Prosperó en la Sala III del Fuero Laboral una Acción Civil por Accidente de Trabajo In Itinere en los Términos de la Ley de Riesgos de Trabajo Vigente al Día del Hecho. Voto en Disidencia Parcial Propició Actualización del Monto de Condena además de Intereses Tasa Activa Préstamos.

by Dra. Adela Prat on marzo 16, 2014

ACCIDENTE  de  TRABAJO.  ACCIDENTE  IN  ITINERE.  Dependiente  que  fue  asaltado  y  golpeado  en  las  cercanías  del   trabajo.  Sentencia  de  la  instancia  anterior  que  rechazó  la  acción  fundada  en  el  derecho  común.  La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  revocó  la  Sentencia  y  condenó  a  la  demandada   ART –   (i)  a  abonar  al  actor  $  112.540,86,  con  más  intereses  tasa  activa   fijada  por  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  el  otorgamiento  de  préstamos;   y  (ii)  a  hacerse  cargo  del  tratamiento  psicológico,  psiquiátrico  y  farmacológico  por  el  término  de  1  año.

 

El  reclamo  resultó  viable  en  los  términos  del  art.  14  de  la  Ley  24.557  Ley  de  Riesgos  del  Trabajo  – . No  se  ha  afectado  el  principio  de  congruencia  ni   la  “garantía  constitucional  de  la  defensa  en  juicio”  de  la  ART  demandada.

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados:  “C.,  L.  c/  CNA  ART  SA  s/  Accidente  –  acción  civil”  –  CNTRAB  –  SALA  III  –  26/11/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  14/03/2014.

 

La  Sala  III  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  –  integrada  por  los  Jueces  Dres.  Diana  Regina  Cañal,  Néstor  Rodríguez  Brunengo  y  Víctor  A.  Pesino  –  resolvió :

I.  Revocar  la  sentencia  de  la  anterior  instancia  en  cuanto  rechazó  la  demanda  y  `condenar  a  la  demandada´  a  abonar  al  actor  dentro  del  plazo  de  diez  (10)  días  de  notificada  y  mediante  depósito  judicial  en  autos,  la  suma  que  resulte  de  descontar   a  $  112.540,86,  lo  percibido  por  el  actor,  de  $  65.700,  con  más  los  intereses  conforme  la  tasa  activa  fijada  por  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  el  otorgamiento  de  préstamos.

II.  Condenar  a  la  demandada  a  hacerse  cargo  del  tratamiento  psicológico,  psiquiátrico  y  farmacológico,  por  el  término  de  un  (1)  año.

III.  Dejar  sin  efecto  la  imposición  de  costas,  e  imponer  estas  últimas  en  ambas  instancias,  a  cargo  de  la  demandada.

 

I.   El  caso.

El  actor,  sostuvo  en  la  demanda,  que  ingresó  a  trabajar  a  las  órdenes  de  Emprendimientos  Ferroviarios  S.A.“,  el  09/06/2006,  cumpliendo  funciones  de  oficial.

Refirió  que  el  17/02/2007,  luego  del  horario  habitual  de  trabajo,  sufrió  un  accidente  in  itínere,  cuando  se  dirigía  desde  el  trabajo  hacia  su  residencia.

Adujo  que  en  esa  oportunidad,  y  a  tres  cuadras  de  su  lugar  de  trabajo,  fue  asaltado  y  al  resistirse,  fue  golpeado  por  varios  sujetos, por  lo  que  perdió  el  conocimiento  durante  una  hora  y  debió  ser  hospitalizado  en  la  Clínica  UOM.

Aclaró  que  el  18/12/2008,  debido  a  una  oftalmopatía,  se  presentó  ante  la  demandada,  diagnosticándosele  corrección  ocular  bilateral,  e  indicándosele  control  de  corrección.

Luego  manifestó  que  en  la  actualidad  `padece  las  severas  secuelas´  del  accidente  relatado,  que  no  sólo  afectan  su  actividad  laboral,  sino  que  se  extienden  a  toda  su  vida  social,  ya  que  como  consecuencia  del  accidente,  sufrió  politraumatismo  grave  con  pérdida  de  conocimiento,  traumatismo  encéfalo  craneal  y  heridas  contuso  cortantes  hemifacial  izquierda.

Fundó  su  derecho  en  los  artículos  1074,  1078,  1109  y  ccts  del  Código  Civil.

 

Por  su  parte,  la  demandada,  reconoció  que  recibió  una  denuncia  por  un  supuesto  accidente  que  habría  sufrido  el  actor  el  21/02/07,  se  le  realizó  el  tratamiento  correspondiente  y  se  lo  citó  a  una  Junta  Médica,  a  fin  de  determinar  la  incapacidad  que  podría  presentar  como  consecuencia  del  accidente.

Opuso  excepción  de  prescripción  y  defensa  de  falta  de  legitimación  pasiva.

 

II.   Qué  argumentó  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  para  rechazar  la  demanda.

La  Sra.  Juez  de  la  anterior  instancia,  rechazó  la  acción  fundada  en  el  Derecho  Común,  a  pesar  de  que  del  texto  de  la  demanda,  surge  de  manera  clara  la  fundamentación  del  reclamo  que  se  apoya  en  la  Ley  de  Riesgos  del  Trabajo.

Entiende  que  una  Acción  Civil  planteada  para  obtener  el  resarcimiento  de  daños  que  se  fundan  en  un  accidente  in  itinere,  carece  de  base  normativa  dentro  del  Código  Civil  para  imputar  responsabilidad  al  empleador  o  a  su  ART    Aseguradora  de  Riesgos  del  Trabajo  -.

Ello,  en  tanto  no  se  trata  de  un  accidente  ocurrido  en  el  lugar  de  trabajo,  con  motivo  y  en  ocasión  de  las  tareas  realizadas,  y  como  consecuencia  de  un  daño  producido  por  una  cosa  cuyo  dueño  o  guardián  es  el  empleador  o  la  ART.

En  consecuencia,  rechazó  la  demanda  en  todas  sus  partes.

 

III.   Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Sala  III  del  Fuero  Laboral  para  revocar  la  Sentencia.

Los  Jueces  de  Cámara  incialmente  señalaron  que  “ambos  informes,  psiocológico  y  médico,  resultan  convictivos,  por  sus  fundamentos  científicos,  por  los  corresponde  otorgarles  plena  eficacia  probatoria  (arts.  386  y  477  del  CPCCN)  y  las  impugnaciones  deducidas  por  la  demandada  no  alcanzan  a  conmover  lo  dictaminado  por  la  perito  psicóloga,  pues  resultan  meras  discrepancias  dilatorias  que  no  llegan  a  enervar  lo  allí  expresado.”

 

III.1.   Por  qué  no  prosperó  la  Excepción  de  Prescripción.

Determinada  la  existencia  del  daño,  la   Sala  analizó  el  planteo  de  la   demandada  de  la  excepción   de   prescripción,  pues  entiende  que  si  se  toma  como  punto  de  partida,  la  fecha  en  que  la  Comisión  Médica  le  otorgó  el  36,5%  de  incapacidad,  el  08/08/2008,  la  acción  se  encontraría  prescripta.

 

Sin  embargo,  los  Jueces  de  Cámara  puntualizaron  que  “el  plazo  de  prescripción  de  la  acción  de  derecho  común  derivada  de  un  accidente  de  trabajo  o  de  una  enfermedad  accidente,  debe  computarse  desde  el  momento  en  que  el  trabajador  pudo  ejercitarla,  luego  de  tener  certeza  del  daño  sufrido.”

 

En  este  contexto,  los  Magistrados  explicaron  que  el  08/08/2008  la  Comisión  Médica  por  incapacidad  laboral  dictaminó  en  su  Resolución  Nº  28  que  “…el  actor  presentó  como  consecuencia  de  un  accidente  de  trabajo,  un  traumatismo  de  cráneo  que  luego  de  tratamiento  médico  realizado  presenta  una  disminución  de  la  agudeza  visual…parálisis  facial  periférica  las  lesiones  agudas  derivadas  del  accidente  denunciado…”  califican  como  “enfermedad  inculpable”. Por  ello  entendió  que  debía  evaluar  el  grado  de  incapacidad  a  partir  de  esa  fecha,  cuando el  actor  tuvo  cabal  certeza  que  estaba  en  condiciones  de  reclamar.”

 

En  consecuencia,  desde  el  08/08/2008  hasta  la  fecha  en  que  el  reclamante  presentó  la  demanda,  el  21/03/2011  según  cargo  de  fsvta,  no  transcurrió  el  plazo  de  2  años  que  pretende  la  demandada.  Por  ello,  la  acción  no  se  encontraba  prescripta,  máxime  teniendo en  cuenta  que  el  trámite  ante  el  SECLO  interrumpió  el  curso  de  la  prescripción,  el  3/12/2009,  según  Acta  obrante  a  fs..(art.  257  de  la  LCT)

 

III.2.   Marco  normativo.  Ley  de  Riesgos  del  Trabajo  Nº  24.557.

Luce  en  la  Sentencia  de  Cámara  que  los  Jueces  de  la  Sala  III  por  unanimididad  remarcaron  que  “más  allá  de  la  opinión  en  torno  a  la  aplicabilidad  de  la  vía  civil  en  reclamos  de  accidentes  in  itínere,  entiendo  que  los  Jueces  estamos  habilitados  para  aplicar  al  plano  fáctico  –  materia  de  controversia  – ,  `el  derecho  positivo  vigente  que  corresponda´,  por  conducto  del  principio  `iura  novit  curia´.  En  efecto,  no  parece  ser  éste  un  caso,  en  el  que  se  decida  en  exceso  de  la  pretensión  deducida  por  las  partes  (extra  petita),  puesto  que  nada  indica  que  se  hubiera  afectado  el  `principio  de  congruencia ´ y  la  garantía  constitucional  de  `defensa  en  juicio´ de  la  ART  demandada.  Ello,  pues  la  ART  conocía  perfectamente  la  afección  sufrida  por  el  actor,  ya  que  le  abonó  una  suma  de  $  65.700  y  por  la  cual  se  la  demandó.  De  manera,  que  no  se  encuentra  alterada  la  base  fáctica,  por  lo  que  resultan  configurados  los  presupuestos  necesarios,  para  que  sea  viable  el  reclamo  en  los  términos  del  artículo  14  de  la  Ley  24.557.”

 

III.3.   Indemnización

A  fin  de  determinar  la  prestración  dineraria  por  una  incapacidad  parcial  permanente  definitiva  del  36,5 %  de  la  t.o.,  los  Magistrados  tuvieron  en  cuenta  el  régimen  legal  aplicable  al  momento  de  los  hechos  –  Ley  24.557  según  Decreto  1278/2000 –  que  dispone  que  al  trabajador  le  corresponde  una  indemnización  equivalente  a  un  pago  único  a  cargo de  la  codemandada,  ART  –  Aseguradora  de  Riesgos  del  Trabajo – “Interacción  S.A.”,  consistente  en el  resultado  de  la  fórmula  siguiente:

Ingreso  Base  Mensual  x  53  x  %  de  incapacidad  x  (65/edad)

El  Perito  Contador  informó  un  Ingreso  base  mensual  –  IBM  –  de  $  2.918,72,  el  cual  resulta  adecuado,  considerando  la  categoría  y  las  circunstancias  del  caso  (Art.  56  LCT)

El  cálculo  realizado  de  acuerdo  con  la  fórmula  mencionada,  expresado  a  valores  de  la  fecha  del  accidente,  otorgó  la  cantidad  de  $  112.540,86 ( $ 2.918,72 x 53 x 53,89% x 65/48 años)

En  consecuencia  la  Sala  resolvió  que  la  acción  prosperará  por  la  suma  indicada  precedentemente,  de  ” $ 112.540,86,  a  la  que  debe  descontársele  la  suma  percibida  por  el  trabajador,  de  $  65.700,  por  lo  que  el  monto  de  condena  asciende  a  $  46.840,86.

 

III. 4.   Tratamiento  psicológico

La  Perito  Psicóloga  informa,  que  el  actor  debería  realizar  un  tratamiento  psicológico  por  un  lapso  estimado  de  1  año,  con  una  frecuencia  de  1  consulta  semanal,  siendo  su  costo  aproximado  de  $ 120  por  sesión,  teniendo  en  cuenta  que  le  asiste  el  derecho  a  la  libre  elección  de  un  profesional.

Asimismo  deberá  complementar  el  tratamiento  psicológico,  con  apoyo  de  medicamentos psicofármacos,  por  un  lapso  estimado  de  1  año,  con  una  frecuencia  de  1  consulta  semanal  y  a  un  costo  de  $ 150,  por  consulta.

En  consecuencia,  la  Sala,  por  unanimidad  `resolvió´  que  la  demandada ART  –  deberá  hacerse  cargo  del  tratamiento  psicológico,  psiquiátrico  y  farnmacológico,  por  el  término  de  1  año,  según  lo  dispuesto  por  el  art.  20  de  la  Ley  24.557.

 

III.5.    Intereses.

Al  monto  de  condena,  de  $  112.540,86  deben  aplicarse  intereses  a  partir  del  17/02/2007 –  día  del  infortunio  hasta  el  27/08/2008,  fecha  en  la  que  actor  percibió  la  suma  de  $  65.700,  en  ese  momento  se  descontará  dicha  suma  y  al  remanente  seguirán  aplicándose  intereses  hasta  su  efectiva  cancelación,  a  la  tasa  de  interés  que  resulta  del  promedio  mensual  de  la  tasa  activa  fijada  por  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  el  otorgamiento  de  préstamos  (Acta  de  Cámara  Nº  2.357  y  la  Resolución  de  Cámara  Nro  8  del  30/05/2002.)

 

III.6.   Actualización  de  los  créditos.  Disidencia  parcial

La  Sra  Juez  de  Cámara  Dra  Diana  Regina  Cañal,  votó  en  disidencia  parcial,  en  el  siguiente  sentido: “independientemente  de  lo  dispuesto  en  materia  de  intereses,  propicio  que  durante  el  mismo  período  se  devengue  además  actualización  (dada  la  diferente  naturaleza  de  ambos  institutos),  utilizando  como  referencia  los  valores  de  la  Canasta  Básica  Total  para  adulto  equivalente  elaborada  por  el  INDEC  entre  ambos  puntos   de  tiempo  (cfr.  CNAT.,  Sala  VI,  in  re  “Alcaraz,  Aparicio  Miguel  c/  Impo  Munro  S.A.  s/  despido“,  del  06/09/2002,  voto  del  Dr.  Capón  Filas).

Para  así  resolver  declaro  oficiosamente  la  inconstitucionalidad  del  art.  4º  de  la  Ley  25.561″  (del  voto  de  la  Dra  Cañal)

Precisamente,  por  imperio  de  la  misma  `realidad´  que  he  tenido  en  cuenta  para  resolver  el  fondo  de  la  cuestión,  es  que  decreto  la  inconstitucionalidad  de  marras  e  impongo  el  índice  de  actualización  indicado:  la  realidad  económica  del  país  muestra  a  las  claras,  día  a  día,  cómo  existe  una  genuina  depreciación  monetaria.” (voto  de  la  Dra.  Cañal)

 

El  voto  de  la  mayoría  discrepó  con  la  actualización  del  crédito.

Los  Sres  Jueces  de  Cámara  Dres  Néstor  Rodríguez  Brunengo  y  Víctor  A.  Pesino  discreparon  parcialmente  con  lo  determinado  en  la  condena  en  cuanto  allí  se  ordena  indexar  el  crédito  que  le  asiste  al  trabajador  atento  que  la  pérdida  de  valor  adquisitivo  del  crédito  y  las  consecuencias  dañosas  originadas  en  el  desfasaje  producido  por  la  situación  económica  de  conocimiento  público  y  notorio,  ha  sido  suficientemente,  morigerada  por  la  tasa  de  interés  activa  fijada  por  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  para  el  otorgamiento  de  préstamos,  dispuesta  en  el  fallo  de  grado,  que  a  su  vez  se  ajusta  a  lo señalado  en  el  Acta  Nº  2.357  y  la  Resolución  de  Cámara  Nro  8  del  30/05/02  (en  sentido  similar,  v.  Sala  VII  en  autos:  “Mignemi,  Juan  Carlos  c/  Seguridad  Grupo  Maipú  SA  s/  Despido“,  S.D.  37.951  del  13/10/2004)

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: