Quiebra. Incidente de Revisión Promovido por AFIP. La Cámara Morigera – Aún Más que el Juez de Grado- la Tasa de Interés Pretendida En Base a la Ley 11.683 Limitándola al Tope de Una Vez y Media La Que Cobra Banco Nación Operaciones Ordinarias de Descuento a 30 Días Sin Capitalizar. Tasas Usurarias.

by Dra. Adela Prat on abril 25, 2014

QUIEBRA.   INCIDENTE   DE   REVISIÓN   promovido   por   AFIP.   La   Cámara   Nacional   Comercial    “modificó”   la   Sentencia   dictada   en   la  anterior   instancia    en   cuanto   redujo   los   intereses   pretendidos  por  la  AFIP  (pretendía  tasa  activa)   AMPLIANDO  LA  MORIGERACIÓN   efectuada   por   el   Juez,   estableciendo   un   TOPE   que   no   supere   1   vez   y   1/2   la   tasa   que   cobra   el   Banco   Nación   en   sus   operaciones   ordinarias   de   descuento   a   30   días,   sin   capitalizar (conf.  Art.   623  Código  Civil)

 

Los   intereses,   cuya   morigeración   amplió   la   Cámara,   habían  sido  liquidados   por   AFIP   conforme   los   arts   37   y   52   de   la   Ley   11.683   de   Procedimiento   Tributario.    La   Sala   A   estimó   que   los   intereses   reclamados  por   la   AFIP  eran   susceptibles   de   ser   calificados   de   EXCESIVOS   o   USURARIOS.

 

Los   Jueces   de    Cámara   resolvieron   que   el   Órgano   Judicial   está   “facultado”   suficientemente   para  restringir   la   sanción   punitoria   en   el   marco   del   Art.   656,  2da   parte,   del   Código   Civil.  El  VOTO  del   Dr.   Köllikers  Frers    afirmó   que   las   normas   legales   o   administrativas   que   exceden   la   razonable   compensación   por   mora,  deben   ser   declaradas   inconstitucionales   “de   oficio”,   aún   sin   petición   de   parte.

 

Autos   caratulados :   “IMREX   S.A.   s/   quiebra   s/   incidente   de   revisión   (promovido   por   A.F.I.P.)”   –   CNCOM   –   SALA   A   – 11/02/2014.   Fallo   publicado   por   elDial.com  –  AA867B   con   fecha   25/04/2014.

 

La   Sala   A   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial   –   integrada   por   los   Jueces   Dres.   Alfredo   Arturo   Kölliker   Frers   (por   sus   fundamentos)   Isabel   Míguez   y   María   Elsa   Uzal   –   resolvió:

1)   Estimar   parcialmente   el   Recurso   de   Apelación   deducido  por   la   AFIP   y,   en   consecuencia,   “modificar”   la   resolución   dictada   en  la   anterior   instancia,   “ampliando”   la   morigeración   efectuada   por   el   Juez   de   Grado,   estableciendo   un   “tope”   que   no   supere   1   vez   y   1/2   la   tasa   que   cobra   el   Banco   de   la   Nación   Argentina   en   sus  operaciones   ordinarias   de   descuento   a   30   días,   sin   capitalizar   (conf.   art.   623,  Código   Civil)

2)   Imponer   las   costas   de  Alzada   en   el  orden   causado,   atento   la   forma   en   que   se   resolvió   el   presente   Recurso (CPCC : 68,  segundo   párrafo)

 

El   Sr.   Juez   de   Cámara   Dr.   Alfredo   Arturo  Kölliker   Frers,   por   sus   fundamentos,   estima   procedente   la   declaración   de   inconstitucionalidad   “de   oficio”,   de   las   normas   que   disponen   una   irrazonable   compensación   por   mora   en   el   cumplimiento   de  la   obligación   tributaria,   aún   sin   mediar   petición   de   parte.

 

Fundamentos   del   voto   de   la    mayoría.

Las   Sras.   Jueces   de   Cámara   Isabel   Míguez   y   María   Elsa   Uzal   –   conformando   el   voto   de   la   mayoría    considerando   el   agravio  del   Fisco  respecto   de   la   Sentencia   dictada   en  Primera   Instancia     destacaron   que  “la   legítima   facultad   del   Fisco   de   imponer   `intereses   sancionatorios   por   mora´   ante   la   falta   de   pago   oportuno   del   “tributo”,   deriva   de   la   necesidad   de   atender   los   gastos   del   Estado  y   a   razones  de   orden   público,   que   justifican   la  facultad   legal   de   agregar   al   daño   provocado   por   la   mora,   una   sanción   compulsiva    arg.  analóg.  C.C. 652,  659  y  conc.,  Llambías,  J.J.,   Tratado   de   Derecho   Civil Obligaciones“,   T.  I,   nros   316  b   y   345 a,   pgs.  421   y   460,  ed.   1973  –   ( cfr.   esta   Sala,   14/02/06,   “Little  Palace  S.A.  s.  conc.  prev.  s.  inc.  revisión  por  AFIPDGI“;   entre   otros)

 

Pero,   al   mismo   tiempo,   sostuvo   también   la   Sala   A   que   “esa   legítima   finalidad   y   la   específica   previsión   de   réditos   de   una   entidad   cuantitativa   determinada,   por   parte  de   las   normas   regulatorias   que   los   consagran,   `no   cercena´   la   facultad   genérica   del   órgano   judicial   de   restringir   la   sanción   punitoria   en   el   marco   del   art.   656,   2da.  Parte,  C.C.”

 

En   su   actual   composición,   con   la   salvedad   que   dimana   del   diverso   encuadramiento   normativo  que   el   Doctor   Kölliker   Frers   asigna   a   la   facultad   morigeradora   del   órgano   judicial,   la   Sala   mantiene   ese   punto   de   vista.

 

En   efecto,   a   criterio   de   las   Sras.   Jueces   de   Cámara   “debe   reconocerse   a   los   Magistrados   la   `facultad´   de   morigerar   los   intereses   susceptibles  de   ser   calificados  de   “excesivos”   o   “usurarios”,   en   supuestos,   como   el   de   la   especie,   en   que  por   circunstancias   del   caso,   se   pone   en   evidencia   un   cuadro   de   desproporción   de   los   valores   económicos   en   juego,   situación  que   torna   necesaria   su   recomposición   en   términos   de   justicia

 

Si   bien   `no   existe´   en   nuestra  Legislación  una   base   legal  que   fije   la   cuantía   de   los   intereses,   y   que     indirectamente  –   determine   cuál    es   la   tasa   que   debe   reputarse   excesiva  o   usuraria  –   influyendo   especialmente   en   esa   apreciación   el   ritmo   de    la   inflación   corresponde   a   los   Tribunales   establecer   la   compatibilidad   entre   la   tasa   de   interés  y  el   orden   moral,   de   forma   tal   de   invalidar,   no   ya   el   pacto   de   intereses   en   sí   mismo     como   causa   se   debe   -,   sino   la   tasa   de   esos   réditos,   en   la   medida   que   la   juzgue   exorbitante.

 

Este   control   de   los   `intereses   excesivos´   atribuído   a   los   Tribunales,   halla   sustento   en   las   claras   disposiciones   del   artículo   953   del   Código   Civil   y   en   el   art.   502   del   mismo   cuerpo   legal,   que   llevan   a   concluír   que   los   acrecidos   con  esas   características,   constituyen   una   causa   ilegítima   de   las   obligaciones.

 

En   este   marco,   y   advertidas   dichas   circunstancias,   se   impone   la   `reducción´   de   los   réditos   pactados   en   términos   de   equidad,   determinándose   la   nulidad   parcial   de   los   intereses   en   exceso  (conf.   Llambías,   Jorge   Joaquín,  ob.   cit.,   Tomo   II,   nº   928   y   doctrina   y   jurisprudencia   citada   bajo   el   nº   108 )

 

Señálase,   al   respecto,   que   no   puede   cohenastarse   que   se   recurra   a   mecanismos   de   “capitalización”   (anatocismo)  o   de   tasas   desmedidas   (usurarias)   para   impulsar   al   cumplimiento   regular   de   las   obligaciones   tributarias,   dado   que   los   mecanismos   de   esa   índole,   no   pueden   ser   justificados  –  ni   aún   bajo   el   pretexto   de   utilidad   para   el   bien   común  –   pues   no   resulta   admisible   que   el   Estado,   encargado   de   tutelar   el   recto  proceder   de   los   ciudadanos   y   su   comportamiento,   tenga   a   su   favor   un   bill   de   indemnidad”   para   aplicar   tasas   que   contradicen   esa   misma   finalidad,   pues   el   primer   custodio   de   la   moralidad   debe   ser   el   propio   Estado.

 

Es   dable   recordar,   a   este   respecto,   que   el   principio   de   finalidad   que   caracteriza   la   tributación   `exige´   que   todo   impuesto   tenga   un   fin   de   interés   general,   dado   que   la   tributación   no   tiene   como   objetivo   enriquecer   al   Estado,   sino   lograr  un   beneficio   colectivo,   común   o  público  (Cfr.   Bidart   Campos   Germán   J.,   Tratado   Elemental   de   Derecho   Constitucional   Argentino“,   T.   I,  p.  369   y   sgtes)

 

Debe   recordarse   que   la   Convención   Americana   de   los   Derechos   Humanos     más   conocida   como   “Pacto   San   José   de   Costa   Rica”     en   su  art.   21   inc.   3º,   declara   que   tanto   la   usura   como   cualquier   otra   forma   de   explotación   del   hombre   por   el   hombre   deben   ser   prohibidas   por   la   Ley   (art.   75   inc.   22   de   la   Constitución   Nacional   reforma   del   año   1994).   A   su   vez   el   art.   175   bis   del   Código   Penal   tipifica   el   `delito   de   usura´.

 

Cabe   concluír    entonces  que   “no   resulta   admisible”   que,   en   aras   a   la   obtención   de   ese   interés   público,   se   recurra   a   tasas   usurarias   que   no   se   justifican   ni   aún   desde   la   óptica   de   formar   el   cumplimiento   en   pos   del   bien   común,   por   lo   que   las   tasas   a   aplicar,   deben   necesariamente   ajustarse   a   las   mismas   pautas   de   razonabilidad   aplicables   en   la   relaciones   entre   particulares.

 

Obsérvese   que   la   regulación   del   punto  –  las   más  de   las   veces  –  es   de   origen  reglamentario   o   delegado,   con   lo   cual   difícilmente   ese   rango   normativo   puede   sobrepasar   los   claros   lineamientos   de   la   Ley   de   fondo   (art.  953,   656,   y  cctes.   Código   Civil).

 

Desde   otro   sesgo,   y   en   todo   caso,   aún   cuando   esa   regulación   legal   esté   concebida   para   `castigar   a   quienes   se   presumen   `evasores´,   lo   cierto   es   que   no   puede   predicarse   que   quien   deja  de   pagar,   lo   haga   dolosamente,   por   lo   que   no   cabe   descartar   la   hipótesis   de   imposibilidad   de   cumplir,   contigencia   que   deja   sin   fundamento   el   argumento  del   carácter   disuasivo   de   las   altas   tasas   de   interés.

 

Sobre   tal   premisas,   el   Tribunal   estimó   pertinente,   en   ejercicio   de   la   potestad   morigeradora   que   al   órgano   judicial   confieren   los   arts.   953,   656   y   cc.,   Código   Civil,   ampliar   la   morigeración   efectuada  por   el   Juez   de   grado,   estableciendo  un   “tope”   que   no   supere   una   vez   y   media   la   tasa   que   cobra   el   Banco   de   la   Nación   Argentina   en   sus   operaciones   ordinarias   de   descuento   a   30   días,   sin   capitalizar  (conf.   art.   623,   Código   Civil)

 

Voto   de   Dr.   Kölliker   Frers   por   sus   fundamentos

El   Doctor   Kölliker   Frers   aclara   que   coincide   con   sus   Colegas  de   Sala,   en   cuanto   a   que   la   tasa   de   interés   invocada   por   el   Organismo  Fiscal   insinuante   como   base   de   su   reclamo   en   concepto   de   réditos,   es   susceptible   de   ser   encuadrada,   en   el   marco   del   actual   contexto   económicofinanciero   del   país,   dentro   del   rango   de   valores   que,   tradicionalmente,   tanto   la   doctrina   como   la   jurisprudencia,  han   venido   calificando   como   intereses   excesivos,   desmesurados,   exorbitantes,   usurarios   o   abusivos   a   los   efectos   del   ejercicio   de   la   facultad   morigeradora   que   al   Órgano  Jurisdiccional   confieren   los   arts.   656   y   953 ,  Código   Civil.

 

Entiende,   sin   embargo,   que   las   atribuciones   que   a   los   Jueces   confieren   los   arts.   656,   953   y   cc. ,  Código   Civil   resultan   insuficientes   para   legitimar   un   apartamiento   de   las   normas   legales   o   reglamentarias   que   prescriben   que   la   tasa   de   interés   reputada   excesiva   o   usuraria,   dicha   atribución   se   circunscribe   a   los   supuestos   de   intereses   voluntarios  o   convencionales,   o   sea,   aquellos   que   han   sido   establecidos   por   las   partes   dentro   del   marco   de   un   contrato,   en   ejercicio   de   la   libertad   que   en   ese   campo   le   confiere  el   principio   de   la   autonomía   de   la   voluntad   consagrado   por   el   Cód. Civ : 1197,    en   sintonía   con   la   regla   establecida   por   el   Cód.   Civil : 621.

 

Pero   dicha   facultad   `no   se   extiende´   a   aquellos   réditos   que   aparecen   fijados   por   “normas   legales   y   administrativas”,   cualquiera   sea   el   nivel   jerárquico  que   éstas   ostenten,   pues,   para   así   proceder   es   menester   prescindir   de   esas   normas   –   o   sea,   no   acatarlas   -,   lo   cual   no   puede   llevarse   a   la   práctica   sin   declarar   la   inconstitucionalidad   de   esas   normas.

 

En   opinión   del   Doctor  Kölliker   Frers   la   inconstitucionalidad   de   las   normas   en   que   el   Organismo   Fiscal   insinuante   ha   pretendido   sustentar   los   réditos   reclamados,   aparece   como   manifiesta   en   este   caso.   Ello   así   no   sólo  porque   la   exorbitancia   de   la   tasa   de   interés   reclamada   por   el   Ente   Fiscal   en   concepto   de   réditos   encuadra   dentro   de   la   calificación   de   `confiscatoria´,   y   en   cuanto   tal,   violatoria   de   la   garantía  de   la   propiedad   que   consagra   el   artículo   17   C.N.,   sino   también   porque,   lo   usual   es   que   este   tipo   de   prescripciones   aparezcan   consagradas   por   normas   de   índole   administrativa   o   delegada,   normas   que   son   jeráquicamente   inferiores   a   las   Leyes   de   fondo   que   regulan   la  materia.

 

En   esa  línea   de   pensamiento,   la   norma   que   establece   la   tasa   de   interés,   cuya   aplicación   al   caso   se   considera,   no   puede   sino   ser   reputada  como   inconstitucional,   en   la   medida   que   por   exceder   una   razonable   compensación  por   los   efectos   de   la   mora   en   el   cumplimiento   de   la   obligación   tributaria   y  una   prudente   sanción   por   ese   incumplimiento,   colisiona   en   este   aspecto  con   las   normas   del   Código   Civil   que   vedan   la   tasa   de   interés   exorbitante   o   usuraria  (Cód.   Civil : 953),   y   con   las   de   la   propia   Constitución   Nacional   que   repudian  las   prestaciones   calificables   de   confiscatorias   (C.N. : 17)

 

Alcanzada   esta   conclusión    y   establecido   que   las   normas   jurídicas   invocadas   por   el   Ente  Fiscal   como   base   de   su   reclamo   `resultan   inconstitucionales´,   la   respectiva   declaración   de   inconstitucionalidad   puede   –   y   debe  –   ser   efectuada   “de oficio”,  aún   cuando   no   haya   mediado  petición   expresa   de   parte   en   tal   sentido.

 

Autores   de   la   talla   de   Bidart   Campos   han   sostenido   que   si   la   inconstitucionalidad   es   `manifiesta´,   los   Jueces   no   sólo   se   encuentran   facultados,   sino   que    incluso  tienen   el   deber   de   declararla   cuando   el   conflicto   de   normas   se   suscita   en   un   caso   sujeto   a   su   conocimiento,   no   constituyendo   óbice   para   así   proceder   la   directiva   emergente   del   art.   2º   de   la   Ley   27,   pues   la   referencia  que   en   dicha   norma   se   hace  a   que   la   inconstitucionalidad   nunca   procede   de  oficio   y   que   sólo   puede   ser   declarada   en   los   casos   en  que   es   requerida   a   instancia   de   parte,   debe   ser   entendida   en   el   sentido   de   que   el   Juez   no   puede   resolver   cuestiones   en   abstracto,   fuera   de   casos   judiciales   concretos,   o  efectuar   declaraciones   mediante   procedimientos   de   oficio  o   medidas   de   carácter   general,   interpretando  por   procedimiento   de   oficio   aquél   que   se   abre   fuera   de  toda   contienda   judicial   y   no   a   la   declaración   de   oficio   en   un   caso   concreto   planteado   judicialmente.”

 

Este   fue,   como  lo   recuerdan   Esteban   Imaz   y   Ricardo   Rey   en   El   Recurso   Extraordinario   (Ed.  Abeledo Perrot,   Bs.   As., 2000,  pág.  18),   el   argumento   desarrollado   por   el  mítico   Juez   Marshall   en   el   célebre   caso  “Marbury   vs.  Madison”   fallado   en   1803,    dado   que   la   Constitución   es   ley,   ella   debe   ser   interpretada   y   aplicada   por   los   Jueces   en   los   casos   regidos  por   la   misma   y   desde   que   es   ley   suprema,   los   Jueces   deben   darle   preferencia   sobre   cualquier   otra   ley  (cfr.  J.N. Com. 16, firme, 10/07/03, Telearte  S.A.”)

 

Con   estas   precisiones   conceptuales   el   Doctor   Kölliker   Frers   adhiere   también   en  este   punto   a   la   solución   propiciada   por   sus   distinguidas   Colegas   de   Sala.

_____________________________________________________________________________________

NORMATIVA.   LEY  Nº  11.683.    Procedimiento   Tributario

Artículo   37.  Intereses   Resarcitorios.   “La   falta   de   pago   de   los   gravámenes   (…)   devengará   desde   los   respectivos   vencimientos,   sin   necesidad   de   interpelación   alguna,   un   interés   resacitorio.   La   tasa   de   interés   y   su   mecanismo   de   aplicación   serán   fijados   por   la   SECRETARÍA   DE   HACIENDA   dependiente   del   “Ministerio   de   Economía  ...El   tipo   de   interés   que   se   fije   no   podrá  exceder   del   doble   de   la   mayor   tasa   vigente   que   perciba   en   sus   operaciones   el   Banco   de   la   nación   Argentina.

… sin   perjuicio   de   la   actualización   (Art.   129   Ley  11.683)   y   de   las   Multas   que   correspondan   ( conforme  los   arts   39,   45,   46,   48   Ley   11.683)

 

Artículo   52.   Intereses   Punitorios.   Cuando   sea   necesario   recurrir   a   la   vía   judicial   para   hacer   efectivos   los   créditos   que   resultan   y    multas   …   los   importes   respectivos   devengarán   un   Interés   Punitorio.

La   Tasa   y   el   mecanismo   de   aplicación   serán   fijados   en   carácter   general   por   la   SECRETARÍA   DE   HACIENDA   dependiente   del   Ministerio   de   Economía  …,   no   pudiendo   el   tipo   de   interés,   exceder   en   más   de   mitad,   la   tasa   aplicada   conforme   el   art.   37   de   la   Ley   11.683.

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: