  que  la  Dirección  de  Sistemas  de  la  cual  Usted  desempeña  como  Jefe  de  Proyecto,  debía  realizar  la  Evaluación  Técnica.  Se  pudo  constatar  que  dos  Correos,  enviados  los  días  29/04/11  y  04/05/11,  que  salieron  de  su  Casilla  en  horario  laboral,  desde  la  PC  que  le  asignara  la  Empresa,  efectivamente  confirman  el  Envío  de  dicha  Información.  Los  hechos  constituyen  una  clarísima  violación  a  los  Deberes  de  Fidelidad  y  No  Concurrencia  (arts.  85  y  88  LCT),  obligaciones  esenciales  a  cumplir  por  los  Empleados,  además  de  violar  el  Principio  de  la  Buena  Fe  que,  de  acuerdo  con  lo  establecido  por  el  Art.  63  LCT,  obliga  a  ajustar  su  conducta  a  la  de  un  buen  trabajador“.  Por  otra  parte,  su  conducta, además  de  exponer  a  la  Empresa  a  un  grave  perjuicio,  originado  por  eventuales  acciones  de  licitaciones  perjudicados,  arroja  una  presunción  de  Acuerdos  Previos  con  el  Beneficiado  por  la  Información  Estrictamente  Confidencial,  que  también  Expone  a  la  Empresa  a  un  Descrédito  Público,  por  la  Falta  de  Seriedad  que  Implica  el  Acto  de  Divulgación  de  las  Informaciones  en  el  Procedimiento  Licitatorio.  No  caben  dudas  que  esta  Conducta  constituye  una  gravísima  Injuria  que  Impide  Mantenerla  en  una  Función  que  requiera  Total  Confidencialidad

 

Carga  de  la  Prueba.

Los  Jueces  que  integran  la  Sala  X  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo,  en  primer  término  señalaron  que  “ante  la  negativa  de  la  accionante  de  los  hechos  endilgados  para  disponer  su  despido    ver  respuesta  telegráfica  a  fs… –  correspondía  a  la  demandada   YPF” –  la  carga  de  probar  los  mismos  (art.  377  CPCCN  y  art.  155  L.O.  18.345),  no  obstante  lo  cual,  del  análisis   de  las  constancias  probatorias  obrantes  en  la  causa,  no  surge  acreditado  el  extremo  en  cuestión.”

 

Información  aportada  por  YPF  S.A.  al  contestar  la  Demanda.

En  oportunidad  de  contestar  la  demanda,  YPF  amplió  la  información  vertida  en  la  misiva  resolutoria  en  torno  de  las  circunstancias  puntuales  que  la  habrían  llevado  a  disolver  el  vínculo  laboral  habido  con  la  actora.

Así,  en  dicha  oportunidad  afirmó,  que  a  principios  del  mes  de  Junio  de  2.011,  se  habría  recibido  una  Denuncia  de  uno  de  los  Proveedores  de  la  coaccionada  (Sr.  C. V.  Presidente  de  A….. S.A.),  en  la  cual  se  habría  facilitado  copia  de  seis  (6)  Correos  Electrónicos  que  la  actora  habría  intercambiado  con  el  Sr.  B. T.,    quien    según  sostiene  pertenecía  a  la  Empresa … ..-  una  de  las  4  Empresas  que  presentaron  ofertas  técnicas  y  económicas  en  el  proceso  de  licitación  Nº  y  Nº….-  a  fin  de  brindarle  información  relacionada  con  el  aludido  Concurso.

Al  respecto,  los  camaristas  señalaron  que  “estos  aspectos  tampoco  fueron  acreditados  en  la  causa”

 

Dictamen  Pericial  de  la  Experta  Analista  en  Sistemas.

Sostiene  que  la  PC  de  la  empleada  `no  fue  puesta  a  disposición´  por  la  demandada,  por  haber  pasado  a  desguace“,  debido  a  que  –  según  indica  la  empleadora  -,  en  general  no  se  conservan  las  PC  que  pertenecieron  a  personal  dado  de  baja,  pues  son  reinstaladas  y  se  entregan  a  otro  usuario.

Al  contestar  las  impugnaciones  efectuadas  por  las  partes,  la  Perito  expresó  que  no  pudo  obtener  la  información  que  incluye  el  período  20/04/2011  y  10/05/2011,  porque  la  PC  de  la  actora  no  fuesta  a  disposición  por  la  demandada  al  haber  sido  reinstalada  y  entregada  a  otro  usuario  (…)  que  tampoco  le  entregaron  los  `registros  de  acceso´  de  la  Sra.  C.  a  la  red,  ya  que  la  demandada  –  tal  como  ya  lo  informara  en  su  Dictamen  –  sólo  guardan  registros  de  los  accesos  fallidos”  por  lo  que  concluye  su  Dictamen  que  el  resultado  es  que  no  cuenta  con  evidencia  digital

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara

I.   Respecto  del  Dictamen de  la  Perito  Informática.

Los  Jueces  de  Cámara  señalaron  al  respecto,  que  “las  conclusiones  a  las  que  arriba  la  Perito  Analista  en  Sistemas  poseen  plena  fuerza  probatoria  y  valor  convictivo,  en  razón de  que  se  encuentran  respaldadas  en  sólidos  principios  técnico  científicos.  Así,  el  art.  477  del  CPCCN  establece  que  `la  fuerza  probatoria  del  Dictamen  Pericial,  debe  ser  estimada  teniendo  en  cuenta  la  competencia  del  perito,  los  principios  científicos  o  técnicos  en  que  se  funda,  la  concordancia  de  su  aplicación  con  las  reglas  de  la  sana  crítica´”

 

Sentado  lo  anterior,  los  camaristas  añadieron  que  conforme  el  criterio  de  esta  Sala,  el Juez  `sólo  puede  y  debe´  apartarse  del  asesoramiento  pericial  cuando  éste  adolezca  de  deficiencias  significativas,  sea  por  errores  en  la  apreciación  de  las  circunstancias  de  hecho  o  por  fallas  lógicas  en  el  desarrollo  de  los  razonamientos  empleados,  que  conduzcan  a  descartar  la  idoneidad  probatoria  de  la  Peritación,  extremos  que  no  surgen  del  presente.” (esta  Sala  X,  in  re  Sáenz  c/  Industria  Plástica  Yasban  del  22/10/1996).

 

“Para  justificar  `no  seguir´  la  opinión  del  experto,  se  deben  enunciar  `argumentos  científicos´  que  pongan  en  evidencia  el  presunto  yerro  que  se  habría  cometido,  lo  que  no  sucede  en  la  especie, considerando  las  impugnaciones  que  fueron  efectuadas  por  las  partes.  De  ahí  que,  frente  a  la  imposibilidad  de  oponer  fundamentos  de  mayor  rigor  científico,  la  sana  crítica  aconseja  aceptar  sus  conclusiones  (art.  386  CPCCN,  autos  Alvarez  Ferrel  Cruz  c/  Emaco  S.A.  s/  accidente    Ley  9688“)

 

II.   Valoración  de  la  Prueba  Testimonial

El  testigo  C.  (propuesto  por  la  demandada)  – conforme  el  criterio  de  la  Sala  ” a  la   luz  de   lo   normado   por   el   art.  90  L.O.,  el  testimonio  se  revela  impreciso  en  el  aspecto  que  aquí  interesa (…)  sin  brindar  mayores  precisiones,  que  permitan  inferir  que  el  dicente  hubiera  tenido  conocimiento  directo  de  los  hechos  que  relata,  por  lo  que,  su  conocimiento  de  los  mismos  resulta  ser  `meramente  referencial´.”

Al  respecto,  evocaron  que  la  Jurisprudencia  tiene  dicho  que  “quien  declara  apoyado  en  un  conocimiento  meramente  referencial,  no  es  testigo  en  la  dimensión  estricta  del  vocablo,  y  no  puede  dar  fe  del  hecho,  que  sólo  conoce  ex  auditio  alieno.”

 

III.   Conclusión  sobre  la  Prueba  rendida.

Los  Dres   Gregorio  Corach  y  Enrique  R.  Brandolino    integrantes  de  la  Sala  X    afirmaron  que  “ante  la  ausencia  de  otros  elementos  o  constancias  probatorias  en  la  causa,  que  permitan  sustentar  la  postura  esgrimida  por  la  demandada,  nótese  en  este  sentido,  no  ha  sido  probado  en  la  causa  el  contenido  de  los  supuestos  mails,  ni  que  los  mismos  hubieran  sido  efectivamente  enviados  por  la  actora,  o  que  el  Sr.  B.T.  tuviera  algún  vínculo  con  la  proveedora  licitante,  mientras  que  ni  el  mencionado  supuesto  receptor  de  la  información  enviada  por  la  empleada,  ni  el  Sr.  C.V.  –  supuesto  proveedor  de  las  copias  de  los  correos  electrónicos  -,  fueron  ofrecidos  en  la  contienda  como  testigos,  ni  tampoco  la  litigante,  puso  a  disposición  de  la  Perito  Analista  en  Sistemas,  la  PC  que  utilizaba  la actora,  elementos  todos  ellos  que  habrían  resultado  de  vital  importancia  para  acreditar  los  extremos  pretendidos  por  la  litigante,  por  lo  cual  cabe  concluir  que  la  demandada  no  ha  logrado  probar  la  conducta  endilgada  a  la  actora,  para  disolver  el  vínculo  laboral,  razón  por  la  cual,  el  despido  deviene  injustificado  e  indemnizable.” (arts.  242  y  245  LCT)

 

Consecuentemente,  los  Sres  Jueces  de  Cámara,  puntualizaron  que  corresponde  revocar  en  este  aspecto  la  Sentencia  apelada,  y  receptar  las  indemnizaciones  derivadas  del  despido,  reclamadas  con  fundamento  en  los  arts.  232, 233  y  245  de  la  LCT,  sin  que  corresponda  efectuar  descuento  de  suma  alguna  al  total  que  resulte,  pues,  la  postura  asumida  por  la  demandada,  surge  que  no  le  abonó  a  la  actora  monto  alguno  por  tales conceptos.”

 

IV.   Algunos  criterios  para  practicar  la  liquidación.

* Tener  en  cuenta  que  esta  Sala,  confirma  lo  resuelto  en  Primera  Instancia,  respecto  del  rechazo  del  rubro  Daño  Moral,  en  tanto  que,  según  el  criterio  de  esta  Sala,  para  que  proceda  la  indemnización  en  concepto  de  daño  moral,  resulta  menester  que  exista  un  acto  ilícito  adicional  al  despido.

*  Tampoco  puede  progresar  el  reclamo  con  sustento  en  el  art.  2  de  la  Ley  25.323,  por  cuanto  la  actora  no  ha  demostrado,  haber  dado  cumplimiento  al  requisito  de  intimación  fehaciente  previa  al  inicio  de  la  acción  judicial  o  instancia  previa  de  carácter  obligatorio (en  el  caso,  cumplida  en el  SECLO)  exigido  por  la  norma.

*  Fecha  de  ingreso  de  la  actora : 14/08/1972   y   fecha  de  finalización  del  vínculo  laboral : 24/06/11.

*  Base  remuneratoria  que  corresponde  considerar  conforme  lo  estipula  el  art.  245  de  la  LCT,  es   la  del   mes  de  mayo  de  2.011.  Monto  informado  por  experta  contable:  $ 24.927,20.  Incluye  el  rubro  “vianda,  ayuda  alimentaria”  por  tratarse  de  un  rubro  remunerativo (art.  103  LCT).

De  ese  monto  debe  deducirse  el  concepto: “bono  mayo”,  por  no  revestir  carácter   remunerativo,   ni   tratarse   de   un   concepto   de  cobro  mensual,  normal  y  habitual,  requerido por  el  Art.  245  LCT.

En  consecuencia  la  suma  a  tomar  en  cuenta  asciende  a  $  20.311,82  (29.927,20    4.616,38).

*  Tope  establecido  en  el  Art.  245,  2do.  párrafo, LCT.  No  resulta  aplicable  al  caso.  Las  partes  omitieron  denunciar  CCT  aplicable (cfr.  art.  8  LCT)  y  deben  ser  expresamente  invocados  ante  el  Juez,  por  quienes  intentan  valerse  de  sus  disposiciones.  (Fallo  Plenario:  “Alba  Angélica  y  otro  c/  Unión  Tranviarios  Automotor  del  31/10/66;    CNAT,  Sala  IV,  Zenteno  Raúl  c/  Intersec  S.A.  s/  despido“).

*  La  acción  prosperará  por  los  siguientes  montos  y  conceptos:  (i)  Indemnización  por  antigüedad  art.  245  LCT:  $  792.160,98  (20.311,82  x  39);  (ii)  Indemnización  Sust.  Preaviso  + SAC:   $ 44.008,94   e   (iii)  Integración  +  SAC:  $ 17.603,58;  lo  que  hace  un  total  de  $  853.773,50.

Intereses:  Desde  que  cada  concepto  es  debido  y  hasta  el  momento  del  efectivo  pago,  tasa  de  interés  activa  fijada  por  el  Banco  de  la  Nación  Argentina,   para   el  otorgamiento   de   préstamos,  según  la  Planilla  difundida  por  Prosecretaría  General  de la  Cámara  (conf.  C.N.A.T.  Res.  8/02)

Costas  de  ambas  instancias:  a  la  demandada  vencida.

__________________________________________________________

(1)     No  obstante,  la  experta  aclara  que  la  actora  fue  un  usuario  de  la  Red  de  la  demandada,  pues  las  acciones  de  ingresar,  solicitar  un  servicio  a  sistemas  y  egresar,  se  graban  en  un  repositorio,  que  luego  se  consulta  por  medio  de  una  herramienta  informática  o  aplicativo,  con  que  cuenta  la  accionada.

Explica  además,  que  dicho  Sistema  tiene  un  nombre  genérico  IPAM  siglas  que  derivan  de  `Internet  Protocol  Address  Management´ y  gestionan  los  IP    o  números  que  identifican  a  una  PC  o  Computadora  dentro  de  una  Red    dentro  de  las  redes,  y  que  la  actora  tenía  el  ID  de  usuario  Y…..0

En  cuanto  a  la  individualización  de  las  personas  que  habrían  utilizado  la  PC  de  la  accionante  durante  el  período  en  cuestión  (20/04/2011  al  10/05/2011)  afirma  la  Perito,  que  por  la  modalidad  que  afirmó  la  demandada,  que  guardan  la  información  de  accesos  a  la  red  en  YPF,  La  Sra.  C  pudo  haber  ingresado  ella  u  otra  persona  que  poseía  su  Usuario  de  Red  y  Clave  o  no  haber  ingresado,  ya  que  sólo  guardan  registros  de  acceso fallido

Aclara  la  Experta  que  en cuanto  a  personas  que  pueden  utilizar  la  PC  de  la  actora  hay  varias  posibilidades:  la  propia  Sra.  C.  haya  utilizado  su  PC;  otra  persona  que  conocía  su  Usuario  de  Red  y  Clave  la  haya  utilizado;  la  Sra.  C.  se  haya  conectado  exitosamente  y  haya   realizado  accesos  a  Internet,  abrió  su  Correo  y  por  algún  motivo  se  retiró  de  su  PC  sin  bloquearla,  podría  ser  sin  haber  transcurridos  los  15  minutos  para  el  bloqueo  automático,  otra  persona  comienza  a  manejar  su  PC,  esos  15  minutos  se  interrumpen  porque  alguien  está  operando  su  máquina,  esa  persona  tiene  disponible  todo  lo  que  se  encuentra  abierto  en  la  PC  de  la  Sra.  C.  para  ser  utilizada,  de  manera  que  a  los  15   minutos  se  bloqueara  su  usuario  de  manera  automática,  cuando  nuevamente  la  Sra.  C.  u  otra  persona  con  el  Usuario  Y…0  se  conectara  a  la  PC,  todos  los  Aplicativos,  esto  es,  los  Sistemas  que  usaba,  sus  Correos,  etc.  aparecerían  listos  para  ser  utilizados.”

Agrega  que  también  el  usuario  puede  elegir  que  la  máquina  recuerde  sus  claves  de  correos  e  ingresarla  una  sola  vez,  esto  significa  que  cuando  se  vuelve  a   conectar  el  usuario  a  ese  Correo,  el  casillero  donde  se  escribiría  la  clave,  se  llena  de  forma  automática,  porque  se  programó  de  esa  manera.”

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: