La Sentencia que Reconoció la Paternidad Rechazada por el Progenitor respecto de la Menor – Ahora de 13 Años de Edad – Fijó una Indemnización por Daño Moral

by Dra. Adela Prat on marzo 29, 2014

FILIACIÓN.   DERECHO  A  LA  IDENTIDAD.  La  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en   lo   Civil   `confirmó´   la   Sentencia   que   hizo   lugar   a   la    DEMANDA   de  FILIACIÓN  y   fijó   en   la   suma   de   $  20.000   la    indemnización   por   DAÑO  MORAL.

 

INTERESES.  La   Cámara   modificó   este   tópico.    Ordenó    computar   los   intereses    de   manera   diferenciada:  a   `tasa   pasiva´  promedio  que  publica  mensualmente  el  BCRA  desde  la   notificación  de  la  demanda  – en   atención  a  la  medida  del  agravio –  hasta   la  Sentencia  de  Grado  y   desde  ahí,   inclusive,   en  más  y  hasta  el  efectivo  pago,  a  la  `tasa  activa´  cartera  general (préstamos)  nominal  anual  vencida  a  30  días  del  Banco  de  la  Nación  Argentina.

 

El   progenitor   no   facilitó   el   desarrollo   de   la  causa.  No  compareció  a  las  Audiencias  y  a   la   extracción   de   sangre   para   el   examen   de   ADN.      Tampoco  reconoció    espontáneamente   a    la   menor    una    vez   conocido   el   resultado   de   la  prueba   genética.

 

Autos  caratulados :  “O. D. L. H.,  P.  y  Otro  c/  M.,  G.  s/  Filiación”  –  CNCIV  –  SALA  C  –  17/12/2013.  Fallo   publicado  para   suscriptores   de   elDial.com   el  28/03/2014.

 

La  Sala  C   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil  integrada  por  los  Jueces  Dres.  Omar  Luis  Díaz  Solimine,  Beatriz  Lidia  Cortelezzi  y  Luis  Álvarez  Julia  resolvió   “confirmar”   la   Sentencia   de   Grado   `en   cuanto´   hizo   lugar   a   la  demanda   de   filiación   incoada,   aunque  modificó”  el  cómputo  de  los   intereses :  ordenó   que   se  computen  en   forma   diferenciada,   como   se   expuso  supra“.

 

La  falta  de  reconocimiento  del  estado  del  hijo.  Daño  Moral.

Los  Jueces  de  Cámara  inicialmente  señalaron  que,  “con  la  falta  de  reconocimiento  del   estado   de   hijo,   se   vulnera   el   derecho   a   la  personalidad,  concretamente,  hay  una  violación   al  derecho  de  la  identidad  personal   en   su   dimensión   estática  (origen  y  nombre)  y  en  su  dimensión  social   (por  la  proyección  social  del  niño)  dado  que  la   fragmentación   de   su   emplazamiento   familiar,   le   impide   conocer   su   filiación  psicológica,   a   lo   que   se   suma   la   lesión   espiritual   que   se   profiere   al   niño   que  se  siente  rechazado  por su  padre.”

 

En  consecuencia,  la  Sala  resolvió  que  “demostrado  que  el  padre  sabía  o  debía  saber  de  su  paternidad,  debe  resarcirse  el  daño  moral  ocasionado,  en  tanto  un  obrar  de  esas  características  es  doloso  o  culposo   tras   lo   cual   afirmó    “la  indemnización   es   procedente   cuando   el   padre   no   demuestra   una  conducta    activa   y   voluntaria,   tendiente   a  esclarecer   la   identidad,   pese   a   reconocer   la   relación   con   la  madre,  al   no   someterse   en   principio   a   la   prueba    biológica,   pese   a   que   ésta   arrojó   un   resultado   contundente   respecto   a   su   paternidad.”  (Sumario   Nº   20547    de   la   Base   de   Datos   de   la   Secretaría   de  Jurisprudencia   de   la   Cámara   Civil)

En  tal  sentido,   la   Sala   C   estimó  que   el   reclamo   por   daño   moral  –  efectuado   por   la  actora    resulta   procedente.

 

Agravios  del  demandado  y  el  por  qué  de  su  rechazo.

El   demandado   solicitó   la   reducción   del   monto  fijado  en  la  Sentencia  de  Grado,  que  consideró   elevado,   pues   entendió   que   debe   meritarse   que   no   se   opuso   finalmente   a   practicarse   la    Prueba   de   ADN,   sino   que   voluntariamente   fue   a   realizarse   el  análisis,   y   tampoco   apeló   la   Sentencia   en   cuanto   al   fondo  del  asunto.

 

No   obstante,   la   Sala   enfatizó   que   “No   es   la   actitud   asumida   en   autos   por   el  accionado   `luego   de   dictada   la   Sentencia´   la   que   debe  valorarse   a   los   efectos   de  cuantificar  el  daño  extrapatrimonial,   sino   las   anteriores   conductas  apreciadas   y   claramente   detalladas   en  la   Sentencia   de   Grado

 

 En   la   Sentencia  de  Cámara,   se   citan   doctrina   y   jurisprudencia   en   el   sentido   indicado.

 

Lo  que  debe  resarcirse,  específicamente,  es  el  daño  que  deriva  de  la  falta  de  emplazamiento  en  el  estado  de  hijo,   por  no  haber  mediado   reconocimiento  voluntario  y  oportuno.”  (Medina,  Graciela:  “Daño  Extrapatrimonial  en  el  Derecho  de  Familia…”,  Revista  de  Derecho  de  Daños,  Rubinzal Culzoni  Editores,  Tº  6,  págs.  90/91)

 

Así,   tiene  entendido   la   jurisprudencia   que   Para  fijar  el  quantum  por  daño  moral  por  falta  del  reconocimiento  espontáneo  del  hijo,  corresponde  evaluar  el   daño  que  durante  sus  años  de  vida  pudo  haber  sufrido  el  menor,  por  no  contar  con  el  apellido   paterno,  y  no  haber  sido  considerado,  en  el  ámbito   de  las  relaciones  humanas,  hijo  de  su  progenitor,   en  razón  de  la  omisión  en  que  éste  incurrió  al  no  reconocerlo  (conf.  CNCiv.,  Sala  F,  “L.,  H. C.  C/  M.,  S. J.  S/  Filiación”,  30/03/90,   C.  055050)

 

La  actitud  del  demandado  durante  el  juicio.

Los  Jueces  que  integran  la  Sala  C,  tuvieron  en  cuenta  la  actitud  del  demandado  en  autos,  y   en   base   a   ello   destacaron  “no  ha  tendido  a  facilitar  el  desarrollo  de  la  causa.  Por  el  contrario,  se  anotició  de  la  presente  demanda  de  filiación  en  el  mes  de  noviembre  de  2.007,  no  compareció  a  las  Audiencias  que  se  designaran,  por  las  razones  que  justificara  posteriormente,  ni  a  la  extracción  de  sangre  para  el  examen  de  A.D.N.,  por  el  motivo  expuesto  a  fs  …,  como  así  tampoco  procedió  a  efectuar  el  reconocimiento  espontáneo  de  la  menor  una  vez  conocido  el  resultado  de  la  prueba  genética  en  el  mes  de  noviembre  de  2.009″

 

“Apreciada  la  edad  de  la  menor,  nacida  el  15/01/2001,  tanto   al   promoverse   la  presente  acción,   como   la   actual  –  13  años  -,   y   el   tiempo   transcurrido   entre   su  nacimiento   y   la   interposición   de   esta   demanda,  no  existen  razones  suficientes  que  autoricen  a  reducir  el  monto  fijado  por  el  Magistrado  de  Grado  para  resarcir  el  daño  moral.”  –  afirmó  la  Sala  

 

En   tal   sentido,  los  camaristas   manifestaron  que  “la   ausencia   parterna   afecta   la  formación   de   la   personalidad   de   los   hijos,  lo   que   se   acrecienta   con   la   falta  de  reconocimiento   filial,  pues   ello   vulnera   la   propia   identidad   y   la   dignidad  personal   e   impide   al   hijo,   el   ejercicio   y   goce   de   los   derechos   inherentes   al   estado  de   familia  que  le  corresponde.”

 

Tasa  de  Interés

El  Magistrado  de  Grado  fijó – en  materia  de  intereses –  la  tasa  activa  cartera  general   (préstamos)   nominal   anual   vencida   a   30   días   del   Banco   de   la   Nación  Argentina,   desde   la   fecha   de   notificación   de   la   demanda –  nov./2007  –

El  demandado  se  agravió  por  esta  decisión,  solicitando  que  se  aplique  la  tasa  pasiva.

 

La  Sala  resolvió  que  el  cómputo  de  los  intereses  se  lleve  a  cabo  de  manera  diferenciada,  conforme  el   Plenario  Samudio  de  Martínez,  Ladislaa  c/  Transportes  Doscientos  Setenta  S.A.  s/  Daños  y  Perjuicios  del  20/04/2009.

De  allí  que  atendiendo  al  valor  ya  actualizado  de  la  Sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  y  del  presente  fallo,  los  Jueces  de  Cámara  resolvieron  computar  los  intereses  a  la  tasa  pasiva  promedio  que  publica  mensualmente  el  BCRA,  desde  la  notificación  de  la  demanda  –  Nov./2007-  hasta  la  fecha  de  la  Sentencia  de  Grado  –  (no  consta  en  el  publicación  de  este  fallo)  y  desde  ahí,   inclusive,  en  más  y  hasta   el   efectivo   pago   que   haga   el   deudor,   a   la   tasa   activa   cartera   general  (préstamos)   nominal   anual   vencida   a   30   días   del   Banco  de  la  Nación  Argentina  que  se  dispusiera  en  el   Plenario  “Samudio”

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: