Cámara de Mercedes Prov. Buenos Aires Revoca Declaración de Oficio de Inconstitucionalidad del Art. 236 Código Civil en cuanto Impone Dos Audiencias en el Procedimiento de Divorcio. Las Partes No lo Habían Planteado.

by Dra. Adela Prat on marzo 21, 2014

DIVORCIO  VINCULAR.   PRESENTACIÓN  CONJUNTA.   Cámara   de   MERCEDES    (Pcia  de  Buenos  Aires)    `recovó´    la   declaración   de   oficio   de      inconstitucionalidad   del   art.  236   del  Código   Civil.

 

Los  peticionantes   `nada   habían   manifestado´   respecto   de   la   supuesta   violación   a   su   autonomía   personal    o   su   derecho   a   la   intimidad.   La    Sentencia   apelada  implica   una   `intromisión´   en   sus   ámbitos   autónomos   de   decisión.

 

La  Sra.  Juez  de  Primera  Instancia   `invadió´   facultades   propias   del   Poder   Legislativo  Nacional.

 

Se  trata  de  los  autos  caratulados :  “O. M. V. y  G. J. M.  s/  Divorcio  (Art.  215  C.C.)  –  CÁMARA  DE  APELACIONES  EN  LO  CIVIL  Y  COMERCIAL  DE  MERCEDES      (Buenos  Aires)  –  SALA  PRIMERA  – 04/02/2014.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  20/03/2014.

 

La   Sala   Primera   de   la   Cámara   de   Apelaciones   en   lo   Civil   y   Comercial   de  Mercedes  (Prov.  de  Buenos  Aires)    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Roberto  Ángel  Bagattin  y  Emilio  Armando  Ibarlucía  –  resolvió  `revocar´  la  resolución  apelada  por  el  Representante  del  Ministerio  Público  Fiscal,  en  cuanto  declara  la  inconstitucionalidad   del   art.  236   del   Código  Civil.

 

Tal   declaración   `no   fue   pedida´   por   las   partes.  La  inconstitucionalidad  del  art.  236  del  Código  Civil   fue  declarada   de   oficio   por  la  Sra.   Juez   de   Familia,   sin  previa   vista   al   Ministerio   Público,  invocando   al   efecto  el   fallo  de  la  CSJN  en  el  caso  “Mill  de  Pereyra,  Rita  A.  y  otros  c.  Provincia  de  Corrientes.”

 

Fundamentos   de   la   Sentencia   del   Juzgado   de   Familia   que   declara   la  inconstitucionalidad  del  art . 236  del  C.C.

La  Sra.  Juez  de  grado  sostiene  que  la  norma  citada  prevé  que  el  Juez  debe  convocar  a  las  partes  a  dos  (2)  Audiencias,  la  primera  de  carácter  conciliatorio,  y  la  segunda  a  fin  de  que  los  cónyuges  manifiesten,  personalmente  o  por  apoderado,  si  han  arribado  a  una  reconciliación,  lo  cual  es  cuestionable  –  según  su  criterio  –  desde  dos  aspectos:  `el  primero´  por  tener  las  partes  que  exponer  ante  el  Juez  los  motivos  que  los  conducen  a  peticionar  el  divorcio,  cuestión  reservada  al  ámbito  de  su  vida  privada,  `y  el  segundo´,  por  el  plazo  de  espera  hasta  la  segunda  Audiencia,  obligándolos  a  reflexionar  sobre  una  posible  reconciliación,  demorando  así  una  decisión  que  sólo  compete  a  las  partes.

 

Dice  el  fallo  apelado  que  el  Art.  19  de  la  C.N.  contempla  la  `libertad  de  intimidad´  que  consiste  en  los  aspectos  personales  y  reservados  a  la  existencia  del  hombre  que,  por  estar  marginados  de  la  relación  social,  no  pueden  ser  objeto  de  intromisión  por  parte  del  Estado  o   de  los  particulares  sin  su  consentimiento.  Desde  este  concepto,  expresa  que  el  sistema  obligatorio  de  la  doble  audiencia  y  el  plazo  de  espera,  violenta  derechos  de  rango  constitucional,  como  la  libertad,  la  protección  de  la  familia,  el  respeto  a  la  vida  privada,  la  autonomía  de  la  voluntad  y  los  derechos  del  hombre  y  su  alcance

 

Afirma  que  ha  cambiado  `el  escenario  sociocultural´  desde  la  reforma  del  Código  Civil  de  1987  y  que  el  rol  del  Juez  es  interpretar  en  forma  activa  y  sensible  la  Ley  y  las  necesidades  sociales,  teniendo  en  cuenta  la  justicia  del  caso  concreto.

 

Expresa  que  no  hay  un  interés  social  u  orden  público  que  lleve  a  que  el  mismo  `decida  por  intermedio  del  Juez´,  si  son  valederos  los  motivos  que  llevan  a  las  partes  a  divorciarse,  y  a  obligarlos  a  un  plazo  de  reflexión.  Cita  en  tal  sentido  jurisprudencia  que  sustentara  una  decisión  en  tal  sentido  en  los  Fundamentos  del  Anteproyecto  de  Código  Civil  y  Comercial  de  2012.

 

Concluye  que  el   Art.  236  del  C. Civil  es  irrazonable  y  contrario  a  los  derechos  constitucionales   de   igualdad,   autonomía   privada,   intimidad,   libertad,  respeto  a  la  vida  privada  y  libertad  de  asociación,  por  lo  que  declara  su  inconstitucionalidad,  prescindiendo  del  sistema  de  Audiencias  reglamentado  por  esta  norma“.

 

La  Sala  Primera  de  la  Exma.  Cámara   revoca   la   Sentencia   apelada.

Una  mirada  sobre  el  control  de oficio  de  inconstitucionalidad  a  través  de  otros  precedentes  jurisprudenciales.

 

Corrida  vista  al  Sr.  Agente  Fiscal,  éste  apela,  presentando  el  memorial  donde  pide  la  revocación  de  la   resolución.

 

La  primero  que  aborda  la  Cámara  es  la  cuestión  relativa  a  si  es  posible  decretar  de  oficio  la  inconstitucionalidad  de  la  norma  en  análisis  por  los  fundamentos  vertidos  en  la  Sentencia  apelada.

 

Los  Sres.  Jueces  de  Cámara  recuerdan  que   la  Sra.  Juez  invocó  el  fallo  “Mill   de  Pereyra”  de  la  CSJN  –  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  –  de  fecha  27/09/01  (Fallos:  324 : 3219)  y  al  respecto  señalaron  que  “si  bien  es  cierto  que  el  Alto  Tribunal  Federal,  por  medio  de  dicho  fallo  `habilitó´  el  control  de  oficio  de  constitucionalidad,  lo  hizo  dejando  constancia  que  era  un  remedio  extremo  al  cual  sólo  debía  recurrirse  cuando  se  dieran  excepcionales  circunstancias,  que  detalló  de  la  siguiente  manera:

a)  cuando  la  violación  de  la  Constitución  sea  de  tal  entidad  que  justifique  la  abrogación,  en  desmedro  de  la  seguridad  jurídica;

b)  siendo  un  acto  de  suma  gravedad,  sólo  debe  recurrirse  a  ese  remedio  cuando  una  estricta  necesidad  lo  requiera,  en  situaciones  en  las  que  la  repugnacia  con  la  cláusula  constitucional  sea  manifiesta  e  indubitable  y  la  incompatibilidad  de  la  norma  con  la  Constitución  sea  inconciliable;

c)  cuando  no  exista  la  posibilidad  de  una  solución  adecuada  del  juicio  por  otras  razones  que  las  constitucionales  comprendidas  en  la  causa;

d)  de  no  implicar  una  declaración   de  inconstitucionalidad  en  abstracto;  es  decir,  fuera  de  una  causa  concreta,  a  efectos  de  resolver  un  conflicto  contencioso  en  los  términos  del art.  2º  de  la  Ley  27;

e)  sólo  cuando  sea  necesaria,  cuando  se  trate  de  remover  un  obstáculo  –  la  norma  inconstitucional    que  se  interponga  entre  la  decisión  de  la  causa  y  la  aplicación  directa  a  esta  Ley  Fundamental;  o  sea,  debe  ser  el  presupuesto  para  el  progreso  de  otra  pretensión;

f)  la  decisión  sólo  tendrá  efecto  en  el  caso  concreto;  es  decir  no  tiene  efecto  derogatorio  genérico  (Considerando  10º)

 

Acto  seguido,  los   camaristas   advirtieron   que   tal   fallo   no   fue   unánime   en   sus  fundamentos,  y  dio  lugar  a  controversias.  Reconocen  que  la  factibilidad  plena  de  ese  control  recién   fue  reconocido   por   una   mayoría   clara   en   la  Corte   en   el   fallo  “Banco  Comercial  de  Finanzas  S.A.  s/  Quiebra   del   19/08/04   (Fallos:  327 : 3117);  pero  el  Alto  Tribunal  insistió  en  su  carácter  excepcional  y  no  dejó  de  lado  las  exigencias  expuestas  en  Mill  de  Pereyra  arriba  señaladas,  como  tampoco  lo  ha  hecho  el  reciente  fallo  “Rodríguez  Pereyra  c.  Ejército  Argentino  del  27/11/2012  (Fallos:  335 : 2333)

 

Manifestaron  que  los  distintos  Tribunales  del  País    en   especial   la   S.C.B.A,  en  fallos   dictados   en   2003,   2004,   2006,   2008,   2011,   2012,   y   otros,   siguieron   estos  lineamientos;   pero   quedó   como   interrogante   la   eventual   discordancia   entre   el  control   de   oficio   de   constitucionalidad   y   el   `principio   de   congruencia´   que   es   medular   en   el   procedimiento   civil  (arts.  34  inc. 4,  163  inc 6  y  272  CPCC)

 

La   Corte   Nacional   puso   al   respecto   las   cosas   en   su   quicio   en   el   fallo    “Gómez,  Carlos  A.  c.  Argencard  S.A.”  del  27/12/06  (Fallos:  329 : 5903),  cuando  `revocó´   por   arbitrariedad   una   Sentencia   de   la   Cámara   Nacional   en   lo   Comercial   que  había   declarado   la   inconstitucionalidad   de   las   normas   de   “pesificación”   (art.  11  de  la  Ley  25.561)  `sin  que  la  parte  lo  hubiera  pedido´.  La   Corte   sostuvo   que   el   vicio   de   incongruencia   era   notorio   y   que   no   se   superaba   ni   siquiera   frente   a   la   posibilidad   de   declarar   de   oficio   la   inconstitucionalidad   de   las  Leyes.   Este   criterio   fue   luego   ratificado   en   el   fallo  “Strangio,  Domingo  c.  Cattorini   Hnos  S.A.”  del  12/05/09  (Fallos:  332 : 1078)

 

Esta   precisión   es   congruente   con   la   postura   doctrinaria   que,   aún   antes   de   Mill  de  Pereyra“,  sostenía  que  el  control   de   oficio   de   constitucionalidad   no   podía   hacerse   cuando   se   trataba   de   `derechos   disponibles´,   citando   al   efecto   los   arts.  19  y  872   del   Código  Civil  (Bielsa,  Rafael,  “Derecho  Constitucional“,  Bs.  As.,  Depalma,  1959,  p.  717;   Padilla,  Miguel,  “El  orden  público  y  las  declaraciones  de  inconstitucionalidad“,  L.L.  1984 C 320)

 

Otros  Fundamentos

El   Sr.  Juez   de  Cámara   preopinante,  Dr.  Ibarlucía   remarcó  que   los  Jueces  deben  exponer  con  claridad  los  argumentos  que  los  conducen  a  la  conclusión  de  que  una  norma  emanada  por  los  representantes  del  pueblo  (Poder  Legislativo)  es  contraria  a  la  Constitución.”

 

Asimismo,  puso  de  manifiesto  que  “si   se   invoca   el   mismo   derecho   para  argumentar   en   sentido   contrario    o  sea,   a   favor   de   la   invalidez   constitucional  de   la   norma  -,  (la  Sra.  Juez  sostiene  que  el  art.  236    viola  la  protección  de  la  familia)  deben   brindarse   fuertes   razones;   es   decir,   explicar   concretamente `por  qué´ la  fijación  de  dos  Audiencias  para  oír  a  las  partes  y  el  lapso  intermedio  de  dos  meses  entre  ambas  sería  contrario  a  la  directiva  constitucional  de  `protección  de  la  familia´.  Huelga  decir  que  a   simple   vista   no   se   advierte

 

Acto  seguido,  el  Sr.  camarista   enfatizó  que  en  el  caso  de  autos,  ambos  peticionantes  del  divorcio  no  sólo  `no  atacaron´  de  inconstitucional  el  art.  236  del  Código  Civil  por  vulnerar  su   autodeterminación   personal   ni   por   atentar   contra   su   derecho   a  resguardar   su   intimidad,  sino  que   expresamente   pidieron   que   se   fijaran   las  Audiencias   previstas   por   dicha   norma   y   oportunamente   se   decretara   el   divorcio  vincular.   Posteriormente,   al   conferírseles   traslado   del   memorial   del  Representante  del  Ministerio  Público,  `no  lo  contestaron´;  o  sea,  no  defendieron  la   tesitura   adoptada   de   oficio   por   la   Sra.   Juez.·

 

Continuando   con   la   fundamentación   de   su   voto,   el   Sr.  Juez   de   Cámara   votante   en  primer  término,   afirmó   que   “los  peticionantes  de  autos  `no  han  manifestado´,  entonces,  que  sienten  `afectada´  su  autonomía  personal    que  emana  del  art.  19   1ra.  parte  de  la  C.N. –  o   su   derecho   a   la   intimidad,    por   tener   que   explicar   en  Audiencia   Privada   a   la   Juez   los   motivos   que   los   llevan   a   divorciarse.”

 

“Tampoco  se  sienten  afectados  por  el  hecho  de  que  la  Ley  los  obligue  a  esperar  dos  meses  antes  de  que  se  celebre  la  Segunda  Audiencia,  a  fin  de  ratificar  o  no  su  decisión  –  afirmó  el  Dr.  Ibarlucía  –

 

Añadió  que  en   estas   condiciones,   que   la   juzgadora   sustituya   su   voluntad  declarando  la   inconstitucionalidad   de   la   norma   que  regula   el  procedimiento  –  y  además  sin  vista  previa  al  Ministerio  Público  (pese  a  la  Ley  14.442)  –  implica  una  `intromisión´  en  sus  ámbitos  autónomos  de  decisión.”

 

Finalmente,  la  Sala  aseveró  que  “lo  expuesto  no  implica    demás  está  decirlo  –  pronunciamiento   acerca   de   la   eventual   inconstitucionalidad   de   la   norma   en   cuestión,   si   fuera   expresamente   planteado   por   parte   interesada.”  Resta  señalar  que  lo   propuesto  en   el   Proyecto   de   Código  Civil   y   Comercial   en   tratamiento   en   el  Congreso,   no   cambia   en   nada   lo   aquí   resuelto,  dado   que,   obiamente,   si   el   trámite   allí   previsto   para  el   divorcio   por   mutuo   consentimiento   se  convirtiera   en   Ley,  no  estaríamos  hablando  de  declaración  o  no  de  oficio  de  la  constitucionalidad  de  norma  alguna.”

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: