Cámara de Río Cuarto Prov. de Córdoba Hace Lugar a la Demanda de Divorcio Vincular Entablada por el Marido Tras Acreditar el Trato Hostil que Propinaba la Esposa Hacia las Hijas del Accionante. Causal de Injurias Graves. Qué Son las Injurias Graves Indirectas Reconocidas por Doctrina y Jurisprudencia.

by Dra. Adela Prat on marzo 21, 2014

DIVORCIO  VINCULAR.   Demanda  entablada  por  el  marido.   `Trato  hostil´  que  propinaba  la  esposa  hacia  `las  hijas´  del  cónyuge,  principalmente  cuando  éste  transitaba  por  serios  problemas  de  salud.   INJURIAS  GRAVES.  La  Cámara  de  Apelaciones  de  RÍO  CUARTO  (Provincia  de  Córdoba)  revocó  la  Sentencia  apelada  e  `hizo  lugar´ a  la  demanda  de  divorcio  vincular  por  la  causal  de  injurias  graves  contempladas  en  el  art.  202  inc.  4)  del  Código  Civil,  POR  CULPA  de  la  ESPOSA,  declarando  disuelta  la  Sociedad  Conyugal,  con  efecto  al   día   de  la  notificación  de  la  demanda,  en  los  términos  y  con  los  alcances  del  art.  1306  del  Código  Civil.

 

La  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil,  Comercial  y  Contencioso  Administrativo  de  Primera  Nominación  de  la  Segunda  Circunscripción  Judicial  de  Río  Cuarto  (Córdoba)   integrada  por  los  Jueces   Dres.  Rosana  A.  de  Souza,  Eduardo  Héctor  Cenzano   y  Daniel  Gaspar  Mola,  con  fecha  11/12/2013,  dictaron  la  siguiente   Sentencia:

I)  `Hacer  lugar´  al  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  el  actor  Sr.  H. B. C.  y,  en  consecuencia,  `revocar´  la  Sentencia  apelada  en  todo  cuanto  resuelve.

II)  `Hacer  lugar´  a  la  demanda  de  divorcio  vincular  deducida  por   el  Sr.  H. C. B.   en  contra   de   la   Sra.  E. G. Q.,  por  la  causal  de   “injurias  graves”   contempladas  en   el  art.  202   inc. 4)  del  Código  Civil,  `por  culpa   de  la  demandada´,  declarando  disuelta  la  sociedad  conyugal, con  efectos   al  día  de  la  notificación  de   la   demanda,  en  los  términos  y   con  los  alcances  del  art.  1.306  del  Código  Civil.

III)  Imponer  las  costas  a   la  demandada   vencida.

 

La  Sentencia  revocada  por  la  Excma.  Cámara.

El   Juzgado   de  Primera  Instancia  y  Segunda  Nominación  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Río  Cuarto,  a  cargo  de   la   Dra.   Fernanda   Betancourt,  con  fecha  04/03/2013   dictó   la   Sentencia   número   ocho  (Nº 8),  en  la  que  resolvió:  “I.   `Rechazar´   la  demanda  de   divorcio  vincular   incoada  por   el   Sr.  H. C. B.  en  contra   de   la  Sra.  E. G. Q.  por  la  causal   de  injurias   graves   previstas   en  el   art.  202   inc  4º  del  Código  Civil, por  entender  que  no   se  acreditaron  los  hechos  en  que  se  fundó  la  pretensión.

 

Del  análisis   de   la  prueba,  la  sentenciante  concluyó   que  “no  ha  quedado  suficientemente   acreditada   la   existencia   de   injurias   graves   hacia   el  Sr.  H. C. B.   por  parte   de  la  Sra.  E. G. Q.,  toda  vez  que,  conforme  los  dichos  de  los  testigos  –  parientes  y  amigos  -,  no  se  advierte  una  actitud  de  indiferencia,  indolencia  por  el  estado  de  salud  del  Sr.  B.  y  su  abandono  por  parte  de  su  esposa“,  agregando  que  la  indiferencia  total  a  la  salud  de  su  esposo  que  alega  el  actor,  carece  de  fundamento  porque  fue  el  propio  actor  quién  pidió  que  no  lo  visitara  más  y,  después  del  alta,  decidió  trasladarse  temporalmente  a  la  casa  de  su  hija.

 

La  postura  asumida  por   la  Cámara.

Los  Jueces  de  Cámara  al  explayarse  respecto  de  la  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia,  afirmaron  que  “Si  bien  la  primer  juzgadora  expresa  que  se  puede  vislumbrar  a  través  de  la  prueba  rendida,  las  serias  desavenencias  y  desencuentros  entre  la  demandada  y  las  hijas  del  actor,  y  pondera  esta  circunstancia  de  aptitud  suficiente  para  producir  en  este  último,  de  edad  avanzada,  un  estado  anímico  de  dolor,  remata  su  razonamiento  concluyendo  que  no  configura  de  ningún  modo  el  hecho  alegado,  abandono,  como  causal  de  injurias  graves  que  el  actor  imputa  a  la  accionada.

 

Asimismo,  los  camaristas  dejaron  sentado  que  “La   Juez   a  quo   limita   así   la   situación  fáctica   invocada   como   configurativa   de   las   injurias   en   que   se   funda   la  demanda  de  divorcio,  a  la  falta   de  asistencia  por  parte  de  la  Sra.  Q.   al  actor,  en   circunstancias   en   que   la   salud   de   éste   lo  requería,  concluyendo   que   dejó   de  asistirlo,  pero  omite  ponderar  otros  hechos  relacionados  en  la  demanda  –  y  acreditados  en  la  causa  –  que   por   sí   mismos   revisten  aptitud  injuriante  para  haber  agraviado  los  íntimos  sentimientos  del  accionante,  cuales  son  son  aquellos  `tratamientos  despectivos´  hacia  las  hijas  de  este  último  y  las  actitudes  tendientes  a  impedirles  el  mutuo  contacto,  precisamente  en  la  situación  de  vulnerabilidad  en  que  se  encontraba  el  Sr.  B.

 

Valoración  de  las  declaraciones  testimoniales.

Los  Jueces  de  Cámara  hiceron  especial  hincapié  en  la  declaración  testimonial  del  Dr.  J. A. G.  quien  atendió  al  marido    actor  en  esta  causa    mientras  estuvo  internado  en  `terapia  intensiva´;  y  explicó  que  el  actor  recibía  visitas  de  las  hijas  y  la  Sra.  Q.,  presenciando  varias  situaciones  que  demostraron  que  entre  ellas  no  se  llevaban  bien;  que  hubo  una  restricción  de  visitas  a  la  Sra.  Q.,  a  partir  del  segundo  o  tercer  día  de  internación,  a  pedido  del  Sr.  B.  y  en  protección  de  la  salud  del  paciente,  porque  durante  las  visitas  previas  sufrió  episodios  de  reagudización  de  su  arritmia  y  que  cuando  la  veía  comenzaban  a  verse  los  problemas  en  los  monitores;  expresó  que  B.  le  comentaba  que  la  Sra.  Q.  no  se  llevaba  bien  con  sus  hijas   y  que  esa  situación  lo  angustiaba.

 

Que  presenció  discusiones  entre  los  nombrados  y  entre  la  Sra.  Q.  y  las  hijas  del  Sr.  B.,  en  el  pasillo  del  nosocomio,  sin  advertir  el  contenido  de  las  mismas.

 

Los  Jueces  de  Cámara  de  Río  Cuarto  estuvieron  contestes  en  manifestar  que  “con  las  declaraciones  testimoniales  relacionadas    ver  más  infra  en  (1)  –  se  encuentra  `acreditada´  una  clara  actitud  de  `hostilidad´  por  parte  de  la  accionada  para  con  las  hijas  del  actor,  situación  que  reviste  entidad  suficiente  para  configurar  una  injuria  grave  en  los  términos  del  art.  202  inc.  4to.  del  Código  Civil.”

 

Injurias  Indirectas.

Los  camaristas  recordaron  que  en  este  sentido  se  ha  expedido  autorizada  doctrina  y  jurisprudencia  que  incluye  como  ` injurias  indirectas´ –  las  que  no  van  dirigidas  contra  el  cónyuge  `sino´  contra  los  miembros  de  su  familia  los  ataques  verbales  o  las  frecuentes  actitudes  descomedidas  hacia  los  padres  políticos  las  infundadas  negativas  a  permitir  la  visita  al  hogar  conyugal  de  parientes  próximos  y  padres  del  otro  cónyuge  como  las  actitudes  agresivas  e  impertinentes  de  un  esposo  respecto  de  los  parientes  afines.” (cfr. FANZOLANO  en  Código  Civil  y  normas  complementarias.  Análisis  doctrinario  y  Jurisprudencial“,  pág.  928;  también  la  Cám. Nac.  Civil,  Sala  C,  integrada  por  Durañona  y  Vedia,  Santos Cifuentes  y  Jorge Alterini,  con  cita  de  BUSSO  y  BORDA,  sostuvo  que  constituye  ` injuria grave´  la  disposición  de  vedar  el  ingreso  al  hogar  de  parientes  cercanos  de  la  mujer  –  en  este  caso –  y  en  particular  de  sus  padres,  actitud  calificada  como  `injustificada´ y  que  las  actitudes  hostiles  o  despectivas  de  un  cónyuge  respecto  a  los  parientes  afines,  son  ultrajes  a  los  sentimientos  del  otro  cónyuge  y  por  lo  tanto  configurativos  de  la  causal  del  art.  67  inc.  5  Ley  2393.”   (en  JA –  1986III,  pág.  728  y  ss.)

 

Conclusión

Los  Sres  Jueces  de  Cámara  de  Río  Cuarto   Dres   Cenzano,   de  Souza   y   Mola  –  concluyeron    que  todo  ello,  los  dichos  coincidentes  de  los  testigos  antes  relacionados,  como  así  también  la  ausencia  de  explicación  atendible  alguna  sobre  esta  situación  por  parte  de  la  accionada,  quien  nada  dijo  en  la  contestación  de  la  demanda  acerca  del  episodio  acaecido  momentos  antes  del  viaje  desde  Alta  Gracia  a  Río  Cuarto  para  la  atención  médica  de  su  cónyuge,  ni  por  qué  motivo  impidió  que  alguna  de  las  `hijas´  del  actor  lo  acompañara,  admitiendo  solamente  que  lo  hiciera  el  esposo  de  una  de  ellas  (…)  constituyen  elementos  suficientes  que  conducen  a  concluir  que  la  actitud  de  la  cónyuge  demandada  es  calificable  de  `injuriosa´ hacia  su  esposo,  reflejada  en  el  trato  hostil  que  propinaba  a  las  `hijas´  de  éste,  principalmente  en  circunstancias  en  que  su  cónyuge  se  encontraba  pasando  por  serios  problemas  de  salud,  que  se  agravaban  en  situaciones  de  nerviosismo  y  angustia  que  para  nada  ella  evitó  –  tales  como  las  que  acaecieron  en  Alta  Gracia  y  durante  la  visita  de  Q.  mientras  estaba  internado  en  terapia  intensiva  –  configuran  por  tanto  la  causal  de `injurias  graves ´ en  la  cual  el  Sr.  B.  funda  su  acción  de  divorcio.”

 

___________________________________________________________

(1) Prueba  testimonial.  El  Dr.  G. M. S.  coincidiendo  con  el  Dr. J. A. G. ,  expresó  que  el  paciente  Sr.  B.  `le  pidió´  que  restringiera  las  visitas  de  su  esposa  porque  disutieron  y  no  se  sentía  bien.  También  la  amiga  de  la  demandada,  Sra.  R.A.R,  cuyo  testimonio  fue  valorado  por  la  primera  sentenciante    rechazando  la  impugnación  formulada  por  B.,  aspecto  que  no  se  cuestionó  al  apelar – luego  de  responder  acerca  de  la  situación  de  salud  del  actor,  acotó  que  la  Sra.  Q.  no  tenía  buena  relación  con  las  hijas  del  Sr.  B.

 

También  coincidiendo  con  lo   declarado  por  los  facultativos  antes  nombrados,  A. M. B.  –  una  de  las  hijas  del  actor  – declaró  que  estando  su  padre  internado  en  terapia,  se  hizo  presente  la  demandada  y  ella  y  sus  hermanas  salieron  para  que  hablaran  tranquilos  con  su  padre,  hasta  que  salió  la  Sra.  Q.  de  terapia  y  empezaron  a  ver  movimiento  de  médicos,  enterándose  luego  que  fue   porque  su  padre  se  había  descompensado,  planteándole  el  Dr.  R.  que  las  visitas  fueran  en  horarios  separados,  a  lo  que  la  demandada  respondió  que  no  lo  aceptaría,  que  se  hicieran  cargo  ellas  y  que  la  testigo  se  lo  llevara  a  Alta  Gracia.  Que  luego  no  fue  más  Q.  a  la  visita,  presentándose  sólo  para  llevarle  unos  efectos  personales  del  Sr.  B.  que  le  habían  pedido,  más  otro  bolso  grande  con  toda  la  ropa  de  este  último,  que  le  entregó  para  cuando  lo  llevaran  a  Alta  Gracia.  Añade  que  estando  en  su  casa,  antes  de  que  su  padre  fuera  trasladado  a  esta  Ciudad  por  una  descompensación  que  había  sufrido,  la  demandada  se  negó  rotundamente  a  que  sus  hijas  lo  acompañara“.

 

Dijo  que  la  Sra.  Q.  era  la  que  decidía  quién  subía  o  no  al  auto,  porque  era  cincuenta  por  ciento  (50%)  suyo,  al  igual  que  la  Casa  de  Embalse  y  que  le  reclamaría  el  cincuenta  por ciento  (50%)  de  su  negocio  porque  B.  le  había  ayudado  a  instalarlo.

Es  también  convergente  el  testimonio  del  `yerno´  del  actor,  Sr.  J.P.G.  quien  dijo  haber  escuchado  gritos   fuera  de  la  casa  y  al  salir  vio  discutiendo  a  la  hija  del  Sr.  B  (Y.)  con  la  Sra.  Q.  porque  ésta  no  quería  que  viajara  en  el  auto  con  ella”

 

(…)   También  la  testigo  A. V. N. ,  amiga  de  la  familia,  se  refirió  a  los  momentos  previos  al  viaje  a  Río  Cuarto  para  la  internación  y  atención  médica  del  accionante,  agregando  que  la  Sra.  Q.  impuso  que  las  `hijas´  de  B,  viajaran  en  otro  vehículo.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: