Reconocen que la Prestación de Tareas como Acompañante Terapéutico Configura un Contrato de Trabajo regido por la LCT, No Correspondiendo Encuadrarse en el Marco Legal del Trabajo del Personal Doméstico

by Dra. Adela Prat on marzo 28, 2014

CUIDADO  DE  ENFERMOS.  Acompañante  terapeútico.  Es  un  CONTRATO  de  TRABAJO    regido  por  la  LCT.  NO  puede  encuadrarse  en  el  marco  del  Personal  Doméstico.   DESPIDO  INDIRECTO  que  fue  justificado  por  la  Cámara  Laboral.  El  empleador  había  desconocido  el  vínculo  laboral.

 

Voto  en  Disidencia:  No  resulta  aplicable  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo. Ídem  Sentencia de  Primera  Instancia,  revocada  por  la  Sala  VII  del  Fuero  Laboral

 

Esta  controvertida  cuestión,  que  registra  fallos  en  sentido  contrario  en  casos  idénticos,  fue  abordada  en  los  autos  caratulados:  “P. M.  S. A  c/  J.  M. I  s/  despido”-  CNTRAB  –  SALA  VII  –  28/02/2014.  Fallo  publicado  el  27/03/2014  por  elDial.com.

 

La  Sala  VII  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Jueces  Dres.  Beatriz  I.  Fontana,  Estela  Milagros  Ferreirós  y  Néstor  Miguel  Rodríguez  Brunengo    resolvió:

1)  Revocar  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  –  en  cuanto  rechazó  la  demanda   y  condenar  al  Sr.  M. I. J.  a  abonar  a  la   actora,  dentro  del  quinto  día  de  notificado  en  la ocasión  prevista  por  el  art.  132  L.O.  y  mediante  depósito  judicial  en  autos,  la   suma  de  $  11.154,15  que  llevará  intereses  desde  que  cada  suma  es  debida  y  hasta  el  momento  del  efectivo  pago -,  de  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  el  Acta  2357  CNAT:  tasa  activa  promedio  del  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  operaciones  de  préstamos .

2)  Imponer  las  costas  de  ambas  instancias  a  cargo  de  la  demandada  vencida.

 

I.    El  caso  planteado.

La  actora  aduce  haber  trabajado  en  relación  de  dependencia  con  el  demandado,  cumpliendo  diversas  tareas  como  “acompañante  terapéutica”   las  que  enumera  en  detalle  –  para  la  madre  de   aquél,  en  la  Clínica  donde  se  encontraba  internada,  hasta  que  en  determinado  momento  de  la  relación,  al  concurrir  a  su  lugar  de  trabajo,  le  “impideron”  la  entrada.

Ello  generó  un  intercambio  telegráfico,  en  el  que  el  demandado  desconoció  el  carácter  laboral  del  vínculo (año  2.009)

En  consecuencia  la  actora  se  colocó  en  situación  de  despido  indirecto.

 

II.     Fundamentos  de  la  Sentencia  dictada  por  la  Sala  VII  que  revoca  la  Sentencia  de Grado.

II.1   Reconocimiento  de  la  existencia  de  un  Contrato  de  Trabajo  (Ley  20.744  y  mod. )

 

La  Sra.  Juez  de  Cámara  votante  en  segundo  término,  discrepó  con  el  voto  de  la  Juez  preopinante  en  cuanto  propuso  confirmar  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  que  rechazó  la  demanda  –

 

Por  el  contrario,  la  Sra.  Juez  de  Cámara  Dra.  E.  Milagros  Ferreirós,  sostuvo :  con  los  elementos  de  juicio  obrantes  en  la  causa  (tres (3) declaraciones  testimoniales)  y  el  “reconocimiento”  de  la  prestación  de  servicios  que  el  demandado  consignó  en  el  responde,  estimo  probada  la  naturaleza  del  vínculo  habido  entre  las  partes,  el  que  “no”  puede  encuadrase  en  el  marco  previsto  por  el  Decreto  326/56, (`régimen  de  los  empleados  domésticos´  vigente  a  la  fecha  de  la  extinción  del  vínculo  laboral),  pues  en  su  art.  2º  `excluye´  expresamente  los  trabajos  contratados  para  cuidar  enfermos.  También  el  art.  3º  inc.  c),  de  la  Ley  26.844,   actualmente  vigente.  (Régimen  de  Trabajo  para  el  Personal  de  Casas  Particulares)

 

II.2.    El  Despido  decidido  por  la  empleada  es  declarado  justificado.

La  Sra.  Juez  de  Cámara  Dra.  Ferreirós  consideró  que  la  actora  estuvo  asistida  de  derecho  al  disponer  la  ruptura  del  vínculo  ante  el  desconocimiento  formulado  por  el  empleador,  por  lo  que  propuso  que  el  fallo  sea  revocado  y  se  resuelva  con  asiento  en  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo.

 

Sentado  lo  anterior,  la  Magistrada  evocó  “la  serie  de  cabildeos  a  que  ha  estado  sometido  el  tema  del  cuidado  de  enfermos,  en  la  Doctrina  y   Jurisprudencia,  desde  hace  ya  largo  tiempo.”

 

Asimismo,  puntualizó  que  “para  algunos  existe  una  `locación  de  servicios´  del  Derecho  Civil,  fundando  su  apreciación,  en  el  hecho  de  quien  requiere  estos  servicios,  en  los  supuestos  tratados,  “no  es  un  empresario”  y,  entienden,  a  la  vez,  que  “sólo  se  configura  contrato  de  trabajo  cuando  existe  una  organización  empresaria  destinada  a  producir  bienes  o  prestar  servicios.”

 

El  tan  sentido,  la  Sra.  Juez  de  Cámara    a  cuyo  voto  adhiere  el  Sr.  Juez  de  Cámara  Dr.  Néstor  Miguel  Rodríguez  Brunengo    remarcó  que  “resulta  en  el  caso, `no  relevante´,  que  la  actora  no  haya  sido  contratada  por  un  empresario  y  devienen  de  aplicación  los  artículos  21,  22,  25,  26  y  cctes.,  LCT,  a  los  efectos  de  la  configuración  contractual  laboral,  siguiéndose,  en  su  consecuencia,  las  demás  normas  aplicadas,  tanto  en  los  aspectos  remuneratorios  como  indemnizatorios.”

 

Conclusión  del  voto  de  la  mayoría

El  voto  de  la  mayoría  de  la  Sala  VII  resolvió  que  en  el  presente  caso  se  encuentra  configurado  un  Contrato  de  Trabajo  y  que  le  asistió  derecho  a  la  actora  para  colocarse  en  situación  de  despido  indirecto,  atento  el  desconocimiento  de  la  relación  laboral  por  parte  del  empleador.

 

El  Sr.  Juez  de  Cámara  Dr.  Rodríguez  Brunengo  adhirió  al  voto  de  la  Dra.  Ferreirós,  tras  lo  cual  añadió  que  en  igual  sentido,  se  expidió  en  la  causa Vallejos,  Juana  Isidora  c/ Colombo Myrtha  Edith  s/  Despido  del  25/02/2005  donde  llevó  la  voz  del  Acuerdo.

 

Sin  perjuicio  de  la  liquidación  a  practicarse  en  la  oportunidad  señalada  por  el  Art. 132 de  la  Ley  de  Procedimiento  Laboral,  la  Cámara  estimó  que  el  monto  de  condena,  equivalente  a  la   suma  de   $  11.154,15   se   compone  de  los  siguientes  rubros:  indemnización  por  antigüedad;   indemnización  sustitutiva  de  preaviso con  la  incidencia  del  SAC;    integración  del  mes  de  despido;    SAC  2009  y  Vac.  Proporcionales  correspondientes  al  mismo  año y  multa  del  art.  45  de  la  Ley  25.345  modificatoria  del  Art.  80  de  la  L.C.T.  Este  último  rubro  obedece  a  la  `falta  de  entrega  de  los  Certificados  de  Trabajo´,  a  pesar  de  haber  cumplido  la  actora  con  el  requisito  legales  que  le  impone  la  LCT.  

A  dicha  suma,  ordenaron  liquidar  intereses  desde  que  cada  suma  fue  debida  y  hasta  el  momento  del  efectivo  pago,  de  acuerdo  con  lo  dispuesto  por  el  Acta  2357  CNAT  (tasa  activa  promedio  del  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  operaciones  de  préstamos)

 

Voto  en  Disidencia.

La  Sra  Juez  de  Cámara  Dra.  Beatriz  I.  Fontana,  vocal  preopinante,  al  tener  por  probado  el  desempeño  de  la  actora  como  acompañante  terapéutico“,  sostuvo  que  ello  refuerza  la  conclusión  de  la  Sra.  Juez  de  la  anterior  instancia,  en  el  sentido  de  que  `no  existiría´,  en  el  caso  concreto,  un  contrato  al  que  le  fuera  aplicable  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo.

 

Tal  como  dice  haberlo  sostenido  en  precedentes  análogos,  las  tareas  de  cuidado  de  enfermos  que  requieren  determinada  calificación  profesional,  exceden  también  las  previsiones  del  Dec.  326/56  conforme  surge  del  art.  2  de  dicho  cuerpo  normativo,  exclusión  que  ha  sido  ratificada  por  el  legislador  conforme  lo  dispuesto  por  el  art.  3º  inc  c)  de  la  Ley  26.844  que  regula  el  `Régimen  Especial  de  Contrato  de  Trabajo  para  el  Personal  de  Casas  Particulares´

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: