Caso Novedoso. Empleada de ANSeS y Dos Contratos de Trabajo Sucesivos: por Plazo Indeterminado que Concluye por Despido Causal Pérdida de Confianza y Contrato a Plazo Fijo que se Extingue por Despido Indirecto que la Justicia Consideró Justificado.

by Dra. Adela Prat on marzo 23, 2014

1º.DESPIDO  JUSTIFICADO  por  PÉRDIDA  de  CONFIANZA.  2º.Despido   indirecto  ANTES  del   VENCIMIENTO   del  PLAZO  de  un  CONTRATO  a  PLAZO  FIJO.  Empleada  en  la  ADMINISTRACIÓN  PÚBLICA (ANSeS)

La  INDEMNIZACIÓN  que  le  corresponde  en  el  vínculo  contractual  2º  está  regulada  en  el  Artículo  95  de  la  L.C.T.

En  el  vínculo  laboral  1º,  se  labró  un   SUMARIO  ADMINISTRATIVO.  La  trabajadora  declaró  en  calidad  de  “sospechosa”. Se  acreditó  la  causal  de “pérdida  de  confianza

La  Justicia  Laboral  entendió  que  el  MÉTODO  adoptado  para  la  INVESTIGACIÓN  no  implicó  una  vulneración  de  la   DIGNIDAD  de  la  empleada ,  ni  un  abuso  de  derecho.

Le  DENIEGAN  la  Indemnización  por  DAÑO  MORAL.

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados :  “M. A. B.  c/  Administración  Nacional  de  la  Seguridad  Social  s/  despido” – CNTRAB  –  SALA  IV-  13/12/2013

 

Existieron  dos  contratos  de  trabajo  independientes.

Con  fecha  05/01/1998,  la  actora  comienza  a  prestar  servicios  para  la  demandada  a  través  de  un  Contrato  de  Pasantía,  para  luego    sin  interrupción  de  continuidad  -,  mediante  un  Contrato  de  Locación  de  Servicios,  mantener  su  vínculo  hasta  marzo  de  2008,  cuando  en  dicha  fecha  –  hasta  el  distracto  la  relación  se  instrumenta  a  través  de  un  Contrato  de  Plazo  Fijo.

Las  partes  coinciden  respecto  de  que  con  fecha  17/03/2008,  mediante  Resolución  DEA  Nº  182/08,  la  accionada  dispuso  la  extinción  del  vínculo  por  justa  causa,  en  virtud  del  Sumario  Administrativo  Nº (…)  del  cual  resulta  que  la  conducta  de  la  actora  “justifica  ampliamente  la  `pérdida  de  confianza´” (Art.  242  L.C.T.)

Por  su  parte,  con  fecha  02/05/2008,  la  accionada  “contrata  los  servicios”  de  la  actora,  mediante  un  Contrato  a  Plazo  Fijo    el  que  se  extendería  –  de  acuerdo  con  lo  allí  pactado  hasta  diciembre  del  mismo  año.

Conforme  el  criterio  de  la  Sala  puede  advertirse  la  existencia  de  dos  (2)  contratos  de  trabajo  independientes,  ya  que  es  la  propia  actora  la  que  invoca  2  jornadas  de  trabajo  distintas : ya  que  en  lo  que  respecta  al  período  1998/marzo 2008  su   jornada   tenía  una   extensión   horaria   de   8.00  a  16.00  hs,   mientras   que  las  intimaciones  realizadas  por  el  Contrato  de  Trabajo  a  Plazo  Fijo  celebrado  en  mayo/2008   se   denuncia   una   jornada   de   09.00   a   18.00  hs.

Atento  a  ello,  la  Sra.  Juez  preopinante    Dra  Graciela  E.  Marino  –  interpretó  que  cabe  valorar  los  reclamos  en  forma  independiente  y  de  acuerdo  con  la  escisión  temporal  señalada.

 

La  Excma.  Cámara  disiente  con  la  apreciación  del  Juez  de  Grado:  Hay  dos  vínculos  contractuales“.

El  Sr.  Juez  de  grado  interpretó  en  el  caso  nos  enfrentamos  con  un  contrato  de  trabajo  por  tiempo  indeterminado,  que  –  conforme  dice  la  Sra  Juez  de  Cámara votante  en  primer  término  ese  aspecto  ni  siquiera  fue  invocado  por  la  propia  accionante,  ya  que  de  los  términos  de  los  reclamos  incoados  interpuso  dos  acciones  de  carácter  independiente  y  por  períodos  diferentes  (enero  de  1998  a  marzo  de  2008  y  mayo  de  2008  a  diciembre  de  2008)  e  incluso  del  intercambio  telegráfico  la  actora  al  remitir  la  intimación  de  fecha  02/06/2008  denuncia  como  fecha  real  del  ingreso  el  día  02/05/2008.

La  Dra.  Graciela  E.  Marino  continuó  relatando  que  “la  conclusión  precedente  se  `robustece´  con  las  declaraciones  testimoniales  brindadas  tanto  por  H. S. M.,  N. E. L y G.,   G. E. B.   y   M. H.,  de  las  cuales  “surge  acreditado  que  la  actora  fue  despedida  en  marzo  del  2008  y  que  no  prestó  tareas  hasta  mayo  de  dicho  año  cuando  se  celebró  el  mencionado  Contrato  de  Trabajo  a  Plazo  Fijo.

 

La  causa  invocada  para  el  despido  en  el  primer  vínculo  laboral.

De  los  elementos  probatorios  obrantes  en  el  Sumario  Administrativo  Nº  …(…),  el  mismo  fue  iniciado  a  raíz  de  la  denuncia  realizada  por  A. S. P.  quién  manifestó  que  la  actora  por  medio  de  un  abogado  con  el  cual  trabaja  pueden  hacer  que  se  liquide  `antes  un  Expediente  y  `cobrar  por  esta  gestión”.

Asimismo,  agregó  que  le  depositó  por  dicho  “servicio”  la  suma  de  $ 1.000  en  una  Cuenta  del  Banco  Nación,  cuya  titularidad  pertenecía  a  la  actora,  lo  que  fuera  ratificado  personalmente  con  fecha  14/06/2007  ante  el  Servicio  Jurídico  Permanente  de  la  Delegación  de  Godoy  Cruz,  Provincia  de  Mendoza.

Cabe  poner  de  resalto  que  el  Banco  Nación  informó  que  los  únicos  dos (2)  depósitos  en  efectivo,   ajenos  al  pago  de  remuneraciones,   fueron  realizados  en  la  Sucursal  Mendoza  Oeste  con  fechas   11/07/2004   y   05/07/2004.”

Al  ser  consultada     cuando  prestó  declaración  con  fecha  20/07/2007 –  la  actora  sostuvo  que  esos  dos  pagos  informados  por  el  Banco  Nación  se  deben  haber  realizado  por  alguna  venta  o  trabajo  del  vivero  que  poseo,”  acompañando  como  justificación  una  boleta  a  nombre  de  la  denunciante,  cuando  la  suma  no  coincide  con  el  depósito  realizado  por  la  denunciante  A. S. P.

Por  su  parte,  la  actora  en  su  declaración,  reconoció  los  mails  que  le  fueron  puestos  a  conocimiento,  que  tenían  la  dirección  de  Correo  de  ANSeS,  en  los  cuales  se  puede  advertir  la  vinculación  de  asesoramiento  de  la  actora  (entrega  en  sede  judicial  de  Certificado  Médico,  pedidos  de  Pronto  Despacho,  etc.)  a  fin   de  obtener  la  actualización  del  haber  jubilatorio  de  la  madre  de  A.S.P.  y  el  pago  del  respectivo  retroactivo.

 

El  documento  considerado  “clave”

La  actora  fue  interrogada  `sobre  si  requería  asesoramiento  letrado´,  a  la  que  contestó  que  “no”.

La  Dra.  Marino  remarcó  que  las  carácterísticas  del  documento  reseñado  y  el   supuesto  modo  de  celebración,  imponen  su  valoración  a  la  luz  de  las  prerrogativas  del  art.  944  del  Código  Civil.  Así,  el  acto  jurídico,  como  acto  voluntario  lícito  pleno  para  establecer  relaciones  jurídicas,(…)  podrá  ser  declarado  nulo  (art.  1044  del  Código  Civil)   o  anulable  (Art.  1.045  Código  Civil)”

Sin  embargo,  la  Sra.  camarista  sostuvo  que  “dicho  documento  –  el  cual  no  fue  atacado  siquiera  en  su  contenido –  resulta  de  plena  validez  (Art.  1046  Cód. Civil)  ya  que  de  su  letura  se  observa  la  presentación  clara  y  concreta  de los  hechos  interrogados  a  la  accionante.”

 

Método  adoptado  para  la  investigación

En  cuanto  al  método  adoptado  (declaración  en  calidad  de  “sospechosa”),  la  Sra  Juez  de  Cámara  subrayó  que  “se  encuentra  dentro  del  ejercicio  de  las  facultades  disciplinarias  conferidas  por  los  arts.  67  y  68  de  la  L.C.T   y en  este  orden  de  ideas,  el  modo  elegido  de  acuerdo  con  la  forma  consignada  en  el  documento  reseñado,  no  constituye  per  se  una  violación  a  la  dignidad  del  trabajador  ni  un  abuso  del  derecho  y,  lo  que  deviene  esencial,  es  que  no  se  ha  acompañado  en  la  causa  prueba  alguna  que  acredite  que  se  haya  ejercido  presión  sobre  la  dependiente.”

 

Además  de  A.S.P.  se  detectó  otro  “cliente”

En  efecto,  de  la  lectura  de  la  Sentencia  de  Cámara  surge  la  declaración  testimonial  prestada  por  O. N. P.  que  fue  otro  de  los  denunciantes  en  la  instrucción  sumarial.

El  testigo  sostuvo  que  conoció  a  la  actora  por  que  un  amigo  suyo  G. C.  le  dijo  que  una  vez  por  semana  vez   iba  una  señorita  a  hacer  los  trámites  jubilatorios  (…)  le  dio  el  teléfono  de  A. M.  y  lo  atendió  en  el  Estudio  del  Dr. (…) que  estaba  en  la  Calle  (…).  Ahí  el  dicente   le  hace  entrega  de  la Certificación  de  Trabajo  desde .. y  hasta  ..  y  al  dicente  le  comunicó  la  actora  que  le  iba  a  cobrar  tres  (3)  haberes  de  jubilación  que  los  iba  a  pagar  cuando  terminaba  el  trámite

Esta  declaración    según  la   Magistrada  –  “sella  la  `suerte  adversa´  de  la  pretensión  deducida  por  la  accionante.” 

Así,  la  Sala  tuvo  por  acreditado  –  al  igual  que  lo  fuera  en  el  caso  de  la cliente  A.S.P.   que  la  actora  prestaba  servicios  de  asesoramiento  de  trámites  jubilatorios  –  como  de  actualización  de  haberes  –  contra  el  pago  de  sumas  de  dinero  (adelantos  en  conceptos  de gastos  y  tres  (3)  haberes  al  momento  de  la  liquidación)

 

Qué  dice  la  Resolución  DEA  Nº…/08.-  Concepto  de  “pérdida  de  confianza”.-

Conforme  surge  de  la  Sentencia  definitiva  y  firme,  de  la  lectura  de  la  mentada  Resolución   se   aprecia  que  la  extinción  de  la  relación  se  funda  en  los  hechos  acreditados,  los  cuales  constituyen  “pérdida  de  confianza”,  causal  ésta  que  si  bien  es  un  sentimiento  subjetivo,  que  para  que  torne  legítimo  el  despido,  requiere  un  incumplimiento  objetivo  y  grave  del  dependiente,  pero  este  extremo,  en  autos,  en  función  de  los  elementos  aportados  en  la  causa  y  que  fueron  objeto  de  análisis,  resulta  demostrado,  lo  que  impidieron  así  la  prosecución  de  la  relación  laboral.” (Art.  242 LCT.)

En  consecuencia,  la  Sala  resolvió  que  “la  situación  de  despido  directo  dispuesto  por  la  empleadora,  respecto  al  período  de  la  relación  mantenida  entre  las  partes  desde  enero/1998  al  17/03/2008,  resultó  justificada  a  la  luz  de  las  prerrogativas  del  Art.  242  L.C.T.”

 

El  Contrato  a  Plazo  fijo  posterior,  culmina  con  un  despido  indirecto.

La   actora   fue   contratada   para   prestar   servicios,   mediante   un  Contrato  a   Plazo  Fijo  desde  el  02/03/2008   hasta  el  17/06/2008,   el   cual   no   fue   desconocido  por  la  demandada   y   que  consta   suscripto   por   el   Licenciado   J. C. C.   en   su   condición   de  Gerente  de  Recursos  Humanos,   la  misma  persona  que  desconociera  el  Contrato  de  Trabajo  durante  el  intercambio  telegráfico  (C.D.)

No  obstante,  la  prestación  de  servicios  fue  probada  por  declaraciones  de  testigos  coincidentes   en   las   fechas   de   inicio  y  de  finalización  de  los  mismos.

Por  todo  ello,  la  Sra  Juez  preopinante  puntualizó  que  ante  el  desconocimiento  de  la  relación  formulado  por  la  demandada,  la  situación  de  despido  indirecto  en  la  que  se  colocó  la  actora  resultó  ajustada  a  derecho,  tornándose   así,   acreedora   de   las  indemnizaciones   derivadas   de   los   arts.  233   y   245  de  la  LCT,  SAC  proporcional  y vacaciones   proporcionales   con   SAC” 

 

Salarios  Adeudados.  Naturaleza  Jurídica  del  Contrato a  Plazo  Fijo.

Con  relación  al  reclamo  Salarios  Adeudados“,  hasta  la  extinción  del  Contrato  a  Plazo  Fijo   las  partes  no  atacaron  en  ningún  momento  la  naturaleza  de  la  modalidad  contractual  adoptada  (contrato  a  plazo  fijo)    el  propio  Art.  95  de  la  L.C.T,  establece  que  en  los  casos  de  `extinción  ante  tempus´  el   trabajador   tendrá  derecho,   además   de   la   indemnización   por   despido,  a  la  de  daños  y  perjuicios  provenientes  del  derecho  común”

Acto  seguido,  los  Jueces  de  Cámara  advirtieron  que  si  bien  del  escrito  de  inicio  no  se  observa   fundamento   alguno   respecto   a   los   daños   y   perjuicios   que   la   extinción  del  contrato   pudo  –  hipotéticamente  irrogarle   a   la   actora  (arts.  511,  519,  520,  521  y  522  del  Código  Civil)    lo  cierto  es  que  nos  encontramos  ante  un  Contrato  que  por  su  naturaleza  –  plazo  fijo  tiene  vocación  de  determinación  de  plazo,  en  el  cual  su  extinción  en  forma  anticipada  a  su  vencimiento,  atenta  contra  la  determinación  de  plazo,  en  el  cual  su  extinción  en  forma  anticipada  a  su vencimiento,  atenta  contra  la  expectativa  de  alcanzar  un  grado  de  concreción  mayor  y  distinto  al  que  provee  la  indeterminación  del  plazo.”  Por  todo  ello,  la  Sala  consideró  que  “la  percepción  por  parte  de  la  trabajadora  de  los  salarios  futuros  – desde  la  extinción  del  vínculo  hasta  el  vencimiento  del  plazo  del  contrato  es  la  `consecuencia  esperada´  del  cumplimiento  del  contrato. (v.  nota  de  Mario  Deveali  en  “Problemas  que  ocasiona  la  ruptura  ante  tempus  del  contrato  a  plazo  conforme  Causa  “Czish  c/  Siemens  DT 195071“)  lo  que  torna  a  la  trabajadora  en  acreedora  de  los  salarios  que  le  hubieren  correspondido  percibir  hasta  la  extinción  del  contrato  a  plazo.”

 

En  el  Contrato  a  Plazo  Fijo  No  procede  la  indemnización por  omisión  de  preaviso.

La  actora  reclamó  la  indemnización  prevista   en  el  art.  232  de  la  L.C.T  (preaviso).

El  Art.  95  en  su  última  parte  dispone  si  el  tiempo  que   faltare  para  cumplir  el  plazo  del  contrato  fuese  igual  o  superior  al  que  corresponda  al  preaviso,  el  reconocimiento  de  la  indemnización  por  daños  suplirá  al   que   corresponde   por  omisión  de   éste,  si  el  monto  reconocido  fuese  también  igual  o  superior  a  los  salarios  del  mismo.”

En  orden  a  lo  expuesto,  la  Sala  concluyó  que  no  corresponde  la  Indemnización  Sustitutiva  de  Preaviso.

 

Por  qué  no  le  corresponde  el  rubro  Daño  Moral.

A  diferencia  de  lo  expuesto  por  el  Sr.  Juez  de  Grado,  la  Sala  IV  afirmó  que  la  circunstancia   de   que   la   actora   continuara   trabajando   durante   el   lapso   de  tiempo  en  que   tramitó   el   sumario   administrativo,   responde   a   las   facultades   de   organización   y  dirección  que  los  artículos  64  y   67   L.C.T.   le   confieren   al   empleador

Igualmente,   los   hechos   que   fueron   objeto   de   investigación,   son   incumplimientos  de  carácter  administrativo,   sin   habérsele   imputado   nunca   la  comisión   de   hechos   “delictivos”   como   sostuvo   la   actora”  Desde  tal  perspectiva,  en  orden  a  las  consideraciones  expuestas  y  análisis  de  las  pruebas  arrimadas  a  la  causa,  la  Sala   desestimó   el   reclamo   por  `daño  moral ´

 

Conclusión.

Queda  claro  que  en  el  caso  analizado  existieron  `dos´  vínculos  contractuales.

El   primero  –  desde  enero/1998   hasta   el  17/03/2008  concluyó   por   despido  fundado   en   la   causa   de   Pérdida  de  Confianza.

El   segundo  – Contrato  a  Plazo  Fijo    desde  el  02/05/2008  y  hasta  el  17/06/2008,  concluyó  por  despido  indirecto  que  la  ambas  instancias  consideraron  justificado.  En  consecuencia,  se  sentenció  que  le  corresponde  a  la  actora  el  cobro  de  las  indemnizaciones  por  antigüedad  (1  período),  la  integración  del  mes  de  despido  más  SAC  (art.  233  de  la  LCT),  los  salarios  adeudados  (art.  95  L.C.T.  12  sueldos   la  multa  del  art.  45  de  la  Ley  25.345  por  la  falta  de  entrega   de  los  Certificados  de  Trabajo  (recién  reconocida  en  Cámara),  el   incremento   indemnizatorio  del  art.  2º  de  la  Ley  25.323  (50%  del  monto  de  la  Indemnización  por  Antigüedad  e  Integración  Mes  de  Despido  más  SAC).

Respecto  a  los  reclamos  de  la  actora  por “horas  extras”  la  Sala  confirmó  el  fallo  de   grado  en  cuanto  lo  rechaza.   Ídem  con  referencia  al  agravio  por  el  rechazo  de  la  sanción  dispuesta  en  el  art.  132  bis  y  de  la  sanción  prevista  en  el  art.  275  L.C.T.   (este  último  por  una  supuesta  temeridad  y  malicia  de  la  empleadora)  –  ver  infra” (1)  

El  monto  de  condena   es   reducido  por  la  Cámara  en  razón  de  no  hacer  lugar  al  agravio  por  elevación  del  monto  reconocido  en  grado  en  concepto  de  daño  moral.  Ya  se   ha  anotado   que  la   Cámara   “denegó”   totalmente   ese   rubro,   lo   que   motivó   la   reducción   del   monto  de  condena  a  un  total  de  aproximadamente  $  27.000  más  los  intereses  reconocidos  en  la  Sentencia  de  grado.

____________________________________________________________

(1) Sanción  dispuesta  en  el  artículo  132  bis  de  la  L.C.T.  Rechazo  confirmado  por  la  Sala.

Fundamento.

Respecto  al  primer  vínculo  contractual  –  desde  enero/1998  hasta  el  17/03/2008    se  encuentra  acreditado   en  autos,  de  conformidad  con  la  prueba  informativa  dirigida  a  la  A.F.I.P.,  el  ingreso  de  aportes  `hasta  el  mes  04/2008.

Con  fecha  02/05/2008  las  partes  celebraron  un  contrato  a  plazo  fijo,  respecto  del  cual  la  actora  manifestó  que  desde  la  celebración  del  mencionado  contrato   hasta  la  extinción  producida  el  día  17/06/2008  `la  accionada  no  abonó  los  salarios´    lo  que  generó  el  derecho  de  la  actora  a  cobro  de  tales  emolumentos  –  12  sueldos  –  ,  por  los  que  `tampoco  fueron  realizadas  retenciones  de  aportes  al  Sistema  de  la  Seguridad  Social.

El  art.  132  bis  LCT   sanciona  ` la  retención  de  aportes ´ en   el   sentido   estricto  de   la   palabra,  es  decir,  cotizaciones   a   cargo   del   trabajador,  lo  que  significa  la  falta  de  importes   que   hubieran   sido   descontados   de   los   haberes   del   trabajador  (v. esta  Sala,  “Gómez,  David  Adrián  c/  Szwarc, Alberto  León  s/  despido  del  29/02/12;   “Ojeda  Catalino  c/  Interclima  Instalaciones  Termomecánicas  SRL  y  Otro  s/  despido  del  31/05/2012),  extremo  éste  que no  concurre  en  autos  de  conformidad  con  el  propio  argumento  expuesto  por  la  acionante,  lo  que  impone el  rechazo  del  agravio  y  la  confirmación  de  la  sentencia  apelada  en  lo  que  así  se  resuelve.

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: