Entienden Aplicable la Extensión de la Condena Solidaria a Una Universidad Privada Por las Indemnizaciones Laborales Adeudadas por el Concesionario y Empleador Principal del Local de Fotocopias Sito en el Edificio de esa Casa de Estudios. Cesión de Establecimiento Art. 30 LCT.

by Dra. Adela Prat on abril 12, 2014

CONTRATO  DE  TRABAJO.  CONTRATACIÓN  y  SUBCONTRATACIÓN.  SOLIDARIDAD.  Art.  30  de  la  Ley  20.744.  Cesión  del  Establecimiento.  SERVICIO  de  FOTOCOPIAS  en  la  Fundación  Universidad  Católica  Argentina.

 

El  “Servicio  de  Fotocopias”  contribuía  al  objeto  de  la  Universidad,  facilitando  las  actividades  educativas  y  docentes.  EXTENSIÓN  de  la  CONDENA  SOLIDARIA  a  la  Universidad  codemandada.

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados :  “L.,  J. R.  y  Otro  c/  Pereyra,  Juan  José  y  Otro  s/  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  II  –  12/12/2013.  Fallo  publicado  por  elDial.com  – AA8648  el  11/04/2014.

 

La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Miguel  Ángel  Pirolo  y  Miguel  Ángel  Mazza  –  resolvió :

I.  `Confirmar´  la   Sentencia   dictada   en   la   anterior   instancia   en  cuanto  hizo  lugar  a  la  demanda  impetrada  por  dos  ex  empleados  del  Concesionario  de  la  expedición  de  Fotocopias  en  la  Fundación  Universidad  Católica  Argentina  y  extendió  la  condena  solidaria  a  la  Universidad  demandada;

II.  `Modificar´  parcialmente   la   Sentencia  `reduciendo´  el  monto  total  de  condena   a   la   suma   de   $  38.758,17   respecto   del   coactor  J.R.L.   y   con   relación  al   coactor   A.G.L.   a   la   suma   de   $  44.922,51,   cifras   a   las   que   se   aditarán   los  intereses   dispuestos   en   la   anterior   sede ; 

III.  Imponer   las   costas   de   ambas   instancias   en   un   90%   a   cargo   de   los  codemandados:   Sr.  Pereyra concesionario    y   Fundación  Universidad   Católica  Argentina   en   forma   solidaria,   y   en   10%   a   cargo   de   los   coactores.

 

El  aspecto  relevante  de  la  Sentencia  de  Cámara.

Los  coactores  en  la  demanda  han  señalado  que,   durante   la   vigencia   del   vínculo   laboral    mantenido    con   el    coaccionado   Sr.  Juan  José  Pereyra,   se   desempeñaron   como  “técnico  de  impresión”  y  vendedor;    y   auxiliar   especializado  y  vendedor,  respectivamente.

Ambos  fueron  despedidos  verbalmente  por  el  codemandado  Pereyra,  el  17/10/08  el  coaccionante   J.R.L.  y  el  08/09/08   el   coactor   A.G.L.

La   Sentencia   de   Primera   Instancia   admitió   la   demanda   instaurada   por   ambos  ex  empleados   contra   el   empleador   y   la   Fundación  Universidad   Católica  Argentina.  Extendió   la   condena   en   forma   solidaria   a   la   codemandada   Fundación   en   los  términos  del  art.  30  LCT  en  tanto  consideró  que  el  Servicio  de  Fotocopias  prestado  por  los  actores  para  el  codemandado  Pereyra  coadyuvaba  al  objeto  de  la  coaccionada   Fundación  UCA   facilitando   las   actividades   educativas   y   docentes.

La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo confirmó  la  extensión  de  la  condena  solidaria  a  la  Fundación  UCA.

Los   Sres.   Jueces   de   Cámara   relataron   que  “arriba  firma  a  esta  instancia,  que  las  tareas  de  los   actores   consistían   en   sacar   fotocopias   de   apuntes   y   vender  artículos   de   librería   para   alumnos   y   docentes   en   el   local   que   la   Fundación  Universidad  Católica  Argentina  Santa  María  de  los  Buenos  Aires,  concesionó  al  codemandado   Pereyra  –  empleador  directo –   ubicado  en  el  edificio  Santo  Tomás  Moro,  sito  en  la  Avda.  Alicia  Moreau  de  Justo  Nº  1400;  y   ello,   habilita   el  presupuesto   de   responsabilidad   solidaria   contemplado   en   el   art.   30   de   la   LCT   por  cesión   de   establecimiento.”

 

Sentado   lo   anterior,   los   camaristas   interpretaron   que  “el  art.  30  de  la  LCT  dispone   la   responsabilidad   solidaria   de   la   empresa   principal   en   dos   hipótesis  diferentes :

a)  cuando   le   cede   a   otra   organización   empresarial   su   establecimiento  o  parte  de   él   para   que   desenvuelva   su   actividad;  y

b)  cuando   la   empresa   principal   encomienda   a   otra   la   realización   de   trabajos   o  servicios   correspondientes   a   la   actividad   normal   y   específica   propia   del  Establecimiento  (cfr.  in  re  Godoy,  Myrian  Analía  c/  Aeropuertos  Argentina  2000  SA  y  Otros  s/  Despido“,  sent.  96151  del  30/10/08  del  Registro  de  esta  Sala,  entre  otros).

 

Desde  esa  visión,  los   Magistrados   que   integran  la   Sala  A,  destacaron   que  carece  de  relevancia   comparar   las   actividades   desarrolladas   por   el   ex  empleador   de   los  reclamantes   y   por   la   Fundación   de   la   Universidad,   puesto   que   el   caso   se  enmarca  `en  la  primera´  de   las   hipótesis   prevista   en   la   norma   en  análisis.”

 

Remarcaron   que,   en   el   presente   caso,   debe   juzgarse   vicariamente   responsable   a  la   Fundación   por   las   obligaciones   laborales   respecto   de   los   actores   pues,  como  ya  se   ha   reseñado   y   tal   como   surge   de   las   constancias   obrantes   en   el   Expte,   la  primera   le   concesionó   al   Sr.  P.  en   la   sede   Santo   Tomás   Moro   de   la   UCA,  un   espacio   físico   y   los   actores   desempeñaron   sus   tareas   en   el   espacio   físico   cedido   por   aquélla.

 

En   tal   inteligencia,   los   Jueces   de   Cámara   puntualizaron   que   “la  sola  circunstancia   de   que   la   explotación   comercial   del   empleador   de   los  demandantes   se   haya   desarrollado   dentro   de   un   espacio   cedido   por  la  Fundación   de   la   UCA,   activa   la   responsabilidad   solidaria   del   art.  30   de   la   LCT.”

 

Más   adelante   dejaron   claro   que  “no   se   ha   dado   en   el   sublite   un   supuesto   de   “cesión  intensa”,   es   decir   que,   no   se   advierte   que   la   cedente   haya   cedido   el   Establecimiento   en   forma   completa   e   incluyendo   la   habilitación.”

 

Finalmente,   los   Sres.   camaristas   concluyeron   que   “lo  expuesto  basta  para  determinar   que   la   Fundación   UCA   Santa   María   de   los   Buenos   Aires   resulta  solidariamente   responsable  por   las   obligaciones   emergentes   del   contrato   de   trabajo   habido   entre   los   actores   y   el   codemandado   Pereyra,   por   vía   de   lo  dispuesto   en   el   artículo   30   de   la   LCT,  y   en   tales   condiciones   debe  confirmarse   el   decisorio   apelado   en   cuanto   a   este   aspecto.

 

Otros  aspectos  salientes  del  fallo

I.  Convenio  Colectivo  aplicable

El   sentenciante   de   grado,  luego   de   analizar   la   prueba   testimonial,   como   así  también   la  `falta´  de   exhibición   del   Libro   del   art.  52   de   la   LCT   por   parte  del   codemando   P.,   consideró   acreditadas   las   fechas   de   ingreso   invocadas   por   los  reclamantes,   como   así   también,   estimó   procedentes   las   horas   extras   y   las  indemnizaciones   derivadas   del   distracto   reclamadas.

El   codemandado   Sr.   P.   sostiene   en   su   crítica,   que   en   la   anterior   instancia   se   ha  `omitido´  considerar   en   encuadramiento   convencional   que   invocó   en   la   defensa.   A  tal   fin,   sostiene   que   toda   vez   que   la   actividad   de   los   actores   consitía   en   sacar   fotocopias,   correspondía   encuadrarlos   en   el   Convenio  Colectivo  de  Empleados  y  Obreros  Fotográficos  y  Fotocopistas  (CCT  Nº  17/75)   y   que,   en   función   de  ello,   deberían   haberse  tomado   los   salarios   básicos   y   las   categorías   y   `no´  los   del  Convenio  Empleados  de  Comercio  (CCT  130/75)   que   aplicó   el   sentenciante  de   grado.

La   Sala   II   de   la   Cámara   Laboral   consideró   que   tal   crítica   no   cumple   con   el  recaudo   de   admisibilidad   formal   que   impone   el   art.  116  L.O.   en   cuanto   los  coactores,   en   la   demanda,   señalaron   que   se   desempeñaron   en   la   categoría   de `auxiliar  especializado´  como   “técnico  de  impresión”   y   vendedor;   y   auxiliar  especializado   y   vendedor,   respectivamente  (cfr  arts.   9  b   y   10  b   del   CCT  130/75)  y   en   función   de   ello   estimaron  sus   salarios.

Asimismo,   subrayaron   que   el   Magistrado   a  quo   fundó   su   decisión   en   forma  implícita   en   el   CCT   130/75   y   advirtieron   que   si   bien   el   recurrente   critica   la  aplicación   del   CCT  130/75,   peticionando   se   considere   el   CCT   17/75,   no  señala  qué  categoría  y  salario  pretende  que  se  aplique,  ni  tampoco  explica  por  qué  lo  resuelto  por  el  sentenciante  de  grado  le  genera  perjuicio.

En   consecuencia,   la   Sala   señaló   que   la   expresión   de   agravios    en  este  aspecto    no  se  basta  a  sí  misma,   ni   concreta   el   interés   y   la  medida   de   lo   que   se  pretende,  sino   que   se   limitó   a  disentir   con   el   enfoque   con   el   que   analizó   la  cuestión   el   Magistrado   a  quo,   cuestión   que   `inhabilita´  la   instancia   revisora   en   la   Alzada,   habida   cuenta   la   insuficiencia   recursiva.  Declaró   desierto   este   tramo  del   memorial,  dejando   firme   la   aplicación   del   CCT  130/75.

 

II.  Salarios  reclamados  y  reconocidos  en la  Sentencia  de  Grado. La  Cámara  revoca  este  tramo.

La   Sentencia   de   Primera   Instancia   admitió   los   salarios   de   los   meses   de   abril   y   julio   de   2008   con   relación   a   A.G.L.   y   los   del   mes   de   julio   y   septiembre   de  2008   respecto   del   coactor   J.R.L.

Tal   como   lo   afirma   el   apelante,   de   los   instrumentos   adjuntados   en   la   causa  surge   la   `cancelación´  de   todos   esos   haberes   cfr.   art.  138   LCT,  motivo  por   el   cual,   la   Sala   modificó   el   decisorio   en   cuanto   a   este   punto.

 

III.  Sanción  art.  275  LCT  aplicada  en  Primera  Instancia  al  concesionario.

Los   Magistrados   de   Cámara   compartieron   la   postura   del   Juez   `a  quo´   en   cuanto   a este   punto:   sanción   por   temeridad   y   malicia,   tras   recordar   que   la   Fiscalía   General   del   Trabajo   ha    sostenido   que   esta   norma   procesal   sanciona   el   proceder  contrario   a   los   deberes   de   lealtad,   probidad   y   buena   fe   (cfr. art.  34  inc.  5  del   CPCCN),  tipificando   la   “temeridad”   como   el   conocimiento   que   tuvo   o   debió   tener   el   litigante   de   su   falta   de   motivos   para   resistir   la   pretensión,  es   decir   la   conciencia   de   la   falta   de   razón   de   sus   planteos  ( cfr.  entre  otros   Dictamen   25751   del   30/07/2008   in  re   Barrera  de  Houston,   Carmen   c/  Mansilla,   Tenorio   s/   Ley   22.250“).

Respecto   a   la   “malicia”,  recordaron   que   se   ha   definido   como   “la   conducta  observada   en   el   proceso   con   una   finalidad   distorsionada   de   aquél,   tendiente   a  su   obstrucción   o   su   dilación.

La   Sala   señaló   que   las   circunstancias   del   caso   evidencian   que   la   conducta   del  concesionario   a   lo   largo   del   proceso   encuadra   en   las   previsiones   del   art.   275   de  la  LCT,  estimando   correcta   la   condena   impuesta   en   la   anterior   sede.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: