Habiéndose Concedido Numerosas Medidas Cautelares a la Mujer en Trance de Divorcio la Justicia le Deniega el Pedido de Nuevas Medidas -entre ellas – el Embargo del Inmueble que Sería de Carácter Propio del Marido.

by Dra. Adela Prat on marzo 18, 2014

SOCIEDAD   CONYUGAL.       MATRIMONIO  EN  TRANCE  DE  DIVORCIO.   MEDIDAS   CAUTELARES.  La   Sala   B   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil   DESESTIMÓ   el   PEDIDO   de   `NUEVAS´   MEDIDAS   PRECAUTORIAS  por  parte   de   la   esposa:  prohibición  de  innovar   y   embargo   del   inmueble   que  sería  de  carácter  `propio´  del  marido.

 

Asimismo,   la  Excma.  Cámara   resolvió   que   el   derecho   que   le   asistiría   en   razón   de  lo  establecido  en  el   art.  211  del  Código  Civil,   resulta   `inaplicable´   al   caso,  dado  que  sólo  corresponde,   cuando   se   da   el   supuesto   en   que   hubiera   sido   dictada   una   SENTENCIA   de   SEPARACIÓN   PERSONAL   o   de   DIVORCIO    VINCULAR   (arts  211  y  217  del  Código  Civil)   y   resulta   de   sobra  `PREMATURO´ en   esta   instancia   del   juicio.   El   agravio   es   inconsistente“.

 

 

 

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados :  “F. M.  M. J:  c/  B.  C. R.  s/  Medidas  precautorias”  –  CNCIV  –  SALA  B  –  12/11/2013.-  Fallo  publicado  el  18/03/2014.-

 

La  Sala  B  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  Civil    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Mauricio  Luis  Mizrahi,  Claudio  Ramos  Feijóo  y  Omar  Luis  Díaz  Solimine  –  resolvió  confirmar   la   sentencia   apelada  por  la  actora,   `en   cuanto´   desestimó   el  `nuevo´  pedido  de  Medidas  Cautelares.

 

La  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia  que  fuera  confirmada  por  el  Tribunal  de  Alzada  resolvió  `no  admitir´  el  pedido  de  la  esposa  de  la  medida  cautelar  de  “prohibición  de  innovar”  y  “embargo”  sobre  el  Inmueble  de  la  Calle  XXX,  adquirido  por  el  marido  durante  la  vigencia  de  la  Sociedad  Conyugal.

 

Antecedentes.

La  interesada  reconoció  que  en  la  Escritura  de  Compra  del  bien  inmueble,  ella  no  compareció  y  asimismo  reconoció  que  la  adquisición  la  hacía  el  esposo  con  dinero  obtenido  por  herencia  de  su  padre.

 

No  obstante,  manifestó  que  la  calificación  legal  de  bien  “propio”  o  “ganancial”  no  procede  realizarla  en  este  estadio,  lo  que  ya  fue  así  ponderado  por  este  Tribunal  en  los  autos  que  entre  las  mismas  partes  tramitaron  por  la  cuestión  de  los  alimentos  para  ella. (cfr.  resolución  de  esta  Sala  del  26/10/2010  tomada  en  el  Expte  Nº  …/2008).

 

Sobre  tal  presupuesto,  argumentó  acerca  de  la  procedencia  de  la  traba  de  las  Medidas  Precautorias  denegadas,  destacando  el  criterio  contrario  a  la  tesis  del  Magistrado  de  Grado  ya  asentado  por  esta  Sala  en  su  decisión  de  fs.  21/24.

 

Citó  doctrina  que  desarrolla  el  argumento  de  la  admisibilidad  de  las  medidas  fundadas  en  los  arts.  233  y  1295  del  Código  Civil,  incluso  respecto  de  `Bienes  Propios´  de  uno  de  los  cónyuges.

 

Habló  del  `peligro  en  la  demora´  que  representa  el  hecho  de  que  `se  adeudarían  expensas  comunes´,  lo  que  haría  viable  la  ejecución  del  bien  en  perjuicio  de  su  parte  que  lo  ocupa  desde  antes  de  la  separación  de  la  pareja.

 

Asimismo,  argumentó  respecto  del  derecho  que  le  asistiría  en  razón  de  lo  establecido  por  el  art.  211  del  Código  Civil.

 

Fundamentos  esgrimidos  por  la  Sala  para  confirmar  la  sentencia  denegatoria.

Los  Sres.  Jueces  de  Cámara  incialmente  señalaron  que  “sin  desconocer  que  la  calificación  definitiva  del  carácter  de  los  bienes  se  deberá  realizar  en  tiempo  de  la  `liquidación  de  la  sociedad  conyugal´,  cierto  resulta  que  las  cautelares  que  en  materia  de  conflicto  conyugal  admite  el  ordenamiento,  no  están  exentas  del  presupuesto  de  la  verosimilitud”    tras  lo  cual  añadieron    “y  en  este  escenario,  todo  el  aporte  brindado  por  la  interesada,  sea  por  su  relato  y  sus  propios  reconocimientos,  sea  a  través  de  las  constancias  documentales  traídas  a  examen,  dan  muestra  de  verosimilitud  a  la  tesis  de  que  el  inmueble  que  pretende  inmovilizar  la  apelante  sería  de  `carácter  propio´  del  marido.”

 

En  este  contexto,  los  Magistrados  destacaron  que  “la  única  forma  de  tornar  admisible  el  reclamo  de  la  actora,  pasaba  por  que  lograse  enervar  con  solidez  ese  extremo,  circunstancia  que  la  actora  no  ha  siquiera  intentado.”

 

En  tal  sentido,  por  unanimidad,  la  Sala  afirmó  que  “la  mera  declamación  de  la  existencia  de  un  hipotético  vicio  de  la  voluntad  al  tiempo  de  comparecer  la  esposa  a  la  Escritura  de  Compra  del  Inmueble  por  parte  del  marido  y  dar  su  conformidad  con  la  manifestación  acerca  del  origen  propio  de  los  fondos,  ha  sido  una  mera  manifestación,  harto  endeble  –  por  cierto  -,  que  no  fue  revestida  en  modo  alguno  por  el  grado  de  verosimilitud  indispensable  para  desvirtuar  el  elemento  objetivo  antes  aportado  y  lograr  así  conferir  la  necesaria  verosimilitud  al  postulado.”

 

Luce  en  la  Sentencia  de  Cámara  que  tomando  en  consideración,  la  existencia  de  `otras  numerosas  Medidas  dictadas´  con  relación  a  bienes  de  presunta  naturaleza  ganancial,  se  concluye  que  no  se  configura  un  escenario  que  torne  procedente  la  cautela  bien  denegada  por  el  Juez  de  grado.”

 

Con  relación  a  los  argumentos  que  mencionan   el   peligro   eventual   de   que  el   inmueble  sea  ejecutado   por   `deudas   de   expensas´,   los   Dres   Mizrahi,   Ramos   Feijóo  y   Díaz  Solimine   advirtieron  que  “tal  posible  riesgo  se  construye  sobre  la  base  del   propio  obrar  omisivo  de  la  apelante  que,  siendo  quien  ocupa,  usa  y  goza  del  bien  desde  antaño,  sería  quien  habría  omitido  hacer  frente  al  pago  de  las  expensas.”

 

Tras  aseverar  que  `no  cabe  ponderar  ese  dato´  como  configurativo  del  presupuesto  del  `peligro  en  la  demora´,    los  Sres  Jueces  de  Cámara  puntualizaron  que  “ la  eventual  cancelación  de  tal  deuda  por  su  parte,  relativizaría  todo  peligro  sobre  el  punto,  al  tiempo  que  haría  nacer  en  su  favor  un  crédito,  que  bien  podría  ser  hecho  valer  al  tiempo  de  la  liquidación  de  la  sociedad  conyugal.”

 

En  consecuencia,  la  Sala  rechazó  el  agravio  de  la  actora  por  carecer  de  idoneidad  para  modificar  lo  decidido  en   Primera  Instancia;  confirmó  la  providencia  apelada  y  le  impuso  las  costas  devengadas  ante  la  Alzada,   en   tanto   dio   motivo   a   la  intervención   del   Tribunal  (arts.  68  y  69  del  C.P.C.C.N.).

 

La  última  chance.

Habiamos  dicho  que  la  actora  también  argumentó  respecto  del  derecho  que  le  asistiría  en  razón  de  lo  establecido  por  el  Art.  211  del  Código  Civil.

La  Sala  recordó  el  texto  de  la  norma  aludida.  Reza  así Dictada  la  Sentencia  de  Separación  Personal,  el  cónyuge  a  quien  se  atribuyó  la  vivienda  durante  el  juicio,  o  que  continuó  ocupando  el  inmueble  que  fue  asiento  el  hogar  conyugal,  podrá  solicitar  que  dicho  inmueble  no  sea  liquidado  ni  partido  como  consecuencia  de  la  disolución  de  la  Sociedad  Conyugal  si  ello  le  causa  grave  perjuicio,  y  no  dio  causa  a  la  separación  personal,  o  esta  se  declara  en  los  casos  del  art.  203  y  el  inmueble  estuviese  ocupado  por  el  cónyuge  enfermo.

En  iguales  circunstancias,  si  el  inmueble  fuese  propio  del  otro  cónyuge,  el  Juez  podrá  establecer  en  favor  de  éste  una  renta  por  el  uso  del  inmueble  en  atención  a  las  posibilidades  económicas  de  los  cónyuges  y  el  interés  familiar,   fijando  el  plazo  de  duración  de  la  locación.  El  derecho  acordado  cesará en  los  casos  del  art.  210.  También  podrá  declararse  la  cesación  anticipada  de  la  locación o  de  la  indivisión  si  desaparecen  las  circunstancias  que  le  dieron  lugar”  (art.  sustituído  por  la  Ley  Nº  23.515  B.O.  12/06/1987)

 

Al  respecto,  los  Sres.  Jueces  de  Cámara  remarcaron  que  “el  beneficio  que  confiere  esta  norma   no   opera   de   pleno  derecho,  sino   que   debe   ser   requerido   judicialmente  antes  de  la  división  de  los  bienes  comunes  y  sólo  cuando  se  da  el  supuesto  en  que  hubiera  sido  `dictada  una  sentencia  de  separación  personal  o  divorcio  vincular´  (arts.  211  y  217  del  Código  Civil)  en  el  cual  se  determinó  la  culpa  de  los  esposos,  por  lo  cual  tal  disposición  resulta  inaplicable  en  el  caso  de  que  todavía  no  se  hubiese  sido  dictado  tal  fallo.”  (confr.  Sambrizzi,  Eduardo  A.,  Tratado  de  Derecho  de  Familia“,  Buenos  Aires,  La  Ley,  2010,  Tomo  III,   pág.  648)

 

Por  ende,  la  Sala  concluyó  que  las  derivaciones  eventuales  del  derecho  acordado  por  esta  norma   al   cónyuge   inocente   del   divorcio,  una   vez   que   haya   sido   juzgada   la   culpa  del   fracaso   matrimonial,  resulta  de  sobra  `prematura´  en  este  estadio,  de   lo   que   se   sigue   la   inconsistencia   del   agravio   que   se   intenta   montar   sobre   los  alcances   de   una   decisión   futura   e   incierta   que   no   viene   al   caso   ponderar   ahora.”

____________________________________________________________

(1) NORMATIVA.

Art.  233  del  Código  Civil.  Durante  el  juicio  de  separación  personal  o  de  divorcio  vincular,  y  aún,  antes  de  su  iniciación,  en  caso  de  urgencia,  el  Juez  dispondrá,  a  pedido  de  parte,  medidas  de  seguridad  idóneas,  para  evitar  que  la  administración  o  disposición  de  los  bienes  por  uno  de  los  cónyuges  pueda  poner  en  peligro,  hacer  inciertos  o  defraudar  los  derechos  patrimoniales  del  otro.  Podrá,  asimismo,  ordenar  las  medidas  tendientes  a  individualizar  la  existencia  de  bienes  o  derechos  de  que  fueren  titulares  los  cónyuges.”  (art.  sustituído  por  la  Ley  23.515   B.O.  12/06/1987).

 

Art.  1295  del  Código  Civil.  Entablada  la  acción  de  separación  de  bienes,  y  aún  antes  de  ella,  si  hubiere  peligro  en  la  demora,  la  mujer  puede  pedir  embargo  de  sus  bienes  muebles  muebles  que  estén  en  poder  del  marido,  la  no  enajenación  de  los  bienes  de  éste,  o  de  la  sociedad.  Puede  también  pedir  que  se  le  dé  lo  necesario  para  los  gastos  que  exige  el  juicio.”

 

Artículo  217  del  Código  Civil.  “La  Sentencia  de  divorcio  vincular  producirá  los  mismos  efectos  establecidos  para  la  separación  personal  en  los  arts.  206,  207,  208,  209,  210,  211 y  212.”

 

Artículo  203  del  Código  Civil.  “Uno  de  los  cónyuges  puede  pedir  la  separación  personal  en  razón  de  alteraciones  mentales  garves  de  carácter  permanente,  alcoholismo  o  adicción  a  la  droga  del  otro  cónyuge,  si  tales  afecciones  provocaran  trastornos  de  conducta  que  impide  la  vida  en  común  o  la  del  cónyuge  enfermo  con  los  hijos.”  (art.  sustituído  por  Ley  23.515  B.O.  12/06/1987)

 

Art.  210  del  Código  Civil.  “Todo  derecho  alimentario  cesará  si  el  cónyuge  que  los  percibe  vive  en  concubinato  o  incurre  en  injurias  graves  contra  el  otro  cónyuge  (art.  sustituído  por  la  Ley  23.515  B.O.  12/06/1987)

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: