Pese a que la Empleada Recibió un Drástico Cambio de Actitud del Empleador Cuando Le Notificó Su Embarazo, No Reclamó Indemnizaciones Agravadas. Prosperó el Despido Indirecto Basado en Malos Tratos, Conducta Persecutoria y Desjerarquización. Diferencia con “Mobbing”

by Dra. Adela Prat on abril 17, 2014

TRATO  HOSTIL  en  el  TRABAJO.  DESPIDO  INDIRECTO  que  la  Justicia  Laboral  consideró  justificado.  MALTRATO  LABORAL   que  NO  configura  un  supuesto  de  “MOBBING”.

 

Le   ASIGNARON   TAREAS   que   EN   NADA   se  CORRESPONDÍAN  con   su   CATEGORÍA   LABORAL.   Aumento   del   nivel   de   exigencia.   Negativa   de   la  Empleadora   de   disuadir   o   modificar   su   posición.  Situación  que  “impedía”  la  prosecución  del  Contrato  de  Trabajo.

 

SITUACIÓN  de  “DESJERARQUIZACIÓN”.   Procede  la  INDEMNIZACIÓN   por   DAÑO   MORAL.

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados :  “A. M. P.  c/  C. M.  Career  Managers  Consorcio de  Cooperación  s/  despido”  –  CNTRAB   –   SALA  X  –  20/12/2014.  Fallo  publicado   por   elDial.com  –  AA8664,  publicado  el  16/04/2014.

 

La  Sala  X  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  –  integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Enrique  R.  Brandolino  y  Gregorio  Corach  –  resolvió:

1º)  Modificar   parcialmente   la   Sentencia  de   grado  `reduciendo´   el  monto   de  condena  a  la  suma  de  $  50.552,93  con  más  los  intereses  establecidos  en  origen.

2º)  Dejar  sin  efecto  lo  resuelto  en  materia  de  costas.  (Art.  279  del  CPCCN)

3º)  Imponer  las  costas  de  la  instancia  anterior  en  un  80%  a  cargo  de  la  demandada  y el  20%  restante  a  cargo  de  la  parte  actora  (conf.  arts.  68  y  71  del  CPCCN) y  las  de  la  Alzada  en  el  orden  causado.

 

Sentencia  de  Primera  Instancia.

El  Sr.  Juez  de  grado,  luego  de  valorar  los  elementos  probatorios   arrimados   a  la  causa,   consideró   `justificado´   el   despido   indirecto   dispuesto   por   la  trabajadora   y,   en  consecuencia,   declaró   la   procedencia   de   diversos   rubros  de  naturaleza   salarial   e   indemnizatoria.

Asimismo,  condenó  a  la  demandada  al  pago  de  una  suma  de  dinero  en  concepto  de   “daño  psíquico”  (establecido  en  el  10%  de  la  t.o.,  y  `revocado´  en  la  Cámara)   y   “moral”  ocasionado  a   A.  con  motivo  del  trato   hostil,   que  tuvo  por  acreditado;   confirmado   en   la   Cámara.

 

Intercambio  Telegráfico

El   intercambio   telegráfico   entre   las   partes   tuvo   inicio   el   10/05/10,   oportunidad  en  la   que   la   accionante   impugnó   la   medida   disciplinaria   de   la   que   había   sido  objeto   y    agregó:   Lo   cierto   es    que,   a   partir    de    la    notificación    de    mi    embarazo,    ustedes    cambiaron    drásticamente     la     actitud     hacia    mi     persona,   iniciando    una    acción    persecutoria    basada    en    malos    tratos,  modificación   de    condiciones   de   trabajo   y   permanentes   amenazas   para   con   mi   fuente   de  trabajo.   Por   esto   lo   intimo   revea   la   actitud   adoptada   bajo   apercibimiento   de  denuncia …  y   de   considerarme   gravemente   injuriada…”

A   posteriori,   frente   a   la   respuesta  patronal,   el  21/05/10   `reiteró´   todos   y   cada  uno  de    los    términos   de   su   anterior   telegrama   laboral,   requirió   su   correcta   registración   laboral   y   el   pago   de   diferencias   salariales,   agregando,   además,     a   la   hora   de   denunciar   el   contrato   de   trabajo :   Reitero   todos   y   cada  uno   de   los   términos    de   mi   telegrama   laboralAsimismo   atento   haber   `agravado´  su   acción   persecutoria   denunciada   mediante   telegrama…”

De   modo   que,   no   se   trató,   únicamente,   de   un   reclamo   de   regularización   del  vínculo   y   diferencias   salariales.

 

La   Sentencia   de   la   Sala   X. 

Los   Sres   Jueces   de   Cámara,   en   el   contexto   antes   descripto,   coincidieron   con   la   apreciación   que   de   la   prueba   rendida,   efectuó   el   sub  judice“,   porque   aunque   quizás   sea   más   apropiado   aludir   a   un   destrato  que   a   un   trato   hostil   por   parte   de   la   Licenciada   M.   hacia   la   accionante,   lo   cierto   es   que   el   testigo   S. M.R.  no   describió   sólo   las   labores   que   cumplió   A.   antes   del   cambio   de   actitud   patronal,   sino   también   después   de   anoticiar   ésta   su   embarazo,   refieriendo    a    la   realización    de    tareas    que    `en   nada´    estaban   relacionadas    con    sus    funciones.

Esas   tareas   que   en   nada   estaban   relacionadas   con   sus   funciones,   según   S.M.R.,  tales  como  ” pasear   el   perro   de   la   Licenciada   M.,   venderle   productos   por  Mercado   Libre,   estudiar   el   manual   de   la   filmadora   y   del   I-Phone,  para  luego   explicárselo,    transcribir   Notas   que   la   Licenciada   M.   dejaba,  etc.,  para  concluír   que   cree   que   M.   la   quería   pero   siempre   la   trató   mal,   porque   ella  trataba   mal   a   toda   la   gente   y   luego   del   embarazo   ya   `no   era´   su   asistente   perfecta”

 

Valoración  de  la  Prueba  Testimonial.  Por  qué  no  existe  “mobbing”.

El   Sr.  Juez   de   Cámara   preopinante,   Dr.  Enrique  R.  Brandolino     a   cuyo  voto  oportunamente   adhiere  el   Dr.   Gregorio   Corach  –   aseveró   que  en   el   contexto  de  los   testimonios   rendidos,   `no   advierto´   que   se   hubiera   verificado   un   supuesto  de  “mobbing”   (intimidación   silenciosa,  situación  en  la  que  una  persona  o  grupo  de  personas,  ejerce  una  violencia  psicológica  extrema,  en  forma  sistemática  y  recurrente,   durante   un   período   prolongado,   sobre   otra   persona   o   grupo  de  personas,   en   el   ámbito   del   trabajo,   con   la   finalidad   de   destruír  las  redes  de  comunicación   de   la   víctima   y   su   reputación,   perturbando   el   ejercicio   normal   de  sus   labores,   hasta   lograr   que   abandone   el   lugar  de  trabajo),  sino   que   entiendo  acreditado   que   se   verificó,   en   el   ámbito   laboral   donde   prestó   servicios   la   actora,  una   situación   de   `desjerarquización´   al   asignarle   a   la   misma,   tareas   que   en   nada  se   correspondían   con   su   categoría   laboral,   aumentándole,   además,   el   nivel   de  exigencia.”

 

En   esa   condiciones     según   el   criterio   del   Juez   votante   en   primer   término  –   la  negativa   patronal   a   rever   o   modificar   su   posición,   operó   como   `la   gota   que   rebalsó   el   vaso´  o   hecho   desencadenante,   por   lo   que   aprecio   `justificada´,  la   decisión   de   la   actora   de   considerarse   despedida,    pues   el    proceder  patronal,    violatorio   de   elementales   obligaciones   impuestas   en   cabeza   del   mismo   por   los   arts.   62,   63,   78,   81   y   conc.   L.C.T.  –  a   más   de   normas   mínimas   de   convivencia  que   es   dable   requerir   en   cualquier   ámbito   y,   en   particular,   en   una   comunidad  laboral     configuró    `injuria´   que    hacía    `insostenible´    la   prosecución    del    contrato    de   trabajo.”    (conf.  arts.  242  y  246  L.C.T).

 

Rubros  que  se  incluyen  en  el  monto  de  condena.

(i)  Daño  Moral  por  la  suma  de  $20.000.

Fundamento:  En  la  medida  que   se   verificó   una   situación   de   distrato  hacia  la  accionante,  lo  cual  excede  las  consecuencias  derivadas  de  la  simple  ruptura  del  contrato  de  trabajo,  cabe  confirmar  la  procedencia  del  reclamo  por  daño  moral,  porque  la  situación  aludida  y  la  que  estuvo  sometida  la  trabajadora,  menoscabaron  su  dignidad  y  la  demandada  resulta  responsable  en  virtud  de  lo  dispuesto  por  los  arts.  1.o78,  1.068  y  1.109  del  C.Civil;  5  y  36  L.C.T.”

 

(ii)   Incremento  Indemnizatorio  art.  2º  Ley  25.323.

Fundamento:  En  tanto  se  trató  de  una  denuncia  del  contrato  de  trabajo  legítimamente  dispuesto  por  la  actora,  quién  intimó  el  pago  de  las  indemnizaciones  generadas  a  consecuencia  de  ese  hecho  extintivo;  se  vio  obligada  a  litigar  para  procurarse  el  cobro  de  las  mismas,  y  nada  avala  el  proceder  omisivo  patronal  en  cancelarla,  corresponde  confirmar  la  procedencia  del  incremento  indemnizatorio  dispuesto  por  el  art.  2º  de  la  Ley  25.323.”

 

(iii)    Indemnización  art.  245  LCT  (3  períodos);  Preaviso  c/  Inc.  SAC;  Integración  Mes  de  Despido SAC  s/  rubro  anterior;  vacaciones  proporcionales  c/  incidencia  SAC;  SAC  proporcional.

 

La  Sala  reduce  el  Monto  de  condena.

Ello  se  debe  a  la  desestimación  de  los  siguientes  rubros:

(i)   Daño  Psicológico.

Fundamento:  “No  se  demandó  la  reparación  de  ningún  daño  psicológico,  sino  que  se  involucró  o  `confundió´  el  mismo  con  un  reclamo  por  daño  moral,  lo  cual  es  diferente.”

“Es   inviable,  porque  la  pericial  de  fs  ha  respondido  a  la  tesis  de  la  actora:  las  condiciones  de  trabajo;  y ,  en  tanto  no  existió  ningún  planteo  referido  a  la  Ley  de  Riesgos  de  Trabajo  –  Ley  Nº  24.557  –  la   empleadora   no   resulta   responsable  patrimonialmente   por   sus   condiciones (conf.  arts.  1,  3,  39,  ap. I.  Ley  24.557)

 

(ii)   Diferenciales  salariales.   No   existió   empleo   no   registrado,    ni    remuneración   parcialmente   “en   negro”.   El  empleador  no  adeuda  diferencias  salariales.

 

(iii)    Indemnización  art.  10  Ley  24.013.  Ley  Nacional  de  Empleo.  Por  las  razones  expuestas  precedentemente  en  el  punto  (ii),  no  procede  esta  indemnización.

 

(iv)   Indemnización  art  132  bis  L.C.T.

Fundamento:  Del   Informe   brindado   por   el  “Sistema  Integrado  Previsional,  no  observado,  conf.  art.  403  CPCCN,   como  así  de  la  Pericial  Contable,  surge  demostrado  que  la  demandada  ingresó  los  aportes  y  contribuciones  retenidos  a  la  trabajadora,  por  lo  que  no  se  verificó  incumplimiento  alguno  que  dé  lugar  a  esaa  sanción

 

(iv)   Indemnización  art.  80  L.C.T.  (t.o.  art.  45  Ley  25345).

Fundamento:  “La  interpelación  a  la  entrega  de  los  Certificados  de  Trabajo  efectuada  en  el  telegrama  rescisorio,  no  respetó  lo  exigido  por  la  norma   citada  y  sus  Decretos  Reglamentarios,  en  cuanto  al  producir  el  emplazamiento,  con  posterioridad  a  la  disolución  del  vínculo,  para  habilitar  al  dependiente  a  efectuar  el  requerimiento  antes  indicado.”

 

La  Cámara  modifica  la  imposición  de  costas  de  la  Primera  Instancia

Dada   la   modificación   propuesta,   la   revocación  de  rubros  que  habían  sido  otorgados  en  la  anterior  instancia,  en  atención  al  nuevo  resultado  de  la  contienda,  y  el  éxito  obtenido  por  cada  una  de  las  partes,  las  costas  de  Primera  Instancia  se  impondrán  en  un  80%  a  cargo  de  la  demandada  y  el  20%  restantre  a  cargo  de  la  actora  (arts.  68  y  71  CPCCN)

Costas  de  la  Alzada.  Se  imponene  en  el  orden  causado,  dada  la  existencia  de  vencimientos  mutuos  y  parciales  (art.  68,  segundo  párrafo,  del  CPCCN)

 

Conclusión

La  Excma.  Cámara  modificó  parcialmente  la  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia,  reduciendo  el  monto  de  condena  a  la  suma  de  $  50.552,93,   al   haber  acogido   los   agravios   expuestos    por    la   empleadora,   respecto    de   los   rubros  indicados  “supra“,   que  habían   sido   otorgados   por   el   Juez   de   grado.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: