Condenan a un Instituto de Enseñanza Privada a Abonar Todas las Indemnizaciones a la Rectora Despedida Sin Probar la Causa Invocada de Conducta Injuriante y Omitir la Sustanciación del Sumario Previo ante Autoridad Competente, como Manda el “Estatuto del Docente de Establecimientos Privados”

by Dra. Adela Prat on marzo 14, 2014

PERSONAL  DOCENTE.  Enseñanza  privada.  Ley  13.047.  Estatuto  del  Docente  de  Establecimientos  Privados“.  Requisitos  para  la  remoción  del  Personal:  sustanciación  de  sumario  previo  ante  la  Autoridad  Competente.

 

La  Institución  demandada  no  sustanció  dicho  Sumario,  del  que  resulte  acreditada  alguna  de  las  causales  previstas  en  el  Art.  13  del  Estatuto.  DESPIDO  INJUSTIFICADO.

 

La  Cámara  Nacional  del  Trabajo  confirmó  la  Sentencia  apelada  `en  cuanto´  condenó  a  las  demandadas  al  pago  de  las  indemnizaciones  derivadas  del  “despido  directo”  dispuesto  por  la  Institución  Educativa  de  la  que  eras  dependiente  la  actora.

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados:  “B. M. B.  c/  Centro  de  Eventos  S.R.L.  y  Otros  s/  Despido”  –  CNTRAB  –  SALA  I  –  26/11/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  13/03/2014.-

 

Contra  la  Sentencia  `de  condena´  apelan  las  demandadas  Centro  de  Eventos  S.R.L.”  y  la  Sra.  R. A. J. S.  La  parte  actora  apela  la  imposición  de  costas  en  la  acción  contra  G.  y  M.

Se  quejan  las  demandadas  recurrentes  por  la  condena  al  pago  de  las  indemnizaciones  derivadas  del  despido  directo  dispuesto  por  la  Institución  Educativa  de  la  que  era  dependiente  la  actora.  Apelan  que  se  admitiera  la  fecha  de  ingreso  alegada  y  la  sanción  por  falta  de  entrega  del  Certificado  de  Trabajo.

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  que  fuera  confirmada  por  la  Cámara

El  Juez  “a  quo”  fundó,  en  lo  sustancial,  su  decisión  `favorable´  a  las  pretensiones  de  la  actora,  en  la  omisión  en  la  que  incurrió  la  Institución  demandada  relativa  a  la  instrucción  de  un  Sumario  Previo,  por  intermedio  de  la  Autoridad  Competente.

En  efecto,  a  la  relación  que  uniera  a  la  despedida  Sra.  B,  Rectora  de  la  Entidad  Educativa  de  Nivel  Terciario  demandada,  con  esta  última,  le  son  aplicables  las  prescripciones  que  contiene  la  Ley  Nº  13.047,  cuyo   Art.  13  dispone  que  el  personal  sólo  podrá  ser  removido,  sin  derecho  a  preaviso  ni  indemnización,  por  causa  de  inconducta,  mal  desempeño  de  sus  deberes,  incapacidad  física  o  mental,  previa  sustanciación  del  correspondiente  sumario  por  Autoridad  Oficial  Competente   en  el  que  se  le  garantizará  la  inviolabilidad   de  la  defensa.” 

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara.

I.  Exigencia  de  Sumario  previo.

Las  apelantes  alegan  que  la  exigencia  relativa  a  la  instrucción  de  un  Sumario  previo  al  despido  por  intermedio  del  “Consejo  Gremial  de  Enseñanza  Privada”  constituye  un  excesivo  rigorismo  formal  e  implica  dejar  de  lado  las  pruebas  que, a  su  entender,  demuestran  las `injurias´que  impedían  la  conservación  del  contrato.

 

Al  respecto,  los  Jueces  de  Cámara  señalaron  que  “la  exigencia  estatutaria  aludida  tiende  a  aumentar  el  nivel  de  protección  del  que  gozan  los  dependientes  incluidos  en  su  ámbito  de  aplicación,  a  lo  que  se  debe  agregar  que  aún  cuando  ese  sumario  se  hubiera  llevado  a  cabo,  sus  conclusiones  no  condicionarán  la  revisión  judicial    la  valoración  de  la  causal  de  lo  actuado  en  aquella  sede.”

 

La  Sala  comparte  la  doctrina  que  indica  que  “…  la  exigencia  del  `sumario  previo´  sólo  puede  adquirir  alguna  relevancia  en  caso  de  que  se  omita  su  cumplimiento  porque,  dada  esa  hipótesis,  es  evidente  que  el  empleador  no  puede  resultar  eximido  de  responsabilidad indemnizatoria,  pues  la  ruptura  había  sido  dispuesta  sin  cumplir  con  el  recaudo  que  prevé  el  Estatuto  como  condicionante  del  despido…”  (cfr.  M. A. Pirolo,  “La  extinción  del  contrato  de  trabajo  en  las  relaciones  regidas  por  los  Estatutos  Especiales  en  Rev.  de  Derecho  Laboral,  Ed.  Rubinzal  –  Culzoni,  20002,  pág. 235  y  sgtes.;  CNAT,  Sala  II,  SD  95029  del  06/06/2007  in  re  “Poggio,  Carla  y  otro  c/  Instituto  ERNA  s/  despido“;  Sala  V,  SD  68.916  del  06/10/06,  “Buján  Susana  Beatriz  y  otros  c/  Brañeiro  María  Josefina  y  otros  s/  despido.”)

 

Conforme  se  lee  en  la  Sentencia  de  Cámara,  la  demandada  no  sustanció  un  sumario  ante  la  Autoridad  Competente  del  que  resultara  acreditada  alguna  de  las  causales  que  prevé  el  art.  13  del  Estatuto  como  las   únicas  que  autorizarían  a  remover  a  un  docente  de  su  cargo,  y  las  argumentaciones  expuestas  para  soslayar  dicho  recaudo  no  pueden  conducir  a  soslayarlo,  dado  que,  se  trata  de  un  requisito  condicionante  y  esencial  a  la  legitimidad  de  la  medida  rescisoria.”

 

La  Institución  Educativa  no acreditó  hechos  injuriantes  protagonizados  por  la  Sra.  B.

Acto  seguido,  los  Jueces  de  Cámara  remarcaron  que  si  bien  lo  expuesto  sella  la  suerte  de  la  queja,  a  mayor  abundamiento  cabe  señalar  que,  `tampoco´  se  ha  demostrado  la  existencia  de  una  `injuria ´ suficiente  que  justifique  la  disolución  del  contrato  de  trabajo.”

 

Acta  Notarial.

La  actora  fue  despedida  a  tenor  de  las  causales  enunciadas  en  el  Acta  Notarial  de  fecha  27/05/2010,  que  pueden  sintetizarse  en:

a)  La  interpretación  que  realizara  de  la  Resolución  DGEGP  Nº  377/96,  en  cuanto  se  refiere  al  régimen  de  promoción  de  alumnos  –  exigencia  relativa  a  la  cantidad  de  materias  aprobadas  en  base  a  un  parámetro  cuatrimestral  y  no  anual -;

b)  Inscripción  condicional  de  alumnos  que  aún  no  habían  finalizado  el  ciclo  secundario,  hasta  el  30  de  abril  y  no  hasta  el  30  de  julio;

c)  Actitud  hostil  ante  los  requerimientos  de  las  Autoridades  de  la  Institución;

d)  Incompatibilidad  de  cargos, por  haberse  desempeñado  como  Secretaria  de  otro  Colegio,  circunstancia  que  le  endilgan  habría  ocultado  hasta  mayo  de  ese  año.

 

Valoración  de  los  dichos  de  los  testigos.

En  relación a  este  punto,  la  Sala  afirmó  que  “el  examen  y  valoración  de  los  dichos  de  quienes  declararan  a  instancias  de  ambas  partes,  conforme  con  la  sana  crítica  (art.  386  CPCCN),  revela  que  las  cuestiones  atinentes  a  la  implementación  del  régimen de  promoción  de  alumnos  y  de  inscripción  de  nuevos  alumnos,  en  orden  a  los  requisitos  que  se  exigían  a  esos  fines,  y  la  interpretación  de  los  alcances  de  la  Resolución  emanada  de  la  Dirección  de  Educación,  pudieron  generar  discrepancias  en  el  seno  de  la  Institución;  pero  no  se  observa  que  quienes  ejercían  la  Dirección  de  la  Entidad  Educativa  no  pudieran  haber  intervenido  sin  llegar  al  desplazamiento  laboral  de  la  Rectora,  siendo  que  como  refieren  varios  testigos,  `sí´ tenían  participación  en  la  actividad  desarrollada  en  el  Establecimiento,  incluso  en  las  reuniones  que  se  mantenían con  los  docentes.”

 

“Tampoco  se  advierte  que  `el  clima  de  tensión´  que  pudo  haberse  generado  a  partir  de  la  diversidad  de  opiniones  e  interpretaciones  hubiera  sido  imputable  a  la  actora,  y  que  ello  constituya  una  injuria  impeditiva  de  la  prosecución  del  extenso  vehículo  contractual (arts.  242,  243,  245  y  conc.,  LCT)”  –  enfatizó  la  Sala   –

 

Fecha  de  Ingreso.

En  cuanto  a  la  fecha  de  ingreso  admitida  en  grado  22  de  marzo  de  2001  -,  ante  el  registro  sobre  el  cual  insiste  la  demandada  en  mayo  de  ese  año,  el  Informe  remitido  por la  Dirección  General  de  Educación  de  Gestión  Privada  del  Gobierno  de  la  Ciudad  de  Buenos  Aires,  da  cuenta  de  que  la  actora  fue  designada  Rectora  el  12/03/2001, a  tenor  de  la  solicitud  de  aprobación  de  nombramiento  de  Personal  Directivo  acompañada  suscripta  por  la  representante  legal  codemandada  J. S.

 

Conclusión

La  Sala  resolvió  confirmar  la  sentencia  apelada  en  cuanto  condenó  a  las  demandadas  al  pago  de  las  indemnizaciones  correspondientes  al  “despido  directo”  de  la  Sra.  Rectora  sin  haber  probado  `conducta  injuriante`  ni  realizado  el  `previo  sumario  administrativo´ (Art. 13  del  Estatuto  del  Docente  de  Estabecimientos  Privados“)  y  desestimó  la  queja  de  la  Institución  demandada  relativa  a  la  sanción  por  falta  de  entrega  del  Certificado  de  Trabajo,  donde  se  insiste  en  que  fueron  puestos  a  disposición  en  la  instancia  administrativa  y  acompañados  a  esta  causa.  Dado  que  no  contienen  uno  de  los  datos  exigidos  por  el  art.  80  de  la  LCT,  resolvió  al  mismo  tiempo  desestimar  este  aspecto  del  Recurso.

Finalmente   declaró  que  las  costas  de  Alzada  a  cargo  de  las  demandadas  vencidas  (art.  68  CPCCN).

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: