Regulan Honorarios a Un Abogado No Matriculado en el Colegio Público de Abogados quien Actuó como Apoderado en un Proceso Sucesorio Siendo Patrocinado por Otros Profesionales que se Hallaban Matriculados.

by Dra. Adela Prat on marzo 19, 2014

SUCESIÓN  AB  –  INTESTATO.    REGULAN   HONORARIOS   A   UN   ABOGADO   NO  MATRICULADO   EN   EL   COLEGIO   PÚBLICO   de   ABOGADOS   de  la  Capital  Federal.

 

Actuó  como  APODERADO  de  uno  de  los  HEREDEROS –  hijo  del  causante  – ,  siendo  PATROCINADO  en  todos  los  actos  por  otros  profesionales  que  `sí´  se  hallaban  matriculados.  La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  Civil  desestimó  todos  los  cuestionamientos  vertidos  en  varios  Recursos  de  Apelación  presentados  por  varios  interesados,  con  relación  a  la  incidencia  de  la  “falta  de  matriculación”  del  Dr.  A B F  en  el  Colegio  Público  de  Abogados,  y  fijó  sus  honorarios,  aunque  `no´  en  base  a   normas  arancelarias.

 

Autos  caratulados :  “C.,  C.  s/  Sucesión  ab –  intestato”  –  CNCIV  –  SALA  I  –  14/11/2013.-  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  18/03/2014.-

 

Diversos  interesados  apelaron  la  resolución  que  `reconoció´  el  derecho  del  Dr.  A. B. F.  a  que  se  le  regulen  honorarios  por  su  actuación  en  la  Sucesión  indicada,  no  obstante  no  estar  matriculado  en  el  Colegio  Público  de  Abogados  de  la  Capital  Federal;  que  fijó  la  base  regulatoria;  se  expidió  sobre  el  carácter  particular  de  los  trabajos  realizados  por  algunos  Letrados;  y  procedió,  finalmente,  a  regular  sus  honorarios.

 

La  Sala  I  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  Civil  –  integrada  los  Jueces  Dres  Castro  y  Ubiedo  –  resolvió:

I.  Desestimar,  en  los  términos  y  con  los  alcances  indicados,  los  cuestionamientos  vertidos  con  relación  a  la  `incidencia´   que  la  falta  de  matriculación  del  Dr.  A. B. F.  en  el  Colegio  Público  de  Abogados,  pueda  tener  a  los  efectos  de  la  regulación  de  sus  honorarios  por  su  intervención  profesional  en  estas  actuaciones fijar  sus  honorarios  en  la  suma  de  pesos…  e  imponer  las   costas  de  ambas  instancias  en  el  orden  causado.

 

II.  Desestimar  las  críticas  vertidas  con  relación  al  derecho  de  los  Dres.  M.G.P.  y  D.F.T.  – patrocinantes  a  obtener  una  regulación  de  honorarios  por  su  intervención  en  autos.

 

III.  Dejar  sin  efecto  la  regulación  de  honorarios  practicada  a  los  Dres.  M.G.P.  y  D.F.T.  – patrocinantes  en  cuanto  el  juicio  sucesorio  no  se  encuentra  aún  concluído  –  transita  la  tercera  etapa  conforme  art.  43  de  la  Ley  Nº  21.839  –  y  no  es  ésta  la  oportunidad  para  clasificar  los  trabajos,  la  que  deberá  realizarse  en  forma  `simultánea´  con  los  restantes  profesionales,  para  evitar  errores  en  la  regulación.

 

Fundamentos.

Se  encuentra  fuera  de  discusión  que  el  Dr.  A. B. F.  no  está  matriculado  en  el  Colegio  Profesional  de  la  Capital  Federal.  Tampoco  se  controvierte  que,  pese  a  esa  falta  de  matriculación,  el  referido  profesional  realizó  las  actuaciones  de  fs.  721,  466/468,  608,  616,  639  y  646  en  calidad  de  APODERADO  (poder  especial)  de  uno  de  los  herederos    hijo  del  causante  –    siendo  PATROCINADO  en  todos  esos  actos  por  otros  profesionales  que  `sí´ se  encuentran  matriculados.

 

También  realizó  la  de  fs.  304  –   consistente   en   la   agregación   de   un   Oficio  diligenciado   y   el   pedido   de   que   se   disponga   su   reiteración  sin  asistencia  alguna,  y  con  su  sola  firma  se  diligenciaron  numerosos  oficios  (cfr.  fs.  280,  281,  286,  288,  291,  292,  303,  306,  309,  entre  otros)

 

De  acuerdo  con  lo  expresado,  entonces,  la  Sala  reconoció  el  `derecho  del  Dr.  A. B. F.  a  ser  retribuído´  por  la  labor  que  dan  cuenta  todos  estos  actos,  bien  que    se  insiste  –  no  en  base  a  las  normas  arancelarias  citadas  en  la  resolución  apelada,  pues  ese  Estatuto  no  resulta  aplicable  en  el  caso,  habida  cuenta  la  falta  de  matriculación  del  citado  profesional.

 

Los  Jueces  de  Cámara  evocaron  al  respecto,  un  precedente  que  guarda  analogía  con  el  presente  (cfr.  Expte.  Nº  …/1996  del  Juzgado  Nº  63,  sentencia  del  30/10/2012,  voto  de  la  Dra.  Patricia  E.  Castro  en  autos:  “Rosetti,  Víctor  D.  c/  Ciccone  Calcográfica  S.A.  s/  Cobro  de  honorarios“)  en  el  cual  esta   Sala  I  tuvo  la  oportunidad  de  señalar  que  si  bien  la  tarea  del  profesional  no  matriculado  no  puede  remunerarse  de  acuerdo  con  el  arancel,  que  sólo  se  aplica  a  los  profesionales  matriculados,  ello  `no  importa  sostener´  que  su  trabajo  haya  sido  “gratuito”.

 

En  este  sentido,  se  explicó  que  la  falta  de  título  podría  implicar  una  merma  en  los  honorarios  a  percibir  por  el  trabajo  realizado  (cfr.  esta  Cámara  de  Apelaciones,  Sala  F,  29/05/2008  “Vázquez  Gaviria,  Jorge  c/  Covisur  S.A.  s/  Cobro  de  honorarios  profesionales  publicada  en  IJXXIX961);  criterio  similar  al  que  se  ha  utilizado  a  falta  del  título  profesional  invocado.

 

En  cuanto  a  las  restantes  actuaciones  realizadas  por  F.,  se  advierte  que  éstas  contaron  con  la  intervención  del  propio  mandante,  el  coheredero  D C,  y  asimismo    bien  que  indistintamente –  con   la   de  los  Dres  M G P,  DFT   o   DLC.  Sin   embargo  la  actuación  del  Dr.  F.  en  cada  uno  de  estos  actos  carece  de  relevancia,  porque  es  indudable  que  al  registrarse  la  intervención  del  propio  mandante,  aquél  `no  pudo  hacer  valer  el  poder´  ni  válidamente  invocar,  dada  la  falta  de  matriculación,  el  carácter  de  patrocinante,  máxime  si  otros  profesionales  han  cumplido  tal  función.

 

En  cuanto  a  los  honorarios  correspondientes  a  aquellas  otras  tareas  por  las  que  SÍ  se  impone  REGULAR  honorarios,  ponderando  la  entidad  y  complejidad  de  los  trabajos  realizados,  su  extensión,  eficacia  y  mérito,  como  así  también  que  poca  ha  sido  la  incidencia  o  relevancia  de  tales  actuaciones  `para  considerarlas  de  interés  común´  al  conjunto   de  los  herederos,  se  concluye  en  que  los  fijados  en  la  instancia  de  grado  no  resultan  reducidos,  como  lo  propicia  el  beneficiario  de  la  regulación,  sino  elevados,  por  lo  que  `se  estima  adecuado  reducirlos´  a  la  suma  de  pesos ……($..)

 

Así,  ha  sostenido  la  Sala  A  de  este  Tribunal  (cfr.  voto  de  la  Dra.  Luaces  en  autos:  “García,  José  E.  c/  Seidman  y  Bonder  S.C.A.  s/  Cobro  de  sumas  profesionales  del  03/04/2003,   publicado  en  IJ VII221)  que  `no  corresponde´  adoptar  como  parámetro  las  normas  que  reglamentan  los  honorarios  para  los  profesionales  de  Ciencias  Económicas,  y que,  por  tanto,  no  rige  porcentaje  alguno,  sino  establecer  una  retribución  análoga  a  la  que  percibiría  un  idóneo,  acotada  por  el  hecho  de  haberse  llevado  a  cabo  la  tarea  con  la  colaboración  de  otros,  para  que  contemple,  en  su  justa  medida,  el  esfuerzo  compartido  y  la  extensión  de  la  labor  acorde  con  lo  dispuesto  en  los  arts.  1623  y  1627  del  Código  Civil  en  tanto  debe  presumirse  el  carácter  oneroso  de  los  servicios.

 

II.  Lógico  corolario  de  lo  expuesto  es  que  los  cuestionamientos  deducidos  con  relación  a  la  regulación  de  honorarios  practicados  a  favor  de  los  letrados  patrocinantes  del  Dr.,  Dres  M G P  y   D F T,  deben  ser  desestimados.

 

III.  Respecto  de  las  restantes  críticas  ensayadas,  los  Jueces  de  Cámara  recordaron  que  a  los  efectos  de  proceder  a  la  regulación  de  honorarios  en  el  `proceso  sucesorio´  deben  encontrarse  cumplidos  una  serie  de  recaudos,  especialmente  cuando,  como  en  el  caso,  se  verifica  una  intervención  simultánea  y  promiscua  de  una  pluralidad  de  partes  y  letrados  en  las  diferentes  etapas  que  lo  conforman.

 

En  esas  condiciones,  se  impone  la  necesidad  de  que  el  profesional  interesado  en  la  regulación  `clasifique´  los  trabajos   realizados,  indicando  en  cada  caso  el  carácter  de  común  o  particular  que  revisten,  a  lo  que  se  agrega,  cuando  no  hay  conformidad  en  la  estimación  del  monto  del  acervo  hereditario  que  se  transmite,  la  determinación  de  tal  valor.

 

Ello  supuesto,  cabe  señalar  que,  tal  como  lo  indicó  la  Magistrada  de  Grado  en  la  resolución  que  es  objeto  de  recurso,  el  presente  juicio  sucesorio  `no  se  encuentra  aún  concluído´  dado  que  se  está  transitando  la  tercera  etapa  contemplada  en  el  art.  43  de  la  Ley  21.839.  Siendo  así  y  habiendo  otros  profesionales  interviniendo  en  el  proceso,  quienes  aún  no  han  finalizado  su  labor,  cabe  concluir  –  como  lo  ha  hecho  esta  Sala  en  casos  análogos  (cfr. Expte  Nº…  del  16/08/2012, “Torres  Loyarte,  Ramón  Domingo  s/  Sucesión  abIntestato“;   Expte  Nº…  del  10/03/2011,  “Zuarez,  Luis  Ovidio  s/  Sucesión  ab Intestato“,  entre  otros)    que  no  es  ésta  la  oportunidad  para  llevar  a  cabo  aquella  clasificación,  la  que  debe  realizarse  en  forma  simultánea  con  los  restantes  profesionales  para  evitar  la  superposición  de  trabajos  y  el  error  en  la  regulación  correspondiente,  si  se han  cumplido  los  requisitos  de  ésta  (ver  Pesaresi, Guillermo  M.,  “Honorarios  en  Sucesiones“,  Edit.  Astrea,  Buenos  Aires,  2010,  pág.  58,  núm  12  y  las  citas  efectuadas  al  pie  de  página  bajo  los  números  6,  7  y  8 )

 

Por  todo  ello,  la  regulación  practicada  respecto  de  los  Dres  M. G. P.  y  D. F. T.,  del  administrador  y  partidor  judicial,  Dr.  A. M. S.,  y  el  Perito  Tasador,  Ingeniero  J.  R. A.,  será  revocada.

 

No  empece  a  ello,  que  predentemente  se  haya  propiciado  regular  los  honorarios  del  Dr.  A. B. F.  que,  como  allí  se  explicó,  a  tales  fines  no  se  tomaron  en  cuenta  las  normas  arancelarias,  cuya  aplicación  respecto  de  estos  otros  profesionales  –  por  estar  matriculados  en  los  respectivos  Colegios  Profesionales  –  resulta  insoslayable.

 

Conclusión

La  Sala  I  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  Civil  resolvió:

I.  Desestimar,  en  los  términos  y  con  los  alcances  indicados,  los  cuestionamientos  vertidos  con  relación  a  la  incidencia  que  la  falta  de  matriculación  del  Dr.  A. B. F.  en  el  Colegio  Público  de  Abogados,  pueda  tener  a  los  efectos  de  la  regulación  de  sus  honorarios  por  su intervención  profesional  en  estas  actuaciones;  fijar  sus  honorarios  en  la  suma  de  pesos…  e  imponer  las  costas  de  ambas  instancias  en  el  orden  causado.

II.  Desestimar  las  críticas  vertidas  con  relación  al  derecho  de  los  Dres.  M. G. P.  y  D. F. T.  a  obtener  una  regulación  de  honorarios  por  su  intervención  en  autos.

III.  Dejar  sin  efecto  la  regulación  de  honorarios   practicada  a  los  Dres.  M. G. P.  y  D.  F.  T. –  patrocinantes –  en  cuanto  el  juicio  sucesorio  no  se  encuentra  aún  concluído  –  transita  la  tercera  etapa  conforme  Art.  43   de   la  Ley  Nº  21.839    y  no  es  ésta  la  oportunidad  para  clasificar  los  trabajos,  la  que  debe  realizarse  en  forma  simultánea  con   los  restantes  profesionales.

__________________________________________________________

(1)  NORMATIVA.

Ley  Nº  23. 187.  Art.  18,  segundo  párrafo.  “...declárase  obligatoria  la  matriculación  prevista,  no  pudiendo  ejercerse  la  profesión  en  caso  de  no  estar  efectuada  la  matriculación  dispuesta.”

Ley  Nº  23. 187.  Art.  19.  La  matriculación  en  el  Colegio  implicará  el  ejercicio  del  poder  disciplinario  sobre  el  inscripto  y  el  acatamiento  de  éste  al  cumplimiento  de  los  deberes  y  obligaciones  fijados  por  esta  Ley.

 

Ley  Nº  21.839/78.  Aranceles  y  Honorarios  de  Abogados  y  Procuradores.  Art.  43.  Los  procesos  sucesorios  se  considerarán  divididos  en  tres  (3)  etapas.  La  primera,  comprenderá  el  escrito  inicial;  la  segunda,  las  actuaciones  posteriores  hasta  la  Declaratoria  de  Herederos  o  la  Aprobación  de  Testamento;  la  tercera,  los  trámites  posteriores  hasta  la  terminación  del  proceso.”

 

Código  Civil  Argentino.  Art.  1.627.  El  que  hiciere  un  trabajo  o  prestare  algún  servicio  a  otro,  puede  demandar  el  precio,  aunque  ningún  precio  se  hubiese  ajustado,  siempre  que  tal  servicio  o  trabajo  sea  de  su  profesión  o  modo  de  vivir.  En  tal  caso,  entiéndese  que  ajustaron  el  precio  de  costumbre  para  ser  determinado  por  árbitros.

Las  partes  podrán  ajustar   libremente  el  precio  de  los  servicios,  sin  que  dicha  facultad  pueda  ser  cercenada  por  leyes  locales.  Cuando  el  precio  de  los  servicios  prestados  debe  ser  establecido  judicialmente  sobre  la  base  de  la  aplicación  de  estas  leyes  locales,  su  determinación  deberá   atenerse  a  la  labor  cumplida  por  el  prestador  del  servicio;  los  Jueces  deberán  reducir  equitativamente  ese  precio,  por  debajo  del  valor  que  resultare  de  la  aplicación  estricta  de  los  mínimos  arancelarios  locales,  si  esta  última  condujere  a  una  evidente  e  injustificada  desproporción  entre  la  retribución  resultante  y  la  importancia  de  la  labor  cumplida.” (párrafo  incorporado  por  la  Ley  Nº  24.432  del  10/01/1995)

 

Código  Civil  Argentino.  Art.  1.623.  “La  locación  de  servicios  es  un  contrato consensual,  aunque  el  servicio  hubiese  de  ser  hecho  en  cosa  que  una  de  las  partes  debe  entregar.  Ttiene  lugar  cuando,  una  de  las  partes  se  obligare  a  prestar  un  servicio  y  la  otra  a  pagarle  por  ese  servicio  un  precio  en  dinero.  Los  efectos  de  este  contrato  serán  juzgados por  las  disposiciones  de  este  Código  sobre  las  Obligaciones  de  hacer“.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: