Consideran Justificado el Despido Decidido por la Empleada Durante el Período de Protección Legal Por Maternidad (Gemelos) y Posterior Enfermedad Inculpable No Considerada. Condenan Solidariamente a Dos Empresas (UTE) al Pago de Indemnización Agravada, Multas, Incremento Indemnizatorio, Salarios Descontados Durante la Enfermedad No Controlada y Adelanto de Sueldo Nunca Percibido.

by Dra. Adela Prat on marzo 16, 2014

TRABAJO  de  MUJERES.  ENFERMEDAD  INCULPABLE.   Imposibilidad  real  de  comunicar  la  enfermedad  al  empleador  conforme  art.  209  LCT. PROTECCIÓN  de  la  MATERNIDAD  y  de  la  FAMILIA.  Situación  de  VULNERABILIDAD.  `Reducciones  injustificadas´  de  la  remuneración  vulnerando  el  `principio  de  intangibilidad  salarial ´.  Trabajadora  enferma,  sin  pareja  y  con  3  niños  a  su  cargo.

 

DESPIDO  INDIRECTO.  Justificación  del  despido  decidido por  la  empleada. La  Sala  VIII  de  la  Cámara  Nacional  Laboral  `confirmó´  la  Sentencia  que  `hizo  lugar´  a  la  demanda  y  a  la  indemnización  agravada  del  Art.  182  de  la  LCT.

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados:  “M. P. A.  c/  Casino  Buenos  Aires  S.A.  y  otro  s/  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  VIII  –  18/12/2013.   Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  11/03/2014.-

 

La  Sala  VIII  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  –  integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Víctor  A.  Pesino  y  Luis  A.  Catardo  –  resolvió:

I.  Confirmar  la  sentencia  apelada  en  cuanto  hizo  lugar  a  la  demanda  deducida  por  la  empleada.

II.  Imponer  las  costas  de  Alzada  a  los  codemandados.

 

La  Sentencia  de  Primera  Instancia  confirmada  por  la  Sala  VIII   del  Fuero  Laboral  

La  Sentencia  de  Primera  Instancia,  justificó  el  despido  decidido  por  la  trabajadora  e    hizo  lugar  a  la  demanda  promovida  por  ella  contra  su  empleador  Casino  de  Buenos  Aires  S.A.”  – Cía  de  Inversiones  en  Entretenimientos  S.A. –  UTE  (C.B.A.  S.A.  –  C.I.E.S.A.  UTE)  y  `condenó  solidariamente´ a   ambas   empresas:   Casino  de  Buenos  Aires  S.A.   y   C.I.E.S.A.  a  abonar  a  la  actora :

 

(i)  las  indemnizaciones  de  los  arts.  232,  233  y  245,  178  y  182  de  la  L.C.T.;

(ii)  los  reclamos  por  guardería  (art.  20  del  C.C.T.  406/00);

(iii)  los  descuentos  salariales  realizados  el  12/09,   01/10   y   02/10;    y  por  las  vacaciones  no  gozadas  más  el  aguinaldo  proporcional;

(iv)  los  salarios  por  enfermedad;

(v)  el  incremento  indemnizatorio  del  art.  2º  de  la  Ley  Nº  25.323;

(vi)  la  multa  del  art.  80  de  la  L.C.T.;

(vii)  la  imposición  de  las  costas.

 

I.   El  caso

El  distracto  se  produjo  por  despido  indirecto  el  día  02/03/2010.

La  actora  durante  su  embarazo  gemelar  `tuvo  que  guardar  reposo´  por  treinta (30)  días  ( a  partir  del  09/07/09  cfr.  lo  informado  por  la  “Casa  Hospital  San  Juan  de  Dios  respecto  de  la  autenticidad  del  Certificado  Médico  extendido  por  la  Dra.  A.,  médica  ginecóloga,  que  integra  el  staff  profesional  de  dicho  nosocomio).

Después,  separada  de  su  pareja,  tuvo  que  hacerse  cargo  sola  de  un  hijo  de  2  años  de  edad  y  de  los  gemelos  nacidos  en  sept/09 (cfr.  declaración  testigo  C., vecina)

Luego  del  parto,  retomó  sus  tareas  laborales  como  auxiliar  de  segunda  de  máquinas  de azar  (actividad  que  debía  realizar  parada, conforme  declaración  testimonial  de  C.,  Jefe  de  Personal)  y  acompañó  los  Certificados  de  Nacimiento  de  sus  2  hijos  varones  junto  con  los  respectivos  DNI  (cfr.  pericia  contable,  legajo  personal  de  la  actora  exhibido)

En  la  demanda,  la  actora  señaló  que  el  día  2/12  madrugada  del  3/12  estando  en  el Establecimiento  de  la  demandada,  cumpliendo  sus  tareas  laborales  y  antes  de  terminar  su  horario  de  trabajo  comenzó  a  sentirse  mal  con  dolores  en  el  bajo  vientre  por  lo  que  a  las  4  de  la  mañana  fue  atendida  en  el  Servicio  Médico  de  la  demandada,  quien  la  autorizó  a  retirarse  a  su  domicilio.

Por  la  persistencia  de  los  dolores  llamó  al  servicio  domiciliario  de  Swiss  Medical  y  el  Médico  de  Urgencias  le  indicó  reposo  por  48  horas  por  dismenorrea  (cfr.  lo  informado  por  esa  Prepaga  sobre  el  Certificado  extendido  por  el  Dr. T.  el  04/12/09).

Al  día  siguiente,  con  decaimiento  general  e  intensos  dolores  por  metrorragia,  volvió  a llamar  a  un  médico  a  su  domicilio,  quien  le  indicó  reposo,  análisis  clínicos  y  estudios  específicos  (cfr.  Informe  Laboratorio  de  Anatomía  Patológica  surge  que  la  actora  también padecía  por  entonces  gastritis  crónica  activa  moderada  con  helicobaster  pylori,  que  le  provocaban  decaimiento  generalizado,  falta  de  apetito,  ardor  y  de  los  análisis  clínicos  realizados  por  Swiss  Medical  Group,  surge  que  estaba  anémica,  cfr.  informe).  Además,  la  actora  no  podía  ser  medicada  porque  estaba  en  pleno  período  de  amamantamiento.

La  actora  siguió  con  la  consulta  médica  domiciliaria  y,  ante  el  cuadro  de  depresión  que  también  presentaba,  fue  derivada  a  tratamiento  psicológico  (cfr. informe  por  el  Dr.  E.  Director  de  Fremi  S.R.L.,  sobre  los  Certificados  Médicos  y  la  copia  de  Historia  Clínica  que  dicho  Centro  Asistencial  acompañó,  donde  surge  que  se  le  otorgó  el  alta  médica  a  la  actora  el  31/03/2010-  fs  donde  dicho  profesional  reconoció  contenido  y  firma  de  los  Certificados  Médicos  y  declaraciones  testimoniales  de  C.)

El  16/12/2009  notificó  por  medio  postal  (C.D.  …)  a  la  demandada,  el  diagnóstico,  la  interconsulta  psicológica  y  el  reposo  prescripto  por  30  días.  También  en  dicha  misiva  puso  a  disposición  de  la  empleadora  los  Certificados  Médicos  para  controles  laborales.

 

II.   No  obstante,  la  empleadora  la  intima  a  trabajar  y …

La  empleadora,  no  obstante,  la  intima  a  justificar  inasistencias  y  a  trabajar.  También  la  intima  a  concurrir  a  control  en  un  `Consultorio  Médico  Psiquiátrico´  fuera  del  domicilio  de  la  actora.  Es  decir,  la  compele  a  desplazarse  de  su  domicilio,  `no  obstante  el  reposo  prescripto´  por  un  facultativo,  actividad  que  implicaría  en  la  práctica,  un  riesgo  para  la  salud  de  la  trabajadora.

 

III.   Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Sala  VIII  confirmatoria  de  la   anterior.

III.1.   La  actora  dio  aviso  de  su  enfemerdad  a  la  empleadora.

Los  Sres.  Jueces  de  Cámara  señalaron  que  la  actora  dio  aviso  de  su  enfermedad  y  el  lugar  donde  se  encontraba  poniendo  a  su  disposición  los  Certificados  Médicos  (conf.  art.  209  L.C.T.)  por  vía  postal,  es  decir  de  manera  fehaciente,  ya  que  se  encontraba  imposibilitada  de  ir  a  trabajar  porque  los  facultativos  le  prescribieron  reposo  por  30  días (Según  la  Real  Academia  Españaola,  reposo: Inmovilidad  de  un  cuerpo  respecto  de  un  sistema  de  referencia.  Estar  alguien  de  reposo)

 

III.2.   La  empleadora  debió  ejercer  los  controles  según  el  Art  210  LCT.

Los  Sres.  Jueces  Dres.   Pesino  y  Catardo   hicieron  hincapié  en  la  circunstancia,  de  que  la  empleadora  `en  modo  alguno  contempló´  la  situación  particular  de  la  actora  y  además  soslayó  lo  previsto  en  el  propio  CCT  802/06  E  ( que  remplazó  en  su  totalidad  el  CCT  406/00  E  y  el  CCT  428/00  E“),  en  el  artículo  21  referido  a  `Accidentes  y Enfermedades  inculpables ´ que  dispone:    En  caso  de  enfermedades  o  accidentes  inculpables,  el  trabajador  deberá  comunicar  a  la  empresa  la  ausencia  según  lo  establece  el  art.  209  de  la  LCT  y  de  acuerdo  con  lo  que  dispone  el  procedimiento  de  control  de  ausentismo  de  Casino  Buenos  Aires  S.A.”,  con  una  antelación  no  menor  a  1  hora  antes  de  su  presentación  al  trabajo,  por  sí  o  por  terceras  personas.  En  caso  de  imposibilidad  real  de  comunicar  la  enfermedad  o  accidente,  la  Empresa  deberá  ejercer  los  controles  establecidos  en  el  art.  210  de  la  LCT.  Si  no  los  ejerciera  se  considerarán  válidos  para  justificar  las  inasistencias,  los  Certificados  Médicos  que  el  trabajador  entregue  a  su  empleador…”

 

III.3.   Cuáles  fueron  las  circunstancias  particulares  de  la  empleada  

Sentado  lo  anterior,  los  camaristas  puntualizaron  que  “la  demandada  tampoco  tuvo  en  cuenta  que  se  trataba  de  una  mujer  que  había  cursado  un  parto  de  gemelos  y  dado  a  luz  recientemente,  su  nueva  realidad  familiar,  sin  pareja  y  con  3  niños  pequeños  a  su  cargo,  dos  (2)  bebés  que  debe  amamantar,  por  lo  que  no  podían  prescribirles  medicamentos  para  mitigar  su  dolor  y  mejorar  su  salud,  que  los  Certificados  Médicos  dan  cuenta  de  afecciones  físicas  y  psíquica,  y  que  su  domicilio  en  Villa  Lugano,  dista  considerablemente  del  domicilio  de  la  empresa  (en  Dock  Sur)  y  del  domicilio  del  médico  psiquiatra  (barrio  de  San  Nicolás)

 

III.4.  Imposibilidad  de  cumplir  con  las  intimaciones  del  principal.  Reducción  del  salario.

La  Sala  VIII  afirmó  que  las  circunstancias  particulares  de  la  actora  tornaban  imposible  cumplir  con  las  intimaciones  del  principal,  “que  bien  pudo  enviar  un  médico  a  domicilio  para  constatar  como  evolucionaba  el  estado  de  salud  de  la  trabajadora,  toda  vez  que  no  se  acreditó  en  autos  que  la  accionada  no  contara  con  tal  posibilidad (art.  377  del  CPCCN).”

 

A  este  cuadro  se  suma  que  la  actora  veía  mes  a  mes  reducir  su  haber  mensual  depositado  en  el  cuenta  sueldo  bancaria,  desconociendo  sus  causas  (los  descuentos  van  de  $  1.237, 97  el  12/09  hasta  $  2.321, 20  el  03/10).  Ello  obedecía  a  los  descuentos  por  inasistencias,  a  la  falta  de  pago  del  rubro  guardería  a  favor  de  sus  3  o  2  hijos  menores,  y  al  descuento  el  12/09  de  $  900  por  adelanto  de  sueldo,  que  nunca  fue  solicitado  y  percibido  (cfr.  pericia  contable);  extremos  que  recién  pudo  verificar  la  actora  cuando  le  fueron  entregados  los  recibos  de  haberes  que,  en  principio,  le  fueron  negados  a  sus  familiares  autorizados a  retirarlos.”

 

III. 5   Intimación  de  la  empleada  a  la  restitución  de  las  sumas  descontadas

Ante  la  intimación  de  la  actora  a  la  restitución  de  las  sumas  indebidamente  descontadas,  el  empleador  se  negó  rotundamente  a  su  pago,  lo  que  causó  agravio  a  la  actora  ante  la  situación  crítica  que  estaba  viviendo  (C.D.  ….  del  02/02/10)

 

IV.   Denuncia  del  Contrato  de  Trabajo

Con  fecha  02/03/2010  se  produjo  el  distracto  por  `despido  indirecto´,  frente  al  cual  la  Sala  interpretó  que  en  los  términos  del  art.  242  de  la  LCT  la  denuncia  del  contrato  de  trabajo  por  parte  de  la  actora,  se  ajustó  a  derecho  ya  que  la  empleadora  no  adecuó  su  conducta  a  lo que  es  propio  de  un  buen  empleador  (conf.  art.  63  LCT)  incurriendo  en  incumplimientos  contractuales  graves  que  tornaron  imposible  la  prosecución  de  la  relación  laboral,  ya  que  soslayó  en  todo  momento  las  garantías  constitucionales  (arts.  14  bis,  75  incisos  22  y  23  de  la  C.N.),  la  legislación  nacional  (art.  177,  178  y  182  de  la  L.C.T.,  la  “Ley   de   Protección   Integral   para   prevenir,  sancionar  y  erradicar  la  violencia  contra  las  mujeres  en  los  ámbitos  en  que  desarrollen  sus   relacones  interpersonales  Nº  26.485″  B.O.  11/03/2009)  y  los  Tratados  Internacionales  sobre  Derechos  Humanos  con  jerarquía  supralegal  (entre  ellos  la  Convención  sobre  la  Eliminación  de  todas  las  formas  de  Discriminación  contra  la  Mujer  ratificado  por  la  Ley  23.179,  el  Convenio  de  la  O.I.T.  Nº  3  sobre  protección  de  la  maternidad  –  ratificado  por  la  Ley  Nº  11.726)  que  protegen  a  la  mujer  trabajadora,  la  maternidad,  a  la  familia,  a  los  menores,  a  las  personas  en  condiciones  de  vulnerabilidad..”

 

Respecto  de  las  enunciadas  `condiciones  de  vulnerabilidad´  los  Jueces  de  Cámara  remarcaron  que  en  el  caso,  la  actora,  quien  se  encontraba  en  el  período  posterior  al  parto,  enferma  y  con  escasos  recursos  físicos y  psíquicos  para  afrontar  su  nueva  situación (la  actora  tenía  depresión  endógena,  anemia,  vómitos,  falta  de  apetito,  debilidad  física,  decaimiento  general,  abandono  personal,  accesos  de  llanto,  etc)

 

Por  eso  enfatizaron  que  “este  cuadro,  indudablemente  se  tuvo  que  haber  agravado  por  la  `desconsideración´  del  principal,  ya  que   sin  ejercer   el  control  médico  pertinente  para  este  caso  –  en  el  domicilio  de  la  actora-;    descontó  haberes   de  manera  arbitraria,  durante  el  período  de  enfermedad  inculpable  de  la  actora,  (cfr.  pericia  contable),   también  la  suma  correspondiente  al  beneficio  convencional  por  guardería  de  sus  hijos,  no  obstante  haber  cumplido  con  los  requisitos  establecidos  para  la  obtención  (art. 20  CCT  Nº  802/06  E  y aclaraciones  de  la  perito  contadora)  y  descontó  la  suma  de  $  900  –  por  adelanto  de  haberes  en  el  mes  de  12/2009,  el  que  no  fue  solicitado  ni  percibido  por  la  actora  (conf pericia  contable,  arts.  74,  130  y  131  de  la  LCT),  violando  el  principio  de  `intangibilidad  salarial´;  limitando,  a  su  vez,  sus  recuros  económicos.  Ingresos  que,  al  menos,  hubieran  permitido  a  la  trabajadora  superar  la  crítica  situación  económica  que  también  estaba  atravesando.”

 

Conclusión.

Por  lo  expuesto,  la  Sala  VIII  resolvió  confirmar  la  Sentencia  dictada  en  Primera  instancia,  en  orden  a  la  justa  causa  que  asistió  a  la  actora  para  considerarse  despedida,  a  la  procedencia  de  las  partidas  reclamadas  por:

1)  el  despido  sin  causa;

2)  los  salarios  indebidamente  descontados,  realizados  cuando  la  actora  más  lo  necesitaba,  ya  que  se  encontraba  enferma  y  con  reposo;

3)  los  importes  correspondientes  al  beneficio  convencional  por  guardería  que  debió  haber percibido (conf. art.  20  del  CCT  Nº  802/06  “E”);

4)  la  indemnización  agravada  del  artículo  182  de  la  LCT,  ya  que  no  se  logró  desvirtuar  en  autos  la  presunción  iuris  tantum  contemplada  en  el  artículo  178  de  la  LCT,  esto  es,  que  el  despido  de  la  actora  ocurrido  el  02/03/2010,  dentro  del  plazo  de  protección  legal,  no  haya  obedecido  a  su  reciente  maternidad,  incluso  en  el  caso  de  despido  indirecto,  ya  que  la  `conducta  intransigente  y  desconsiderada´  que  adoptó  la  empleadora  colocó  a  la  trabajadora  en  tal  situación;

5)  incremento  indemnizatorio  del  artículo  2º  de  la  Ley  25.323,  ya  que  se  encuentran  reunidos  los  presupuestos  normativos  para  su  admisión  y  no  median  razones  que  justifiquen  eximir  total  o  parcialmente  a  la  demandada  de  su  pago;

6)  multa  prevista  en  el  art.  80  de  la  LCT  también  por  configurarse  los  extremos  que  dispone  la  norma  para  su  procedencia,  máxime  que  la  demandada  ni  siquiera  acompañó  a  estos  autos  los  Certificados  que  adujo  haber  confeccionado    en  tiempo  y  forma  –  y  puesto  a  disposición  de  la  actora.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: