Resuelven que es Injustificado el Despido Directo por la Causal de Abandono de Trabajo Dado que No Aguardó la Respuesta o Resultado de la Carta Documento Intimatoria Para Disponer la Extinción del Contrato de Trabajo

by Dra. Adela Prat on marzo 19, 2014

DESPIDO.  “ABANDONO  DE  TRABAJO”.  Medida  apresurada  e  injustificada.  La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  `revocó´  la  Sentencia  de  grado  y  `elevó´  el  monto  final  de  condena  a  la  suma  de  $  73.053,45  con  más  los  intereses  dispuestos  en  el  fallo  de  grado.

 

La  Empleadora  intimó  fehacientemente  al  trabajador  para  que  se  reintegre  al  trabajo;  pero  “no  aguardó”  el  resultado  notificatorio  de  la  misiva  intimatoria  para  disponer  la  extinción  del  Contrato  de  Trabajo.

 

La  Sala  IV  resolvió  que  el  despido  decidido  por el  empleador  era  `injustificado´.  Impuso  las  costas  de  ambas  instancias  a  la  demandada  vencida  (art.  68  Cód.  Procesal)

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados : “C. M. A.  c/  HSBC  Bank  Argentina  S.A.  s/  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  IV  –  27/12/2013.  Fallo  publicado  por  elDial.com  el  18/03/2014.-

 

Intercambio  Telegráfico.

Las  Sras.  Jueces  de  Cámara  – Dras.  Silvia  E.  Pinto  Varela  y  Graciela  Elena  Marino  –  en  primer  término,  consideraron  relevante  poner  de  relieve  algunas  cuestiones  relativas  al  intercambio  telegráfico  mantenido  entre  las  partes.

La  accionada  con  fecha  02/07/2008  intimó  al  accionante  a  retormar  tareas,  atento  a  sus “inasistencias  injustificadas  desde  el  día  30/06″.  Dicha  misiva  fue  remitida  al  domicilio “…”  de  la  localidad  de  San  Martín,  tal  comunicación  fue `devuelta ´ al  destinatario  por  domicilio  cerrado,  `no  responde´ por  lo  que  se  dejó  aviso  de  visita  el  03/07/  a  las  10.35  hs.  Idéntica  situación  ocurrió  respecto  de  la  misiva  librada  con  fecha  07/07/.

En  orden  a  la  reseña  que  antecede  las  camaristas  destacaron  que  la  “Calle  V..”,  al  tiempo  del  intercambio  telegráfico  se  había  transformado  en  “Calle  Nº ..”   Incluso,  la  accionada  luego  de  la  intimación  cursada  por  el  trabajador  el  día  12/07/2008,  comenzó  a  librar  sus  misivas  a  dicho  domicilio.

El  12/07/2008  el  Empleado  Postal  se  dirige  al  domicilio  de  la  Calle  Nº..”,  sin  obtener  resultado  positivo  de  la  diligencia,  esta  vez  sin  dejar  aviso  de  visita,  y  procedió  a  la  devolución  a  la  Oficina  Postal  de  la  pieza  notificatoria  en  la  misma  fecha  12/07.

Sin  embargo  la  Empleadora,  con  fecha  07/07/2008,  es  decir  4  días  antes  que  la  pieza  retornara  a  la  Oficina  Postal,  ya  había  librado  la  comunicación  extintiva  sin  aguardar  el  resultado  notificatorio  de  aquélla,  conducta  ésta  en  clara  contradicción  con  el  principio  de  la  `buena  fe´  contemplado  en  el  art.  63  LCT.

 

Régimen  legal  de  la  Carta  Documento.

Informe  proveniente  de  OCA.   Omite  consignar  tanto  las  fechas  de  los  avisos  de  visita,  como  la  devolución  a  la  Oficina  Postal  (Art.  403  CPCCN)

Sin  perjuicio  de  lo  expuesto,  las  Sras  Jueces  destacaron  que  “la  doctrina  ha  sido  conteste  en  atribuir  a  la  Carta  Documento  el  carácter  de  Instrumento  Público,  del  que  también  participa  el  Telegrama  Colacionado  regulado  por  Ley  750/12  de  Telégrafos  Nacionales,  que  en  sus  artículos  90  a  97  estipula  el  sistema  general  de  validez  de  este  instrumento.

Punutualizaron  que  la  Carta  Documento  agregada  por  la  reforma  (Ley  22.434,  art.  144  del  CPCCN;  art  144  del  texto  modificado  por  la  Ley  25.488)  constituye  un  servicio  postal  cuyas  condiciones  de  prestación  y  ejecución  se  reglamentaron  por  Resolución  Nº  1110  de  Encotel,  de  fecha  02/07/84,  de  aplicación  al  caso  y,  específicamente  en  sus  arts.  7º  incs. 1  a  12,  y  9,  regula  la  admisión  del  instrumento  por  el  Agente  Postal  y  los  procedimientos  para  certificación  y  sellado  de  la  copia,  respectivamente.

En  tal  sentido  estipula  que,  luego  de  haber  confeccionado  el  impositor  el  Aviso  de  Recibo,  `se  lo  unirá  al  envío´  en  forma  reglamentaria  y,  posteriormente,  el  empleado  postal  certificará  y  sellará  las  copias  que  deberá  devolver  al  Remitente  junto  con  el  Recibo  de  Imposición.

La  sujeción  al  cumplimiento  de  tal  regulación  determina  el  carácter  de  Instrumento  Público  que  la  doctrina  ha  atribuido  al  documento  (arg.  art.  979,  inc.  2º  del  C.C.)

Siguiendo  este  criterio  se  ha  sostenido  que  el  Telegrama  Colacionado  o  la  Carta  Documento  con  aviso  de  recepción  constituyen  un  Instrumento  Público (cfr.  Falcón,  E.M.  “Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación,  anotado,  concordado  y  comentado“,  T. II,  p. 89  y  CNCiv.,  Sala  H,  25/06/02,  “Larreguy,  Matías  c/  Pauver  S.A.  y  otro  LL,  diario  del  04/03/03)

“La  Carta  Documento  con  Aviso  de  Retorno  y  el  Telegrama  Colacionado  con  Aviso  de  recepción  constituyen  Instrumentos  Públicos  que  no  sólo  prueban  su  contenido,  sino  también  que  el  destinatario  la  ha  recibido,  y  su  ataque  requiere  la  redargución  de  falsedad.”  (conf. Falcón, E.  ob.  cit.  T. II, p. 635/6)

Por  lo  expuesto,  la  Sala  admitió  la  `autenticidad´  de  las  piezas  telegráficas  acompañadas,  dado  que  ellas  cuentan  con  todos  los  recaudos  legales  (firma  y  sello  del  empleado  y  sello  fechador  de  la  Oficina).

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara  al  reconocer  injustificado  el  despido.

Luce  en  la  Sentencia  definitiva  que  es  la  propia  accionada  quién  reconoce  que  del  período  1º  de  abril   al   1º  de  junio,   al  actor  se  le  `descontaron´  aproximadamente  80  ausencias  injustificadas”  –  sin  perjuicio  de  advertir  que  la  cuantía  consignada  representa  veinte  (20)  días  más  que  lo  que  la  extensión  temporal  admite,   lo  que  lleva  a  interrogarse,  en  esa  hipótesis,  por  qué  la  empleadora  admitió que  el  trabajador  se  ausentara  por  un  lapso  temporal  tan  extenso  sin  haber  cursado  intimación  alguna  (arts.  902  y  906  del  Código  Civil  y  art.  1º  inc.  e)  L.C.T.)  lo  que  permite  inferir  que  no  se  encuentra  configurado  en  autos,  el  elemento  subjetivo  que  el  supuesto  de  abandono  de  trabajo  (art.  244  de  la  L.C.T.)  exige“.

 

Acto  seguido,  las  Sras  Jueces  de  Cámara  destacaron  que  “ello  es  así,  porque  para  que  se  configure  la  `figura  del  abandono  de  trabajo´  deben  darse  dos  elementos :  uno  material  y  otro  inmaterial.  El  material  está  determinado  por  la  ausencia  del  trabajador  y  la  existencia  de  una  intimación  fehaciente  por  parte  del  empleador,  y  el  inmaterial  está  vinculado  con  el  animus  o  `intención  de  no  concurrir´  a  prestar  su  trabajo.

 

En  un  punto  relevante  de  la  Sentencia,  surge  que  “el  empleador  `no  aguardó´  el  resultado  notificatorio  de  la  misiva  intimatoria  para  disponer  la  extinción  del  contrato  de  trabajo,  aspecto  éste  de  relevancia,  máxime  cuando  estamos  en  presencia  de  un  trabajador  con  una  antigüedad  de  más  de  16  años  en  la  Empresa.”

 

Respecto  del  mencionado `elemento  inmaterial´,  las  Magistradas  remarcaron  que    dicho  elemento  que  requiere  la  norma,  resulta  por  demás  difuso  en  el  sublite,  por  cuanto,  si  bien  la  accionada  intimó  al  actor  a  `reintegrarse  inmediatamente´  ante  las  inasistencias  injustificadas,  lo  cierto  es  que  la  propia  accionada  reconoció  que  el  actor  se  venía  ausentando  por  la  totalidad  de  los  dos  últimos  meses,  lo  que  permite  inferir  que  la  empleadora  tenía  conocimiento  de  la  existencia  de  hechos  objetivos  que  justificaban  las  inasistencias  del  trabajador  o  que  en  su  caso  las  consintieron,  ya  que  la  intimación  fue  cursada  por  la  ausencia  de  sólo  2  días  hábiles  (30  de  junio  y  1º  de  julio)” 

 

Conclusión

Finalmente,  la  Sala  IV  concluyó  que  “el  despido  directo  dispuesto  por  la  accionada  con  fundamento  en  el  art.  244  de  la  L.C.T.  resultó  apresurado  e  injustificado,  por  lo  que  ha  devenido  incausado.”

En  consecuencia,  revocó  la  sentencia  de  grado  y  elevó  el  monto  de  condena  a  la  suma  de  $  73.953,45,  con  más  los  intereses  dispuestos en  el  fallo  de  grado. Impuso  las  costas  de  ambas  instancias  a  cargo  de  la  demanda  vencida  (art.  68  CPCCN)

Cabe  poner  de  resalto  que  el  escrito  recursivo  sólo  se  limita  a  agraviarse  `por  la  interpretación´  realizada  en  el  fallo  de  grado   “del  art.  244  de  la  L.C.T.  con  relación  a  ese  caso“,  por  lo  que  el  actor  resulta  acreedor  a  las  indemnizaciones  derivadas  del  art.  245  (17  períodos;  base  remuneratoria : $  3.267,07;  arroja  un  total  por  este rubro  de  $  55.540, 19),  más  la  indemnización  por  omisión  del  preaviso  más  SAC :  ($7.0078,62),  e  integración  del  mes  de  despido  más  SAC  ($  2.713,47). Todo  ello,  como  mínimo,  a  lo  que  se  deberán  agregar  otros  reclamos.

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: