La Trabajadora Usó Indebidamente el Teléfono Celular en Beneficio Propio y Realizó Tareas Relacionadas a su Propio Emprendimiento Comercial Mientras Gozaba de Licencia por Enfermedad, pero la Justicia Determinó que el Despido Fue Injustificado y Cobró 160.000 $ Más Intereses.

by Dra. Adela Prat on febrero 8, 2014

USO  INDEBIDO  DE  HERRAMIENTAS  LABORALES –  Teléfono  celular – Uso  para  fines  personales  durante  la  Licencia  por  Enfermedad.  La  empleada  ejerció  su  actividad  comercial,  durante  el  goce  de  dicha  LICENCIA.

 

La  Cámara  Nacional  del  Trabajo  resolvió  que  no  se  ha  configurado  una  injuria  que  justifique  el  despido  porque  la  situación  no  denota  un  menoscabo  del  reposo  médico  indicado. El  DESPIDO  se  consideró  INJUSTIFICADO.

 

Procedimiento  Laboral.  ABSOLUCIÓN  de  POSICIONES  cuando  la  parte  es  una  Sociedad  Anónima.  Desempeño  por  representante  de  la  Sociedad  facultado  para  obligarla.

 

En  los  autos  caratulados  :  “M. V. B. c/  Latina  de  Gestión  Hotelera  S.A.  s/  despido ”  –  CNTRAB  –  SALA  II  –  18/11/2013  (Fallo  publicado  el  07/02/2014),  los  Jueces  Dres.  Miguel  Ángel  Pirolo  y  Graciela  E.  González  resolvieron :

1)  Modificar  parcialmente  la  Sentencia  y  elevar  el  monto  diferido  a  condena  a  la  suma  de  $  158.071,53,  el  que  deberá  ser  abonado  por  la  Empresa  demandada  en  el  plazo  y  con  los  intereses  fijados  en  la  instancia  de  grado;

2)  Dejar  sin  efecto  lo  dispuesto  en  materia  de  costas  en  el  fallo  apelado;

3)  Imponer  las  costas  de  ambas  instancias  en  un  80%  a  cargo  de  la  parte  demandada  y  en  un  20%  a  cargo  de  la  parte  actora.

 

El  caso  planteado.

Con  fecha  01/04/2011  la  trabajadora  recibió  la  CD  …  fechada  el  30/03/2011,  por  la  cual  se  comunicaba  Notifico  a  Ud.  que  a  partir  del  día  de  la  fecha  queda  despedida  con  justa  causa  de  su  empleo.  Ello  así,  por  hacer  uso  indebido  del  teléfono  móvil  (11)… (movistar)  puesto  a  su  disposición  por  la  empleadora  para  realizar  llamadas  relativas  a  las  tareas  que  desempeña  a  sus  órdenes,  utilizándolo  en  su  propio  beneficio,  haciendo  uso  de  éste  en  provecho  comercial  propio,  al  margen  del  que  debe  generar  para  la  Compañía.  Dicha  circunstancia  llegó  a  conocimiento  de  nuestra  parte  a  mediados  del  mes  de  marzo  de  2011,  al  haber  visto    de  forma  totalmente  fortuita    publicado  el  número  telefónico  referido  en  la  página  web  http://www….regalos.com.ar;  lo  que  llevó  a  hacer  las  investigaciones  pertinentes,  que  permitieron  constatar  que  la  titularidad  de  dominio  de  dicha  página  se  encuentra  registrada  a  nombre  suyo.  Súmese  a  lo  antedicho   que,  pese  a  encontrarse  gozando  de  licencia  por  enfermedad    que  según  Certificado  Médico  por  Ud.  presentado  ( e  impugnado  por  nuestra  parte)  fue  calificada  por  el  profesional  que  lo  suscribiera  como  stress  laboral  y  la  ART  pertinente  lo  calificó  de  enfermedad  inculpable    no  sólo  atiende  llamados  relacionados  con  su  emprendimiento  de  regalos,  sino  que  además  realiza  tareas  u  ofrece  realizarlas  tendientes  a  concretar  negocios  en  relación  al  mismo.  Tales  inconductas  configuran  un  grave  incumplimiento  de  los  deberes  a  su  cargo  y  tipifican  en  forma  aislada  o  conjunta  justa  causa  de  despido…”

 

El  empleador  argumentó  que  el  día  30/3/11  la  actora  atendió  la  línea  telefónica  proporcionada  por  él,  con  fines  comerciales  propios,  situación  de  la  que  da  cuenta  la  declaración  testimonial  de  la  Sra.  F.  y  el  Acta  labrada  por  la  Escribana   R.P.V.  acompañada  como  documental  con  la  conversación  desgrabada  con  la  testigo  F.

 

La  Sentencia  de  Primera  Instancia  consideró  injustificado  el  despido.

Para  así  decidir,  la  Sra  Juez  `a  quo´  tuvo  en  cuenta,  que  la  demandada  no  realizó  intimación  alguna  a  fin  de  que  la  actora  pudiera  efectuar  el  pertinente  descargo  en  torno  a  los  presuntos  incumplimientos  que  se  atribuían  y  que  éstos  (uso  indebido  del  teléfono  móvil  en  beneficio  propio  y  realización  de  las  tareas  relacionadas  a  su  propio  emprendimiento  en  uso  de  licencia  por  enfermedad),  evaluados  en  los  términos  del  art.  242  LCT,  no  constituyen  injuria  suficiente  que  justifique  la  máxima  sanción.

 

Tratándose  la  demandada  de  una  S.A. ¿Quién  concurre  a  la  absolución  de  posiciones?

En  este  supuesto,  la  Sala  puso  de  manifiesto  que  la  absolución  de  posiciones  debió  cumplirse  por  quien  revistiera  el  carácter  de  representante  de  la  S.A. con  facultades  para  obligarla  (legal  o  estaturiamente)  atento  que  no  procede  que  tal  prueba  sea  prestada,  por  quien  tenga  un  poder  (representación  convencional)  por  más  amplio  que  pudiese  resultar  el  mandato,  si  no  acredita  las  legítimas  investiduras  mencionadas.”

 

Completando  la  fundamentación,  los  Jueces  de  Cámara  añadieron  que    incluso  se  ha  señalado  que  las  ` posiciones  pueden  absolverse  por  el  Presidente  del  Directorio  (representante  legal  primario)  o  por  otro  Director  que  pueda  comprometer  a  la  Sociedad,  ya  sea  por  la  previsión  de  los  Estatutos  o  por  Poder  Especial  que  le  otorgue  el  Presidente  (esto  último  no  sería  un  caso  de  absolución  por  mandatrio  que  requiera  conformidad  del  ponente,  porque  el  Director  facultado  no  es  un  mandatario  común  sino  que  participa  de  la  Administración  societaria) (cfr.  Palacio – Alvarado  Velloso  pág.  405)

 

Trabajadora  que  durante  su  Licencia  por  Enfermedad  se  desempeña  en  su  actividad  comercial.

Al  respecto,  los  Magistrados  que  integran  la  Sala  II,  puntualizaron  que la  circunstancia  de  que  la  trabajadora  pudiere  haber  desempeñado  durante  su  licencia  por  enfermedad, una  actividad  comercial  propia,  no  denota  menoscabo  del  reposo  médico  que  se  le  hubiere  indicado,  ello  así  por  cuanto  no  se  ha  probado  que,  para  la  realización  de  dicha  actividad  comercial,  tuviese  que  movilizarse  de  un  lado  a  otro  o  que  la  realización  de  esa  actividad   le  generare  un  estrés,  que  resultara  incompatible  con  la  indicación  médica  de  reposo.”

 

“Tampoco  ha  probado  la  accionada  que  la  actividad  comercial  desarrollada  por  la  trabajadora,  fuese  ilícita  o  prohibida,  o  incompatible  con  el  cumplimiento  de los  deberes  propios  del  contrato  de  trabajo  o  que  pudiese  llegar  a  afectar,  de  algún  modo,  el  deber  de  no  concurrencia  que  prevé  el  art.  88  LCT.” –  afirmaron

 

La   Excma.  Cámara   del   Trabajo  dejó  claro  que   no  se  ha  demostrado  que  la  actividad  comercial  desempeñada  por  la  trabajadora  fuese  llevada  a  cabo  en  el Establecimiento  de  la  accionada,  ni  en  el  horario  de  trabajo,  de  modo  que  importara  una  indebida  sustracción  de  la  prestación  laboral  comprometida  para  con  su  empleadora;  y  la  circunstancia  de  que  continuara  desenvolviendo  una  actividad  comercial  durante  un  lapso  en  el  que  gozaba  licencia  por  enfermedad,  no  indica  que  no  pudiesen  estar  temporalmente  inhabilitada  para cumplir  con  las  tareas  a  su  cargo  en  el  marco  del  contrato  que  la  unía  a  la  accionada.”

 

Acto  seguido,  los  Jueces  de  Cámara  remarcaron  que  la  mera  circunstancia  de  que  la  trabajadora  pudiera  haber  desempeñado  una  actividad  comercial  propia  durante  la  licencia  por  enfermedad,  no  denota,  por  sí  sola,  un  acto  de  indisciplina  que  pueda  considerarse  un  incumplimiento  de  los  deberes  a  su  cargo  ni,  menos  aún,  una  injuria  que  justifique  su  despido.”

 

Uso  del  teléfono  celular  otorgada  por  la  Empresa,  para  fines  personales.

Si  bien  la  demandada  sostuvo  que  la  trabajadora  tenía  prohibido  el  uso  del  teléfono  celular  para  fines  personales,  lo  cierto  es  que  no  hay  prueba  que  acredite  que  se  haya  comunicado  a  la  trabajadora  la  existencia  de  una  prohibición  expresa   en  tal  sentido,  de  tal  modo  que,  al  no  haber  probado  la  comunicación  de  una  prohibición  concreta  y  específica,  cabe  admitir  como  normal  y  usual  la  utilización  de  la  herramienta  de  trabajo  en  cuestión  para  fines  personales,  al  igual  que  ocurre  con  el  uso  del  automóvil, o  de  la  PC  o  el  correo  electrónico,  en  distintas  actividades.”

 

Ejercicio  abusivo  del  derecho

Es  indudable  que  ese  comportamiento  denota,  de  algún  modo,  que  la  actora  incurrió  en  un  ejercicio  abusivo  del  derecho  a  utilizar  una  herramienta  provista  por  la  empleadora,  para  llevar  a  cabo  las  tareas  que  ésta  misma  le  encomendara;  pero,  en  un  caso  como  el  de  autos,  tal  irregularidad,  por  sí  sola,  no  aparece  como  determinante  de  una  injuria  que  tornare  imposible  el  mantenimiento  del  vínculo  (arg.  art.  242  LCT)

 

Si  bien  el  comportamiento  antes  descripto,  traduce  la  existencia  de  una  indisciplina    que  pudo  ser  sancionada  en  los  términos  del  art.  67  y  siguientes  lo  cierto  es  que  no  se  ha  demostrado  que  la  irregularidad  que  pudo  haber  implicado  el  uso  del  teléfono  celular  suministrado  por  la  Empresa,  para  el  desempeño  de  una  actividad  comercial  propia,  ocasionara  a  la  empleadora  un  perjuicio  económico,  en  la  medida  en  que  no  se  acreditó  que  se  hayan  producido  gastos  extras  que  la  empresa  haya  debido  afrontar,  como  consecuencia  de  una  utilización  de  esa  línea  telefónica  que  excediera  del  nivel  de  consumo  previsto  por  ella,  al  contratar  el  servicio.”

 

En  consecuencia,  si  bien  la  accionada  acreditó  la  existencia  de  una  irregularidad  en  el  uso  de  una  herramienta  de  trabajo,  ésta  no  aparece  como  constitutiva  de  un  impedimento  decisivo  para  el  mantenimiento  del  vínculo,  en  particular,  si  se  repara  la  antigüedad  de  la  trabajadora  en  la  empresa  (11  años)  y  la  ausencia  de  sanciones  disciplinarias  previas.”

 

En  el  marco  descripto,  la  Sala  comparte  el  criterio  de  la  sentenciante  en  cuanto  consideró  que  la  empleadora,  bien  pudo  haber  dado  a  la  trabajadora  la  oportunidad  de  efectuar  un  descargo  o  explicación  e  intimarla  a  que  retirara  el  teléfono  de  la  página  comercial;  pues,  contrariamente  a  lo  que  sostiene  la  demandada  apelante,  las  directivas  explícitas  que  emergen  de  los  arts.  10,  62  y  63  LCT,  le  imponían  dar  ocasión  a  la  trabajadora  para  que  cesara  en  esa  irregularidad,  antes  que  adoptar  la  extrema  decisión  de  resolver  el  vínculo.”

 

En  otras  palabras,  la  Sentencia  expresa  que  es  evidente  que  la  irregularidad  que  supone  la  utilización  indebida  de  una  herramienta  de  trabajo,  bien  pudo  haber  dado  lugar  a  una  sanción  disciplinaria  proporcionada  a  su  real  significación  (arg.  art.  67  y  sgtes  LCT)  antes  de  decidir  el  despido.”

 

Es  un  despido  injustificado.

En  base  a  lo  antedicho,  los  camaristas  señalaron  que  “no  está  probado  en  modo  alguno,  que  la  falta  en  que  incurrió  la  actora,  implicase  un  incumplimiento  grave  de  las  obligaciones  emergentes  del  contrato  de  trabajo,  que  pueda  considerarse  motivo  válido  de  la  decisión  segregatoria  (art.  242  LCT).”

En  consecuencia,  la  Sala  resolvió  confirmar  la  decisión  de  la  anterior  instancia  que  admitió  las  indemnizaciones  correspondientes  a  un  despido  injustificado  (arts  232, 233  y  245  LCT)

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: