Por Presentar Tres Certificados Médicos Apócrifos para Justificar Inasistencias, el Trabajador de 10 años de Antigüedad e Historial irreprochable, No Tiene Derecho a Cobrar las Indemnizaciones. Es un Despido Justificado por Conducta Tipificada Penalmente.

by Dra. Adela Prat on marzo 13, 2014

DESPIDO  JUSTIFICADO.  TRABAJADOR  que  PRESENTÓ  CERTIFICADOS  MÉDICOS  Apócrifos  para  JUSTIFICAR  sus  INASISTENCIAS.  Injuria  laboral.  “Gravedad”  de  la  falta  cometida  que  “impide”  la  prosecución  del  Vínculo  Laboral.  CONDUCTA  TIPIFICADA  PENALMENTE.

 

La  Justicia  Laboral  justificó  el  despido  decidido  por  la  Empleadora.  El  trabajador vulneró  el  “deber  de  obrar  de  buena  fe”  Arts.  62  y  63  de  la  L.C.T.  Extensa  antigüedad  laboral  (más  de  una  década).  Historial  irreprochable.  Rechazo  de  las indemnizaciones.

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados:  “P. A.  c/  Campo  del  Tesoro  S.A.  s/  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  IV  –  27/12/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  13/03/2014.

 

La  Sala  IV  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  –  integrada  por  los  Jueces  Dres.  Graciela  Elena  Marino  y  Héctor  C.  Guisado  –  resolvió:  1)  Confirmar  la  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia  en  cuanto  `rechazó  la  demanda´  tendiente  al  cobro  de  las  indemnizaciones  por  despido.  2)  Imponer  las  costas  de  Alzada  por  su  orden.

 

El  caso  planteado.

El  actor   fue  despedido  por  justificar  sus  inasistencias  con  tres  (3)  Certificados  Médicos  de  Enfermedad,  apócrifos,  de  fechas  09/03/2008,  06/06/2008  y  09/06/2008  (v.  CD  del  23/06/2008,  copia  certificada  e  informe  del  Correo  Argentino)

El  empleado  actor  se  agravió  de  la  Sentencia  dictada  en  Primera  instancia,  porque  concluyó  que  el  despido  decidido  por  la  Empresa  empleadora  se  ajustó  a  derecho.  Manifiesta  que,  analizada  la  cuestión  desde  el  punto  de  vista  de  la  temporabilidad  y  proporcionalidad  de  la  sanción  “máxima”   adoptada,  la  conclusión  a  la  que  arribó  el  sentenciante  es  errónea,  pues  soslayó  la  extensa  antigüedad  laboral  (más  de  una  década)  y  las  amplias  facultades  que  el  Art.  67  de  la  LCT  concede  al  empleador  en  materia  disciplinaria,  a  la  luz  del  `principio  de  continuidad´  que  consagran  los  arts.  10  y  91  del  cuerpo  legal  citado.

Agrega  que  la  medida  también  resultó  extemporánea,  pues  si  bien  admite  que  la  demandada  “tuvo  que  investigar  la  situación”,  lo  cierto  es  que  transcurrieron  varios  meses  desde  el  primer  hecho  imputado,  durante  los  cuales  el  actor  continuó  con  su  débito  laboral.

 

La  Causa  Penal

El  trabajador  no  cuestionó  el  prolijo  análisis de  la  prueba  testimonial  producida  en  autos  y  de  la  Causa  penal  “P. A.  s/  falisificación  de  documento  privado“,  a  tenor  de  la  cual  el  Magistrado  tuvo  por  acreditado  que:

a)  El  actor  fue  la  persona  que  presentó  tales  Certificados  Médicos,  extremo  corroborado  por  los  testigos  L.  (Encargada  de  Recursos  Humanos  de  la  Empresa Pallaro  Hnos.  S.A.”  que  brinda  servicios  administrativos  a  la  demandada);  V.  (empleada  de  Recursos  Humanos  de  esta  última)  y  G.  (Supervisor  de  Sanitación  del  turno  noche  en  el  que  se  desempeñaba  el  demandante);  como  así  también  por  su  propia  firma  con  identificación  del  DNI  al  dorso  de  cada  documento  (cfr.  informe  del  Cuerpo  de  Calígrafos  Oficiales).

b)  El  Dr.  C.  desconoció  expresamente  el  contenido  y  la  firma  de  los  Certificados  correspondientes  al  06/06/08  y  09/06/08  –  galeno  que  supuestamente  los  habría  emitido  e  informó  la  irregularidad  advertida  en  tales  instrumentos  por  escrito  a  la  Empresa,  según  la  declaración  prestada  en  la  causa  legal  citada  en  tanto  el  Cuerpo  de  Calígrafos  Oficiales  determinó  que  las  grafías  de  tales  documentos`no´  pertenecían  al  puño  escritor  del  nombrado  Médico“.

c)  Análoga  conclusión  cabe  aplicar  con  relación  al  Certificado  Médico  del  09/03/2008,  toda  vez  que  la  Clínica  Bernal  SRL  informó  que  la  Dra.  S.M.  o  M.  nunca  se  desempeñó  en  dicho  Establecimiento  ni  registraba  atención  médica  a  favor  del  actor;  en  tanto  el  Ministerio  de  Salud  informó  que  la  matrícula  consignada  en  el  documento  citado  correspondía  a  otro  profesional.

 

En  síntesis,  de  lo  expuesto  en  en  los  apartados  anteriores,  la  Sala  IV  interpretó  que  “revela  sin  duda  alguna  que  el  actor  presentó  tres  certificados  Médicos  apócrifos  para  justificar  sus  inasistencias,  no  obstante  lo  cual,  el  recurrente  discrepa  con  la  evaluación  de  la  entidad  de  la  injuria.”

 

Más  fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara

Los  Jueces  de  Cámara,  Dra  Graciela  E.  Marino  y  Héctor  Guisado  remarcaron  que tal  como  lo  sostuvo  el  sentenciante  de  grado,  la  falta  cometida  revistió  la  `magnitud  suficiente´  que  impedía  la  prosecución  del  vínculo  laboral,  toda  vez  que  importó  vulnerar  flagrantemente  el  deber  de  buena  fe  que  rige  en  la  materia  (arts.  62  y  63  de  la  LCT),  configurando  incluso  el  hecho  injurioso  una  conducta  tipificada  penalmente.”

 

Ello  es  así,  pese  al  historial  irreprochable  durante  casi  una  década  que  esgrime  el  apelante,  puesto  que  tal  como  lo  clarificó   desde  antiguo  nuestro   Máximo  Tribunal :  `en  principio,  no  resulta  razonable  la  reiteración  de  actos  perjudiciales´ (CSJN,  24/08/76,  “Gabay  c/  Olam  Coop.  de  Seguros,  DT  197723)  –  afirmó  la  Sala -,  tras  lo  cual  concluyó  que  por  otra  parte,  la  considerable  antigüedad  en  el  empleo  imponía  al  trabajador  `un  mayor´  deber  de  fidelidad,  configurándose  de  tal  modo  dicha  circunstancia  como  agravante  a  la  hora  de  ponderar  la  Entidad  del  hecho  cometido.”

 

En  cuanto  al  requisito de  contemporaneidad  entre  el  hecho  injurioso y  la  sanción  adoptada,  la  Sala  coincidió  con  el  criterio  expuesto  por  el  judicante,  frente  a  la  omisión  que  se  observa  en  la  demanda  sobre  las  circunstancias  de  tiempo, modo  y  lugar  de  los  hechos  acaecidos  que  culminaron  con  la  extinción  del  vínculo,  según  la  carga  procesal  que  le  incumbía  al  actor  en  los  términso  del  art.  65  de  LO  para  avalar  su  pretensión.”

 

Conclusión

La  Sala  conluyó  que  la  sanción  debe  adoptarse  con  prudencia  y  razonabilidad  y  no  de  modo  intempestivo,  y  en  esta  inteligencia,  consideró  que  la  conducta  asumida  por  la  Empresa  de  `investigar  el  hecho´  antes  de  disponer  la  rescisión  del  contrato  de  trabajo, se  ajustó  plenamente  a  derecho.

Por  ello  determinó  que  el  despido  decidido  11  días  después  de  haberse  cometido  el  hecho  injurioso  por  última  vez,  habiéndose  iniciado  en  forma  inmediata  la  investigación  de  la  falta,  la  cual  se  realizó  con  diligencia  y  celeridad,  no  puede  reputarse  en  modo  alguno  extemporáneo.

Como  corolario  de  todo  lo  expuesto,  los  Jueces  de  Cámara  concluyeron  que  la  falta  cometida  por  el  trabajador  revistió  `entidad  suficiente´  como  para  impedir  la  prosecución  del  vínculo  laboral,  toda  vez  que  frustró  la  expectativa  de  la  empleadora  acerca  de  una  conducta  leal  y  acorde  con  el  deber  de  fidelidad  por  su  parte  correspondiente  a  la  relación.

Por  ello  resolvió  confirmar  la  Sentencia  apelada.

____________________________________________________________

Certificado  de  Trabajo.  En  primera  instancia  se  impuso  a  la  demandada  la  indemnización  art.  80  LCT  (t.o.  art.  45  Ley  25.345). Consta  en  el  Expediente  que  el  11/08/2008  el actor  retiró  la  Certificación  de  Servicios  y  Remuneraciones.

Sin  perjuicio  de  haber  retirado la  Certificación  aludida,  al  día  siguiente  el  trabajador intimó  fehacientemente   entre  otras  cosas  por  la  entrega  de  los  Certificados  previstos  en  el  art.  80  de  la  LCT.” (T.Colacionado  del  12/08/2008  e  informativa).

La  única  documentación  que  la  empleadora  puso  a  disposición  y  entregó  al  trabajador,  resultó  ser  la  Certificación  de  Servicios  y  Remuneraciones,  que  resulta  “insuficiente”  para  tener  por  cumplida  en  tiempo  y  forma  la  obligación  que  impone  el  art.  80  de  la  L.C.T.

Al  respecto,  la  Sala  señaló que  la  obligación  citada  se  integra  con  la  entrega  de :  a)  un  Certificado  de  Trabajo  y  b)  una  constancia  documentada  de  aportes;  y  que  no  debe  confundirse  el  Certificado  de  Trabajo  con  la  certificación  de  servicios  y  remuneraciones  de  la  Ley  Nº  24.241,  aunque :  “Esta  última  se  expide  en  un  Formulario  de  la  ANSeS  (P.S.6.2.)  en  el  que  se  insertan  datos  similares  aunque  no  del  todo  coincidentes  con  los  exigidos por  el  art.  80  de  la  L.C.T.

Además,  la  “finalidad”  de  uno  y  otro  certificado  es  `distinta´:  el  primero  le  sirve al  trabajador  para  conseguirse  otro  empleo,  mientras  que  el  segundo  se  utiliza  para  gestionar  un  reconocimiento  de  servicios  o  la  obtención  de  un  beneficio  previsional, y  queda  archivado  en  las  Oficinas  de  la  ANSeS.

Nótese  que  permanece  firme  en  la  Alzada  la  condena  a  hacer  entrega  de  las  certificaciones  previstas  en  por  el  art.  80 LCT  bajo  apercibimiento  de  astreintes,  lo  que  demuestra  la  vigencia  del  incumplimiento  de  la  obligación  que  configura  el  presupuesto  ineludible  para  la  viabilidad de  la  indemnización  pretendida  por  el  actor.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: