Un Caso De Responsabilidad Solidaria por Daños y Perjuicios Causados a una Paciente, de la Obra Social por Vicio de la Prótesis y del Hospital al Faltar al Deber de Seguridad. Rechazan la Demanda Contra el Médico.

by Dra. Adela Prat on abril 14, 2014

DAÑOS  Y  PERJUICIOS.   Intervención  quirúrgica.   Colocación  de  un  clavo  defectuoso.  Ruptura  del  implante.  Responsabilidad  de  la  Obra  Social  por  vicio  del  producto  suministrado.   Responsabilidad   del   Hospital.

 

La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil  revocó  parcialmente  la  Sentencia  de  Primera  Instancia,  haciendo  lugar  a  la  pretensión  con  relación  a  los  demandados  `Hospital  Militar  Central  C. M. Dr.  Cosme  Argerich´  (Estado  Nacional  –  Estado  Mayor  General  del  Ejército)  e  `Instituto  de  Obra  Social  del  Ejército´,  solamente  con  relación  a  lo  solicitado  en  concepto  de  daño  moral,  el  que  fijó  en  $  10.000  y  con  relación  al  daño  emergente  la  suma  de  $  300,  monto  a  los  que  deberán  aplicarse  los  `intereses´  hasta  su  efectivo  pago  a  la  tasa  activa  cartera  general  (préstamos)  nominal  anual  vencida  a  30  días,  los  que  correrán  desde  la  fecha  en  que  se  le  diagnosticara  la  rotura  del  clavo (26/11/03).

Confirmándola  en  todo  lo  demás  que  fuera  materia  de  agravios.  Costas  de  ambas  instancias  a  los  vencidos  (art.  68  CPCCN)

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados :  “M. A. A.  C/  Hospital  Militar  Central  c.  Cosme  Argerich  y  Otros  s/  daños  y  perjuicios”  –  CNCIV  –  SALA  B  –  07/02/2014.  Publicado  por  elDial.com AA8658  el  14/04/2014.

 

La  Sala  B  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil  –  integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Claudio  Ramos  Feijóo,  Oscar  Díaz  Solimine  y  Mauricio  Luis  Mizrahi  –  al  entrar  al   fondo  de  la  cuestión,  recordaron  que  la  actora  fijó  el  objeto  de  su  pretensión en  los  siguientes  términos : demanda  por  los  daños  y  perjuicios  sufridos  como  consecuencia  de  la  rotura  del  clavo  endomedular  que  me  fuera  colocado  mediante  intervención  quirúrgica  en  mi  pierna  izquierda…”  –  art.  330,  inc. 3  CPCCN  –

Relataron  que  en  autos  está  reconocido  que  el  clavo  endomedular  se  rompió  `luego´  de  ser  colocado  en  la  paciente,  tanto  como  que  la  primera  operación  se  realizó  el  30/12/2002 (pese  a  que  la  Licenciada   en  Psicología  del  CMF  refiere  que  la  intervención  quirúrgica  fue  el  30/12/2003)  y  la  segunda  el  06/02/2004.

El  médico  demandado  encuentra  una  posible  razón  de  ruptura  del  clavo  “por  fatiga  en los  metales”  que  califica  como  “prematura”.

 

Por  su  parte,  la  Pericia  del   CMF  dice:  A  fs.  en  historia  clínica  antecedentes  de  la  enfermedad  actual  del  05/02/04  del  Hospital  Militar  Central  ` refiere  la  paciente  que  hace  2  meses  en  la  consulta  se  diagnosticó  `ruptura´  del  material  de  osteosíntesis  y  se  indicó  inmovilización  con  bota  de  yeso  y  probable  cirugía

Ha  quedado  demostrado  sin  lugar  a  dudas (art.  386 del  CPCCN) que   el   clavo  que  se   le  colocara   a   la   paciente   contenía   un   `vicio´.”

También  ha  sido  probado  en  autos  que  la  codemandada  IOSE  es  la  que  suministró   la   prótesis   para   el   acto   médico   objeto   de   autos  (art.  163  inc.  5  inc.  4,  art.  387,  art.  456  y ccdts)

En  efecto,  el  CMF  afirma  que  con  respecto  a  la  operación  del  30/12/02  dicho  clavo   fue   provisto   por   la   Casa   comercial   V.   a   través   de   su   Obra  Social

 

En   consecuencia,   los   Sres.  Jueces   de   Cámara   señalaron   que   “no   queda   lugar   a  duda,  que  en  los  términos  del  art.  1.113  del  Código  Civil,    IOSE   deberá   responder   por   el   vicio   del   producto   suministrado   para   la   operación  (en  cctd.  con  el  art.  40  LDC)   y   que   el   `Hospital   Central  C. M. Dr.  Cosme  Argerich´  (Estado  Nacional    Estado  Mayor  General  del  Ejército)  deberá  responder  en  forma   solidaria   en   virtud   del   deber   de   seguridad   que   pesa   sobre   él   respecto   de   la   prestación  principal (art.  504  del  Cód.  Civil),   no   pudiendo  hacer   valer   ante   la   víctima   un   contrato  con   terceros  (art.  1195  del  Cód.  Civil)

 

Responsabilidad  del   Médico.

Los  Magistrados  que  integran  la  Sala  B  remarcaron  que  “la   culpa   médica   no   debe  diferenciarse  de  aquella  que  se  configura  en  el  ejercicio  de  cualquier  Profesión  Liberal  y  está  comprendida  en  el  art.  512  del  Código  Civil  que  dicela  culpa   del   deudor   en   el   cumplimiento   de   la   obligación,   consiste   en   la   omisión   de  aquellas   diligencias   que   surgieren   de   la   naturaleza   de   la   obligación   y   que  correspondiesen   a   las   circunstancias   de   las   personas,  del   tiempo   y   del   lugar

 

En   otras   palabras,   la   Sala   afirmó   que  la   responsabilidad   del   médico   es   subjetiva  y   se   vincula   con   el   deber   de   diligencia   en   su   obrar,   es   decir,   que   debe  responder   por   su   negligencia,   imprudencia   o   impericia,   cuando   éstas,   además,  tuvieran   relación   de   causalidad   con   un   daño”

Para   responsabilizar    al    médico,   “quien   alega   la   falta,   debe   probar   la   misma  (art.  377  del  CPCCN),   los   médicos   forenses   que   realizaron   la   pericia  concluyeron   que   la   actora   `no´   presenta   incapacidad   relacionada   con   la   actuación  profesional   médica”

Por   otra   parte,  afirmaron   que  la   pericia   llevada   a   cabo   por   el   Cuerpo  Médico  Forense   es   de   relevancia   superlativa   y   adquiere   un   valor   significativo,  dado   que  el   CMF   es   uno   de   los   auxiliares   de   la   justicia   que   prevé   el   art.  52   del   Decreto – Ley  1285/58   y   la   sana   crítica   aconseja,  como   principio,  la   aprobación   del   parecer  del  experto,  conclusión  que  adquiere  mayor  firmeza  cuando  se  trata  del  Cuerpo  Médico  Forense,  es decir,  de  un  cuerpo  especialmente  elegido  y  entrenado  para  colaborar  con  el  Magistrado  en  estos  menesteres.” (Elena  Highton  de  Nolasco,  Prueba  del  Daño  por  Mala  Praxis  Médica,  en  Responsabilidad  Profesional  de  los  Médicos,  Ética,  Bioética  y  Jurídica  Civil  y  Penal,  coord.  Oscar  Ernesto  Garay;  pág.  960,  ed.  La  Ley,  Bs.  As.  2003)

Respecto   de   la   responsabilidad   del   médico,   finalmente,  el   CMF   dictaminó  que  “la   técnica   empleada   por   el   médico   S.   es   correcta   y   que   las   etapas   cumplidas   por   los   profesionales    son   acordes   con   la   buena   praxis   médica”,  razón   por   la   cual   la   Sala   resolvió   que   la   demanda   de   responsabilidad   profesional   contra   el   médico   Dr.  S.   `debe   rechazarse´   y   también   debe   desestimarse   la   citación   en   garantia   de   la   Aseguradora  del  Galeno  (art.  118  del  Dec Ley  17.748)

 

Rubros  reclamados  por  la  actora.

1.  Incapacidad   Sobreviniente.  Este   rubro   fue  desestimado   con   fundamento   en   el   Dictamen   del   CMF :   de   los   exámenes   realizados,   no   hay   evidencias   objetivada   de   patología   psíquica   incapacitante   vinculada   a   los   hechos   investigados   en   autos,    Pierna  izquierda:   cicatriz   quirúrgica   no   adherida   al   plano   profundo  (…)   en   cara   anterior   de   pierna   izquierda   de   4cm   x   4  cm   de   longitud  (…)   “`no´  presenta   acortamiento   de   la   pierna   izquierda   y   la   herida   evolucionó   sin   particularidades” (..)  no   se   ha   constatado   diferencia   de  longitud   clínico   radiográfica   en   los   miembros   inferiores.

Por   otra   parte,   según   se   lee   en   la   Sentencia   de   Cámara,  “la   actora   no   ha   dado   cumplimiento   con   la   carga   de   la   prueba,   respecto   de   los   extremos   por   ella  invocados  (arts  364  y  377 )”,  razón   por   la   cual   la   Sala   resolvió   rechazar  este  rubro.

2.  Daño   estético.   Los   Magistrados   destacaron   al   respecto   que   “la   existencia   de  una   cicatriz   es   el   producto   ineluctable   del   acto   médico   llevado   a   cabo,   y   que   no  puede   ser   tipificadas   como   lesión   estética.”

3.  Daño  Moral.

Al   respecto   la   Sala   consideró   que  debe   discriminarse   para   la   indemnización   del  daño   moral   la   relación   de   concausalidad   que   ha   tenido   en   el   particular,   la  circunstancia   del   accidente   de   tránsito   que   sufriera   la   actora   y   que   diera   origen  al   acto,   al   primer   acto   médico   reparador,   que   conllevó   la   colocación   de   la  prótesis   defectuosa   en   la   pierna   de   la  actora

En   cuanto   a   su   monto,   quedó   claro   en   el   pronunciamiento   dictado   por   la   Excma  Cámara   que   la   indemnización   del   daño   moral,   no   requiere   guardar   proporción   con   la   del   perjuicio   material,   pues   responden   a   razones   de   índole   diferente,   de   tal   forma   no   resulta   la   materialización   de   los   intereses   morales,   gozando   los   Magistrados   de   un  amplio   arbitrio   para   su   determinación,   toda   vez   que   se   tiene   por   acreditado   por   la   sola  comisión  del   acto   antijurídico,  es   una   prueba   in   re   ipsa   y   surge   inmediatamente   de   los hechos   mismos.”

De   conformidad   con   el   art.  1078   del   Código   Civil,   se   trata   de   un   daño  resarcible,   ya   que   no   tiende   a   sancionar   al   autor   del   hecho,  sino  a  reparar  los   padecimientos   físicos   y   morales   que   debió   soportar   la   víctima,   como  consecuencia   del   accidente,   procurándole   una   satisfacción   o   compensación.”    (Orgaz,  Alfredo  El  Daño  Resarcible“,  pág.  187;  Brebbia,  Roberto  El  Daño  Moral  Nº  116;   Mosset   Iturraspe,  Jorge  Reparación  del  Dolor:  Solución  Jurídica  y  de  Equidad“,  LL  1978 D 648)  (del  texto  de  la  Sentencia  de  Cámara)

4.  Gastos.  Los   Sres   Jueces   de   Cámara   estimaron   que  es   de   suponer   que   la  actora   con   motivo   del   segundo   acto   médico,   originado   por   la   ruptura   del   clavo,   se   vio   obligada   a   erogaciones,  en   concepto   de   traslados   y  medicamentos   no   cubiertos   por   la   Obra   Social

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: