Ordenan a una Cía de Seguros el Pago de una Póliza Protección Integral del Hogar y Daño Moral Tras Interpretar que No existió Culpa Grave de la Peticionante. No Cerró con LLave la Puerta, pero No Podía ser Abierta desde Afuera.

by Dra. Adela Prat on abril 1, 2014

CONTRATOS.  SEGURO.  SEGURO  de  PROTECCIÓN  INTEGRAL  del  HOGAR.  Siniestro  configurado  por  el  robo  de  bienes  ubicados  dentro  del  domicilio  particular  de  la  actora. La   Cámara   Nacional  de   Apelaciones   Comercial   revocó  la  Sentencia  apelada  y  condenó  a  Caja  de  Seguros  S.A.”  a   pagar   a   la   actora   $  40.900  con  más   intereses   que   se   calcurán   a   partir   del   día   45   desde   la   fecha   en   que  se  denunció   el   siniestro   y   hasta   la   del   efectivo   pago,  según  la  tasa  activa  del  Banco  Nación.   Costas   de   ambas   instancias   a   cargo   de   la   Aseguradora.

 

La   Aseguradora   resistió   la   acción   con   sustento   en   la   “CULPA  GRAVE”  fundada  en   que   NO   había   CERRADO   CON   LLAVE    la   puerta   de   la   vivienda.

 

La   puerta   estaba   cerrada  aunque   sin   llave;  pero   no   podía   ser   abierta   desde  afuera   por   quien   no   poseyera   la   llave  en  cuestión.  La   Sala   C   resolvió   que    resulta   imposible   considerar   que   la   actora   haya   incurrido   en   “culpa  grave”.

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados :  “Lauretta  María  Cecilia  c/  Caja  de  Seguros  S.A.  s/  ordinario”  –  CNCOM  –  SALA  C  –  18/02/2014.  Fallo  publicado  por  elDial.com  el  01/04/2014.

 

La  Sala  C  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial  –  integrada  por  los  Jueces  Dres.  Juan  R.  Garibotto,  Julia  Villanueva  y  Eduardo  R.  Machin  –  resolvió  revocar  la  Sentencia  apelada,  y  condenar   a   Caja  de  Seguros  S.A.”   a   pagar   a  la   actora   la   suma   total   de   $ 40.900   más   intereses   `que   se   calcularán´   a   partir   del   día   45   desde   la   fecha   en   que   se   denunció   el   siniestro   y   hasta   el   efectivo  pago,  según   la   tasa   activa   del   Banco   Nación.

 

La  actora  reclamó  el  `pago  de  la  póliza´  que,  según  adujo,  le  era  adeudada  por  la  demandada,  en  virtud  del  Contrato  denominado  “Seguro  de  Protección  Integral  Hogar  combinado  Familiar  e  Integral”  que  había  sido  suscripto  por  las  partes.

Sostuvo  que  su  parte  había  sufrido  el  robo  de  ciertos  bienes  ubicados  dentro  de  su  domicilio  particular  mientras  se  hallaba  vigente  la  cobertura  derivada  de  ese  contrato,  lo  cual  la  autorizaba  a  efectuar  ese  reclamo.

La  Sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  acogió  la  defensa  opuesta  por  la  demandada  sustentada  en  la  existencia  de  “culpa  grave”,  por  no  haber  cerrado  con  llave  la  puerta  de  su  Departamento.

 

Qué  dijo  la  Cámara

En  primer  término,  los  Jueces  de  Cámara  señalaron  que  “el  tenor  de  la  defensa  ensayada  presume  “admisión”  por  parte  de  la  Aseguradora,  de  la  efectiva  configuración  del  siniestro  invocado  por  la  actora,  y  la  misma  defensa  conlleva  asunción  de  que  la  puerta  de  acceso  a  la  vivienda  siniestrada  se  encontraba  cerrada  (aunque  sin  llave) “

Y   también   se   halla   fuera  de   discusión  que  la  cerradura  de  la  aludida  puerta  no  mostró  signos  de  violencia,  lo  cual  puso  ser  comprobado  mediante  le  Peritaje  practicado  en  la  Causa  Penal  traída  como  prueba

La  controversia  radica    conforme  aducen  los  Magistrados    en  “determinar  si  la  actora  incurrió  o  no  en  “culpa  grave” –  al   omitir   cerrar   con   llave   la   puerta   en  cuestión  -“

 

Es  verdad  que,  al  ser  el  riesgo    condicionado  a  la  existencia  de  interés  asegurable  el  objeto  del  Contrato  de  Seguro,  la  Aseguradora  sólo  se  encuentra  obligada  a  indemnizar  en  la  medida  de  un  siniestro  cubierto  mediante  la  descripción  de  ese  riesgo,  el  que  no  puede  ser  agravado  por  el  asegurado  –  afirmó  la  Sala  

 

Sentado   lo   anterior,  los   camaristas   destacaron  que   “acreditados  –  como  en  el  caso-  tanto  el  Contrato  de  Seguro  como  la  producción  del  siniestro,  la  configuración  de  una  causal  destinada  a  liberar  a  la  Aseguradora  del  pago  de  la  indemnización  debida,  debe  ser  probada  por  ésta,  que  es  quien  la  alega.”  (conf.  Halperin  Isaac    Barbato  Nicolás  H.,  Seguros“,  3ra.  ed.,  Lexis  Nexis,  Buenos  Aires,  2003,  p.  434;  Stiglitz,  Rubén  S.,  “Derecho  de  Seguros“,  5ta.  ed.,  La  Ley,  Buenos  Aires,  T. II,  2008,  p.  135)

 

Qué  dice  la  póliza  de  seguro.

La  cláusula  séptima  del  Anexo  3  de  la  póliza  contratada  por  la  actora,  dispone  lo  siguiente:  “…  El  asegurado  debe:  … b)  Tomar  las  medidas  de  seguridad  razonables  para  prevenir  el  siniestro,  cerrando  debidamente  los  accesos  y  manteniendo  en  perfecto  estado  de  conservación  y  funcionamiento  los  herrajes  y  cerraduras…”

Interpretación  de  la  cláusula  por  la  Sala  C. 

La  Sala  C  aseguró  que  de  esa  cláusula  –  que  se  denomina  “cargas  convencionales  presiniestrales  del  asegurado”  (conf.  art.  36  LS)  –  resulta  la  imposición,  en  cabeza  del  asegurado,  de  una  obligación  de  hacer;  obligación  que  se  orienta  a  obstaculizar  el  acaecimiento  del  siniestro  cubierto  por  la  póliza

Particularidad  del  caso.

La  Sra  Juez  de  Cámara  preopinante,  Dra.  Julia  Villanueva,  sostuvo  que  “no   es   un  hecho  controvertido  que  la  puerta  de  acceso  a  la  vivienda  de  la  actora  se  encontraba  cerrada, sin  que  fuera  posible  –  dadas  las  características  de  la  cerradura  y  del  picaporte  (que  se  aprecian  en  las  fotografías  obrantes  en  la  cita  Causa  Penal),  abrir  dicha  puerta  –  aún  no  cerrada  con  llave  –  por  quien  no  poseyera  la  llave  en  cuestión   tras   lo  cual  añadió  desde  la  perspectiva  señalada,  frente  a  terceros  ajenos  al  departamento  que  quisieran  ingresar  a  su  interior,  dicho   domicilio   se  encontraba   debidamente   cerrado”

 

A  mi  modo  de  ver    dijo    lo  dirimente   es   la  demostración  de  que  la  diligencia  –  cerrar  con  llave  –  que  la  actora  supuestamente  omitió    hubiera  tenido   la   eficacia   de   evitar   el   robo.”

 

En   tal   sentido   la   Sra.  Juez   de   Cámara  –  a   cuyo   voto   adhieren   los   Dres.  Machin  y  Garibotto    destacó  que  “si  lo  que  pretendía  la  Aseguradora  con  la  expresión  `cerrar  debidamente  los  accesos´  era   que  la  referida  puerta  siempre  se  mantuviera  cerrada  con  llave,  a  los  fines  de  sostener  la  vigencia  de  la  cobertura  contratada,  debió  establecerlo   en   forma   expresa   en   la   póliza.  Ello,   con  mayor   razón,  cuando  se  trataba   de   una   puerta   que,  aún   sin   llave,   no  podía  ser  abierta  desde  afuera.”

 

La  incertidumbre  acerca  del  alcance  que  se  pretendió  otorgar  a  tan  relevante  carga  impuesta  por  adhesión  a  la  actora,  exige,  por  imperativo  legal,  interpretar  la  cláusula  en  cuestión  a  favor  de  ésta  en  su  carácter  de  consumidora,  confr.  esta  Sala  C,  Ianusse  Diego  Javier  c/  Garbarino  S.A.I.C.E.I.  s/  Ordinario“,  del  10/10/2013″  (del  texto  de  la  Sentencia  de  Cámara )

 

Pago  de  la  póliza.

La   actora   reclama   por   este   concepto   $  30.900,   suma   ésta   que   se   encuentra  conformada   de   la   siguiente   manera:

a)  Cobertura  982  –  Robo,  Huto Ar.  Dep.  Dom.  –  Monto  asegurado:  $  1.900,  que   incluye   el   bien   identificado   en   las   Condiciones   Particulares  –  Anexo  A.

b)  Cobertura  383    Robo,  HurtoOtr.  Esp.  Dom.  –  Monto  asegurado:  $  14.000,  que   incluye   los   bienes   identificados   en   las   Condiciones  Particulares ” –  Anexo  A.

c)  La   cantidad   de   $ 15.000   en   dinero   efectivo,  que,   según   afirmó   la  demandante,  también   le   fue   sustraída   en   esa   oportunidad  (cfr.  Certificado  de  denuncia)

Al  contestar  la  demanda,  la  Aseguradora  se  expidió  acerca  de  la  procedencia  de  estos  rubros,  sin  cuestionar  ninguno  de  ellos  en  concreto, lo  cual  me  habilita,  en  aplicación  de  lo  dispuesto   en  el  art.  356  inc.  1º  del  Código  Procesal,  a  tener  por  cierto  lo  afirmado  por  la  pretensora  sin  necesidad  de  proporcionar  mayor  argumentación.”

La  demanda  prosperó  por  el  importe  que  resulte  de  sumar  los  rubros  referidos  con  más  intereses  que  se  calcularán  a  partir  del  día  45  desde  la  fecha  en  que  se  denunció  el  siniestro  y  hasta  el  efectivo  pago,  según  la  tasa  activa  del  Banco  Nación.

Lucro  Cesante.

En   cambio,  la   Sala   consideró  que  “no   existen  elementos  que  habiliten  a  reconocer   a   la   demandante   suma   alguna   en   concepto   de   lucro  cesante.”

Fundamento:   Conforme   esta   Sala,   “Siches,  José  María  c/  AMX  Argentina  S.A.  s/  Ordinario  del  15/11/11  y  CNCom.,  Sala   B,  “Pérez,  Lino  c/  Amparo  Seguros  S.A.” : con  tal  concepto  se  persigue  el  resarcimiento  de  las  ganancias  dejadas  de  percibir  a   causa  del  evento  dañoso,  es  decir,  aquellas  que,  de  no  haber  sido  por  tal  evento,  hubieran  sido  obtenidas  por  el  acreedor.

“Nada  de  eso  ha  sido  acreditado”-  afirmó  la  Sra. Juez  de  Cámara  preopinante  –

Daño  Moral.

Se  reconoció  a  la  actora  el  derecho  a  obtener  una  indemnización  por  daño  moral  que  se  fijó  en  la  suma  de  $  10.000  más   los   intereses   supra   referidos.

Fundamento:  Frente  a  tan  desgraciada  situación,  el  incumplimiento  de  la  Aseguradora,  que  impide  a  la  víctima  reponer  los  objetos  materiales  sustraídos  de  la  intimidad  de  su  hogar,  “sí”  es  actitud  susceptible  de  generar  un  padecimiento  espiritual  en  ésta,  padecimiento  que  debe  ser  presumido  por  las  características  objetivamente  traumáticas  del  evento

En  le  texto  de  la  Sentencia  se  lee  que  “la  sola  circunstancia  del  robo  mediante  el  ingreso  de  delincuentes  en  la  vivienda  de  una  persona,  seguida  de  la  sustracción  de  elementos  que  integran  el  ajuar  del  hogar  y  el  dinero  ahorrado,  tiene  de  por  sí  entidad  suficiente  como  para  hacer  presumir  su  aptitud  para  provocar  en  la  víctima  un  padecimiento  moral

 

Conclusión.

La  Sala  C  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial  resolvió  revocar  la   Sentencia   apelada  y  condenar  a  “Caja  de  Seguros  S.A.”  a  pagar  a  la  actora  las  suma  total  de  $  40.900   con  más  los  intereses  que  se  calcularán  a  partir  del  día  45  desde  la  fecha  en  que  se  denunció  el  siniestro  y  hasta  el  efectivo  pago,  según  la  tasa  activa  del  Banco  Nación.

Las  costas  de  ambas  instancias  fueron  impuestas  a  la  demandada  por  haber  resultado  sustancialmente  vencida  (art.  68  del  Código  Procesal)

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: